Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-04-2007

Segunda Parte
Noam Chomsky y Howard Zinn hablan de Iraq, Vietnam, activismo e historia en excepcional entrevista conjunta

Noam Chomsky, Howard Zinn, Amy Goodman
Democracy now!

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


 

 

En un especial de Democracy Now!, desde Boston, dos de los principales disidentes del pas, Noam Chomsky y Howard Zinn, participan en una excepcional entrevista conjunta. Noam Chomsky comenz a ensear lingstica en el Massachusetts Institute of Technology en Cambridge hace ms de 50 aos. Es autor de docenas de libros sobre lingstica y poltica exterior de USA. Su obra ms reciente es Failed States: The Abuse of Power and the Assault on Democracy. [Estados fracasados: El abuso del poder y el ataque contra la democracia]

 

Howard Zinn es uno de los historiadores ms ampliamente ledos del pas. Su obra clsica: A People's History of the United States [Una historia popular de USA] ha vendido ms de 1,5 millones de ejemplares y cambi la forma como muchos ensean la historia de la nacin. Chomsky y Zinn discuten Vietnam, activismo, historia, Israel-Palestina, e Iraq, que Chomsky califica de una de las peores catstrofes en la historia militar y poltica. El ltimo libro de Howard Zinn es A Power Governments Cannot Suppress. [Un poder que los gobiernos no pueden suprimir]

 

 

AMY GOODMAN: Pasamos ahora a la segunda parte de nuestra conversacin con Noam Chomsky y Howard Zinn, dos de los ms destacados disidentes en este pas en la actualidad. Habl con ellos ayer en Boston en una excepcional entrevista conjunta.

 

En una variada entrevista, hablamos de las guerras de USA, de Iraq a Vietnam, sobre la resistencia y el mundo acadmico. Pregunt a Noam Chomsky sobre el profesor de ciencias polticas Norman Finkelstein, uno de los crticos ms importantes de la poltica de Israel en este pas, y de su batalla por obtener la titularidad en la Universidad DePaul, donde ha enseado durante seis aos. La titularidad del profesor Finkelstein fue aprobada a nivel departamental y universitario, pero el decano del Colegio de Artes Liberales y Ciencias en DePaul se ha opuesto. Se espera que una decisin final sea adoptada en mayo. Finkelstein ha acusado al profesor de derecho de Harvard, Alan Dershowitz de ser responsable de encabezar el esfuerzo por negarle la titularidad. En una entrevista con el Harvard Crimson, Dershowitz reconoci que envi una carta a miembros del cuerpo docente de DePaul cabildeando contra la titularidad de Finkelstein. Pregunt a Noam Chomsky sobre la disputa.

 

NOAM CHOMSKY: Todo el asunto es un escndalo. Quiero decir, Finkelstein es un erudito destacado. Ha producido libro tras libro. Ha sido recomendado por algunos de los eruditos ms destacados en las numerosas reas en las que ha trabajado. La facultad el comit departamental lo recomend unnimemente para la titularidad. Es sorprendente que no haya recibido la ctedra hace mucho tiempo.

 

Y, como usted estaba diciendo, hubo una inmensa campaa dirigida por un profesor de derecho de Harvard, Alan Dershowitz, en un esfuerzo desesperado por difamarlo y vilipendiarlo, para impedir que obtenga la titularidad. Los detalles son absolutamente escandalosos y, como usted dijera, lleg al punto en el que la administracin de DePaul solicit a Harvard que le pusiera fin.

 

AMY GOODMAN: Es muy significativo, que una universidad pida a la direccin de otra universidad que refrene a uno de sus propios profesores.

 

NOAM CHOMSKY: Que contenga a ese manaco, s. Qu hay tras todo eso? Es muy simple y directo. Norman Finkelstein escribi un libro, que es en realidad el mejor compendio que exista actualmente de las violaciones de los derechos humanos en Israel y del bloqueo de la diplomacia por Israel y USA, un libro de estudio muy cuidadoso, como lo es todo su trabajo, impecable tambin sobre los usos del antisemitismo para tratar de silenciar una discusin crtica.

 

Y el marco de su libro fue una crtica de un libro de apologa de las atrocidades y de la violencia por Alan Dershowitz. Ese fue el marco. As que pas revista a las afirmaciones depredadoras de Dershowitz, mostr en gran detalle que eran completamente falsas e indignantes, que miente sobre los hechos, que es un aplogo de la violencia, que es un oponente apasionado de las libertades cvicas que es lo que es y lo document en detalle.

 

Dershowitz es suficientemente inteligente para saber que no puede responder, as que hace lo mismo que un abogado psimo cuando tiene un caso perdido: trata de cambiar de tema, vilipendiando al abogado opuesto. As cambia el terma. Ahora hablamos de si, sabes, el abogado contrario cometi o no esa iniquidad. Y la tctica es muy buena, porque ganas, aunque pierdas. Supongamos que todas tus acusaciones sean refutadas. A pesar de ello has ganado. Has cambiado de tema. El tema ya no es el tpico original: los hechos cruciales sobre Israel, la apologa vulgar de Dershowitz a su favor, que de cierto modo recuerda los peores das del estalinismo. Pasamos a olvidar todo eso. Ahora hablamos de si Finkelstein hizo eso o aquello y lo dems. E incluso si las acusaciones son falsas, el tpico ha sido cambiado. Es la base de todo.

 

Dershowitz trat desesperadamente que ese libro no fuera publicado ante todo trat de que no lo fuera, en un esfuerzo estrambtico, nunca he visto nada parecido: contratando a una importante firma legal para amenazar con demandas por calumnia, escribiendo al gobernador de California pero fue publicado por University of California Press. Cuando no pudo impedir la publicacin, lanz una yihad contra Norman Finkelstein, simplemente para tratar de vilipendiarlo y difamarlo, esperando que tal vez as desaparecera lo que escribe. Ese es el trasfondo.

 

No es, a propsito, la primera vez, quiero decir, realmente, yo mismo estoy muy arriba en la lista de vctimas, la lista de odio, de Dershowitz. Tambin ha producido mentiras estrafalarias sobre mi persona durante aos: sabes, que le dije que yo era un agnstico sobre el Holocausto y que no le dira ni la hora, sabes, etc., etc., etc.

 

AMY GOODMAN: Quiere decir que lo acus de eso?

 

NOAM CHOMSKY: Por cierto, y etc., etc. Ni siquiera voy a hablar de eso. Cul es el motivo? Est impreso. En realidad, puedes verlo en Internet. En 1973, creo que fue el destacado activista por los derechos humanos israel, Israel Shahak, quien, a propsito, es un superviviente del Gueto de Varsovia y de Bergen-Belsen y encabez un pequeo grupo por los derechos humanos en Israel, que en su poca fue el nico genuino, quien vino a Boston, tuvo una entrevista con el Boston Globe, en la que se identific correctamente como presidente de la Liga Israel de Derechos Humanos. Dershowitz escribi una carta vitrilica al Globe, condenndolo, afirmando que miente sobre Israel, que incluso miente sobre su presidencia, que fue destituido por los miembros.

 

Yo conoca los hechos. En realidad, es un antiguo amigo, Shahak. As que escrib una carta al Globe, explicando que no era verdad. En realidad, el gobierno trat de librarse de su persona. Llam a sus miembros a desbordar la reunin de ese pequeo grupo de derechos humanos y a que lo destituyeran. Pero lo llevaron a los tribunales, y los tribunales dijeron, s, nos gustara librarnos de ese grupo de derechos humanos, pero encontremos una manera de hacerlo que no sea tan manifiestamente ilegal. As que escrib ms o menos eso.

 

Pero Dershowitz pens que poda negarlo descaradamente ya sabes, profesor de derecho de Harvard as que escribi otra carta diciendo que Shahak est mintiendo, que yo estoy mintiendo, y me desafi a que citara de esa decisin anterior del tribunal. Nunca se le ocurri ni un por un minuto que yo tendra realmente la trascripcin. Pero la tena. As que escrib otra carta en la que cit la decisin del tribunal, demostrando que... cortsmente, pero ese Dershowitz es un mentiroso, incluso falsifica decisiones de los tribunales israeles, es un partidario de atrocidades, e incluso es un oponente apasionado de los derechos cvicos. Y es como el gobierno ruso destruyera una seccin de Amnista Internacional desbordndola con miembros del Partido Comunista para excluir a los miembros.

 

Bueno, se volvi loco, y desde entonces he sido uno de sus objetivos. En realidad, cualquiera que lo denuncie por lo que es se ve sometido a esta tcnica, porque sabe que no puede responder, as que tiene que volver al vilipendio.

 

Y en el caso de Norman Finkelstein, fue como si volara por el espacio sideral. Pero es un caso escandaloso. E incluso el hecho de que se est discutiendo es escandaloso. Basta con leer las cartas de recomendacin de Finkelstein de personalidades destacadas de los numerosos campos en los que trabaja, en su mayora gente respetable.

 

AMY GOODMAN: Extremadamente interesante, las cartas de apoyo de los mximos eruditos del Holocausto, como ser Raul Hilberg.

 

NOAM CHOMSKY: Raul Hilberg es el fundador de los estudios del Holocausto, la personalidad ms distinguida en el campo. En realidad, dice que Norman no fue bastante lejos. Y es lo mismo - Avi Shlaim es uno de los posiblemente el ms destacado historiador israel, le ha apoyado enrgicamente, y lo mismo con otros. No puedo referirme a la correspondencia privada, pero son cartas muy fuertes de personalidades destacadas en esos campos. Y no es sorprendente que el comit de facultad le haya apoyado unnimemente. Quiero decir, en realidad lo hizo, el comit de la facultad, en realidad, estudi en detalle el diluvio de vilipendios de Dershowitz y lo analiz punto por punto y esencialmente lo rechaz por frvolo.

 

 

 

AMY GOODMAN: Rechaz un ataque de 12.000 palabras, punto por punto.

 

NOAM CHOMSKY: Aparte de decir que la idea misma de enviarlo es escandalosa. Cosas as no se hacen en los casos de titularidad.

 

AMY GOODMAN: As que, cmo piensa que terminar la cosa?

 

NOAM CHOMSKY: Bueno, el asunto usual: depende de la reaccin pblica.

 

AMY GOODMAN: Noam Chomsky y Howard Zinn. Volveremos a estar con ellos en un minuto.

 

[Pausa]

 

AMY GOODMAN: Volvemos a mi entrevista con Noam Chomsky y Howard Zinn, quien estuvo conmigo en el estudio ayer. Continuamos considerando el tema del mundo acadmico en tiempos de guerra, as que pregunt a Howard Zinn sobre su experiencia en Spelman College, la histrica academia para mujeres negras en Atlanta. El profesor Zinn ense en Spelman durante siete aos antes de que terminaran por despedirlo por insubordinacin. Le pregunt por qu lo excluyeron.

 

HOWARD ZINN: Haba apoyado a las estudiantes, y era el Movimiento por los Derechos Cvicos, verdad? Mis estudiantes eran mujeres negras que participaron en el Movimiento por los Derechos Cvicos. Yo las apoy. La administracin se puso nerviosa por eso, pero realmente no pudo decir nada en pblico, o hacer nada, porque era el primer presidente negro de Spelman College. Anteriormente todos haban sido misioneros blancos. Y por ello, no quiso hacer nada. Pero cuando las estudiantes volvieron de podras decir, volvieron de la crcel al campus y se rebelaron contra

 

AMY GOODMAN: Fue en qu ao?

 

HOWARD ZINN: Fue en 1963. Y las estudiantes se rebelaron contra las condiciones en las que vivan, muy paternalistas, muy controladas, y yo las apoy en eso, y eso fue demasiado para el presidente, y as, aunque yo tena titularidad y era un profesor en pleno y jefe del departamento, recib una carta dicindome adis.

 

Y as, esa fue sabes, lo que Noam deca sobre cuando le preguntaste lo que iba a suceder: las universidades, los colegios no son instituciones democrticas. En realidad, son como corporaciones. Los que tienen la mayor parte del poder son las personas que tienen menos que ver con la educacin. Es decir, no son el cuerpo docente, no son los estudiantes, ni siquiera son las personas que mantienen el funcionamiento de la universidad la gente de los edificios y de los terrenos y los tcnicos y las secretarias no. Son los administradores, los de negocios, la gente con conexiones, y ellos son los que tienen la mayor parte del poder, son los que toman las decisiones. Y as, por eso me despidieron, y por eso casi me despidi John Silber en la Universidad de Boston, pero hubo un -

 

AMY GOODMAN: Por qu motivo?

 

HOWARD ZINN: Por una huelga. Tuvimos una huelga del cuerpo docente. Tuvimos una huelga de secretarias. Tuvimos una huelga de los trabajadores de los edificios y de los terrenos. Casi tuvimos una huelga general, casi una huelga de IWW [Industrial Workers of the World Trabajadores Industriales del Mundoes un sindicato seguidor de la teora sindicalista revolucionaria] en la Universidad de Boston en 1977. Y cuando el cuerpo docente haba prcticamente ganado, consigui un contrato y volvi al trabajo, algunos de nosotros en el cuerpo docente dijimos que no deberamos volver al trabajo mientras las secretarias siguieran en huelga. Nos negamos a atravesar sus piquetes. Realizamos nuestras clases en la calle en lugar de hacerlo. Y as, a cinco de nosotros nos amenazaron con el despido.

 

Pero hubo un gran clamor entre los estudiantes y el profesorado, y en realidad en todo el pas. Incluso recibieron telegramas desde Francia, en seal de protesta. Y as, fue una de las pocas ocasiones en las que la administracin, con todo su poder, dio marcha atrs. Y as, apenas conserv mi trabajo.

 

AMY GOODMAN: Usted comienza su libro con dos citas. Una de Eugene V. Debs: Mientras haya una clase inferior, estoy en ella; y mientras haya un elemento criminal, estoy con l; y mientras haya un alma en prisin, no soy libre. Y de Henry David Thoreau: Cuando el sbdito se ha negado a someterse y el funcionario renuncia a su cargo, la revolucin se ha logrado. Usted tambin escribe ms sobre Henry David Thoreau. Usted escribe sobre cuando l fue a la crcel.

 

HOWARD ZINN: S, bueno, vale la pena leer y recordar a Thoreau en la actualidad, porque Thoreau cometi slo un pequeo acto de desobediencia civil contra la guerra contra Mxico. Y quiero decir, la guerra contra Mxico tena algunas de las mismas caractersticas que la actual guerra en Iraq, y es que al pueblo estadounidenses se le minti sobre los motivos para entrar en Mxico, y no les dijeron que la verdadera razn para entrar a Mxico fue que queramos tierra mexicana, de la que nos apoderamos al terminar la guerra contra Mxico, igual como actualmente no se nos dice que el verdadero motivo para estar en Iraq tiene que ver con petrleo y beneficios y dinero. Y as, la situacin en la guerra contra Mxico, contra la que objet Thoreau, fue en muchos sentidos, similar.

 

Y Thoreau dijo que, y vio que muchachos estadounidenses estaban muriendo en camino a Ciudad de Mxico y que estbamos matando a muchos mexicanos inocentes, y por lo tanto decidi no pagar sus impuestos y pas slo muy poco tiempo en la crcel, pero luego sali, hizo una conferencia sobre la desobediencia civil y escribi un ensayo sobre el derecho a desobedecer al gobierno cuando el gobierno viola lo que supuestamente es su deber, viola los derechos de los estadounidenses, viola los derechos de otra gente.

 

Y as, eso perdura como una declaracin clsica para los estadounidenses: que es honorable y correcto no pagar nuestros impuestos o negarse a hacer el servicio militar o desobedecer a tu gobierno cuando crees que tu gobierno se equivoca. Y as, la esperanza es que actualmente ms soldados a los que se les pide que vayan a Iraq, ms jvenes a los que se les pide alistarse en la guerra contra Iraq, lean el ensayo de Thoreau sobre la desobediencia civil [http://thoreau.eserver.org/spanishcivil.html, N.del T.] tomarn a pecho su consejo, se darn cuenta que el gobierno no es sagrado, que lo que es sagrado es la vida humana y la libertad humana, y el derecho de la gente a resistir a la autoridad. Y as, Thoreau tiene grandes lecciones para nosotros en la actualidad.

AMY GOODMAN: Noam Chomsky, mientras terminamos, todo ese tema de la esperanza y hacia dnde ve usted que van las cosas en el actual gobierno de Bush, qu representa, y el nivel de protesta en este pas. Cree que el nivel de protesta tendr xito?

 

NOAM CHOMSKY: Depende de lo que usted quiere decir con tener xito. Quiero decir, tengo un sentimiento ligeramente ms optimista que Howard, por lo menos el que expres. Sospecho que est de acuerdo. Es verdad que en el pas, que en trminos de la estructura institucional el gobierno para los ricos, etc. que no ha habido mucho cambio en 200 aos.

 

Pero ha habido un progreso enorme, quiero decir, incluso en los ltimos cuarenta aos, desde los aos sesenta. Se han conquistado muchos derechos: derechos para las minoras, derechos para las mujeres, derechos para las futuras generaciones, que es de lo que trata el movimiento ecologista. La oposicin a la agresin ha aumentado. Los primeros movimientos de solidaridad en la historia comenzaron en los aos ochenta, despus de siglos de imperialismo europeo, y nadie pens jams en irse a vivir a una aldea argelina para proteger a la gente contra la violencia francesa, o a una aldea vietnamita. Miles de estadounidenses hicieron eso en los aos ochenta en las guerras terroristas de Reagan. Ahora se ha extendido a todo el mundo. Existe un movimiento internacional de solidaridad.

 

Los movimientos por la justicia global, que se renen anualmente en el Foro Social Mundial, son un fenmeno completamente nuevo. Es una verdadera globalizacin entre la gente, tal vez las semillas de la primera internacional autntica gente de todo el mundo, de todas las clases sociales; muchas ideas que son correctas en las mentes y la agenda de la gente, que sean realmente implementadas en cuanto a una sociedad participativa, el tipo de trabajo que est haciendo Mike Albert. Esas son todas las cosas nuevas, quiero decir, nada es nunca totalmente nuevo. Hay trozos pequeos de ello en el pasado, pero los cambios son enormes.

 

Y lo mismo vale para la oposicin a la agresin. Quiero decir que, despus de todo, la guerra de Iraq es la primera guerra en cientos de aos de historia occidental, por lo menos la primera en la que puedo pensar, contra la que se protest masivamente antes de que fuera oficialmente lanzada. Y realmente fue iniciada, y desde entonces hemos sabido, pero no fue iniciada oficialmente. Pero fue inmenso: millones de personas protestando en contra en todo el mundo, tanto que el New York Times se lament que existe una segunda superpotencia: la poblacin. Bueno, ya sabes, es significativo y, pienso, que es buen motivo para tener esperanzas.

 

Hay perodos de regresin. Ahora estamos en un perodo de regresin, pero si consideras el ciclo con el transcurrir del tiempo, es ascendente. Y no hay lmites que no pueda alcanzar.

 

AMY GOODMAN: Noam Chomsky y Howard Zinn, dos de los principales disidentes de este pas. Hablamos en el Da del Patriota, que es observado aqu en Massachusetts tambin, creo, en Maine.

 

http://www.zmag.org/content/showarticle.cfm?SectionID=43&ItemID=12619



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter