Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2007

Racismo, riqueza y coeficiente intelectual
El corazn de la blanquitud

Manuel Garca, Jr.
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Tres puntos, luego una respuesta:

1) Un amigo fotoreporter acaba de volver de viajes a Jordania, Israel y Cisjordania, y describe sus experiencias de ser gentilmente recibido en casas rabes, y su horror al ver el muro de separacin en realidad un corral de separacin con torres con ametralladoras que separan a Beln y otras localidades y puntos de control de cuello de botella slo para palestinos (los colonos israeles tienen carreteras de cuatro carriles) que impiden que miembros de familias palestinas que viven a slo cuatro kilmetros de distancia, cerca de Jerusaln, de poder visitarse durante AOS.

2) Acabo de releer El corazn de las tinieblas de Joseph Conrad. Se trata de una historia de colonialismo europeo y de trfico de marfil en frica, publicada en 1903. Describe la corrupcin personal de un europeo carrerista de la clase comerciante cuya ambicin alcanza su apogeo en el Congo belga (presumiblemente), donde se eleva a dios local que puede imponer sacrificios humanos, aparte de recibir un tributo en marfil, todo por el arte de magia de la violencia pura. El horror Kurtz, nuestro efmero dios blanco, reconoce que para lograr su ambicin ha destruido del todo su propia humanidad mediante el mismo proceso utilizado para su elevacin: la degradacin de los africanos que explota. El corazn de las tinieblas es la ilusin de que una vacuidad del alma pueda ser liberada en la selva sin representar un peligro para su propietario.

3) "Jewish Genius" [Genio judo], un artculo de Charles Murray, es publicado por la revista Commentary. En este ensayo, Murray, el autor del libro "The Bell Curve," sobre la base racial de la inteligencia, reflexiona sobre las races de la capacidad mental juda. (1)

C.I. (coeficiente intelectual) es una medida de riqueza. Los hijos de gngsteres y criminales de guerra (es decir polticos nacionales, ejecutivos corporativos, estadounidenses favorecidos por la raza, europeos, y otros de las avanzadas de la pan-blanquitud, es decir Israel, Australia, Nueva Zelanda) tendrn C.I. ms elevados porque han sido criados en el confort material, la seguridad fsica, y han experimentado los mejores sistemas educacionales en existencia. No existe una base gentica para ello, pero ciertamente hay una base racista.

Desde los das de Coln, la pan-blanquitud ha utilizado la tecnologa (primordialmente los explosivos) y la piratera (las actuales finanzas) para robar los recursos del mundo, y esclavizar y exterminar a la gente de color. Un C.I. elevado es slo un indicador evolucionista para el saqueo fsico basado en la raza por los predecesores y antepasados de los hijos de los Guerreros raciales de la cruzada de la supremaca blanca.

El ncleo religioso del capitalismo es la supremaca blanca, motivo por el cual las naciones mencionadas estn tan firmemente ligadas, y por el que el gobierno de USA mantiene tan a menudo polticas frente a Israel que desde el punto de vista lgico parecen estar en conflicto con intereses de USA (por ejemplo la realizacin, con vctimas estadounidenses, de la guerra contra Iraq e Irn, no slo por el petrleo sino en funcin del inters de Israel). Podr ser objetivamente verdad que una poltica en particular (por ejemplo el financiamiento del robo por Israel de Palestina los asentamientos el respaldo del amurallado y de la agresin por Israel (por ejemplo en el Lbano) y del bloqueo de los esfuerzos de la ONU y del mundo por solucionar el problema palestino) parece beneficiar ms a Israel que a nosotros. Pero, cuando es visto a travs del prisma religioso-mtico de la supremaca blanca, la incongruencia aparente se disuelve.

Nosotros defendemos a nuestros hermanas y hermanos colonos blancos en el territorio salvaje. Israel, como nuestras bases militares e instalaciones corporativas en todo el mundo, es uno de nuestros numerosos Fuertes Apache en territorio brbaro, repleto de nativos de color hostiles a nuestro destino manifiesto de librarnos de ellos y desarrollar el pas. En el mejor de los casos, podran trabajar como mquinas sub-humanas en nuestras plantaciones agrcolas y mecanizadas, mientras los hacemos polvo lentamente y luego los hacemos desaparecer tras Muros de Separacin (que cercan realmente a poblaciones aisladas, y por lo tanto son corrales con torres de ametralladoras Buchenwalds a cmara lenta), y Vallas Fronterizas y Acuerdos de Libre Comercio.

La base fundamental de la poltica del gobierno de USA y capitalista es la proteccin del Nacionalismo de la Supremaca Blanca y del Sper-Nacionalismo de la Supremaca Blanca, o sea del Imperio. Por eso combatimos. Nosotros, USA, somos la 7 Brigada de Caballera, los cruzados que cabalgan a rescatar la pan-blanquitud en todo el mundo. La naturaleza de tu vida y el grado de tu prosperidad son determinados por el grado de tu complicidad en este culto. Gente como Bush y Rove y Cheney, Olmert, Sharon, los militaristas sionistas israeles y, s, Hitler fueron y no son simplemente motivados por la codicia elemental, porque el robo es un acto de conveniencia, un atajo, un modo de ahorrarse trabajo. Esos fanticos son incansables, que trabajan furiosamente hasta la muerte, porque estn motivados por una codicia de magnitud religiosamente motivada, y se trata de una visin apremiante el culto de la supremaca blanca.

Es racismo en el mbito del sistema nervioso central, subconsciente e inconsciente, un vnculo que se expresa a un nivel tribal de identificacin, similar pero de un poder ms profundo que la identificacin siciliana de la Mafia y el cdigo de omert. Es lo que imagino que C.G. Jung habra llamado el arquetipo del imperio, que nosotros los nios de alto C.I. alimentados en el legado del saqueo racial heredamos, y que nos capacita para sentir la causa y colocar nuestros esfuerzos adultos a su beneficio (una transicin que puede ser de una pieza en su inconsciencia) o para reconocer (despertar, tomar conciencia, experimentar el satori) y elegir contra qu luchar. La blanquitud no es un color de piel, es una forma de pensar y una eleccin moral.

Con este entendimiento, es fcil ver la base de muchos comentarios negros desde Frederick Douglass, y con ms mordacidad desde Malcolm X. El argumento presentado aqu no es nada nuevo para los lectores de Black Agenda Report y medios semejantes. Es fcil ver a Texas y al sur de California como Israel USA y Sudfrica del Apartheid; y a una ciudad como San Diego como una crepitante Xanad de placer colonial triunfalista, continuando la fantasa de la Blanquitud del Johannesburgo o del Tel Aviv del Apartheid.

Hay buen dinero que ganar por parte de los aplogos del Nacionalismo de la Supremaca Blanca, escribiendo libros eruditos sobre la supuesta superioridad gentica, y por lo tanto de la naturaleza divina del status quo; y por comentaristas de color que cantan las alabanzas de sus amos blancos, la ideologa de los amos y la bajeza por orden natural de sus propios fondos comunes genticos. Yo conozco personalmente los costes en carreras y en potencial de ingreso que puede resultar de un rechazo de asignaciones (oportunidades) de trabajo por el adelantamiento de la causa fundamental (la Directiva Primordial, si as se quiere). Afortunadamente, en mi casa, la dignidad es slo costosa desde el punto de vista financiero, en todo lo de ms es extremadamente munificente.

Es posible que una creciente conciencia de la dignidad incluso una solidaridad popular transnacional basada en la compasin (Fidel? Chvez? Mandela?) pueda terminar por derribar a los poderosos poderes militares y financieros de la Tribu de la Supremaca Blanca. Hasta entonces, tendremos que considerar que la civilizacin es una idea que est lejos de haber sido realizada.

Nota

[1] http://www.forward.com/articles/bell-curve-scribe-mulls-roots-of-jews-br/

-----------

Manuel Garcia, Jr. es fsico, nativo de Nueva York, y posiblemente tralfamadoriano. Recibe correos en: [email protected]

http://www.counterpunch.org/garcia04212007.html





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter