Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2007

Bajo la ley israel, cualquiera puede ser definido como agente extranjero
Por qu me persigue Israel?

Azmi Bishara
CounterPunch

Traducido del ingls por Sinfo Fernndez


Soy un palestino de Nazaret, un ciudadano de Israel y, hasta el mes pasado, era miembro del parlamento israel.

Pero ahora, en un giro irnico reminiscencia del asunto Dreyfuss en Francia por el cual un judo francs fue acusado de deslealtad al estado-, el gobierno de Israel me est acusando de haber ayudado al enemigo durante la fracasada guerra de Israel contra el Lbano en el mes de julio del pasado ao.

Al parecer, la polica israel sospecha que pas informacin a un agente extranjero y que recib dinero a cambio. Bajo la ley israel, cualquiera un periodista o un amigo personal- puede ser definido como agente del extranjero por el aparato de seguridad israel. Tales acusaciones pueden condenarte a cadena perpetua e incluso a pena de muerte.

Las alegaciones son ridculas. Ni que decir tiene que Hizbollah el enemigo israel en Lbano- ha reunido de forma independiente ms informacin de seguridad sobre Israel que ningn miembro rabe de la Knesset podra posiblemente haberle proporcionado. Adems, a diferencia de los que estn en el parlamento israel que se han visto implicados en actos de violencia, yo nunca he usado la violencia ni he participado en guerras. En contraste, mis herramientas son la persuasin y el uso de la palabra en libros, artculos y discursos.

Esas falsas acusaciones, que rechazo y niego con toda firmeza, constituyen slo el ltimo de una serie de intentos de silenciarme a m y a otros que estn implicados en la lucha de los ciudadanos rabes palestinos de Israel para vivir en un estado que acoja a todos sus ciudadanos, no uno que garantice derechos y privilegios a los judos y se los niegue a los no judos.

En 1948, cuando se estableci Israel, ms de 700.000 palestinos fueron expulsados o huyeron atemorizados. Mi familia estaba entre la minora que escap a ese destino, permaneciendo sobre la tierra donde haban vivido siempre. El estado israel, establecido exclusivamente para judos, se embarc inmediatamente en la tarea de convertirnos en extranjeros en nuestro propio pas.

Durante los primeros dieciocho aos de estatalidad israel, nosotros, como ciudadanos israeles, vivimos bajo leyes militares con normas de paso que controlaban todos nuestros movimientos. Y tuvimos que contemplar cmo surgan las ciudades israeles judas sobre nuestros destruidos pueblos palestinos.

Hoy formamos el 20% de la poblacin de Israel. No bebemos agua en fuentes separadas ni nos sentamos en la parte de atrs de los autobuses. Votamos y podemos servir en el parlamento. Pero nos vemos obligados a enfrentar discriminacin legal, institucional e informal en todas las facetas de nuestras vidas.

Ms de 20 leyes israeles privilegian de forma explcita a los judos de los no judos. La Ley de Retorno, por ejemplo, garantiza la ciudadana automtica a los judos de cualquier parte del mundo. Sin embargo, a los refugiados palestinos se les niega el derecho a regresar al pas del que fueron forzados a marcharse en 1948. La Ley Bsica de la Dignidad y la Libertad Humanas la Carta de Derechos de Israel- define al estado como judo en vez de un estado para todos sus ciudadanos. De esa forma, Israel es ms un estado para los judos que vivan en Los Angeles o en Pars que para sus palestinos nativos.

Israel se define a si mismo como un estado de un grupo religioso particular. Cualquiera que est comprometido con la democracia admitir fcilmente que una ciudadana en igualdad no puede existir en condiciones tales.

La mayor parte de nuestros nios asisten a colegios no slo separados sino desiguales. Segn recientes encuestas, las dos terceras partes de judos israeles rechazaran vivir cerca de un rabe y casi la mitad no permitiran que un palestino entrara en sus hogares.

Es verdad que he levantado ampollas en Israel. Adems de hablar de los temas anteriores tambin he defendido el derecho del pueblo libans, y el del palestino en Cisjordania y en la Franja de Gaza, a resistir la ocupacin militar ilegal de Israel. No considero enemigos a quienes luchan por la libertad.

Esto puede molestar a los israeles judos, pero no pueden negarnos nuestra historia e identidad al igual que no podemos negar los lazos que les unen al mundo judo. Despus de todo, no fuimos nosotros, sino los judos israeles, quienes inmigraron a esta tierra. Se puede pedir a los inmigrantes que dejen su anterior identidad a cambio de una ciudadana en igualdad, pero nosotros no somos inmigrantes.

Durante mis aos en la Knesset, el fiscal general me acus de manifestar mis opiniones polticas (las acusaciones fueron desestimadas), presion para que mi inmunidad parlamentaria fuera revocada y busc sin xito descalificar a mi partido poltico para que no pudiera participar en las elecciones, todo ello porque creo que Israel debera ser un estado para todos sus ciudadanos y porque he hablado en contra de la ocupacin militar israel. El pasado ao, el miembro del gabinete Avigdor Lieberman un inmigrante de Moldavia- declar que los ciudadanos palestinos de Israel no tienen sitio aqu, que deberamos coger nuestros bultos y perdernos. Despus de reunirme con un dirigente de Hamas de la Autoridad Palestina, Lieberman pidi mi ejecucin.

Las autoridades israeles estn tratando de intimidar no slo a m sino a todos los ciudadanos palestinos de Israel. Pero no lo van a conseguir. No nos van a hacer inclinar la cabeza en vasallaje permanente en la tierra de nuestros antecesores ni van a amputar nuestros vnculos naturales con el mundo rabe. Nuestros dirigentes comunitarios se reunieron recientemente para publicar un anteproyecto para un estado libre de discriminaciones tnicas y religiosas en todas las esferas. Si volviramos ahora atrs en nuestro sendero hacia la libertad, condenaramos a las futuras generaciones a la misma discriminacin que hemos enfrentado durante seis dcadas.

Los estadounidenses conocen por nuestra propia historia de discriminacin institucional las tcticas que se utilizaron contra los dirigentes de los derechos civiles. Estas tcticas incluyen pinchazos telefnicos, vigilancia policial, deslegitimacin poltica y criminalizacin de la disensin mediante falsas acusaciones. Israel contina utilizando esas tcticas en una poca en la que el mundo no las tolera ya por ser incompatibles con la democracia.

Por qu entonces el gobierno de EEUU contina dando un apoyo total a un pas cuyas instituciones e identidad se basan en la discriminacin tnica y religiosa que victimiza a sus propios ciudadanos?

Enlace texto original en ingls:

http://www.counterpunch.org/bishara05042007.html

Sinfo Fernndez forma parte del colectivo de Rebelin y Cubadebate



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter