Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2007

Las Malvinas: los laberintos de la verdad y la mentira
El papel de los medios de comunicacin durante la conflagracin blica

Elena Luz Gonzlez Bazn
Argenpress




El exitismo no conduce a Roma solo a la nada.

La ltima dictadura militar apel absolutamente a todo para perpetuar su modelo poltico, social, econmico y cultural, su ideologa del terror, su mandato apocalptico sobre lo bueno y lo malo, su verdad y sus mentiras.

La guerra en el Atlntico Sur fue otro aspecto del mismo proyecto siniestro, el ltimo de una caterva infernal que comenz en 1976, donde el desprecio por la vida humana era una constante perversa.

El papel de la sociedad no fue muy bueno, salvo una parte de ella que resisti y enfrent tamaa represin; la otra, la que se alucin con las fortunas que conceda la dictadura mediante sus polticas econmicas, salieron a vivar a Leopoldo Fortunato Galtieri, el presidente de facto y el responsable de la Quinta de Funes (Rosario) otro centro de represin, tortura y desaparicin forzada.

Algo parecido haba sucedido con el Mundial 78, donde '25 millones de argentinos jugaramos el mundial'.

En esta etapa de dilapidacin humana, la dictadura jaqueada por la concentracin, movilizacin y accin de masas del 30 de marzo de 1982 se sinti jaqueada. La resistencia y enfrentamiento del movimiento obrero ocurra y nunca se detuvo desde el mismo momento que se instala la dictadura.

El comportamiento de los medios de comunicacin es una cuestin que debemos rescatar para que la sociedad en su conjunto haga un juicio de valor y analice el papel nefasto y siniestro que cumplieron. Hoy, continan en la misma postura, y es la de contribuir a la derrota a la memoria, instalando el olvido y, fundamentalmente, ocultar el papel cumplido por ellos en esos tiempos desgraciados. Hoy continan con una exaltacin hipcrita, basados en eptetos, frases y conciertos sobre la defensa de la democracia que no supieron defender, es decir, nada tienen que ver con la postura de aquellos aos.

El acto del 3 de abril de 1982, con una composicin social diferente de la del 30 de marzo, el diario Clarn titulaba: 'Una euforia popular se apropi de la Plaza de Mayo para festejar la Recuperacin de las Malvinas'. All en traje militar estaba Galtieri y su gabinete.

Tambin en otro ttulo ms pequeo el mismo 3 de abril anunciaba que Londres rompa relaciones con la Argentina. Mientras el presidente norteamericano Ronald Reagan afirmaba: 'Yo crea que no lo iban a hacer'.

El diario La Nacin titulaba ese da, el 3 de abril, luego de la movilizacin: 'Alborozo ciudadano por la reconquista de las Malvinas.

Por su lado, el entonces Canciller Costa Mndez viajaba a las Naciones Unidas para fijar la posicin argentina. Estados Unidos exhortaba al retiro de Malvinas y Francia condenaba la actitud de ocupacin.

La gran tienda argentina Harrods se adhera al momento nacional.

El 9 de abril Galtieri ensoberbecido por la movilizacin popular sostuvo que: 'Si nos atacan daremos batalla' publicado en Clarn.

Desde la iglesia, el cardenal Juan Carlos Aramburu arzobispo de Buenos Aires sostena que. 'Es una histrica hora de unanimidad de sentimientos, objetivos y de adhesin junto a las Fuerzas Armadas'.

Por su lado, hasta ese momento la organizacin Montoneros en la clandestinidad y fuera del pas sali a la luz con las declaraciones de Mario Eduardo Firmenich que en La Nacin del 10 de abril se puede leer: 'Los Montoneros argentinos acudirn a la Plaza de Buenos Aires para defender las Malvinas de la agresin inglesa' esto lo declaraba en La Habana Cuba. Agreg que 'la recuperacin de las islas fue hecha por las Fuerzas Armadas de la dictadura argentina pero, de cualquier modo, constituye una autntica reivindicacin nacional'.

El 9 de mayo el diario Crnica y no slo este medio publicaba: Fue mortfero el contraataque de Argentina! Luego continuaba. Mientras se rescataban casi 800 sobrevivientes del Belgrano, se repeli ataque a Malvinas y cayeron 2 aviones ingleses; tambin fue hundido el moderno destructor 'Sheffield'; el Hermes habra sufrido nuevas y ms graves averas; la Thatcher est 'consternada', angustia en Londres.

El 22 de mayo La Nacin en grandes titulares: Fuertes prdidas del enemigo en los combates librados ayer'. Despus en su subttulo: 'En lo que ha sido hasta aqu la jornada ms intensa de la guerra, nuestras fuerzas contraatacaron ante un intento de desembarco masivo en las Malvinas. Sufrieron los britnicos daos de magnitud en 8 de sus barcos; habra 2 hundidos; tambin fueron abatidos 3 aviones y 2 helicpteros. Sigue la lucha. Reunin del Consejo de Seguridad'.

'Estamos ganando' era la publicidad oficial, los medios continuaron esa lnea editorial: Crnica del 22 de mayo deca: 'Gran revs del invasor en la primera batalla'. La bajada: 'Perdieron ocho fragatas, el 70 por ciento de la flota atacante, tres aviones Sea Harrier y dos helicpteros; sus muertos suman centenares'.

El 25 de mayo: Destruimos al Canberra!

El 28 de mayo: ayer: Cientos de ingleses muertos. Demoledora accin de nuestras fuerzas por tierra y aire se rechazaron varios ataques: Harrier al mar y otro averiado.

El 9 de junio deca La Nacin: Grandes prdidas britnicas en un intento de desembarco.

Mientras Gente y La Semana invadan sus titulares con las fotos y documentos exclusivos

El 8 de junio de 1982, el hoy multimedio Clarn haca gala de su independencia, en su editorial sostena lo siguiente: 'Siempre, en los momentos ms difciles de la vida nacional, la prensa argentina, que ha defendido y defiende celosamente su libertad y su independencia, ha hecho esfuerzos invalorables para conjurar los desafos histricos y para elegir los caminos que conduzcan a un futuro sin sobresaltos No es apenas una actitud de estos das. Durante todo el actual proceso militar, la prensa argentina ha demostrado un alto grado de madurez, el cual qued patente en los aos difciles de la lucha contra la subversin, cuando el remolino de las pasiones haca necesario afirmarse en la serenidad y el equilibrio, para impedir la disgregacin del Estado y, al mismo tiempo, defender los derechos humanos'.

A das de la rendicin los medios seguan con Estamos ganando. Bastarda militar que lleg como final de un largo tiempo de oprobios y los medios intentaron cambiar, tomaron una garrocha retractile y mudaron sus titulares. Ahora decan Se ha producido un alto el fuego y deben acordarse sus condiciones. Tregua, alto el fuego en Puerto Argentino. Madrugada: dramticas negociaciones. Revista Somos deca: Perdimos la batalla, no perdamos el pas

Los titulares fueron entendidos por el pueblo que se moviliz el 15 de junio. Los disturbios, heridos y detenidos marcaron la realidad nacional. Todo haba sido una mentira. No haba ni un atisbo de verdad en los titulares, ni en la propaganda del rgimen. Todo lo contrario. Los chicos conscriptos sucumbieron de fro, de hambre, fueron estaqueados, muriendo de fro, hambre y desolacin, no tenan la ropa apropiada, no saban usar armas porque no tenan entrenamiento militar y en la teatralizacin de las Georgia nadie resisti, estaba el lamentable lagarto Astiz.

El informe Rattenbach desnudara tiempo despus, desde el rin del ejrcito argentino, que las guerras slo se pueden ganar polticamente y luego en el campo de batalla.

La revista La Semana registr los muertos argentinos en sus fotos. Todos los medios miraban hacia otro costado. Mientras anunciaban que el presidente de la guerra dejaba su lugar. No hubo pedidos de procesamiento por estas muertes.

Veinticinco aos despus casi 400 ex combatientes se han suicidado, en Malvinas y en nuestro mar argentino quedaron los que no pudieron volver.

Los efectivos en Malvinas fueron 11.000, en el Teatro de Operaciones se sumaron los compatriotas de las provincias del NO, NE, Mesopotamia y Buenos Aires, esencialmente. Los muertos hoy son ms de mil soldados y ex combatientes. Ms de 350 en estos aos se han suicidado y tambin los hijos de los ex combatientes.

Los adolescentes imitaron a los padres que a su vez terminaron con sus vidas. Uno de ellos escribi 'te quiero, te extrao y quiero estar con vos'. Pero las secuelas de la guerra avanzan sobre las familias de los ex combatientes y afectan a las generaciones futuras, estos casos fueron en la provincia de Buenos Aires aunque hay registros de varios intentos en otros lugares.

El presidente del Centro de ex Combatientes de Malvinas de Rosario, provincia de Santa Fe, Rubn Rada sostuvo que: 'Estamos muy preocupados porque se mataron algunos hijos de compaeros que tambin se haban suicidado. Y hubo varios casos de chicos que trataron de matarse'.

El sbado 9 de diciembre del 2006 a las 23 horas se suicid en su casa de Quilmes Julio Csar Aroz, un veterano de Malvinas que era suboficial retirado de la Armada, quien se peg un tiro en la cabeza con un arma calibre 38. El suboficial fue maquinista en una corbeta nueva de la Armada durante la guerra y trabaj despus como calderista de edificios de departamentos y luego como encargado de portera en varias escuelas bonaerenses.

En el informe Rattenbach, los medios de comunicacin continuando con la misma poltica de ocultar la verdad, no mencionan lo que dice la parte VI, Captulo XIV Las lecciones del Conflicto: en los Aspectos Nacionales. Organizacin de la Nacin para la guerra que: 'Ha quedado demostrada la falta de preparacin y organizacin del pas para el caso de guerra, debido a la carencia de una legislacin necesaria en materia de defensa nacional, a la deficiencia de las estructuras adecuadas y a la falta de procedimientos convenientes que permitan prever, planificar y ejecutar, en forma oportuna y eficaz, la movilizacin de la Nacin para atender las exigencias de una confrontacin blica'.

Mientras en el Atlntico Sur, en las provincias patagnicas se desarrollaba la guerra y su poblacin corra a cada sirena de ataque, Buenos Aires y el resto del pas gozaban de cines, teatros, deportes y todo tipo de espectculo. La actividad comercial basada en los espectculos y divertimentos continuaba, la clase empresarial privilegiaba el lucro.

La solidaridad a la hora de la accin real y palpable quedaba oculta. Los que s demostraban solidaridad eran los millones de nios que de la mano de sus docentes hablaban sobre la guerra y hacan colectas de alimentos, cartas y otros elementos esenciales para los soldados. Desde las estructuras clandestinas del movimiento obrero conformaron organizaciones solidarias como las Comisiones Por las Malvinas para acompaar a los soldados.

Lo que s se exalt desde la dictadura y con el acompaamiento de los medios fue el canto del Himno Nacional y de la marcha de las Malvinas, pero con eso no se ganaba una guerra.

Jams una dictadura sangrienta poda tratar de mejor forma a los hijos del pueblo. Estos, los medios lo conocan y lo ocultaron, deliberadamente

Eso s, en estos das de conmemoracin de los 25 aos, los medios grandes nos han fastidiado de material sobre Malvinas de su triste papel, ni una palabra

El presidente no concurri a homenajear a los ex combatientes en la conmemoracin de la contienda en las islas Malvinasausencia grave, continuando con la lnea de desprecio y desconocimiento sobre el papel heroico que cumplieron esos jvenes soldados argentinos en la guerra de Las Malvinas.

Han pasado 25 aos y el presidente no les rindi honores, se qued en su residencia de descanso. En aquellas jornadas de junio y julio de 1982 los hicieron volver entre la noche y las tinieblas, como si ellos fueran los culpables y la vergenza nacional Los medios de comunicacin siguen callando, siguen haciendo la vista flaca, los polticos tambin.

Nuestros veteranos no merecen esto. El Movimiento Obrero que se moviliz el 30 de marzo para decirle a la dictadura que era genocida y deba acabar, tampoco. La historia de falsedades y falacias ha inundado un proceso histrico donde los actores son muchos. La derrota de la dictadura tiene aristas mltiples, pero esencialmente, hay que valorar la resistencia y enfrentamiento del movimiento obrero. Los que se movilizaron aquel 2 de abril, entre muchos que deseaban recuperar las Malvinas no aplaudan a la dictadura. Ese da la dictadura militar fue fustigada desde distintos ngulos de la plaza, sin embargo, los medios lo acallaron

Los pibes en Malvinas fueron vctimas, se sumaron a los inmolados de aquel genocidio de otra generacin que termin envolviendo a esta

Bertold Brecht dice en: General, tu tanque es ms fuerte que un coche
Arrasa un bosque y aplasta a cien hombres.
Pero tiene un defecto:
Necesita un conductor.
General, tu bombardero es poderoso.
Vuela ms rpido que la tormenta y carga ms que un elefante.
Pero tiene un defecto:
Necesita un piloto.
General, el hombre es muy til.
Puede volar y puede matar.
Pero tiene un defecto:
Puede pensar




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter