Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2007

La polinizacin es, con mucho, el servicio ms importante que nos prestan estos insectos
Las abejas y el medio ambiente

Jess Prez Gmez
El Ecologista


Varios factores, entre los que destacan la climatologa adversa y el uso de pesticidas prohibidos en otros pases de nuestro entorno, han ocasionado en Espaa una fuerte mortandad de las abejas. Adems de las prdidas en la produccin de miel y otros productos apcolas, la principal consecuencia de esta fuerte reduccin del nmero de abejas es la escasa polinizacin tanto de cultivos como de especies silvestres, lo que tiene nefastas repercusiones econmicas en muchos cultivos y en cuanto a la biodiversidad de nuestros montes.

A lo largo de la historia la relacin de las abejas con la humanidad ha sido muy fructfera, sobre todo para nosotros. Los primeros indicios en la Pennsula Ibrica se recogen en la Cueva de la Araa (Valencia) hace ms de 8.000 aos, donde aparece pintada una mujer con un cesto recogiendo panales silvestres, con algunas abejas volando a su alrededor, y a un adolescente que sube con otro cesto a la espalda para ayudar. Tambin es conocido el uso de los productos de las colmenas en el antiguo Egipto, volvemos a encontrarlo citado en las tablillas de Sumer y en las pinturas de las tumbas y templos egipcios de hace unos 4.000 aos.

En nuestros das se va pasando del uso casi exclusivo de la miel como ayuda contra catarros y procesos gastrointestinales al descubrimiento de otros productos de las colmenas, que no por ms desconocidos tienen menos importancia en sus usos medicinales o curativos: el polen como complemento nutricional, la jalea real, el propleo (ese gran antisptico natural), la cera y el veneno de abeja. Hoy podemos hablar de un gran futuro en apiterapia y cosmtica natural para estos productos.

El verdadero valor de las abejas: la polinizacin

Pero si queremos apreciar verdaderamente la importancia de las abejas no podemos quedarnos en valorar los productos que extraemos de las colmenas y olvidarnos de lo que realmente es su valor fundamental, la polinizacin. De las aproximadamente 9.000 plantas diferentes que hay en la Pennsula Ibrica las abejas visitan no ms de 300, unas para recoger nctar, otras para recoger polen y otras para recoger propleos.

Para estimar en su justa medida el trabajo de polinizacin de las abejas debemos decir que para conseguir una carga de nctar de su buche una abeja necesita visitar entre 1.000 y 1.500 flores, pudiendo hacer una media de 10 viajes diarios. Si consideramos una colmena media de 50.000 pecoreadoras, durante una floracin de 20 das habrn visitado mil millones de flores. Para conseguir un kilo de polen, se necesitan aproximadamente 60.000 viajes.

En trminos crematsticos, en 1983 la CE valor en 6.500 millones de euros el valor producido por las abejas a travs del incremento de las producciones agrarias. La FAO ya estableci en los aos ochenta un valor econmico de la polinizacin estimado en 20 veces el valor comercial de los productos obtenidos de la colmena.

En diferentes estudios realizados en Francia, Italia y Estados Unidos para los principales cultivos se ha llegado a establecer la incidencia econmica de los insectos en general y de las abejas en particular, considerando como valor ampliamente aceptado que las abejas representan el 85% de la fauna polinizadora de las plantas cultivadas. En experiencias realizadas en Norteamrica se han alcanzado aumentos del 600% en la produccin de plantaciones de cerezos por la introduccin de colmenas en estos cultivos.

Aunque no disponemos de estudios, podemos extrapolar estos datos relativos a cultivos a los entornos naturales ya que, como todos conocemos, son los nctares de las plantas silvestres los que forman parte muy mayoritariamente de las mieles que habitualmente consumimos.

En Estados Unidos se ha reducido notablemente la cabaa apcola en los ltimos 50 aos, pero hay un retroceso ms acusado en la ltima dcada debido a la varroosis, enfermedad de la que hablaremos ms abajo. Los agricultores buscan desesperadamente a los apicultores para polinizar las grandes extensiones de almendros de California, donde se estima que son necesarias ms de un milln de colmenas cada ao. En Florida pasa otro tanto con los ctricos, ya que tienen muy claro que las abejas pueden mejorar hasta un 60% la produccin cada ao.

En la Comunidad Valenciana, sin embargo, se sigue prohibiendo la instalacin de colmenas en las plantaciones de ctricos, como consecuencia de la mala planificacin en las plantaciones de los mismos.

Llega la varroosis

A mediados de los aos ochenta llega a nuestras colmenas una nueva enfermedad, la varroosis, producida por un caro de unos 2 mm de tamao que se reproduce en las mismas celdillas donde nacen las larvas de abejas, impidiendo su normal desarrollo, produciendo malformaciones en su metamorfosis, adems de favorecer la propagacin de diversas enfermedades vricas. La consecuencia de esta enfermedad es la muerte de las colmenas en un periodo inferior a 12 meses si no se tratan convenientemente.

La varroosis es un problema muy grave para los apicultores, pero no slo para ellos. La llegada de esta enfermedad ha supuesto la desaparicin de todos los enjambres naturales que vivan en troncos huecos, cavidades de rocas, etc., lo que ha supuesto la desaparicin de un gran nmero de colmenas silvestres que cumplan una importante funcin polinizadora en nuestros montes y espacios naturales.

En estos momentos institutos de investigacin como el IBRA en Gran Bretaa estn realizando campaas para la conservacin de los polinizadores silvestres, abejas, abejorros, etc., con la proteccin de la flora silvestre de los bordes de los caminos y los setos de divisin de los campos de cultivo. Al mismo tiempo, se promociona la utilizacin de pequeas colmenas para abejorros con la publicacin de libros donde se explica su construccin y uso.

En nuestro pas ya existe alguna experiencia pionera en la instalacin de colmenas en jardines pblicos en la ciudad de Alcoy y en Parques Naturales de Valencia para ayudar a la polinizacin de la flora silvestre.

Prohibidos en Francia, permitidos en Espaa

En 1999 un estudio sobre la produccin de miel de girasol en el oeste de Francia realizado por la Cooperativa France Miel, mostr una cada del 50% en la produccin de este tipo de miel desde el ao 1994. Este descenso coincide con la puesta en el mercado del insecticida sistmico Gaucho, en 1993, cuya molcula activa es el imidacloprid, que se usaba para el tratamiento de semillas de girasol y maz. Tras su prohibicin en 1999 fue sustituido por el producto comercial Regent cuya molcula activa es el fipronil. Este descenso de produccin se acrecent con el aumento de las superficies tratadas.

Estas molculas son productos que actan sobre el sistema nervioso central y tienen un fuerte poder insecticida. Los sntomas que se detectaron en las colmenas de abejas eran el despoblamiento de las mismas por la muerte de las pecoreadoras en los campos de cultivo y la desorientacin de las abejas, lo que les impeda la vuelta a sus colmenas, y finalizando con la muerte de las colmenas en poco tiempo.

Otro dato preocupante es la permanencia de estos productos en el suelo. Se ha llegado a detectar estas sustancias dos aos despus de su utilizacin en los cultivos. El problema no es slo para las abejas, sino tambin para la rica e importante fauna de los suelos.

Para el Dr. Colin del Laboratorio de Patologa Comparada de la Universidad de Montpelier el procedimiento de recubrir semillas con un insecticida supone un grave problema para el medio a causa de la dispersin de molculas altamente txicas en agua, aire y tierra. Pero incluso, este riesgo se extiende a las personas que podran encontrar estas toxinas en la leche de los animales alimentados con silos de maz Regent o en el agua de riego o de consumo.

Ya en Espaa, desde Galicia diciembre de 2004 se denunciaba la desaparicin de abejas de las colmenas por el uso masivo en pequeas parcelas de cultivos hortcolas y frutcolas de Confidor, cuya molcula activa es, como en el caso del Gaucho, el imidacloprid. Este problema no ocurra en las colmenas de zonas de montaa.

En 2005 la mortandad se ha extendido por grandes zonas del Estado espaol: se ha denunciado la prdida de entre el 40% y el 50% de las colmenas de muchos apicultores (en algunos casos las bajas son an mayores), y hasta el momento se est hablando de la posibilidad de una enfermedad multifactorial sin tener muy claro cual es la causa real de este gravsimo problema.

El uso de los pesticidas antes comentados no est prohibido en Espaa, y se van teniendo cada vez ms datos de su uso en el tratamiento de semillas. Por eso no es de extraar que, en marzo pasado, las organizaciones agrarias se manifestaran delante del Ministerio de Agricultura para, entre otras cuestiones, denunciar una mortalidad significativa de la cabaa apcola y despoblamiento de las colmenas con mayor incidencia en determinados territorios. Aunque todo parece indicar que esta mortandad no responde a una nica etiologa y s a una confluencia de factores climatologa muy adversa de esta ltima temporada, con temperaturas extremas y escasas lluvias, uso de determinados insecticidas sistmicos, patologas, desarrollo de resistencias de los patgenos frente a determinadas molculas farmacolgicas, etc. se exiga el estudio de la incidencia de algunos fitosanitarios sistmicos sobre esta grave situacin al objeto de restringir o prohibir su uso.

Y, al mismo tiempo, esta concentracin pretenda transmitir a la sociedad la imprescindible labor medioambiental que desempea la cabaa apcola en el mantenimiento de la biodiversidad, del equilibrio ecolgico y su aportacin en la produccin final agraria mediante la polinizacin que realizan las abejas en el medio natural. La apicultura es una actividad imprescindible y necesaria.

Segn comentaba el responsable del Sector Apcola de COAG, sin la presencia de apicultores no podra desarrollarse la polinizacin entomfila que si bien debera ser llevada a cabo por otros insectos, como consecuencia de la presin demogrfica y por la ejercida por el propio hombre, queda casi en exclusividad en manos de la cabaa apcola mantenida a su vez por los apicultores. El principal producto de las colmenas es la polinizacin, la cual es imprescindible para el mantenimiento de la biodiversidad y el equilibrio de los ecosistemas. La miel puede importarse, pero la polinizacin no.

Para terminar, como hemos podido ir viendo, las abejas son un magnfico indicador de la salud medioambiental. Su salud y desarrollo dependen del cuidado que realicemos de nuestro entorno natural. Las abejas seguirn siendo imprescindibles para la polinizacin de cultivos y de las plantas silvestres. En nuestras manos est el acabar con las agresiones que en estos momentos sufren y slo con el desarrollo de una agricultura, una ganadera y una industria ms respetuosas con el medio ambiente podremos conseguirlo.

Jess Prez Gmez es apicultor y miembro de Ecologistas en Accin



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter