Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-05-2004

Autopistas: Lneas de la palma de la mano o tatuajes de la dictadura en la tierra?

Vandana Shiva
Znet


Las monstruosas autopistas se han convertido en la imagen distorsionada de la India contempornea: se han situado en el corazn del imaginario de la "India radiante".

Al Primer Ministro Vajpayee se le ha citado por decir lo siguiente:

Las carreteras son como las lneas de la palma de la mano: existe en ellas una lnea del destino que va desde Srinagar a Kanyakumani. Queremos que llegue el da en que salgamos de Kanyakumani para llegar a Srinagar con facilidad.

La redefinicin de la India supone un olvido de la autntica India, de Bharat [El nombre oficial de la India es Bharat Garanajiy, N.T.]. Escribir nuestro destino en el cemento es destruir el destino de nuestro suelo, nuestra tierra y nuestra ecologa. En la India, hemos considerado nuestras montaas y ros como las "lneas de la palma de nuestra mano". Son una parte intrnseca de la ecologa y de la geografa de nuestra tierra madre: son nuestros donantes y nuestros receptores.

Las autopistas no son las lneas de la palma de la mano sino ms bien tatuajes, negras marcas impuestas en el paisaje por decisiones externas, un diseo que centraliza y excluye, un proyecto que utiliz, en otros tiempos, Hitler para controlar el destino de los alemanes. La violencia de este diseo, impuesto desde el exterior, queda simbolizada en el asesinato de un ingeniero, Dubey, quien intent hacer pblica la corrupcin en los contratos de las autopistas, promovidas en nuestra poca por el Banco Mundial y el Fondo Financiero Internacional. Nosotros hemos estado ntimamente unidos a nuestra tierra, a nuestros ros, a nuestras montaas. La Tierra ha conformado nuestro destino. Y a travs de esa unin tambin nos hemos unido como civilizacin, desde Kashmir hasta Kanyakumari.

El nacimiento de los afluentes del Ganges arranca de "Char Dhams" [Char Dam es un trmino que incluye los cuatro templos ms venerados en la India, N.T]. La gente cruza el pas en peregrinacin hasta el Himalaya donde se encuentran Yamunotri, Gangotri, Kedarnath y Badrinath. No fueron necesarias las autopistas para que la gente del Sur realizara esta peregrinacin, eran suficientes los sagrados lazos con nuestras montaas y con nuestros ros. Y de hecho la peregrinacin resultaba valiosa porque se llevaba a cabo a pie. La India apreciaba la "Padyatra" (la marcha a pie). La marcha de Gandhi fue una Padyatra. El movimiento Chipko [En los aos 70 y 80, la resistencia a la destruccin de bosques en la India- como fuente de recursos vitales- se organiz y extendi mediante este movimiento, N.T.] se disemin desde las montaas del Himalaya por medio de Padyatras. An hoy en da, miles de personas caminan con el fin de llevarse a casa agua del Ganges para la festividad de Shivrathri (la gran noche de Shiva). La mayora de las campesinas de la India van a pie para recoger pienso, lea y agua. Estos desplazamientos sern ms largos cuantos ms rboles se corten y menos sea el agua que renueve nuestros pozos y arroyos, ya que el cemento y el alquitrn de la autopistas cubrirn nuestros suelos e impedirn su regeneracin.

La sustitucin en nuestra imaginacin de nuestros ros sagrados por autopistas, y nuestra unin con la tierra sagrada, con sus montaas y sus bosques, por la conexin a travs de los automviles, el cemento y el alquitrn, va a cambiar la ecologa de la India, su cultura, su historia y su singularidad, para adoptar un modelo occidental de desarrollo obsoleto, pasado de moda e insostenible por su alto coste social y medioambiental.

Tagore nos ha recordado que la India es diferente porque es una "Aranya Sanskrity", que se inspira en los bosques y en los seres vivos mientras que las caractersticas culturales de occidente se derivan de las inertes construcciones de edificios.

Gandhi dej dicho:

"La civilizacin moderna busca aumentar las comodidades del cuerpo y, an en eso, fracasa miserablemente...Uno no tiene ms que ser paciente con una civilizacin semejante para que se autodestruya ...inmolando en su altar a vctimas innumerables. Sus efectos letales llevarn a la gente a lanzarse a sus abrasadoras llamas creyndolas algo beneficioso.

Se acusa a la India de que su pueblo es incivilizado, ignorante y estpido, lo que resulta una acusacin contra lo que constituye nuestra fortaleza. Lo que hemos comprobado y encontrado acertado no nos atrevemos a cambiarlo. Hay mucha gente que da consejos a la India pero ella permanece inalterable. En eso consiste su belleza. Constituye el ancla de nuestra esperanza." Nuestra peculiaridad civilizadora de dejar una pequea huella ecolgica en el planeta est siendo borrada en la carrera por imitar al occidente industrializado, usurpando el espacio ecolgico de otros seres, de comunidades rurales y tribales y de los pobres de las ciudades.

Las autopistas y los automviles son el smbolo cultural ms extremo del desarrollo no sostenible y de la exclusin.

Nuestras carreteras acogan a vacas, caballos, camellos, elefantes y coches, pero ahora vamos a privilegiar a los propietarios de coches. Delhi ha anunciado que, a finales de 2004, sus carreteras estarn "prohibidas a las vacas". Con anterioridad lo fueron para los rickshaw [Carrito de estilo oriental tirado por un hombre como medio de transporte tradicional para pasajeros, N.T.].

La cultura del automvil y de las autopistas son el smbolo de culturas totalitarias que niegan a la gente alternativas ms sostenibles y equitativas para el transporte y la movilidad.

Para desplazarse desde Kanyakumari a Kashmir, la India dispone de la mayor red de ferrocarriles. Sin embargo, la propaganda de los proyectos de autopistas da a entender que su ausencia supone que el pueblo de la India no tiene posibilidad de moverse. Nuestros dirigentes estn ciegos ante la experiencia que occidente ha tenido al abandonar otros medios de transporte ms sostenibles y agradables por el transporte por carretera. En Alemania, el transporte por carretera es responsable del 91% de la contaminacin atmosfrica, del 64% de la contaminacin acstica, del 91% de la desaparicin de tierras cultivables, del 56% en gastos de construccin y mantenimiento y del 98% de los accidentes.

Cuadro I: Costes sociales de las distintas modalidades de transporte (en tantos por cien).

Costes Totales

Areo

Ferrocarril

Fluvial

Carretera

Contaminacin atmosfrica

2

4

3

91

Contaminacin acstica

26

10

0

64

Prdida de tierras

1

7

1

91

Construccin y mantenimiento

2

37

5

56

Accidentes y vctimas

1

1

0

98

Total en miles de millones de Marcos alemanes por ao 86-95

2

14

2

680-77

Fuente: Group Transport 2000 plus.

El transporte por carretera es 8 veces ms contaminante, 10 veces ms destructor de tierras, y tiene una propensin a causar accidentes 20 veces mayor que el ferroviario (Vase cuadro 1). El transporte por carretera supone el 17% de la contaminacin por CO2, responsable de la inestabilidad climtica. No obstante, aunque conocen estos inconvenientes, los gobernantes de la India van a elegir la ms obsoleta y costosa forma de transporte como smbolo de la "India radiante".

La carretera ("sadak") form parte del lema electoral del BJP [Bharatiya Janata Party, partido del Primer Ministro, N.T.] para las elecciones legislativas. Habida cuenta del nmero de anuncios publicitarios en la campaa para la elecciones generales, la gente de la India puede tener la certeza de que las autopistas y el automvil van a ser presentados como los smbolos de una nueva y feliz India. La autopista se ha convertido en el Bharat Jodo Pariyojna (proyecto de autopistas) del Primer Ministro (PMBJP). Las agencias de publicidad han conseguido que la palabra autopista sea equivalente a BJP en las mentes de la gente.

Pero es preciso que aceptemos las lecciones que nos dan la historia y nos ofrecen otras sociedades. Tenemos un siglo de experiencias sobre la violencia social y ecolgica del automvil, por lo que estamos en condiciones de escapar a su esclavitud. Y disponemos de las lecciones de la Alemania nazi en la que las autopistas se disearon como forma de control centralizado, de fascismo y de autoritarismo, en ningn caso como ejemplo de libertad humana y democracia.

Como Wolfgang Sachs expone en su ya clsica obra "For the Love of the Automobile":

"Las dictaduras no se mantienen slo por la fuerza sino tambin por la apelacin emocional. La ilusin del hombre de la calle constituye tanto una parte de la imagen de la poca como de los albores de la Gestapo. La historia de ese entusiasmo durante el fascismo alemn est todava por escribir. Aun as, quienquiera que escuche con disimulo desde un rincn de la barra de un bar y distinga el consentimiento de los de abajo de la opresin de los que mandan, tendr que hacer un hueco para un captulo sobre la poltica de motorizacin de los nacionalsocialistas."

El populismo del Primer Ministro Vajpayees con el proyecto de sus "adoradas" autopistas presenta paralelismos con las imgenes del populismo de Adolf Hitler con la autopista hansetica Frankfurt-Basel del 23 de septiembre de 1923. La ley automovilstica del Reich, que hizo posible el desarrollo de las autopistas, quit competencias a los estados federados y las concentr en el poder central.

Las carreteras exclusivas para coches han acabado con el pluralismo y la democracia del transporte. Un documento de aquella poca seala al campo como el principal obstculo para el automvil porque:

"Se espera compartir las calles con coches de caballos, ciclistas y peatones...el concepto moderno del trfico est enfocado a la introduccin de una red de autopistas especiales al servicio de los viajeros de largas distancias y para uso de los automviles ms rpidos (para los que se construyen)..." (Wolfang Sachs, p.49).

El monocultivo de la mente, que ha destruido la biodiversidad en granjas y bosques, y que ha alimentado los odios entre comunidades, se est extendiendo ahora por el paisaje y los caminos de la India. El propietario de coches y el viajero de largas distancias es un ciudadano privilegiado. El carro de bueyes, la bicicleta y el caminante van a ser desplazados por el automvil que hasta ahora slo era una de las muchas formas de transporte. La composicin diversa y pluralista de la India se est remodelando de una forma muy simple a travs del proyecto de autopistas del primer ministro. Hitler tambin impuls "las autopistas nacionales" con el fin de crear una Volksgemeinschaft (una sociedad nacional) unida como "un solo pueblo, un slo Reich, un solo Fhrer", pero ello implicaba erradicar la diversidad, la autonoma y la descentralizacin. Los nazis alemanes se sirvieron de las autopistas "para moldear al pueblo alemn de forma unitaria". Los actuales gobernantes de la India tambin estn utilizando las autopistas como medio y metfora para convertir a la India en un monolito.

De acuerdo con los datos oficiales de 2004 de la India:

"Entre 1947 y 1997 (50 aos): se construyeron slo 556 km. de autopistas nacionales de 4/6 carriles, es decir 11,12 km. por ao.

Desde 1997 en adelante: Con el PMBJP se estn construyendo 24.000 km. de autopistas nacionales de 4/6 carriles, lo que significa 11 km. diarios que dan trabajo a 5.000 personas diariamente".

La propaganda de los nazis se sirvi de las mismas medidas para conseguirlo. La construccin de carreteras fue el mayor proyecto de obras pblicas, con 6.000 km. previstos, y cerca de un milln de empleos creados como consecuencia de las polticas de motorizacin. La propaganda de la "India reluciente sobre el asfalto" encuentra paralelismos con la euforia del Reich alemn. Los nacionalsocialistas presentaron la construccin de carreteras en su doble condicin de xito tcnico y de hito cultural. Como declar Fritz Todt, inspector general de carreteras alemanas, tras la construccin de las primeras mil millas:

"Una vez ms resulta motivo de orgullo ser un constructor de carreteras. El Reich alemn est llevando a las carreteras a un nivel de belleza y extensin como nunca se haba alcanzado en la historia de la civilizacin humana..."

Pues bien, el Gobierno de la India est intentando superar al Reich alemn.

La India del siglo XXI tiene que construirse sobre el legado de Gandhi, no sobre el de Hitler. Necesita evitar la repeticin de los errores ecolgicos y sociales de los pases industrializados de occidente. La India ha ofrecido alternativas civilizadoras que se basan en la sostenibilidad y el pluralismo. Gandhi escribi :

"Dios quiera que la India no adopte nunca el modelo de industrializacin occidental. El imperialismo econmico de un diminuto reino insular (Inglaterra) mantiene hoy al mundo encadenado. Si una nacin de 300 millones de habitantes adoptara el mismo tipo de explotacin econmica, dejara al mundo como si hubiera sido arrasado por una plaga de langostas".

Hoy somos mil millones de personas y se nos pide que adoptemos la forma de vida y el sistema econmico del 20% de la humanidad que dispone del 80% de los recursos del mundo. Si 200 millones de ciudadanos ricos de la India quieren vivir a la manera de sus homlogos occidentales, 800 millones de sus hermanos y hermanas se vern privados de sus recursos hdricos, de sus tierras, de sus casas y de su sustento. El proyecto de autopistas no va a unir a la India, la va a dividir. Va a crear un apartheid de coches en los que los ricos conducirn a gran velocidad por autopistas que atraviesan pueblos y bosques, que obligan a demoler casas y granjas y a arrancar rboles, que despojan de su sustento y forma de vida a sus hermanos y hermanas. Son cementerios de cemento y alquitrn que entierran nuestros suelos, nuestras aldeas y nuestras libertades.


Ttulo original: Super Highways. Lines On The Palm Or Tattoos of Dictatorship On The Land?
Autor: Vandana Shiva
Origen: Znet/South Asia
Traducido por Felisa Sastre y revisado por Fran Bastida


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter