Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2007

Entrevista con ngeles Maestro, dirigente de Corriente Roja
"Hay un consenso bsico entre 'derecha e izquierda' sobre una ideologa profundamente reaccionaria"

Antonio Maira
InSurGente


No se me olvida una concentracin en la Puerta del Sol, tras los fusilamientos en Cuba en abril de 2003, con presencia masiva del PP, de la extrema derecha, de la gusanera cubana; y a la que asistieron, diputados y miembros de la direccin del PSOE. Por supuesto, estaban tambin all Fidalgo y Mndez, mximos dirigentes de los sindicatos mayoritarios, CC.OO. y UGT.

En un escenario poltico dominado por una manipulacin extremada de la opinin pblica, y en una coyuntura determinada por procesos polticos extremadamente importantes -tanto internacionales como estatales-, publicamos hoy la segunda parte de la entrevista con ngeles Maestro . La dirigente de Corriente Roja afronta, sin ninguna reserva ni subordinacin a clculos electorales, los temas polticos ms importantes: desde el proceso de auge del fascismo en el estado espaol y el problema poltico vasco; hasta la naturaleza fundamental de la poltica exterior espaola, subordinada sin reservas a la poltica global de los EEUU. El origen fraudulento de la entrada en la OTAN y las terribles consecuencias en la prdida de soberana, y en la eliminacin del movimiento popular y las organizaciones polticas de izquierda, son analizadas extensamente.

AZNAR Y EL FASCISMO

Antonio Maira.- En los ltimos meses hemos vivido una movilizacin del Partido Popular para condicionar y limitar el juicio del 11-M, y para liquidar el proceso de Paz. Cmo explicas esta coyuntura que estamos viviendo?

ngeles Maestro.- Tras la imprevista victoria electoral del PSOE el 14 de marzo y el fracaso de su estrategia de atribuir los atentados de Atocha a ETA, se desmorona un modelo que ha regido la vida institucional durante casi tres dcadas. Los pilares de ese modelo, los remueve el pueblo en la calle, rabioso, exigiendo responsabilidades, dejando en evidencia al PP, y tambin a toda la clase poltica.

Ese modelo, clave para legitimar todo el engranaje poltico de la Transicin, tena su columna vertebral en la poltica antiterrorista -protagonizada por PSOE y PP- y apoyada en mayor o menor grado por el resto de los grupos parlamentarios. Se sustenta en un gran consenso poltico y sindical en torno a dos planteamientos ideolgicos: el carcter neutral -por encima de intereses partidistas- del estado y sus aparatos, y la negacin cerril del contenido poltico del conflicto vasco. Todo ello ha tenido graves consecuencias en la construccin de una ideologa casi fascista que ha impregnado a buena parte de la clase trabajadora del estado espaol.

A.M.- As pues hay un consenso bsico que explica la barbarie, la irracionalidad y la manipulacin extrema, presentes en el escenario poltico? Puedes poner otros ejemplos?

Angeles Maestro.- No se me olvida una concentracin en la Puerta del Sol, tras los fusilamientos en Cuba en abril de 2003, con presencia masiva del PP, de la extrema derecha, de la gusanera cubana; y a la que asistieron, diputados y miembros de la direccin del PSOE. Por supuesto, estaban tambin all Fidalgo y Mndez, mximos dirigentes de los sindicatos mayoritarios, CC.OO. y UGT.

Tampoco se me olvida la Carta abierta contra la represin en Cuba, aparecida el 7 de junio de ese mismo ao en El Pas, orquestada por la Asociacin Encuentro de Carlos Alberto Montaner y el grupo PRISA; y suscrita por decenas de miembros de la intelectualidad progresista espaola -que en su inmensa mayora come de la mano del grupo PRISA-, y por Gaspar Llamazares.

A.M.- Podra decirse que ese consenso bsico le abre un camino franco al fascismo evidente del PP?

ngeles Maestro .- Ese consenso bsico entre derecha e izquierda sobre una ideologa profundamente reaccionaria: todos contra el terrorismo y anticomunista, explica en buena parte que las convocatorias del PP -apoyadas por la jerarqua eclesistica, y el emporio de la enseanza religiosa tambin ingentemente alimentado por todos los gobiernos de la democracia-, trufadas de simbologa fascista, hayan tenido un eco popular nada desdeable. A ello hay que aadir la generosa financiacin concedida por los gobiernos PSOE y PP a asociaciones como la AVT desde los presupuestos generales del Estado, lo que les ha permitido dotarse de una importante infraestructura organizativa.

A.M.- Qu ocurre con el poder judicial y su proclamada independencia? Cul es el papel o la autonoma poltica de Zapatero?

ngeles Maestro .- El PP est jugando a fondo todas las bazas que le ofrece un aparato judicial -sin depuracin alguna desde la dictadura-, y un poder meditico muy importante.

El cambio de guin, tmidamente emprendido por Zapatero, opera a contrapi, con un escenario diseado para otra pelcula. El PP se opone frreamente al proceso de paz en este momento, porque lo encabeza el PSOE y porque conecta con lo ms rancio de la derecha imperial espaola, hegemnica en el PP. Pero, sobre todo, porque le priva del discurso poltico de todos contra el terrorismo que es el que permite narcotizar el pensamiento, difuminar la lucha de clases e imponer las ms dura represin en aras de la seguridad.

El PSOE, con su presidente a la cabeza, pretende aparentemente- andar otros caminos; pero sin romper con el discurso anterior, que es el que mejor se adapta al modelo de la derecha y que parece reservar al PP jugosos rditos electorales.

P.- Este diario digital ha lanzado una Campaa para el procesamiento de Aznar basada en la realizacin de cuatro grupos de crmenes: complicidad e intervencin directa en una guerra de agresin y genocida; responsabilidad directa en la matanza del 11-M, por situar al pueblo espaol en una situacin de riesgo grave de represalias a consecuencia de la agresin criminal a Iraq; negacin de la justicia, con burla y ensaamiento, a las ms de 2.200 vctimas del atentado de los trenes; finalmente -tal vez el crimen ms infame-, complicidad con los autores del 11-M al desviar la responsabilidad de los actores de la matanza hacia ETA y hacia pueblo vasco en su conjunto. Qu opinas del procesamiento? Es posible? Es la campaa, adems de una demanda de justicia contra un criminal de guerra, una idea fuerza para movilizar y para crear conciencia?

ngeles Maestro .- El procesamiento de Aznar, su encausamiento por crmenes de guerra y por haber urdido un complot contra el pueblo vasco y contra el derecho a la verdad del resto de los pueblos del estado, supondra una derrota de algo que pesa como una losa en la conciencia popular: la impunidad del crimen de estado y, en consecuencia, la total indefensin de los pueblos ante los gobiernos criminales.

La posibilidad de los pueblos de obtener alguna victoria alienta y fortalece la capacidad de lucha, mxime en un pas como el nuestro en el que los avances han sido efmeros y la represin feroz.

Sin embargo conviene no olvidar que los nicos gobernantes procesados y condenados han sido los enemigos del imperio -Milosevic y Sadam Husein que pagaron la osada con su vida.

A.M.- Cules son las contradicciones entre el gobierno PSOE y el PP?

ngeles Maestro .- El sistema poltico que surge de la Transicin se sustenta en un aparato del estado que deja intacta la herencia de la dictadura y que tiene en la monarqua su garanta de supervivencia. Adopta los cambios formales imprescindibles para homologarse como democracia burguesa, para llevar a cabo la agenda del capitalismo espaol de integracin en la Comunidad Econmica Europea y continuar desarrollando su funcin de supeditacin militar y econmica al imperialismo de EE.UU.

Ese programa estratgico, y ese es el determinante poltico fundamental, es compartido al 100% por el PP y por el PSOE.

El surgimiento inesperado del gobierno Zapatero, producto directo de un ascenso de la lucha popular y del enfrentamiento a la guerra contra Iraq, cambia en parte el escenario poltico. Se mantiene implacable la agresin a la clase obrera, el alineamiento con los imperialismos europeo y estadounidense, pero intenta abordar una vez ms est por ver si con mayor decisin, la solucin del conflicto vasco.

El PSOE y sus aclitos de la izquierda institucional son rehenes de su historia. El pueblo vasco -que ha sabido mantener sus organizaciones ante la ms dura represin-, se fortalece ante las agresiones y exige respuestas polticas.

Este gobierno, que pretende abrir vas de dilogo, sin cambiar estructuralmente nada, est atrapado.

EUSKADI Y EL PROCESO DE PAZ

A.M.- Uno de los logros de Corriente Roja ha sido, sin duda, la apertura poltica e informativa de un escenario antes cerrado a cal y canto, negado absolutamente fuera de las fronteras de Euskadi.

ngeles Maestro .- Este es, sin duda, uno de los temas fundantes de Corriente Roja y que la sita como la organizacin estatal que ms claramente une el cuestionamiento radical de la constitucin de 1978, con la necesidad prctica y prioritaria de vincular la lucha de clase y popular en el conjunto del estado con la izquierda abertzale.

La relacin con la izquierda abertzale no se plantea para Corriente Roja solamente como vnculo solidario con un pueblo brutalmente reprimido -que tambin-, sino sobre todo como una necesidad estratgica para la izquierda revolucionaria del resto del estado, a partir del anlisis de los objetivos comunes de lucha.

A.M..- Qu problemas encuentra este trabajo poltico?

ngeles Maestro .- Es un trabajo duro porque debe enfrentar y deshacer una ideologa destilada gota a gota durante treinta aos en el pueblo. Es una ideologa de tintes parafascistas, de legitimacin de los aparatos del estado y su represin; que acepta leyes y tribunales de excepcin metiendo en el mismo saco a ETA y al conjunto de medios de comunicacin y organizaciones de la izquierda abertzale.

Una vez ms, hay que reiterar que todo este trabajo ideolgico de dominacin no habra podido llevarse a cabo sin la eficaz colaboracin de una izquierda poltica y sindical que no ha dudado en ponerse detrs de pancartas y discursos de todos contra el terrorismo, como bien se visualiz en la manifestacin de Madrid el 12 de marzo de 2004, aceptando de facto la autora de ETA en los atentados de Atocha.

Sin arrogarnos ms inteligencia que la que posibilita el pensamiento independiente, Corriente Roja fue capaz de enfrentarse a ese discurso. Emiti dos comunicados el mismo da 11 y el 12 de marzo -que pueden consultarse en nuestra web-, negando la autora de ETA, desenmascarando a la clase poltica en su conjunto y sealando la responsabilidad poltica del gobierno del PP por su complicidad en la invasin de Iraq.

A.M.- Cmo calificas la Ley de Partidos?

ngeles Maestro .- Es una Ley hecha ex profeso para negar los derechos polticos de la izquierda abertzale. Es una Ley ad hoc y por ello vulnera principios jurdicos bsicos y niega la ms elemental democracia.

Est hecha en el marco de la ola represiva que surge tras el 11S en EEUU y que los partidos polticos de la UE asumen, tirando por la borda la supuesta especificidad democrtica europea. La Euro-orden de detencin europea, que quebranta gravemente la seguridad jurdica, que considera delito terrorista impedir mediante una huelga, por ejemplo, el normal funcionamiento de los servicios pblicos - y que fue votada por populares, socialistas, y buena parte del Partido de la Izquierda Europea incluidos los representantes de IU es buena muestra, tanto del sometimiento de la izquierda institucional al discurso dominante, como de la manera en que la burguesa liquida su defensa de las libertades cuando la movilizacin popular arrecia.

A.M.- Cules son los precedentes de la Ley de Partidos en el estado espaol?

ngeles Maestro .- Hay un elemento que precede a esta oleada represiva internacional en el estado espaol y que ha abonado el caldo de cultivo para la criminalizacin de las ideas que la Ley de Partidos comporta.

El Cdigo Penal de 1996 establece un delito de opinin como es la apologa del terrorismo, con toda la ambigedad que ello supone. Se traspasa la, hasta ahora, infranqueable frontera de la democracia burguesa de calificar slo el acto como punible, para arremeter contra la expresin de ideas.

P.- Cmo se est utilizando en este momento la Ley de Partidos?

ngeles Maestro .- Hay un elemento ms en la utilizacin Ley de Partidos, que est detrs de las dificultades para la presentacin de la izquierda abertzale a las prximas elecciones municipales.

La importante fuerza real de Batasuna, que est en condiciones de reflejarse en una creciente representacin institucional, es una amenaza directa a la cuota de poder del PNV y de IU-Ezker Batua que, sin duda, est alimentando la escandalosa falta de compromiso de estas organizaciones con un asunto trascendental para el proceso de paz.

La irrupcin electoral de la izquierda abertzale amenaza el status quo de la organizaciones vascas y rompera un escenario poltico en el conjunto del estado, compuesto por partidos sin fuerza y/o sin voluntad, de cuestionar los pilares del sistema poltico.

A.M.- Qu habis aprendido de la izquierda abertzale?

ngeles Maestro .- El tesoro ms grande, el ejemplo ms importante de la izquierda abertzale es su fusin con el pueblo vasco, la penetracin de sus organizaciones en la estructura misma de la sociedad vasca y la capacidad para articular democrticamente esa diversidad de movimientos y esa pluralidad ideolgica.

De ah emana la fuerza para resistir, para saber que hay momentos ms difciles y tiempos mejores, pero que la lucha contina hasta conseguir la realizacin de sus objetivos como pueblo. Y eso no es una cuestin de vanguardias, eso lo sable, lo dice y lo vive la gente.

Eso no se reproduce mecnicamente, no se aprende. Es el proyecto histrico, construido y decantado a lo largo del tiempo, y representado en una organizacin.

A.M.- Qu le habis enseado, a tu juicio, a la izquierda abertzale?

ngeles Maestro.- Por nuestra parte les hemos mostrado con palabras y con hechos, muy modestos, los que hemos podido (un ejemplo fue pedir el voto para el PCTV), que hay organizaciones no nacionalistas que compartimos buena parte de sus objetivos frente al estado espaol; que buscamos la interlocucin y la coordinacin con ellos en el marco de la luchas obreras y sociales; y que estamos dispuestas a enfrentar el riesgo de que nos criminalicen, de que nos persigan, por defender el derecho del pueblo vasco y de los dems pueblos del estado espaol al ejercicio real y concreto de su derecho a la autodeterminacin.

A.M.- Es posible una coordinacin poltica en la lucha contra el sistema?

ngeles Maestro .- Ese proceso est empezando a concretarse.

Est gestndose el camino de la construccin de confianza que debe y puede cosechar frutos importantes en el terreno sindical, de los movimientos sociales y en el mbito poltico.

El reencuentro -y digo bien, porque existi y fue truncado-, tiene carcter estratgico, creo que para ambos. Tiene que producirse sin supeditaciones de tiempos, aceptando el desarrollo desigual evidente de capacidades y organizacin, con independencia mutua y sin pretender copias mecnicas de frmulas organizativas y de mtodos de lucha.

LA OTAN, LA UE, EEUU Y LA POLTICA EXTERIOR DE ESPAA

A.M.- Fue la entrada en la OTAN el fin y la definicin plena de la transicin?

ngeles Maestro .- Eso fue exactamente. La entrada en la OTAN estuvo detrs de la dimisin de Surez y del golpe de Estado del 23 F . La intervencin de EE.UU. en la Transicin est ampliamente documentada en dos libros indispensables sobre este asunto: el de Joan Garcs "Soberanos e Intervenidos"(Siglo XXI, 1996) y el reciente de Alfredo Grimaldos "La CIA en Espaa".

El papel militar de Espaa era y es crucial para los intereses imperialistas y los EE.UU. controlaron lderes de partidos y sindicatos, intervinieron, cooptando la cpula militar, los medios de comunicacin y todo aquello que pudiera tener capacidad de influenciar decisiones polticas y opinin pblica. El intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981, en todas sus versiones de las cuales formaba parte el rey, fueron bien conocidas por la Embajada EE.UU., quien hizo declaraciones pblicas en los momentos cruciales, considerndolo un asunto interno.

A.M.- Qu se puso en evidencia en aqul referndum ganado por Felipe Gonzlez despus de una presin meditica y poltica enorme, incluidas la coaccin y el chantaje, colocando a los partidarios del no en una situacin de inferioridad que result insuperable?

ngeles Maestro .- Fue la ensima derrota de un pueblo que se intentaba levantar y organizar contra sus lderes traidores.

El No gan en Euzkadi y en Canarias. El Si gan en el resto -dijeron- mediante amenazas brutales de golpe de estado propiciado por EEUU, esgrimido por quien -desde siglas de la izquierda- gobernaba con mayora absoluta.

Fue un mazazo a cualquier ilusin de pensamiento independiente. Se habl de pucherazo electrnico. Si ocurri, hasta hoy no se ha podido demostrar, pero es evidente que, para la generacin que lider el movimiento anti-OTAN, supuso una tremenda conciencia de derrota, de impotencia.

Era justo lo que haca falta para desvertebrar una generacin que viva la penetracin de las polticas neoliberales, el hundimiento de los proyectos de transformacin social y la disolucin/integracin de organizaciones polticas que representaban la legitimidad de la lucha.

La narcotizacin de la juventud de la mano de la "movida de los 80" y la penetracin a gran escala de la droga en los barrios obreros hizo el resto.

A.M.- Cmo actu el PC en aquella ocasin? Acept el resultado de un referndum inaceptable, aferrndose a la vigilancia del cumplimiento de aquellas famosas condiciones que estableca la pregunta: Reduccin progresiva, no nuclearizacin, no integracin en la estructura militar?

ngeles Maestro .- Hay una ancdota muy significativa que cuento como la viv y que da idea de la degradacin del PCE ya entonces.

Cuando se produjo el referndum de la OTAN en 1986, yo estaba en Talavera de la Reina, militando en la base y sin ninguna idea de lo que se coca en las alturas. Me dej la piel all ,como tantos militantes, consciente de que era un asunto clave en nuestra historia. Recuerdo que al saber que habamos perdido, all en la sede del PCE, enferm literalmente, de agotamiento y de tristeza.

Diez aos despus, cuando era diputada, supe que Ramn Tamames y algn otro tertuliano, dijeron en alguna radio que haba habido un "pucherazo" electrnico. A m, que nunca haba odo semejante cosa, me pareci que era importantsimo poder averiguar qu haba sobre ello. Cre y creo, que la prdida de ese referndum fue un mazazo ms en la larga historia de derrotas populares que pesa como una losa en el inconsciente colectivo y que, dadas las circunstancias en las que se produjo, cuando haba la esperanza fundada de que se poda ganar, era importante investigar. Recordaba que se tard mucho en dar los resultados definitivos. Me puse a ello.

Habl con Tamames, con Herrero de Min, e intent deshacer la madeja. Alguien me dijo que el pucherazo, relativamente fcil al tratarse de circunscripcin nica, se haba producido en Galicia. Ped al Ministerio del Interior y obtuve la informacin electrnica que se conservaba, pero de ella no se deduca nada. Habl con Gerardo Iglesias, entonces secretario general del PCE. Me dijo que algo haban sabido, pero que no haban hecho nada porque al haber pedido Alianza Popular la abstencin, y el PSOE el s, investigar "hubiera sido hacer la pinza". Me qued helada. La respuesta de quien era el mximo representante de PCE da una idea contundente de la falta de independencia ms denigrante y de la medida de la integracin de esta organizacin en el sistema. As mismo refleja el grado de intervencin y de debilidad poltica e ideolgica con la que surge IU.

La pregunta que cabe hacer es: habran hecho hoy el PCE e IU ante esas circunstancias, algo diferente de lo que el PCE no hizo entonces? Yo estoy segura de que no.

A.M.- Por un lado, Felipe Gonzlez rompi con una promesa electoral expresa; por otro lado, los medios de comunicacin se alinearon de manera grosera con las posiciones del gobierno. Yo recuerdo a El Pas recomendando en sus editoriales la confirmacin de la permanencia en la OTAN si ganaba el no en el referndum, argumentando que el referndum no era vinculante y que el parlamento verdadero depositario de la soberana- haba aprobado la integracin en la Alianza Atlntica. Supuso eso la ruptura de todo vnculo democrtico en los procesos electorales? Supuso tambin la consolidacin definitiva de Falsimedia como estructura orgnica de manipulacin informativa y fabricacin de opinin al servicio de los grandes poderes econmicos?

ngeles Maestro.- Lo que sucedi en torno al referndum de la OTAN fue uno de los mayores asaltos a la soberana popular que han sufrido los pueblos del Estado espaol. Se orquest un tremendo chantaje. Se utiliz la amenaza directa de golpe de estado, rememorando el 23 F y la vuelta a la dictadura, se levant el espantajo de la intervencin de EE.UU., la pregunta de quin gestionara el NO pervirtiendo la naturaleza de un ejercicio de democracia directa, todo ello desde la Presidencia del Gobierno.

Se clausur "La Clave" un espacio de TVE de gran audiencia, precisamente tras emitir un programa de debate plural y abierto sobre la OTAN. En cada pueblo, y eso lo viv en Talavera de la Reina, los esbirros del alcalde de turno del PSOE, salan armados con palos a amedrentar o a agredir a los que pegbamos carteles por el NO, los servicios municipales de limpieza arrancaban los carteles en plena campaa segn los pegbamos. La campaa institucional era abrumadora, mientras los Comits anti-OTAN no tenan ningn espacio. Se utiliz el poder como en los referndums de Franco. Se hizo lo que siempre ocurre en la democracia burguesa, se utilizan los mecanismos necesarios para aplastar a las organizaciones opositoras y el nivel de represin es, ni ms ni menos, que el necesario para conseguirlo.

Se instal, una vez ms, en el inconsciente colectivo, la idea de la derrota inevitable, de que no haba nada que hacer, la conciencia de la impotencia. Mxime cuando las supuestas grandes organizaciones no tenan la menor voluntad de dar la batalla en serio.

A.M.- Aos despus, Espaa participaba en la guerra de Yugoslavia que rompa toda la legalidad internacional: Sin autorizacin de la ONU pero siguiendo el espritu de la ONU, decan en aquel momentos sujetos impdicos como Solana. Qu supuso aquello? Que lugar ocupamos con la participacin en aquella guerra?

ngeles Maestro.- La guerra contra Yugoslavia supuso la ruptura con la literalidad del derecho internacional que la guerra de 1991 contra Iraq haba iniciado. Supuso la sustitucin de la ONU por la OTAN en una guerra en el corazn de Europa y la mayor evidencia de la supeditacin de la Unin Europea a EE.UU. El ataque ms brutal de la OTAN contra Yugoslavia coincidi con la puesta en marcha de la UE y del euro. En medio de los bombardeos contra el pueblo yugoslavo en 1999, tuvo lugar la Cumbre de Washington de la OTAN en la que se decidi que los pases del tratado Atlntico podan intervenir fuera de sus fronteras, se defini la guerra preventiva dos aos antes del 11 S ante amenazas a la seguridad en el acceso a los recursos energticos de los pases miembros, ante la utilizacin de armas de destruccin masiva de pases no miembros de la OTAN e incluso, ante migraciones masivas. Dos aos antes de la Estrategia de Seguridad de EE.UU. , se define, con la aquiescencia de los pases miembros, la guerra global permanente. Pero es preciso destacar que todo ello se produjo sin resistencia popular digna de mencin. En el estado espaol, la IU de Julio Anguita tuvo la decencia de oponerse, a diferencia del Partido Comunista de Francia, pero con gran oposicin interna.

El aparato meditico del imperialismo logr introducir en amplios sectores e la izquierda la consigna "Ni OTAN, ni Milosevic", reverdeciendo y apoyndose en un anticomunismo visceral y en la identificacin del gobierno yugoslavo con la exURSS, que impidi levantar un movimiento potente contra la agresin imperialista.

A.M.- Despus del 11-S, a la sombra de este atentado, Bush inicia su gran guerra mundial antiterrorista y hace pblico el documento estratgico fundamental: Nueva estrategia de Seguridad nacional de los EEUU, que define un orden internacional regido por la voluntad imperial de los EEUU. Inmediatamente despus de que Bush haya realizado un ejercicio perfecto del poder arbitrario definido en el documento la invasin de Iraq-, Solana presenta a la UE en la cumbre de Salnica un documento estratgico descaradamente igual al aprobado por el presidente de los EEUU. Qu significado tienen esto? Cmo funciona la estructura EEUU- OTAN- UE?

ngeles Maestro .- Todo cuadra en la estrategia imperial despus del 11S. Sin entrar analizar los datos concretos que apuntan en una direccin compatible con acciones previas como Perl Harbour o el hundimiento del Maine, y nada permite dudar, en la criminal historia de EE.UU., de que sus dirigentes se detengan ante nada en funcin de sus intereses. Lo que es evidente es que el 11S es utilizado por la maquinaria imperialista como el gran elemento legitimador de una estrategia de guerra antiterrorista sin precedentes contra los gobiernos y los pueblos que se enfrentan a sus intereses econmicos y contra las libertades y los derechos de su propio pueblo. El documento de Javi er Solana presentado en la Cumbre de Salnica, el alineamiento de los pases europeos de la OTAN incluida Espaa en la ocupacin de Afganistn, de la ex Yugoslavia o del Lbano, reflejan una estrategia imperialista comn. Cada cual juega su papel militar, de garanta a sus empresas en el reparto de los recursos y los beneficios, de cobertura meditica para mantener narcotizados a su pueblos.

El imperialismo de EE.UU y la UE, junto a sus instrumentos comunes la OTAN y el Consejo de Seguridad de la ONU, forman parte de un engranaje comn con tareas integradas bien definidas

Valga tambin para ilustrar esta afirmacin el hecho de que el gobierno Zapatero haya conseguido el rcord del mayor gasto militar de la historia en 2006 y que haya situado al estado a la cabeza de gasto en I+D militar de la OCDE, slo por detrs de EE:UU.

A.M.- Cul es la doctrina estratgica del estado espaol?

ngeles Maestro .- Desde que la dictadura de Franco, tan patriota ella, vendi la soberana militar con la instalacin de las bases de EE.UU. a cambio de su reconocimiento internacional principios de los aos 50, el lineamiento del estado espaol con el imperialismo yanki no ha hecho ms que reforzarse con todos y cada uno de los gobiernos de la "democ Castro (RR.II.Cuba) ([email protected]) racia".

La penetracin de la CIA en la jerarqua militar, poltica, de los medios de comunicacin, de los partidos polticos institucionales, ha sido avasalladora nunca mejor dicho-, como bien documenta el libro de Alfredo Grimaldos "La CIA en Espaa".

Los gobiernos del estado espaol del PP y del PSOE, la UE y su por ahora fracasado intento de Constitucin Europea representan el alineamiento del capitalismo europeo, a travs de la OTAN, con el imperialismo de EE.UU. para el expolio de los pueblos de Oriente Medio y del resto del mundo. Las contradicciones, que existen, slo expresan la competicin por el reparto de la tarta que su juega en el terreno estricto del grado de intervencin militar.

A.M. Qu diferencias hay entre la intervencin militar en Iraq que realiz Aznar y la intervencin militar en Afganistn que est realizando Zapatero?

ngeles Maestro .- La nica diferencia es la que la movilizacin popular impuso. El alineamiento ms estricto persiste. La presencia militar del ejrcito espaol se ha multiplicado en Afganistn, se ha colaborado de forma destacada en la ocupacin de Lbano, se participa en el criminal asedio de Palestina, ejerciendo el chantaje ms ignominioso sobre la voluntad poltica de su pueblo, se aumentan las relaciones econmicas privilegiadas y la compra-venta de armas con el gobierno sionista, se colabora decisivamente a travs de la OTAN en la escalada militar para el control del mediterrneo oriental y, como expresin concreta del alineamiento militar, el gasto en "defensa" del gobierno PSOE ha sido en 2006 el ms alto de la historia, 32 veces ms alto que el destinado a cultura.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter