Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2007

El ojo del periodista o la imposible objetividad en los medios de comunicacin

Jos Almeida Afonso
Rebelin



"No ya mensajes, hay mensajeros, as como el amor es el que ama". [Julio Cortzar]

"El propio hecho de la observacin altera al observador y a lo observado" . [Heisemberg]

La cuestin de la existencia o no de la objetividad en el ejercicio de la profesin periodstica no es nueva. Muchos han sido los autores que han teorizado sobre este aspecto tan delicado y complejo a la vez, como lo es el grado de objetividad o subjetividad que contienen las informaciones que transmiten los medios de comunicacin: radios, televisiones, peridicos y la, ahora cada vez ms extendida, internet.

Mientras unos afirman que la objetividad es posible o que es una meta deseable y alcanzable, otros, en cambio, dudan que pueda darse, llegando incluso a negar su existencia. No pongo en duda que los defensores de una u otra postura han realizado anlisis rigurosos para llegar a esas distintas y distantes conclusiones. Y es aqu, en el punto de vista donde siempre surge la diferencia, la subjetividad.

La compleja realidad

Todos sabemos que la materia prima con la que trabaja el periodista, es decir, la realidad, no se deja moldear, ni definir fcilmente; si a esto aadimos que la herramienta para desentraar y diseccionar esa realidad es el lenguaje, y ste es muchas veces ambiguo, impreciso y se puede prestar a muchas y diversas interpretaciones, podemos llegar a la conclusin de que es muy arriesgado aventurarse en grandes y, casi siempre, perversamente ingenuas teoras sobre la objetividad en los medios de comunicacin de masas.

Sin embargo, veamos algunas de estas teoras. La primera definicin que vamos a ver es la que nos ofrece Bernarda Boyen. Para este autor la objetividad es "un acto de la inteligencia  por medio del cual construimos en el mundo exterior objetos delimitados, estables, que tienen una existencia independiente de la nuestra, y por eso podemos hacer comparaciones entre ellos". Si esto es la objetividad, ser objetivo para Boyen es "publicar de igual  forma lo que se desaprueba que lo que se ama, mostrarse ms severo con sus amigos que para con los adversarios, no alterar un texto, sobre todo para extraer un argumento, indicar como probable lo que es probable y dudoso lo que parece dudoso, comprobar fuente por fuente, trabajar diez horas para establecer un detalle esencial y no publicar nada hasta que se halla encontrado, criticar sin piedad un testimonio, sea quien sea su autor, hacer frente a los poderosos cueste lo que cueste, porque nada es tan poderoso como la verdad". Visto lo anterior, no hace falta mucho esfuerzo para comprender qu difcil -casi imposible, dira yo- es llevarlo a la prctica cotidiana en el ejercicio de la profesin periodstica.

Cdigos de tica periodstica

Veamos ahora algunas definiciones que nos aportan varios cdigos de tica profesional del periodista. El cdigo de Blgica, dice, por ejemplo, que objetividad es "una actitud moral profesional que el periodista tiene el deber de reflejar al informar sobre los hechos y pensamientos de otro".

A su vez, la carta del periodista canadiense, refirindose a la objetividad dice: "luchar por la objetividad, esto es, procurar revelar todos los hechos de una situacin dada, todas las opiniones de un determinado asunto, todos los particulares de un problema". Aqu seguimos observando lo tremendamente complejo de este asunto nada balad y la inmensa dificultad -imposibilidad?- de llevarlo a la prctica real, diaria.

Estas seran algunas definiciones de aquellos que mantienen que la objetividad en el ejercicio de la profesin periodstica no slo es deseable, sino alcanzable y un ineludible imperativo. Sin embargo,  como deca anteriormente, tambin existen autores que no slo dudan sobre su puesta en prctica sino que, incluso, cuestionan su existencia.

La imposible objetividad de los medios de omunicacin de asas

Segn el escritor y periodista Emmanuel  Lizcano "hay que desechar la hipcrita pretensin de objetividad y la mentirosa divisin de los gneros en informativos e interpretativos, asumiendo la ineludible, y convincente, subjetividad de un lenguaje que debe tanto informar, interpretar y comentar, como valorar, profundizar, criticar y sugerir".

Con esta contundente posicin entramos de lleno en el tema de la negacin de la objetividad, de su puesta en tela de juicio. Esta negacin se sustenta, desde mi punto de vista, claro, en la cuestin de que en todas las facetas de la vida o de la realidad, cada una se inclina -incluso en el mbito inconsciente- por unos aspectos o por otros, segn se vea y segn los datos que se manejan de esa vida o de esa realidad.

En esta eleccin llegan a influir multitud de factores: educacin, creencias, nivel cultural, estatus social, etc., - e, incluso algunos que no llegamos a delimitar o definir de manera ms o menos consciente; y esto nos lleva, ciertamente, a pensar que vivimos en un estado de permanente subjetividad.

Siguiendo en esta lnea de trabajo, el reconocido periodista Peter Raymont afirma tajante que "no existe la objetividad. Todo el mundo tiene un punto de vista". Para sustentar esta teora Raymont realiz un documental sobre el qu, quines y cmo se fabrican las noticias para los grandes medios de comunicacin. Como muy bien apunta Rosas Alvarez Berciano, el tpico de la informacin como "ventana abierta al mundo", queda bastante mal parado en este excelente documental canadiense.

El documental que se titula "The Wordl is Waching", parte de las negociaciones de paz llevadas a cabo por scar Arias en Nicaragua en noviembre de 1987 y la cobertura ofrecida por los corresponsales de los grandes medios de todo el mundo. A partir de aqu, Peter Raymont y Harold Crooks van lanzando interrogantes en torno a los mtodos de produccin de las noticias y cmo stas son manejadas despus por los grandes medios.

Mientras Raymont va filmando, tratando de informar sobre los que informan, los periodistas comentan la situacin y examinan y autocritican su trabajo. Uno de los corresponsales televisivos afirma que "un acontecimiento puede tener mayor o menor repercusin mundial dependiendo a la hora que se produzca, a tiempo o no de salir en el telediario de la noche, sometido tambin, como el resto de la programacin televisiva, a las leyes del espectculo".

Cuestiones elementales

Llegados a este punto, se empieza entender un poco mejor porqu es tan difcil ser objetivos, es decir, cuando nos preguntamos sobre quin decide lo que es noticia, quines son los periodistas supuestamente capacitados para ser testigos de primera fila, cmo es tratado ese material recogido sobre el terreno son cuestiones elementales que nos deberan llevar a pensar detenidamente sobre las dificultades para transmitir fielmente lo que ocurre y por qu ocurre en toda su dimensin, en toda su profundidad.

Por otro lado, en este documental se reflejan los trucos que hay que utilizar para "inventar" la realidad de forma coherente, como el mensaje que se quiere transmitir.

Las palabras: etiquetas imperfectas de la realidad

A nadie se le escapa, por otro lado, que las palabras son etiquetas imperfectas de la realidad, y que el lenguaje es, en muchos casos, un obstculo entre la realidad y el mundo ms profundo, as, con todas estas cuestiones de valor y juicio, no se puede hablar ni seria, ni rigurosamente de una total y absoluta objetividad en el ejercicio de la profesin periodstica.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter