Portada :: Cuba :: ENTREVISTAS DE REBELIN
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-07-2003

Dilogo con Orlando Borrego, compaero y colaborador del Che en el Ministerio de Industrias
Che Guevara, lector de El Capital

Nstor Kohan
Rebelin


 Sobre el Che Guevara se han escrito muchas biografas. Muchsimas. La mayora de ellas tocan de odo y se sustentan en testimonios de terceros. En versiones o en reconstrucciones posteriores (algunas honestas y fidedignas, otras claramente tergiversadoras de los hechos histricos y abiertamente opuestas a la revolucin) cuya fuente son otras reconstrucciones previas. Relatos sobre relatos, en una multiplicacin infinita de espejos donde el Che Guevara se desdibuja en tanto material de disputa, de tironeo, de abierta manipulacin meditica. No importa tanto qu hizo, qu escribi, qu pens ni qu proyecto tena realmente el Che sino ms bien cmo se lo puede utilizar hoy para otros fines. Ese tipo de ejercicio est ms cerca de la propaganda ideolgica del sistema y de la construccin hegemnica de una cultura de la resignacin que de la rigurosa investigacin histrica.


De este modo se ha construido la leyenda negra de un Che Guevara salvaje, fro ejecutor, dspota, hombre de acero, fusilador sanguinario y cruzado del medioevo. En suma un ngel exterminador. Todas estas caracterizaciones pertenecen al ex funcionario de la administracin Menem, Mario Pacho O'Donnell, quien recientemente le ha dedicado a su figura una biografa mercantil, tramposamente titulada Che, la vida por un mundo mejor [Buenos Aires, Sudamericana, 2003]. En ese best seller comercial, O'Donnell se queja de la influencia de Guevara sobre la izquierda marxista continental, a la que habra conducido "hacia la violencia terrorista".

En ese mismo registro de sentido, a Guevara se le lleg a atribuir un "fundamentalismo terrorista", comparndolo sin ningn escrpulo ni reparo, con Bin Laden, como hizo el ensayista -supuestamente "progresista"- Jos Pablo Feinmann en el artculo "El Che y las Torres Gemelas" [Pgina 12, Buenos Aires, 8 de octubre de 2002]. Antes de ese articulo, el mismo Feinmann lo haba caracterizado como un "implacable jacobino", "un extremista", "un Superman con kryptonita en los pulmones", "un Jesucristo superstar" y hasta "un Principito de la izquierda", en su triste ensayo La sangre derramada [Buenos Aires, Ariel-Planeta, 1998]. En aquel texto, Feinmann remataba su visin "progresista" del Che -que tambin se expres en una promocionada obra de teatro- preguntndose, sin rubor en el rostro: "Quin puede no pensar que Ernesto Guevara es uno de los grandes responsables [sic] de las masacres de nuestro continente?".

La lista de exabruptos, manipulaciones, tergiversaciones, frivolidades, superficialidades y desconocimientos histricos podra complementarse con miles de ejemplos similares. De bigrafos argentinos o tambin de otras latitudes, entre los que se destaca el inefable funcionario estatal mexicano Jorge Castaeda.

Muchos de ellos, no slo intentan manipular la figura del Che para oponerlo artificialmente a Fidel, para atribuir su asesinato en Bolivia a una supuesta "inclinacin al suicidio" o para explicar su internacionalismo militante a partir de oscuras e insondables enfermedades psicolgicas. Al mismo tiempo, el coro de todos estos apologistas menosprecia al unsono, con voz monocorde, la propia formacin terica del revolucionario argentino. A regaadientes, llegan a conceder que "ley mucho" pero, invariablemente, dejan flotando la idea de que el Che Guevara era un simple diletante y un marxista improvisado, lo cual explicara -siempre segn la opinin de estos bigrafos bienpensantes- sus "fracasos polticos y econmicos".

No casualmente, en todas las biografas -incluyendo en este rubro hasta aquellas que simpatizan con el biografiado, ms honestas que las de O'Donnell, Feinmann o Castaeda- apenas se dedican unos poquitos renglones a mencionar los estudios tericos del Che. Llama poderosamente la atencin que biografas de casi 1.000 pginas (tan gordas como la gua de telfonos) despachen la polmica terica sobre la ley del valor y las categoras mercantiles en la transicin al socialismo en menos de media pgina, mientras invierten no ms de dos renglones en mencionar -si es que llegan a mencionarlos- los seminarios de estudio a los que el Che les dedic aos de su vida militante.

En el fondo, ese tipo de tratamiento reposa en un axioma implcito: el Che fue el Chea pesar de sus ideas, a pesar de su concepcin del mundo y a pesar de su ideologa poltica.

Orlando Borrego Daz no supo del Che Guevara a partir de lo que sobre l dijeron las agencias de noticias norteamericanas, los expedientes de la CIA recientemente desclasificados o los ensayos de algn escritor europeo que se dign a escribir sobre Amrica Latina para lavar culpas de conciencia. Tampoco se puso a escribir sobre el revolucionario argentino porque una editorial comercial le ofreciera una abultada suma de billetes para confeccionar, en un par de meses y a todo galope, un best seller biogrfico, de venta rpida en supermercados y shoppings. Un texto simple, de degustacin efmera, para leer en la playa o en la cola de la peluquera.

Orlando Borrego (quien naci en Holgun, Cuba, en 1936) lo conoci al Che de primera mano. Fue su compaero de lucha y militancia, su principal colaborador y su amigo personal durante muchos aos. En pocas insurreccionales, perteneci al Ejrcito Rebelde y combati en la Columna 8 "Ciro Redondo" que diriga el mismo Che. Ms tarde, en tiempos de las clebres polmicas econmicas y polticas sobre el desarrollo estratgico de la revolucin cubana, fue su principal asistente en el Ministerio de Industrias y su compaero de estudios tericos. Finalmente, fue el impulsor y animador de la compilacin ms completa hasta hoy existente sobre la obra, los escritos, las cartas y los discursos del Che, que Borrego -con la colaboracin de Enrique Oltusky- realiz desde el Ministerio del Azcar, cuando el Che todava estaba vivo (preparando su participacin internacionalista en otras tierras del mundo).

Borrego acaba de publicar en Argentina dos libros fundamentales: Che Guevara, el camino del fuego [2001] y Che, recuerdos en rfaga [2003]. Ambos han sido editados por la editorial Hombre Nuevo.

En el primero de los libros, Borrego nos introduce al laboratorio mental del Che, en los tiempos tempranos de la transicin socialista. De la mano del autor vamos conociendo, palmo a palmo, cada una de las tareas que la joven revolucin cubana y su principal dirigente, Fidel, le encomendaron al Che Guevara: el papel de la nacionalizacin de las grandes empresas capitalistas, los desafos de industrializar en forma acelerada un pas subdesarrollado y tradicionalmente atado a los monopolios norteamericanos, la batalla por el trabajo voluntario y los incentivos morales y la difcil tarea de continuar en forma permanente e ininterrumpida una revolucin que se inicia. Ya no slo con el fusil al hombro, sino tambin desde el naciente Ministerio de Industrias. En El camino del fuego Borrego nos va explicando las posiciones del Che en el debate terico en el que fraternalmente polemizaron los partidarios del Clculo Econmico (CE) con los del Sistema Presupuestario de Financiamiento (SPF).

Los primeros, encabezados por Carlos Rafael Rodrguez, Alberto Mora, Marcelo Fernndez Font y Charles Bettelheim, propiciaban y defendan un proyecto poltico de socialismo mercantil, con empresas gestionadas en forma descentralizada y con autarqua financiera, compitiendo e intercambiando con dinero sus respectivas mercancas en el mercado. En cada una de las empresas predominaba el estmulo material. La planificacin, sostenan los seguidores del Clculo Econmico, operaba a travs del valor y el mercado. Ese era el camino principal elegido y promovido en aquellos aos por los soviticos.

Los segundos, encabezados por el Che Guevara, y acompaados por Luis lvarez Rom y Ernest Mandel, entre otros, cuestionaban el matrimonio de socialismo y mercado. Defendan un proyecto poltico donde planificacin y mercado son trminos antagnicos. El Che pensaba que la planificacin era mucho ms que un mero recurso tcnico para gestionar la economa. Era la va para ampliar el radio de racionalidad humana, disminuyendo progresivamente las cuotas de fetichismo en las que se sustentaba la creencia en una "autonoma de las leyes econmicas". Los partidarios del Sistema Presupuestario propiciaban la unificacin bancaria de todas las unidades productivas, con un presupuesto nico y centralizado, entendidas todas ellas como partes de una gran empresa socialista (integrada por cada una de las unidades productivas particulares). Entre fbrica y fbrica de una misma empresa consolidada no haba compraventa mediada por el dinero y el mercado, sino intercambio a travs de un registro de cuenta bancaria. Los productos pasaban de una unidad productiva a otra sin ser mercanca. El Che y sus partidarios, promovan e impulsaban el trabajo voluntario y los incentivos morales como herramientas privilegiadas -aunque no nicas- para elevar la conciencia socialista de los trabajadores.

En El camino del fuego Borrego, con gran pedagoga y mltiples ejemplos cotidianos, va mostrando al lector la complejidad de todo el planteo del Che. No slo terico sino tambin prctico. La frutilla de este primer libro est dada por su ltimo captulo, aquel donde Borrego intercala y comenta un texto fundamental hasta ahora indito del Che: los cuadernos elaborados en Praga. En ellos Guevara, al ao siguiente de la polmica econmica de 1963 y 1964 (entre fines de 1965 y comienzos de 1966), somete a dura crtica el Manual de Economa Poltica oficial en la Unin Sovitica. All llega a la explosiva y "hertica" conclusin -ms de dos dcadas antes de Mijail Gorvachov- que la URSS est regresando al capitalismo En Recuerdos en rfaga, el segundo texto de Borrego, el autor nos pinta un fresco donde emerge en el primer plano el Che cotidiano, su relacin con los amigos, con los compaeros de militancia y de estudio, con los colaboradores del Ministerio de Industrias, con los trabajadores y con todas las personas que lo rodearon, lo quisieron y lo siguen queriendo. Borrego incursiona en muchsimos aspectos de la vida ntima de Guevara. No en lo que atae a la vida sexual -destacada por O'Donnell en forma completamente pacata, y al mismo tiempo tratada con frivolidad y ligereza, para vender ms y obtener ms dinero con su apurada biografa- sino la intimidad de la vida cotidiana. Aquella faceta de su vida donde el lector encuentra a un Che humano, demasiado humano. Un Guevara que se muestra tal cual es, como uno ms de nosotros. Una persona que ama a su pueblo y a todos los pueblos del mundo, que se esfuerza por luchar y por mejorar, que quiere a los animales y los malcra, que hace bromas y jodas con sus compaeros de trabajo, que extraa el asado e incursiona en la irona argentina, que se re y mucho con sus amigos, que se gana el respeto de sus pares y el amor de su pueblo poniendo el cuerpo propio en aquello que predica: una moral comunista.

En este segundo libro, Borrego nos acerca un Guevara que baja del cuadrito y del pster en la pared para sentarse al lado nuestro y hablarnos cara a cara, interpelndonos de frente, pero no desde una pose fra de almidn, impostada y artificial, all, lejos de todos nosotros, sino desde la vida cotidiana. Esa vida que l supo exprimirla hasta borrar las tonalidades grises con que suele teirla la rutina burguesa del capitalismo.

Despus de transitar ambos libros, no se llega a una nica conclusin. Cada lector y cada lectora extraern las suyas. Pero, ms all de los matices y los mltiples ngulos de lectura, es casi seguro que quien los lea, querr al Che todava ms que ahora. Ernesto Guevara se vuelve ms entraable de lo que ya era.

El siguiente dilogo con Orlando Borrego -testigo directo de todo este asunto- trata de profundizar en aquel aspecto del Che Guevara tantas veces silenciado, soslayado, desconocido u "olvidado" por las numerosas biografas: los estudios del Che. El Che como un intelectual revolucionario. Sus lecturas sistemticas, sus seminarios semanales, sus reuniones bimestrales, su preparacin cultural como dirigente poltico y su proceso de formacin terica. El Che intentando diariamente superarse a s mismo a travs del esfuerzo, no slo fsico sino tambin de aprendizaje. En suma: el Che que lleg a ser quien fue precisamente por las concepciones, las ideas y los valores que am y por la voluntad que puso en llevarlos a la prctica, poniendo en juego, incluso, hasta su propia vida.

Nstor Kohan: Cundo comenz en Cuba el crculo de estudios sobre El Capital de Carlos Marx, a cargo del profesor Anastasio Mansilla?

Orlando Borrego Daz: En 1961, cuando recin se cre el Ministerio de Industrias. Ya se haba terminado el primer seminario sobre El Capital en el Consejo de Ministros, reunido probablemente ya a fines de 1960. Anastasio Mansilla no fue a Cuba para el seminario del Ministerio de Industrias. ste fue un segundo seminario. Mansilla fue a Cuba para un seminario previo con un grupo de compaeros del Consejo de Ministros, donde estaba Fidel, el Che, Regino Botti -el de la Junta Central de Planificacin- y tres o cuatro ministros ms. Los ms interesados en ese tema.

N.K.: Carlos Rafael Rodrguez tambin estaba en ese primer seminario?

O.B.D.: S, Carlos Rafael tambin estaba.

N.K.: Blas Roca?

O.B.D.: No, Blas Roca no estaba. Blas Roca estaba metido en problemas de su partido, el Partido Socialista Popular, pero no estaba en este seminario sobre El Capital.

N.K.: Cunto dur el primer seminario, el del Consejo de Ministros?

O.B.D.: Dur corto tiempo. Haba muchas interrupcionesimagnateel Consejo de MinistrosFidel permanentemente movilizado y todo eso.

N.K.: Mansilla fue a dar clases a Cuba sobre El Capital por su propia cuenta o alguien le pidi?

O.B.D.: Lo que sucedi fue que Cuba le pidi al partido sovitico que enviara a alguien, a un profesor, para hacer un seminario sobre economa poltica.

N.K.: Por qu ellos, los soviticos, seleccionaron a Anastasio Mansilla?

O.B.D.: Porque Mansilla estaba como profesor de El Capital en la Universidad de Lomonosov, en la Unin Sovitica. Y adems, Mansilla tena la particularidad que hablaba perfectamente el espaol, porque haba nacido en Espaa y sus padres lo enviaron como a muchos nios espaoles de la Repblica a la Unin Sovitica por miedo a que los franquistas los mataran. Entonces Mansilla dirigi el primer seminario del Consejo de Ministros, donde adems estaba Fidel como alumno. Y tambin el Che. Los dos, Fidel Castro y el Che Guevara, fueron sus alumnos ms "difciles". l mismo, Mansilla, me lo cont. Fidel y el Che estudiaban duro, estudiaban mucho Fidel, el Che y Carlos Rafael Rodrguez ya tenan formacin marxista. Botti, el de Economa, otro de los miembros de ese primer seminario, haba estudiado en Harvard, en Estados Unidos. Pero buenosupongo que tambin tena sus nociones sobre El Capital. T sabes que El Capital se daba en las universidades norteamericanas y en Cuba tambin, pero era slo "un bailecito", es decir, algunos pequeos pasajes, pero nada ms. No se lea a fondo.

N.K.: Qu edicin de El Capital utilizaban para estudiar?

O.B.D.: La edicin de Fondo de Cultura Econmica.

N.K.: La traduccin de Wenceslao Roces?

O.B.D.: Esa misma.

N.K.: En el ao 1965 Mansilla publica en Cuba un trabajo sobre la teora marxista de la acumulacin en El Capital de Marx [Anastasio Mansilla: Comentarios a la seccin sptima del Tomo I de El Capital . La Habana, Publicaciones Econmicas, octubre de 1965]. Cmo fue la ancdota donde Fidel discute con Mansilla sobre este tema de la acumulacin?

O.B.D.: Yo no estuve presente en esa discusin. Pero me lo cont personalmente el mismo Mansilla cuando estuve en Mosc a fines de los aos '70 haciendo un doctorado en economa. All volv a ver a Mansilla y volv a estudiar con l El Capital. Yo quera que Mansilla me explique el sistema de contradicciones en El Capital. Era una pregunta que seguro me iban a hacer en el examen para ingresar al doctorado. Eran cuatro exmenes: filosofa, El Capital, la especialidad que t fueras a estudiar en economa y el idioma. En el examen sobre El Capital Mansilla me ayud a estudiar, tremendamente. Entonces, en esas noches fras de Mosc, l me cont algunas ancdotas del primer seminario sobre El Capital, cuando el Che y Fidel fueron sus alumnos.

Resulta que cuando estn estudiando en el primer seminario sobre El Capital , el del Consejo de Ministros, al terminar una de las clases, Fidel, con mucho respeto, le dice a Mansilla: "profesor Mansilla, hay un error en El Capital". No era un error de Marx, sino de la traduccin al espaol. Era un error en la traduccin de una de las frmulas de la reproduccin ampliada, del segundo tomo de El Capital . Y entonces Mansilla le responde: "No, comandante. Usted est equivocado. Yo llevo muchos aos estudiando El Capital, soy profesor en la materia y le puedo asegurar que no hay ningn error en este pasaje". Entonces Fidel se va. Luego vuelve e insiste. Y Mansilla le vuelve a decir que no, que no hay un error. Entonces, a la tercera vez Fidel vuelve y le dice: "Mire profesor, ste es un pedido personal. Como usted no quiere convencerse que hay un error, cuando usted vaya para su casa, lo revisa, o si quiere aqu mismo" -esto estaba sucediendo en el palacio presidencial- "usted se puede quedar en un despacho, se concentra y lo puede revisar". Entonces Mansilla se va a su casa y encuentra despus de varias horas que s, que haba un error. Cuando vuelven al prximo encuentro le dice a Fidel: "Comandante, vea, s, tiene usted razn: aqu hay un problema en la traduccin al espaol de esta edicin". Entonces Mansilla me cuenta que Fidel, como alumno suyo, estaba de lo ms satisfecho. Por eso Mansilla me deca que Fidel era un "alumno difcil", cuestionador.

N.K.: Cmo se decidi hacer el seminario sobre El Capital en el Ministerio de Industrias?

O.B.D.: Bueno, cuando termina el seminario en el Consejo de Ministros, el Che le pide a Mansilla si l puede volver a dar el seminario en el Ministerio de Industrias con el equipo que el Che quera que estudiara. Y Mansilla le responde que por l, encantado de la vida. Pero que haba venido a Cuba slo por una temporada de seis meses. Entonces el Che arregl con los soviticos que Mansilla pasara ms tiempo en Cuba. Fueron dos aos ms.

N.K.: En el intermedio Mansilla volvi a Mosc?

O.B.D.: S, volvi a Mosc y luego regres a Cuba a vivir con su familia. Entonces se le ubic una casa y ya Mansilla organiz el seminario nuestro, para el Ministerio de Industrias.

N.K.: Quines participaron de este segundo seminario sobre El Capital ?

O.B.D.: Estaban el Che, Enrique Oltusky (que trabajaba con nosotros en el Ministerio), Francisco Garca Valls (que era del partido comunista, despus fue ministro de Finanzas en Cuba, embajador en el CAME), Mario Zorrilla (otro viceministro), Juan Manuel Castieira (otro viceministro), Luis lvarez Rom y yo.

N.K.: Luis lvarez Rom luego participa del debate de 1963 y 1964 sobre la ley del valor?

O.B.D.: S, exacto. Luis lvarez Rom haba sido el director de Contabilidad y Finanzas de nuestro ministerio, haba tenido una consultora sobre contabilidad en Cuba y era un hombre que dominaba muy bien la parte econmica prctica pero no tena conocimientos de El Capital, aunque haba ledo algunas cosas. lvarez Rom fue uno de los ms dedicados a apoyar al Che en el Sistema Presupuestario de Financiamiento. De tal manera que ya cuando el Sistema Presupuestario de Financiamiento toma auge se decide nombrarlo ministro de Hacienda. Entonces se llamaba Hacienda y no Finanzas, como se le denomina ahora. lvarez Rom ayuda a armar la parte prctica del Sistema Presupuestario. Fue un hombre que ayud al Che identificado mucho con l. Y entonces se puso a estudiar intensamente El Capital, lo cual ayud mucho.

N.K.: Cunto tiempo dur este segundo seminario sobre El Capital, el del Ministerio de Industrias?

O.B.D.: Aproximadamente un ao.

N.K.: Qu leyeron de El Capital?

O.B.D.: Todo El Capital, lo lemos completo.

N.K.: Cada cunto tiempo se reunan?

O.B.D.: Era un da por semana. Nos reunamos los jueves a eso de las ocho y media o nueve de la noche y duraba toda la noche. Muchas veces amanecimos estudiando en la madrugada.

N.K.: Cul era el mtodo de estudio con el que discutan El Capital ?

O.B.D.: T no conociste a Mansilla? No estudiaste con l?

N.K.: No, no lo conoc.

O.B.D.: Mira, Mansilla tena un buen mtodo de estudio. El mtodo que utilizbamos era de Mansilla. l nos daba un captulo por vez

N.K.: Cada jueves estudiaban un captulo de El Capital?

O.B.D.: No siempre. Porque el captulo sobre la teora del valor, el captulo primero del tomo uno de El Capital lo abordamos durante varias semanas. La idea de Mansilla era que si dominbamos el primer captulo y luego llegbamos a lo de la plusvala, de all para adelanteacumulacin y reproduccin ampliada, entendamos todo. Mansilla hizo mucho pero muchsimo nfasis en la teora del valor. Con muchsimo rigor. Por ejemplo, Mansilla nos daba "De un captulo hasta aqu". Y eso se distribua entre nosotros. El mtodo de Mansilla consista en que nos asignaba un captulo a cada uno. Entonces ese captulo haba que estudiarlo durante toda la semana y en la prxima se empezaba a discutir. Tenas que hacer una exposicin del captulo y discutirlo entre todos.

N.K.: Ustedes se distribuan los captulos a estudiar?

O.B.D.: S, al Che le tocaba una semana, a m me tocaba otra, y as de corrido. Por supuesto que el ms destacado de todo ese ejercicio era el Che. Porque l tena ms preparacin que todos nosotros. Nosotros, prcticamente, recin empezbamos a estudiar economa poltica. No tenamos idea. Yo era contador. Yo haba ledo cosas muy simples, muy de manual, como un texto de Blas Roca o un manualcito de economa poltica de un tal P.Nikitin, que nos llegaba de la Unin Sovitica. Eran muy pobres As empezamos!.

Entonces ese era el mtodo de Mansilla. Tena mucho rigor. Exiga mucho. Tanto en la exposicin que traamos preparada y estructurada como en la discusin. En eso el Che tambin nos ense mucho. l tena una lapicera con varios colores. El Che siempre traa el libro marcado con cada color, segn la importancia del tema que se tratara y despus tambin traa notas. Todo muy riguroso. Y empezamos a intentar imitar al Che en la profundidad del estudio, tal como l haca.

N.K.: Cmo eran las discusiones de ese seminario?

O.B.D.: Bueno, fjate, no era un tipo de discusiones como las clsicas de la enseanza convencional y eso tambin suceda por la falta de formacin que haba. La dinmica consista en discutir, por ejemplo, cuota de ganancia. O tambin discutir qu es una mercanca. Entonces primero haba que entender la cuestin terica. Pero la discusin siempre iba hacia lo prctico. Cmo aplicar ese conocimiento a Cuba? El nuestro era un sistema distinto, no iba a tener el sistema de mercado, entonces haba que pensar muy bien si se aplicaba y cmo este tipo de categoras. Eso nos desgastaba mucho. Los participantes queran sacar recetas prcticas de toda la discusin. Y sacar recetas prcticas de El Capital no es nada fcil. Porque Marx no nos dijo cmo se iba a hacer el socialismo. Cuando le preguntaron a Marx, l respondi: "No, yo no soy cocinero para elaborar recetas para el futuro". l dijo y demostr cientficamente cmo destruir el capitalismo o cmo se desarroll el capitalismo hasta pasar al socialismo a travs de todo un sistema de contradicciones del capital. Entonces eso provocaba entre nosotros largas discusiones para que la gente entendiera la teora y ver cmo se aplicaba en la prctica.

N.K.: Adems de economa, Mansilla saba de filosofa? Tena otra formacin que complementara lo de economa?

O.B.D.: S, saba de filosofa. No digo que fuera un filsofo, pero saba. Era un hombre que estudiaba mucho. Y tena otra cosa muy importante. Tena una actualidad muy grande de datos sobre el fenmeno del capitalismo mundial. Muchos datos. Estadsticas. Entonces cuando analizbamos, por ejemplo, el crecimiento, l tena los datos precisos de Estados Unidos, Inglaterra, Francia, etc. Tena mucha informacin. Eso ayudaba mucho. Y adems tena todo el bagaje de la Unin Sovitica, cmo haba sido, cuando empez Lenin, el "desaguizado" aquel que no se entenda bienhasta llegar a la NEP [Nueva Poltica Econmica, impulsada por Lenin a partir de 1921] y todo eso lo tena muy sabido y estudiado. Mansilla era realmente un gran profesor. Fjate qu profesor era que cuando termin en Cuba y triunfaron los angolanos en su lucha de liberacin en frica, Mansilla se fue de profesor del presidente de Angola y de los cuatro o cinco principales generales angolanos. l fue profesor de ellos, tambin. En ese grupo de estudios de Angola, el presidente de Angola haca de auxiliar de Mansilla en las clases que ste dictaba. Lo ayudaba a borrar la pizarra. Siempre lo recuerdo como un tipo muy humilde.

N.K.: Qu relacin tenan ustedes con Mansilla? Cmo era el trato cotidiano?

O.B.D.: En el crculo nuestro lo respetbamos mucho. Todo el mundo, todos nosotros nos dirigamos a l como "Mansilla". Enrique Oltusky discuta con l, se peleaba mucho, le deca cosas, la discusin se pona muy brava [con mucho enojo]. Entonces el Che lo atajaba a Oltusky, lo pateaba por debajo de la mesa para frenar las peleas.

N.K.: Cmo fue aquella ancdota donde el Che y Oltusky se pelean con Mansilla sobre Nikita Kruschev y los soviticos?

O.B.D.: La discusin surge porque ya el Che consideraba que se estaban produciendo errores en la Unin Sovitica. Sobre todo en la introduccin de las teoras capitalistas dentro del sistema socialista. El Che pensaba que eso iba a minar el sistema por dentro. El Che insista en eso, en sus crticas a los soviticos y Mansilla los defenda. Mansilla trataba de defender siempre a ultranza a "su querida Unin Sovitica". En eso era ciego!. Que no le toquen a la Unin Sovitica!. Nosotros siempre atribuamos esa actitud a que Mansilla era apenas un nio de nueve aos cuando se fue de Espaa. Sus paps, como muchos otros padres espaoles, lo mandaron para la Unin Sovitica pensando que los fascistas los iban a matar durante la guerra civil. Entonces, a todos esos muchachos, Stalin los aloj en lugares seguros. Estaban en dificultades econmicas muy fuertes. Les otorg cierta cuota alimentaria superior, escuelas. Realmente los trat extraordinariamente. Se fueron desarrollando. Algunos de estos muchachos se hicieron economistas, otros ingenieros,

N.K.: Entonces Mansilla mantuvo esa fidelidad a la Unin Sovitica

O.B.D.: Una fidelidad a ultranza!. Y si le criticaban a Nikita Kruschev, mantena un respeto total

N.K.: Y si le criticaban a Stalin?

O.B.D.: Reconoca "algunos errores" de Stalin, pero no era tampoco, para nada, inconsecuente con su lnea de respeto A Len Trotsky s lo criticaba mucho.

N.K.: Cmo fue entonces la discusin del Che y Oltusky con Mansilla?

O.B.D.: El Che estaba discutiendo muy fuerte con Mansilla. Hacindole muchas crticas a los soviticos y al papel que estaba jugando Nikita Kruschev. Por eso Mansilla deca que el Che, como Fidel, tambin era un "alumno difcil". El Che le discuta mucho. En eso la discusin iba subiendo de tono. Enrique Oltusky quera intervenir. El Che lo pateaba por debajo de la mesa para que aquello no pasara a mayores. Oltusky no aguant ms y le dijo a Mansilla: " No joda ms, Mansilla!" y a continuacin le dijo que lo de Kruschev era algo pusilnime, muy miedoso, con un insulto que solemos utilizar los cubanosEntonces Mansilla, muy bravo [enojado] le contesto: "Altusky", porque nunca lleg a llamarlo Oltusky, "yo no jodo machos" y entonces hizo toda una defensa de la URSS y de Kruschev. Cuando termin la clase, el Che lo reprendi a Oltusky por haber largado ese exabrupto. Oltusky no le hizo caso y volvi a reafirmar el insulto hacia Kruschev. Finalmente, todo termin a las risas entre el Che y Oltusky cuando el Che cerr la discusin fraternal con una broma.

N.K.: Si Mansilla tena una fuerte formacin sobre la historia sovitica, cuando discutan sobre la NEP [Nueva Poltica Econmica] y las polmicas bolcheviques de los aos '20 sobre la acumulacin socialista, alguna vez se refera a Eugenio Preobrazhensky y a su obra La nueva economa [1926]?

O.B.D.: S, despus nos estudiamos la obra de Preobrazhensky completa.

N.K.: La estudiaron junto con Mansilla o solamente entre ustedes?

O.B.D.: La estudiamos entre nosotros. Mansilla hablaba de Preobrazhensky con bastante rechazo. l sugera que Preobrazhensky era un "revisionista". A Preobrazhensky lo empezamos a conocer por va Mansilla, pero muy ligeramente. Mansilla no llev textos de Preobrazhensky. Se refera a l sin textos. Despus nos conseguimos los libros de Preobrazhensky y lo estudiamos directamente.

N.K.: El Che ley a Preobrazhensky? Porque sus planteos se parecen bastanteno?

O.B.D.: Bueno, Preobrazhensky planteaba cosas parecidas, en algunos aspectos. Que se construyera un sistema donde no se incluyeran los elementos de mercado. Tambin la idea de que en una primera etapa haba que centralizar mucho, porque en aquel inmenso pas con pocas comunicaciones haba que centralizar. Preobrazhensky insista mucho con esa tesis. Claro, no era ni mucho menos el planteo del Che. Pero tienen muchas cosas similares.

N.K.: Incluso Preobrazhensky tambin fue un crtico de la NEP, al igual que el Che

O.B.D.: Preobrazhensky fue un crtico fuerte de la NEP!. Hasta que "lo volaron"lo mataronporque ya all, el que se enfrentaba a Stalin, Stalin lo matabaEsas fueron de las cosas negras de Stalin.

N.K.: Entonces el Che lleg a leer La nueva economa de Preobrazhensky?

O.B.D.: S, s, s. La ley, y todo eso, como un auxilio...Como tambin estudi a Trotsky, se lo ley completo. El Che y todo un grupo de nosotros.

N.K.: Qu libros de Trotsky ley?

O.B.D.: Bueno, las cosas originales de Trotsky y despus empezaron a salir los tres tomos de Isaac Deutscher: El profeta armado, El profeta desarmado y El profeta desterrado. Se los ley al detalle. El Che ley incluso hasta de los ltimos libros de Trotsky, aquel libro que no termin l sino su mujer en Mxico.

N.K.: Esos tomos estn en la biblioteca personal del Che en La Habana.

O.B.D.: S, s, al Che algunos lo acusaban de trotskista. Pero en Cuba a Trotsky se lo consideraba como uno de los dirigentes principalesdespus de Lenin, Trotsky. As lo consideraba la gente culta. Por ejemplo Ral Roa, que era una persona culta.

N.K.: A Ernest Mandel lo lean?

O.B.D.: Mucho! Adems Mandel fue a nuestro pas y estuvo con nosotros un tiempo en Cuba.

N.K.: Mandel form parte de estos seminarios sobre El Capital?

O.B.D.: No, no form parte. Pero Mandel fue con sus libros, se hizo amigo del Che, se hizo amigo mo, entonces hacamos conversaciones largas

N.K.: Ustedes hablaban con l en espaol?

O.B.D.: S, l hablaba espaol. Mandel era un hombre muy bien formado, acadmicamente. No era ningn tonto. T llegaste a conocer personalmente a Mandel?

N.K.: Solamente llegu a escucharlo cuando vino a Buenos Aires a principios de los aos '90 a dar una serie de conferencias. Ya estaba muy viejito. No poda siquiera caminar sin que lo ayudaran.

O.B.D.: Nosotros lo conocimos muy bien. Mandel era polmico, pero con mucho tacto. El Che hizo buena relacin con Mandel. Lo que pasa es que el Che evoluciona y va entendiendo todo lo de Trotsky. l pensaba que Trotsky haba ido "apagndose" hacia el final de su vida, porque llega un momento en que su odio hacia Stalinque tiene sus razones, no?...en parte lo van transformando en un enemigo de la Unin Sovitica. No de Stalin, sino de la Unin Sovitica. Hacia el final de su vida lo haba de algn modo cegado su odio personal contra Stalin, que era justificado, por cierto. Pero estaba como "loco". Es que le haban tomado a su hijo presoy otras tragedias por el estilo, lo que lo condujeron a un odio visceral y personal que de alguna manera lo cegaba. En la historia de la revolucin rusa, de la revolucin bolchevique, l haba sido casi un protegido de Lenin, tena una historia muy valiente, estuvo preso, se escap de la prisin, subvirti a los soldados que lo tenan preso! Fjate t qu personalidad! Y luego de escaparse, logra llegar y empieza la batalla por armar los sovietsEl verdadero tipo de accin que arm los soviets en San Petersburgo fue l. Lenin entra ya con eso organizado.

N.K.: Vos dijiste que Mandel llev sus libros a Cuba. Cules? El Tratado de economa marxista?

O.B.D.: Ese mismo. Lo lemos todo, completo. Lo lemos con sus matices. Mandel le tiraba mucho a Lenin.

N.K.: En qu sentido decs que "le tiraba"?

O.B.D.: Lo digo en el sentido en que Mandel no estaba tan de acuerdo con Lenin, se apoyaba ms en Trotsky. Por otra parte, Mandel criticaba mucho la NEP, por eso en ese punto haba un acercamiento entre lo que deca Mandel y lo que deca el Che.

N.K.: En qu ao estuvo Mandel en Cuba?

O.B.D.: En 1963-1964.

N.K.: Tambin estaba Charles Bettelheim?

O.B.D.: En esa etapa de la polmica tambin estaba Bettelheim.

N.K.: El Che tuvo relacin personal con Bettelheim?

O.B.D.: S, tuvieron relacin personal. Se escribanPero la polmica con Bettelheim fue muy "elegante", digamos. Fue una polmica "fina". El Che le mandaba cartas. Le deca: "Profesor: en esto no estamos de acuerdo con usted". En el nivel acadmico Bettelheim era refinado, menos polmico, y defenda siempre la idea del clculo econmico. Insista con la idea de que lo del Che era puro idealismoque la va que planteaba el Che acerca del desarrollo de las fuerzas productivas con la conciencia, que eso no caminaba. Haba que llegar, a travs del desarrollo de las fuerzas productivas, a alcanzar un alto nivel de vida y cuando el hombre estuviera satisfecho con todas sus necesidades, entonces adquirira la conciencia! [risas].

N.K.: Bettelheim era militante del Partido Comunista Francs?

O.B.D.: S, del PC francs.

N.K.: Bettelheim adems estuvo en Rusia?

O.B.D.: S, tambin estuvo en Rusia.

N.K.: Bettelheim haba estado all, en la Unin Sovitica, en 1936 para estudiar los problemas de la economa. Particip en la planificacin sovitica?

O.B.D.: Eso no lo s o por lo menos no lo recuerdo.

N.K.: En algunos escritos pedaggicos de Mansilla [Apuntes para el estudio de El Capital de Carlos Marx. Mimeo], cuando l desarrolla la teora del valor y explica los primeros captulos de El Capital, habla crticamente de "algunos filsofos franceses". Mansilla les cuestiona su negacin a aceptar que el captulo primero de El Capital hable de la historia y no slo de la lgica. Es decir que estos "filsofos franceses", que a l no le gustaban, plantean el valor como una abstraccin lgica. En esa argumentacin Mansilla sostiene que lo mercantil "exista antes que el capitalismo y perdura incluso durante un perodo despus que el capitalismo es derrotado por la revolucin, en la sociedad socialista". A quin se refera Mansilla cuando criticaba a estos "filsofos franceses"? A Louis Althusser?

O.B.D.: S, s, seguro que esa referencia es sobre Althusser, aunque no se lo nombre. El tema de Althusser sala mucho en las discusiones con el Che.

N.K.: Qu opinaba el Che Guevara sobre Althusser?

O.B.D.: l opinaba que Althusser estaba completamente "fuera de foco". En aquella poca nos lemos los textos de Althusser, como tambin nos lemos los textos de Herbert Marcuse.

N.K.: El Che haba ledo a Marcuse?

O.B.D.: S, lo ley y despus yo, dentro de mi crculo de lecturas, organic el estudio de Marcuse y ah se arm una bronca del carajo [risas]. Ya exista en esa poca la revista Pensamiento Crtico. Entonces lemos El hombre unidimensional completo. Entre los dos, entre Marcuse y Althusser, yo prefera a Althusser.

N.K.: El Che tena un ejemplar de Pour Marx [traducido al espaol por Marta Harnecker con el ttulo La revolucin terica de Marx] y en el captulo sobre "Marxismo y humanismo" el Che le haba escrito en los mrgenes anotaciones crticas a Althusser. Ustedes leyeron y discutieron a Althusser en el seminario con Mansilla?

O.B.D.: No, slo de costado, porque el seminario con Mansilla estaba centrado exclusivamente en El Capital de Marx. Se traan algunos otros autores, pero el debate y el estudio estaban centrados en El Capital. Mansilla por ah traa a colacin el Anti-Dhring de Federico Engels, tambin. El Che ley a Althusser pero no cre que haya habido alguna reunin centrada en discutir los textos de Althusser. Uno de los temas, s, giraba en torno a un acuerdo sobre la polmica acerca de la validez del Marx joven y el Marx maduro, ya formado. El Che nos deca que haba que ir al Marx joven, por ah haba que empezar. En el Marx joven, con ideas frescas, con ms carga de filosofa que de economa

N.K.: Cuando el Che defiende la necesidad de dar cuenta, junto con la construccin de la base material, de "los hechos de conciencia", l retoma los Manuscritos de 1844 de Carlos Marx

O.B.D.: Exactamente. Por ah iba la cosa, un texto que Althusser criticaba.

N.K.: En qu momento se puso a estudiar los Manuscritos de 1844 de Marx?

O.B.D.: No tengo la fecha precisa. Debe haber sido entre 1962 y 1964. Porque despus de haber manejado y dominado todo El Capital, el Che se puso a profundizar con otras cosas. Ah el Che tom tambin El Estado y la revolucin de Lenin y lo estudi -lo estudiamos- en detalle. Ya no en el seminario, sino solos. El nos dio El Estado y la revolucin y nos dijo: "Estudinse esto".

N.K.: Cuando Regis Debray recin lleg a La Habana y se vincul con el Che, l vena tambin con el prestigio de ser alumno de Althusser en la Escuela Normal Superior de Pars. Ms all de las discusiones polticas, Debray discuti sobre Althusser con el Che?

O.B.D.: No, para nada. Vnculos con el Che? Ninguno. S tuvo vnculos, personales, con Fidel. Lo que sucede es que cuando se prepara la guerrilla para Bolivia, Fidel quera que Debray fuera, a ttulo de periodista, y pudiera introducirse hasta donde estaba el Che. Y Debray tena un inters en quedarse con el Che, combatiendo, eso es cierto. De esto yo conozco bastante porque cuando Debray ya era conocido en Cuba y l se marchaba para Bolivia, l me llama una noche. Viva muy cerca de mi suegro. Debray quera conocerme y hablar conmigo sobre todas estas discusiones: sobre el Sistema Presupuestario de Financiamiento, sobre el pensamiento econmico y todo esto. Entonces llegu a la casa de Debray. Me acuerdo que me recibi descalzo. Debray era de una autosuficiencia increble, realmente increble. Estuvimos hablando desde las ocho de la noche hasta la una de la maana. Todo en un tono muy amistoso. l iba caminando, siempre descalzo, de aqu para all. Pero hablaba desde una posese senta como un diosrealmente una actitud muy "pesada". Por eso yo pens que el encontronazo entre Debray y el Che en Bolivia, para m, al menos es lo que yo pienso, tiene mucho que ver con la prepotencia de Debray. Debray se consideraba largamente superior al Che Guevara. En conocimiento, en esto y en lo otroEra muy joven, no tena ninguna humildad. No lleg a Bolivia para ayudar sino para polemizar como "Danton", su sobrenombre en Bolivia. Era demasiado autosuficiente. Desde aquella noche que lo conoc en su casa, yo siempre pens que iba a chocar con el Che. Era fatal su falta de humildad. En eso tengo que admitir, ms all de las crticas polticas o ideolgicas que se pudieran hacer, que los cientficos soviticos que conoc eran tipos mucho ms humildes, no tan engredos. Andaban por la calle con su maletn, te invitaban vodka y una especie de salchichn. Haba que convencerlos que primero estudiramos y despus tomramos vodka [risas]. Yo no poda estudiar si tomaba vodka. En serio, siempre tenan un tono ms humilde, no tan autosuficiente. Pero bueno, no creo entonces que Debray y el Che hubieran hablado o discutido sobre Louis Althusser.

N.K.: Adems del seminario semanal con Mansilla sobre El Capital, en qu mbito discutan estas cuestiones con el Che?

O.B.D.: Bsicamente en las reuniones bimestrales del Ministerio de Industrias. Se planteaba un tema de estudio y discusin. Cualquiera poda ser. Por ejemplo el tema de los estmulos morales asociado a la experiencia sovitica. Quin desarrolla el tema para la prxima reunin? Fulano. El Che empleaba el mismo mtodo que Mansilla. Claro! El papel protagnico era siempre de l! [risas]. l reparta los captulos. Algunos se los llevaban bien estudiados, otros no. Bueno, eso se explicaba porque tenamos muchsimo trabajo, intenso trabajo y no tenamos tiempo. Los que no estudiaban hacan el ridculo por no haber estudiado a fondo. El Che les platicaba y entonces volvan despus a plantearlo. Pero s, en esa etapa de la revolucin discutamos mucho. En las reuniones bimestrales del Ministerio de Industrias discutimos tambin el problema de los estmulos, eso fue fundamental.

N.K.: Cmo se decidi publicar la revista Nuestra Industria?

O.B.D.: Por iniciativa propia del Che. Como la polmica ya estaba fuerte, el Che crea Nuestra Industria Econmica para tener, dentro del Ministerio, un rgano para poder escribir. Y all invita a escribir a todos.

N.K.: La revista nace a partir de la polmica?

O.B.D.: La polmica es la que genera la necesidad. Nacen dos revistas. La primera fue Nuestra Industria Econmica, donde escriba el Che, lvarez Rom,mo no sali nada porque yo no tena capacidad para escribir. Y empez a escribir mucha gente. Por ejemplo, el argentino Nstor Lavergne, quien estaba totalmente en contra del Sistema Presupuestario. Pero el Che abre Nuestra Industria Econmica para que sea un rgano donde publicaran los favorables a sus posiciones y tambin los contrarios, aquellos que defendan el clculo econmico. As empieza a crecer Nuestra Industria Econmica y despus el Che promueve Nuestra Industria Tecnolgica. En sta ltima la polmica no era tanto econmica sino ms bien entre los tcnicos. Los del azcar, los del petrleo, unos y otros, etc. En esta segunda revista tambin se divulgaba mucho el trabajo voluntario en la fbrica.

N.K.: Hace un tiempo, el socilogo cubano Aurelio Alonso nos cont que a mediados de los '60, cuando Fidel estaba en la Plaza en la Universidad de La Habana hablando con los estudiantes, Ricardo Jorge Machado le hace algunas preguntas. Y entonces Fidel le contesta, tienen delante de todo el mundo un intercambio de preguntas y respuestas, y en algn momento Fidel le dice: "As que t eres uno de los profesores de marxismo que anda diciendo que yo no conozco El Capital y que los dirigentes cubanos no conocen El Capital y que no dominan el marxismo...?". Y entonces Ricardo Machado le responde que no era as, que seguramente le haban informado mal. Que ellos, los jvenes vinculados al Departamento de Filosofa de la Universidad de La Habana, de ninguna manera estaban pensando de ese modo ni andaban diciendo esoy a partir de ese intercambio verbal Fidel los fue a visitar varias veces al Departamento de Filosofa de la Universidad de La Habana y trab una relacin muy buena con todos estos jvenes

O.B.D.: S, s, s, puede ser. En ese momento Fidel iba mucho para la plaza Cadena de la Universidad. Se pona a discutir mucho con los estudiantes y los jvenes, en forma muy "fresca", muy divertida. Cuando la revista Pensamiento Crtico se organiza con gente de la Universidad y del Departamento de Filosofa, yo organic simultneamente en el Ministerio del Azcar un crculo intenso de estudios sobre economa poltica donde tambin estaban Fernando Martnez y Aurelio Alonso, que eran parte de aquella revista. Participaba adems Alberto Mora, quien tambin haba intervenido en las polmicas del ao 1963 y 1964 y haba discutido con el Che. Estuvimos unos seis meses estudiando. Entonces una noche del ao 1965 -ya el Che se haba ido de Cuba-, hablando con Fidel, yo le coment que estbamos haciendo un crculo de estudios sobre economa poltica. Y Fidel me dijo: " Oye! Qu interesante! Quiero irme una noche para all". Entonces se nos apareci una noche y se pas discutiendo hasta la madrugada, sentado arriba de una mesa. Realmente fue muy sabroso.

N.K.: Qu discutan con Fidel? Sobre El Capital?

O.B.D.: No, sobre cosas filosficas y sobre Amrica Latina, pero esa vez, en rigor, no discutimos sobre El Capital.

N.K.: Adems de los clsicos marxistas o El Capital, qu otros libros lean y estudiaban junto al Che Guevara?

O.B.D.: Bueno, un poco "obligados" por el Che nosotros tambin nos lemos el libro de Edward Bellamy: El ao 2000, escrito en la segunda mitad del siglo XIX. Bellamy [1850-1898] era un pensador socialista utpico norteamericano. Su libro, una utopa novelada, es una cosa increble. El tema del libro es el socialismo en los Estados Unidos, empezando por la ciudad de Boston. Su personaje central cae en un sueo y empieza a imaginarse la sociedad socialista en EEUU. Es increble! Seguramente Bellamy ya conoca a Marx. Se habra ledo lo que publicaba Marx en los diarios norteamericanos, quizs los artculos del New York Daily Tribune. Al imaginarse la sociedad socialista, se la imagina sin dineroIgual que en el Sistema Presupuestario de Financiamiento, donde en el seno de las empresas estatales queda suprimido el dinero!...tambin plantea que se usara una tarjeta para pagarExactamente una tarjeta de crdito! La tarjeta de crdito surge en 1948. Con la tarjeta de crdito se hacan transferencias sin utilizar el dinero. Entonces Bellamy se imagina una gran diligencia donde iban los ricos, los millonarios, y los que arrastraban esa gran diligencia eran los pobres, los miserables. Bellamy se imagina cmo se podra socializar la economa. Y all va al tema de la tecnologa, y al sistema de distribucin justo en sus aspectos prcticosEra asombroso, un tipo realmente visionario! Entonces Bellamy se imagina un sistema de tiendas donde no existe el sistema del pago, tampoco hay pago en salario, en dinero algo anlogo al sistema de los kibutz israeles -un sistema realmente interesante, quedan muy pocos kibutz hoy en da, pero es muy interesante analizar los kibutz-. Una idea visionaria, realmente!.

N.K.: Entonces el Che, adems de estudiar el pensamiento cientfico y la teora crtica de Carlos Marx tambin recupera ncleos del pensamiento utpico, de los grandes utopistas socialistas, del socialismo utpico

O.B.D.: Qu sucede? Que cuando el Che lee a Bellamy encuentra ncleos, encuentra cosas, que -para gran sorpresa suya!- coinciden con elementos del Sistema Presupuestario de Financiamiento. l se sorprende al leer estas ideas en aquella novela. Fjate que Bellamy tambin se imagina que en un sistema de distribucin en el cual no circula dinero, desde las casas, desde las viviendas particulares, uno se poda comunicar con las tiendas. Haba un sistema de comunicacin, qu no era el telfono! Era un sistema de comunicacin donde t llamabas, te comunicabas con la tienda mediante una pantallita donde apretabas unas teclas, y entonces hacas el pedidoBellamy deca que te enviaban los productos mediante un sistema neumtico. No tena que venir ningn mensajero a traerte el producto a tu casa, como existen hoy los sistemas de envos a domicilio.

N.K.: Qu reaccin tiene el Che al conocer el libro utpico de Bellamy?

O.B.D.: Se apasiona! Tanto se apasiona que hay una fotografa en la plaza de la Revolucin de La Habana, en aquellos das en que estaba leyendo a Bellamy, donde la plaza est llenndose de gente y el Che est leyendo el libro de Bellamy.

N.K.: En qu ao lo ley el Che?

O.B.D.: Creo que fue en el ao 1962. Me oblig a que lo leyera! Me dijo: " Lete esto! Fjate qu interesante! Cmo coincide con lo que planteamos nosotros!". Me lo dijo con una pasin tremenda. El Che encontraba coincidencias con el tema del dinero aritmtico. En el planteo del Che, en el Sistema Presupuestario de Financiamiento, se elimina el pago entre empresas del sector estatal. Se hacan transferencias bancarias de una cuenta a otra, pero no se realizaba un intercambio de mercancas, una compraventa mediada por el mercado y el dinero. Esto suceda dentro del sector estatal. Cuando el producto pasaba a otro sector, al mercado, ah s haba intercambio mercantil, dinero, etc.

N.K.: El Che haba ledo a Charles Fourier?

O.B.D.: S, seguro. Lo haba ledo.

N.K.: El Che y su equipo del Ministerio de Industrias lean a Oskar Lange?

O.B.D.: S!Mucho! A Oskar Lange, tiempo despus, yo lo conoc personalmente. Pude conocer a las tres grandes "vacas sagradas" de la ciencia y la economa poltica de Polonia: Lange, Kalecki y Bobrowski.

N.K.: El Che los estudiaba?

O.B.D.: S, por supuesto. El Che estudiaba los instrumentos de la econometra de Lange para aplicar a nuestra economa socialista. Se podan utilizar esos instrumentospero sin el clculo econmico! Esa era la lectura que el Che haca de la obra de Oskar Lange.

N.K.: Cundo los conociste vos?

O.B.D.: Fjate qu cosa ms curiosa. En el primer viaje que hice a la Unin Sovitica, fui con la primera delegacin cubana. El Che me enva para yo vaya viendo el tema de las empresas y todo eso. All tuvimos encuentros con acadmicos y tambin encuentros comerciales. Cuando llegamos a Polonia, que era el segundo pas de la gira, nos recibi Wladyslaw Gomulka, el secretario del partido comunista. Estaba en medio de un congreso del partido. En la entrevista con Gomulka se produce una polmica. Nuez Jimnez iba de jefe de la delegacin, yo iba de segundo y haba tres o cuatro compaeros ms. Gomulka era un obrero, un luchador, con toda una trayectoria de luchapor supuesto que era antisovitico hasta el lmite. Gomulka era muy ignorante. Entonces en la entrevista con nosotros nos critica que hayamos mantenido la base norteamericana de Guantnamo. Imagnate! El canciller polaco, que era un hombre muy reconocido en Naciones Unidas, que hablaba muchsimos idiomas y que era cultsimo, le explic delante nuestro a Gomulka toda la historia de la base naval de Guantnamo. Saba la historia como un cubano. Entonces Gomulka, despus de escuchar la historia, se cay la boca. Luego, al segundo da, el canciller propone que yo me entreviste con las tres "vacas sagradas" de la economa poltica en Polonia. l crea que yo saba de economaEn esa poca! Imagnate! Me invitaron a la casa de Bobrowski, tambin estaban Lange y Kalecki. Lange era el ms joven. Bobrowski era un tipo alto, pareca obrero, pero era un intelectual. Kalecki era un tipo flaco, fumaba como un burro, iba cortando los cigarrillos en dos para fumar menos. Hice amistad con los tres viejos. Por entonces yo no tena idea de la grandeza de esos tipos. Despus los le y tom conciencia de quienes eran realmente y lo que significaban para el conocimiento social. En econometra Lange era el ms adelantado en el socialismo. En planificacin ese lugar lo tena Kalecki.

N.K.: No los invitaron a Cuba, como a Bettelheim o a Mandel?

O.B.D.: Al profesor Kalecki lo invitamos a visitar Cuba para que diera un seminario a nuestro ministerio de economa, que en aquella poca se llamaba Junta Central de Planificacin. Kalecki estuvo unos meses en Cuba y nos ayud mucho. Hay que leer a Kalecki! Sus libros empiezan a utilizarse como libros de texto en economa, sobre todo el tema de la reproduccin.

N.K.: Con el Che llegaron a estudiar a Isaak Illich Rubin y sus Ensayos sobre la teora marxista del valor [1928]? Porque sus anlisis respectivos de la teora del valor se asemejan mucho.

O.B.D.: No, por lo menos yo no me acuerdo.

N.K.: Y Baran y Sweezy?

O.B.D.: S, en esa poca el Che se los lea. A Paul Baran y a Paul Sweezy tambin los estudiamos bastante, junto con l.

N.K.: Cuando el Che Guevara est en Praga, a fines de 1965 y comienzos de 1966, te enva a vos sus apuntes crticos del Manual de economa poltica de la Unin Sovitica. All realiza una crtica muy profunda y demoledora de las concepciones oficiales en la URSS, llegando incluso a vaticinar su derrumbe y su regreso al capitalismo. Haba ledo el Che las notas que Mao redact en los '60 [Mao Tse-Tung: Notas de lectura sobre el Manual de Economa Poltica de la Unin Sovitica. En Mao Tse-Tung: Escritos inditos. Buenos Aires, Ediciones Mundo Nuevo, 1975] criticando ese mismo manual?

O.B.D.: No creo que el Che haya alcanzado a leer esas notas de Mao. Y, discutiendo El Capital, no le pusieras a Mansilla cerca a Mao! porque

N.K.: Aunque el Che discrepa completamente con el etapismo de Mao, sin embargo en otros aspectos sus crticas al manual de economa sovitico se acercan

O.B.D.: Bueno, el Che se haba ledo todo lo de los chinos que se hubiera reproducido en espaol. La barrera idiomtica era una barrera tremenda. Lo que nosotros tenamos acceso de China era muy escaso. Lo que nos llegaba era un boletn que se llamaba Xinhua, de la oficina de informacin y prensa internacional de ellos. All salan sntesis interesantes. Todas las maanas la embajada china nos enviaba eso. Lo leamos siempre. Cuando los chinos entran en crisis con los soviticos, empezaron a "atacar" con mayor bibliografa. Entonces enviaban Xinhua bien "llenito", un boletn bien gordo. Se distribua en el Ministerio para el Che, para m y, creo, que para dos viceministros ms. Los otros tomaron miedo por la bronca de los chinos con los soviticos. No lo recibieron ms. Yo segu recibindolo. Cuando en Cuba se forma nuestro primer partido, que se llamaba las ORI [Organizaciones Revolucionarias Integradas, donde se agrupaban diversas corrientes polticas revolucionarias unificadas bajo el liderazgo de Fidel: el 26 de julio, el PSP y el Directorio], se produce la discusin de mi militancia. Entonces a tres comunistas ortodoxos -del grupo de Blas Roca- [del PSP] les toc formar el tro para analizar mi militancia. Uno de ellos pareca Torquemada. En el Ministerio de Industrias haba compaeros de varias corrientes polticas. Del Movimiento 26 de julio, del Partido Socialista Popular, trotskistas, de varios grupos. Una de ellas era una militante del grupo de Anbal Escalante, la microfraccin de Escalante [ultraortodoxa y prosovitica, clebre por su sectarismo], que vea que yo todas las maanas reciba y lea el boletn de prensa de los chinos. Yo supongo que ella fue la que le inform a esta gente lo que yo lea. Entonces cuando empez la discusin de mi militancia -que dur como tres horas- me atacaron duramente porque yo era un indisciplinado, ya que segua estudiando a los chinos y leyendo a Xinhua. Me estaban "traqueteando" duro. Yo segua insistiendo con que iba a seguir leyendo eso y todo lo que quisiera. Y justo cuando ya estaba a punto de no poder ser admitido como militante, entra a la habitacin el Che. De pura casualidad.

N.K.: Qu posicin asumi el Che?

O.B.D.: El Che les pregunta: "Qu discuten?". Ellos le contestan: "La militancia del compaero Borrego". Entonces el Che pregunta: "Bueno, y qu pasa?". Entonces ellos empiezan a hablar de todos mis mritos... Y el Che vuelve a preguntar. Y ellos le dicen que a pesar de los mritos hay un problema grave de indisciplina porque el compaero Borrego todos los das lee el boletn de Xinhua. Entonces el Che se dio vuelta hacia estos tipos y les dice: "Supongo que ustedes lo estn felicitando al compaero Borrego! no? Supongo que no lo estarn criticando por eso!". Imagnate las caras de estos tipos. Se quedaron paralizados. Finalmente gan mi militancia.

N.K.: Esa actitud del Che es una de sus grandes enseanzas

O.B.D.: Por supuesto. El Che nos ense y les ensea a las nuevas generaciones que hay que leer y estudiar a todos. l, con mucho esfuerzo y perseverancia, estudi mucho y ley durante toda su vida. Hay que apropiarse de todo el conocimiento social que existe. Hay que estudiar El Capital. Hay que leer a Fidel Castro y al Che Guevara, a Lenin, a Trotsky, a Stalin, a Mao. Hay que leer y estudiar a todos. A todos! Hay que leer, inclusive, a nuestros enemigos: lo que publican los norteamericanos. Al enemigo imperialista no puedes criticarlo si no lo conoces. Cmo se puede ser un verdadero revolucionario, un verdadero marxista, si no lees todo lo que se produce? Para ser un buen militante hay que hacer un esfuerzo diario. Hay que prepararse y hay que estudiar rigurosamente todos los das. Hay que formarse! Esa es una ms de las tantas enseanzas que nos dej con su ejemplo de vida nuestro querido Che.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter