Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2007

Una multa millonaria a la estadounidense Chiquita Brands por financiar a los paramilitares destapa un nuevo escndalo: el "paraempresarismo"
Dinero multinacional para el terror

Pilar Lozano
El Pas


Entre los retrucanos que alumbra la difcil situacin colombiana, ya se est acuando ahora un nuevo trmino, aunque de muy dudosa ortodoxia: el paraempresarismo. Sirve para definir el ensimo escndalo, el de los apoyos que la empresa privada ha dado a los grupos paramilitares, creados hace 20 aos para combatir a la guerrilla y autores de miles de asesinatos.

Este maridaje se comenz a destapar despus de que Chiquita Brands, una empresa exportadora de banano que oper en Colombia durante varios aos, fuera condenada por un tribunal estadounidense a pagar una multa de 25 millones de dlares por haber aportado a estos grupos sanguinarios otros 1,7 millones desde 1997 a 2004.

El gasto fue contabilizado bajo el rubro de seguridad, a travs de su filial colombiana Banadex.

El fiscal general de Colombia, Mario Iguarn, asegur ayer que no es un error hablar de paraempresarismo, porque varias empresas ms estn siendo investigadas por estos vnculos, segn explic.

Entre ellas se encuentra Drummond. Desde hace aos, el sindicato de esta empresa carbonera de capital estadounidense ha denunciado que tres de sus lderes fueron asesinados por los paras, que reciban apoyo de los directivos de la compaa.

Para Iguarn, segn explic en una entrevista radiofnica, Chiquita Brands pudo haber incurrido no slo en concierto para delinquir sino en financiacin del terrorismo. Y no descarta que se tramite la solicitud de extradicin utilizando idntico mecanismo por el que Colombia concede extradiciones de sus nacionales hacia Estados Unidos.

Chiquita Brands aleg en su defensa que entreg el dinero para defender a sus empleados. Pero el fiscal colombiano invalida este argumento: No fue el pago de una extorsin, fue el apoyo a un grupo armado al margen de la ley, que tena como proceder, entre otros, asesinar, enfatiz.

La bananera no slo aport dinero a raudales. Tambin colabor para que entraran en el pas ms de 3.000 fusiles AK-47 y millones de municiones. En la regin de Urab, la zona donde operaba la multinacional, se registraron entre 1997 y 2004 62 masacres en las que murieron 432 personas, en su mayora campesinos pobres, muchos de ellos trabajadores de las bananeras.

Adems, ms de 60.000 personas tuvieron que abandonar sus viviendas en medio de esta limpieza paramilitar.

Las escenas de barbarie que se vivieron en esta rica regin son inenarrables. Los 1,7 millones de dlares que dio la multinacional estadounidense no slo sirvieron para apoyar este bao de sangre, sino que resultaron vitales para que el paramilitarismo, con su poltica de terror, iniciara la expansin hacia el resto del pas.

Y ms: la multinacional continu pagando a los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) incluso despus de que este grupo fuera incluso en la lista internacional de terroristas elaborada tras los atentados de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Ahora, lo que pide Colombia es que este dinero -o al menos parte de l- llegue a las manos de los que sufrieron las agresiones paramilitares. As pues, el paraempresarismo se suma al escndalo de la parapoltica, que tiene a ocho congresistas, un gobernador y un ex director del ms importante organismo de investigacin en prisin.





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter