Portada :: Opinin :: CTEDRA CHE GUEVARA-AMAUTA
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-05-2007

Materiales para el seminario "De Marx al marxismo latinoamericano: una aproximacin"
La sociedad colonial americana

Alberto J. Pla
Rebelin


l siguiente texto fue publicado en el volumen titulado La Burguesa nacional en Amrica Latina. Buenos Aires, Centro Editor de Amrica Latina, 1971.

En la formacin de la sociedad colonial en Amrica Latina interesa centrar el enfoque en lo que hace a su estructuracin social: la formacin de las diferentes clases sociales, cules son, cmo funcionan y por qu ocupan determinado lugar en esa sociedad. Lo que queremos ubicar es el contexto histrico dentro del cual en un momento dado aparecer en las distintas regiones una burguesa que ir cambiando, hasta que pueda hablarse de burguesa nacional y estado nacional.

Las races formativas son esenciales para despus establecer fcilmente sus debilidades congnitas y sus limitaciones como clase.

La llegada de los espaoles a Amrica pone en crisis todo el aparato social anterior. Queremos explicar porqu no funcion un capitalismo en estas regiones. Bsicamente porque ni los que estaban (indios) ni los que llegaban en el siglo XVI traan ese proyecto en sus planes. En realidad al principio no hubo planes, solamente sed de expoliacin.

Riqueza es el smbolo de la conquista. Coln, cuando desembarca en las Antillas, encuentra indios que viven desnudos. Su atraso es muy grande, pero con ese atraso consiguen garantizar la supervivencia de la comunidad. La reaccin de Coln es tpica. Enva 500 de estos indios a Sevilla; all son vendidos como esclavos. La experiencia de esclavizar a los indios no prospera. Pocos aos despus Ovando introduce la encomienda (tpica institucin social feudal) y se descarta oficialmente el sistema de esclavitud indgena. Hasta la Iglesia, a travs del Papa Pablo III en 1537, declara que los indios son seres raciona les. Parece ser que los negros africanos seguan siendo "irracionales" por lo que no slo no se condena sino que se alienta al trfico negrero como sustitutivo de la fuerza de trabajo india. Ello ser una realidad importante cuando comienza la gran mortandad de indios. En el curso del siglo XVI y XVII florece la esclavitud negra. Digamos simplemente al respecto que en Cuba, a fines del siglo XVIII, se considera que los negros son un 40 % del total de la poblacin.

Cuando los europeos espaoles llegan a Amrica van a concentrar su actividad en dos grandes ncleos, geogrficos: Mxico y Per Como dice Celso Furtado, en el siglo XVI su actividad es bsicamente la minera y en el XVII la minera y la hacienda. En estos dos centros los espaoles encuentran sociedades desarrolladas y organizadas; con hbitos de trabajo a travs del ayllu y el calpulli; con formas institucionales centralizadas; con gran cantidad de poblacin (millones de indios, aunque preferimos dejar de lado la polmica sobre su nmero exacto); con una minera de oro y plata que implica riqueza rpida.

Para el conquistador, aventurero y a veces elemento marginal de la sociedad europea, que se encuentra en Amrica con la suma del poder militar, es el paraso. Al comienzo saquea: es el aluvin de oro y plata que asfixia a Espaa y enriquece a Europa, ariete esencial en el desarrollo del capitalismo manufacturero incipiente, especialmente en Inglaterra. Despus del saqueo, se ve en la necesidad de planear una actividad ms estable; entonces organiza el repartimiento de indios y la encomienda.

La encomienda consista en una distribucin de indios entre los colonizadores europeos; enfocada, primero, para la obtencin de tributo de los indios y, en seguida, como forma de conseguir fuerza de trabajo. Al principio no era necesario que el encomendero tuviera tierra. Slo posea indios de quienes obtena tributos; luego, cuando debe hacerlos trabajar, se le une la concesin de tierras para minera o hacienda.

Dice Ots y Capdequ: "renacen en las Indias los usos y privilegios seoriales, enteramente superados o en vas de superacin en la Espaa peninsular". Por otra parte, esta situacin ya era reconocida por una Real Cdula de 1553 que al referirse a los indios dice: "parecen ser ms de esclavos que de hombres libres".

No se trata en realidad de esclavitud, sino de relaciones serviles encubiertas por las instituciones precolombinas indgenas que le dan una fisonoma propia a la servidumbre colonial, sin trascender el marco de las relaciones seoriales. sea no aparece, ni surge en Amrica un modo de produccin diferente de los que hemos definido antes: modo de produccin asitico y modo de produccin feudal. Simplemente hay una cierta combinacin de ambos. El desarrollo principal de la actividad espaola en los primeros dos siglos se da en Per y Mxico. Pero en el siglo XVII se produce una crisis generalizada que afecta a la sociedad europea. En parte se debe al cese del flujo de oro y plata de Amrica, pero obedece a razones estructurales ms profundas. Podramos decir que hubo una crisis de crecimiento en el capitalismo manufacturero. Ello traer como consecuencia un ascenso de la burguesa en los pases de Europa y luego, ya en el siglo XVIII, revoluciones burguesas que culminan con la revolucin industria! y la revolucin francesa.

La crisis del siglo XVII trae consecuencias importantes para la Amrica espaola: reforzamiento del sistema de la hacienda y, especialmente, surgimiento de Nueva Granada (Venezuela y Colombia) y el Ro de la Plata como dos centros de desarrollo de primera importancia. Estas dos regiones se caracterizan por el reducido nmero de indios y por la casi inexistencia de posibilidades mineras. El nico sector minero importante se desarrolla en Colombia, los negros esclavos constituan la mano de obra empleada. As en Nueva Granada no existi la mita. Tampoco existi en el Ro de la Plata.

La importancia de Mxico y Per en los primeros dos siglos de colonizacin se desplaza hacia Nueva Granada y el Ro de la Plata a partir de la segunda mitad del siglo XVII.

En Brasil encontramos situaciones peculiares. Desde la conquista portuguesa la expoliacin y el saqueo se con centran en lo que se conoce como el ciclo del palo brasil. En el norte de Brasil se talaban los bosques y se enviaba la madera de ese rbol, que tena diversos usos, hacia Europa. El palo brasil no poda competir con el oro y la plata de los espaoles, y adems el ciclo se agota rpidamente: la costa norte brasilea, tupida de bosques, se har rida. Pero la consecuencia ms importante fue que los indios, que se resistan a dicho trabajo, huyen al interior, y se van internando cada vez ms. Ante esa situacin los portugueses traen negros esclavos de frica. Resultado: desde el principio la esclavitud negra es bsica para el nordeste brasileo. Inmediatamente comienza en esa misma regin el ciclo del cultivo azucarero. El azcar del nordeste se trabaja como plantacin y la mano de obra es negra y esclava.

Hasta mediados del siglo XVII el azcar brasileo es prcticamente la nica actividad importante. Hay tambin una actividad ganadera que ocupa mano de obra indgena, y que se radica en e interior del pas. Esa actividad se cierra sobre s misma en la medida que no tiene mercados de consumo. Los portugueses de la costa, que venden el azcar en Europa, no tienen inters en el progreso de las zonas productoras, pues su conexin se establece con el mercado europeo y no con los centros de produccin locales. De all que la hacienda ganadera, de formas totalmente arcaicas y aislada de la costa, se cierre sobre s misma y vegete. La relacin latifundio-minifundio pasa a ser importante. El minifundio a su vez garantiza el funcionamiento del latifundio.

Con la crisis del siglo XVII, comenz a diversificarse la economa en Brasil. A principios del siglo XVIII los portugueses descubren oro. Pero el oro brasileo, del centro de! pas, es aluvional. Al principio surge all tambin la quimena del oro. Piensan repetir el ciclo ya agotado del oro espaol. Sin embargo, este oro brasileo, requiere una organizacin del trabajo y no un simple saqueo.

El polo minero de! centro-sur se conecta con el nordeste y entre ambos establecern la estructura de funcionamiento de Brasil en el siglo XVIII. Cuando en el siglo XIX se plantea la independencia, el ciclo aurfero est casi agotado, pero de todas maneras ya haba contribuido a crear ciudades nuevas e importantes y a ampliar el comercio. Los grmenes de una burguesa mercantil eran importantes.

En el siglo XVIII el imperio espaol tiende a descentralizarse y el predominio minero de la primera poca (Mxico y Per) se contina en el predominio agrcola y comercial (Nueva Granada y Ro de la Plata).

Furtado afirma que s en el siglo XVII es el colonizador el que est ligado a su metrpoli por lazos directos y sobre la base de la actividad minera, en el siglo XVIII ya existe una clase terrateniente y acrecientan sus fuerzas los intereses locales, cuyo centro es la hacienda.

Es interesante destacar un rasgo que tambin analizaremos ms adelante: la crisis de la sociedad europea del siglo XVII, que afloja el control sobre Amrica, no produce en sta una evolucin o un salto favorable al capitalismo sino al refuerzo de las relaciones precapitalistas. Por un lado la hacienda por el otro el esfuerzo de la actividad artesanal y de los gremios que se cierran sobre s mismos, impiden el surgimiento de cualquier tipo de manufactura en la regin.

Silvio Zavala demuestra que no hay una relacin mecnica y directa entre encomienda y hacienda en Amrica. La encomienda, que es el reparto de indios, debe ser completada con la merced de tierras. Cuando se establece junto a la encomienda la merced de tierras, surge verdaderamente la hacienda colonial. Y esta hacienda colonial se estructura en el siglo XVII, y al hacerlo engloba de hecho a pueblos indios que estn en esos territorios. Ya hemos sealado antes que estos indios tienen fuertes lazos propios de cohesin social. Entonces aparece el peonaje.

Magnus Mrner sostiene que es en ese momento cuando a la dicotoma espaol-indio, se la reemplaza paulatinamente por la de hacendado-pen. Digamos que en las regiones de Nueva Granada y Ro de la Plata ese pen poco a poco pasar a ser gaucho, mestizo y ladino. En las regiones de alta concentracin indgena como Per y Mxico, el pen seguir siendo bsicamente indio y en menor medida mestizo.

La organizacin de la hacienda implica entonces: extensas propiedades y usufructo de gran cantidad de mano de obra. Y ello es, de hecho, hacendsmo como sinnimo de latifundismo, o como dice Rolando Mellafe, se va pasando del policuitivo al monocultivo. Del policultivo de una primera poca que es resultado de la etapa inicial de consolidacin del poder europeo y usufructo de lo ya existente, se pasa al perodo en que, habiendo consumado el saqueo, hay que organizar formas ms estables de vida y de organizacin econmica.

La mentalidad europea de la poca se revela claramente. Los espaoles evolucionan hacia el hacendsmo, trasladando las formas de trabajo mitaya o yanacona; los portugueses, a la plantacin azucarera explotada con mano de obra esclava negra.

Dentro de este sistema se denominaba yanaconas a los indios directamente agregados a la hacienda, en Per; pongos, a los indios destinados al servicio domstico; picotas, a los distribuidos por corregidores y caciques. En algunos lugares esta terminologa se simplifica, y en Ecuador, por ejemplo, se dice directamente mita rural, para diferenciarla de la mita tradicional, minera.

En el siglo XVII y principios del XVIII, la legislacin seala un cambio social. Por ejemplo, en 1632, se resuelve que los indios libres no pueden ser retenidos por deudas, por sus hacendados. En 1642, se rev la resolucin y las deudas pasan a ser razn de un lazo de retencin que implica que el hacendado pueda encontrar todas las trampas, ya muy conocidas, para retener indios argumentando deudas de los mismos.

A principios del siglo XVII la encomienda se prolonga por una vida ms y luego se volver a prolongar en el disfrute de los encomenderos; de hecho la encomienda es hereditaria. Pero en 1718 se redacta la abolicin de la encomienda. Ya no se otorgarn ms ttulos de encomienda y las vacantes deben volver a la Corona. No obstante, como sucede con la legislacin de Indias, la institucin, subsiste. A fines del siglo XVIII se lo constata oficialmente.

Dejemos claro nuevamente otra cuestin importante. La tierra no era del encomendero, la haba recibido como merced y tena ciertas obligaciones. La tenencia eminente era de la Corona. La concesin era de usufructo. Pareciera que se est parafraseando la definicin de contrato feudal que aplica Marc Bloch al caso europeo; desde un punto de vista estricto la relacin feudal es un contrato de usufructo. Se podr argumentar que de hecho, la tenencia de tierra de estos hacendados en Amrica los haca independientes. Pero podemos decir que era menos independiente un Guillermo el Conquistador con respecto del rey de Francia, de quien era vasallo, y que en 1066 lleva a cabo la conquista del reino de Inglaterra para s, convirtindose en ms poderoso que su amo y seor? La realidad es siempre ms importante y ms conflictiva que cualquier contrato o legislacin.

El trabajo forzado en las minas, que era lo normal con la mita del siglo XVI y XVII se transforma poco a poco en el laboro, que es un trabajo asalariado, por lo menos formalmente, como lo dice Humboldt a principios del siglo XIX. En realidad el sistema de mita o cuatequil es tambin, segn Silvio Zavala "sistema forzado de trabajo por salarios". Lo que sucede es que la ficcin del salario es importante, especialmente para desorientar al historiador. La contradiccin est en la misma definicin: o es forzado o es por salarios. Al definirlo as se requiere una explicacin.

El salario en la actividad mitaya es fijado por reales cdulas, pero es una ficcin. Hacia 1600 incluso, se fijan aumentos en los salarios de los indios mitayos: de 1/2 real por da o a casi 2 reales diarios. Sin embargo esto es pura ficcin: no hay economa dinerada en manos de los indios. En el siglo XVII, en una mina tan importante como Huancavelica en Per, se detallan los gastos anuales totales. Hay minuciosidad, hasta se consigna el precio de una cuchara, pero no figura mencin alguna de cifras de pago a los indios mitayos. Se dice que se les paga, pero el monto ni siquiera es mencionado en el presupuesto.

La forma ms orgnica del funcionamiento de ese sistema de trabajo es que el gan o el laboro indgena, ya representan el sistema de explotacin por deudas. Se formaliza legalmente la explotacin de los indios, considerados libres y no esclavos, y as de la mita o el cuatequil se pasa a la gaana o al laboro. Junto con el salario nominal se lleva el libro de cuentas. El indio compra con vales en la tienda de raya y se va endeudando. Cuando el indio endeudado quiere irse, le exigen previamente el pago de su deuda, si no paga no puede hacerlo. El indio est vinculado as a la tierra. La tienda de raya es su verdadero anclaje. En cuanto a dinero, ni lo conoce. Como no lee el espaol, slo sabe que le anotan en un libro un nmero de lo que se le dice ha ganado; al lado se le descuenta lo que lleva de la tienda de raya. La ficcin de funcionamiento de un mercado es completa. En la Revolucin Mexicana de 1910, existen indios endeudados desde ocho generaciones. Porque lo que faltaba acotar es que la deuda se hereda. El sistema se cierra y el hacendismo es una estructura que slo formalmente tiene apariencias de una actividad capitalista, se trabaja en condiciones de atraso tremendas y se refuerzan los lazos serviles.

Muchos de estos hacendados, llegado el momento, tomarn parte con los criollos en la lucha por la independencia de Espaa. Es que en ellos predomina el inters de eliminar toda la ligazn jurdica con la Corona. Ya no tendrn ttulos de usufructo de tierras, ahora sern propietarios.

Esta estructura de funcionamiento de la hacienda, y la organizacin del trabajo en la minera o la actividad agrcola, muestra claramente que no existen all relaciones capitalistas. O sea que tampoco podemos ubicar en este sector la aparicin de una burguesa, sea minera o terrateniente. Esta actividad est en manos de una verdadera aristocracia colonial que explota una mano de obra esclava o servil. Sus relaciones comerciales con Europa no disuelven este mecanismo de funcionamiento sino que lo refuerzan. Es el ciclo de la dependencia y la monocultura Estos hacendados venden en Europa y de all obtienen sus productos de lujo. Pero no crean un mercado interior y no hay verdadera economa capitalista ni monetaria ligada a las grandes masas de trabajadores mineros y agrcolas.

Algo distinto sucede en la ciudad, y en la organizacin de la actividad artesanal y comercial urbana. Aqu surge, aunque dbilmente una burguesa mercantil. Y lo que sucede en el campo, claro proceso no capitalista y bsico para ulteriores consideraciones, ya que se trata de la inmensa mayora de la poblacin total, debe ser vinculado a lo que sucede en este mbito urbano y comercial. Nos fijaremos ms detenidamente entonces en el artesanado y el comercio.

El artesanado aparece en Amrica como forma de organizacin de una actividad especializada, en el pasaje de la conquista a la colonizacin. El siglo XVI es escenario de este desarrollo. No hay ninguna duda ni discusin sobre la existencia de este artesanado. Se los requiere en tareas especiales: plateros, orfebres, carpinteros, tallistas, etc. Asistimos a una organizacin de gremios por especialidad y a funcionamiento del taller artesanal.

Pero la organizacin artesanal es una forma medieval. Cuando definimos el modo de produccin feudal dijimos que el artesanado era la otra cara de la servidumbre de la gleba. Seoro y artesanado son dos formas de organizacin del trabajo, complementaras, y que hacen a la definicin del feudalismo.

S hay un argumento objetivo de la inexistencia de una sociedad capitalista en Amrica, reside claramente en las consecuencias de la crisis del siglo XVII en Europa, que en el campo americano provoca hacendismo y endeudamiento del pen; en la ciudad refuerza el artesanado. Si existiera un germen de funcionamiento capitalista, la crisis del XVII habra provocado su desarrollo. De formas de transicin se habra pasado a la manufactura. Por lo contrario, nada de eso sucedi.

Est probado que cuando, en relacin con un pas dependiente, su metrpoli atraviesa dificultades, en el pas dependiente se desarrollan al mximo sus aptitudes establecidas. Por ejemplo, cuando se produce la primera guerra mundial o la crisis de 1929, en la medida que existen una burguesa y manufacturas en varios pases latinoamericanos (en el caso de Argentina), se aprovecha la crisis de Europa para posibilitar el desarrollo de la industria e independizarse del abastecimiento exterior. Que ello pueda o no ser realizado conscientemente no anula que objetivamente las leyes del funcionamiento econmico capitalista impongan estos recursos. En Argentina se cre una industria de alimentacin y del vestido que sustituye las importaciones en estos rubros. Cuando las metrpolis se recobran de su crisis deben encarar una nueva realidad en sus lazos de dominio, para mantener la dependencia de estos pases.

En el siglo XVII y XVIII, si hubiera existido un germen de capitalismo, se habra desarrollado la manufactura en Amrica. No slo eso no sucedi sino que se consolid el funcionamiento artesanal.

Esta consolidacin es notable en Mxico y Lima. Segn Kossok, adviene un auge de los gremios artesanales que, por la cada del comercio con Espaa, aumentan su produccin local. Es innegable el auge del comercio local. Pero no han cambiado las relaciones de produccin ni se ha modificado la organizacin de la produccin en el taller. De all que la conclusin sea que "la trabazn feudal del artesanado es aqu ms firme que en la metrpoli" segn Kossok. Los principales beneficiados fueron los orfebres y plateros y ellos constituan lo ms exclusivo de los gremios. En cambio en el Ro de la Plata aun casi no existen gremios organizados. Pero ello no es porque la produccin se organizara de otra manera, sino porque casi no hay produccin.

O sea que la crisis del XVII no implica la aparicin de la manufactura sino el refuerzo de los gremios; por otro lado, la produccin sigue estando orientada hacia el exterior, al margen de que se desarrolla lentamente un mercado interno. Ello har crecer las ciudades. Pero la nica beneficiada, por ahora, es una dbil burguesa mercantil, de tipo urbano.

La burguesa mercantil en la sociedad colonial es de esta manera slo un elemento marginal de su funcionamiento. As como lo era en la sociedad feudal de la alta y baja Edad Media.

Esta burguesa se relaciona con los productores y hace de intermediaria en el mercado local, trata de importar artculos, gran parte de las veces lo hace de contrabando. Del mercader en la colonia, a veces trashumante como su antecesor medieval, se evolucionar a un comerciante bien asentado en los centros urbanos, relacionado con Europa y con la lite criolla. En donde por sus caractersticas pueda beneficiarse con el contrabando, que siempre existi en las colonias, a pesar de las penas y prohibiciones que dictaba la corona, su crecimiento es ms dinmico.

Todo ello trae como consecuencia la existencia de un comercio, pero que se desarrolla en los intersticios de la sociedad colonial. No es su caracterstica bsica. Como clase social la burguesa es raqutica y su peso slo empezar a visualizarse en las luchas por la independencia a principios del siglo XIX. Hasta ese momento vegeta. Es ms, podramos establecer una fecha importante: a fines del siglo XVIII la creacin de los virreinatos de Nueva Granada y Ro de la Plata est reconociendo una nueva realidad. En este perodo, el Ro de la Plata pasa a tener importancia como centro de intermediacin entre Per y Espaa. Estas dcadas de fin del XVIII y principios del XIX son esenciales para el salto en la formacin de una burguesa mercantil. Es importante verificar nuevamente algo que ya dijimos antes. Al darse condiciones exteriores favorables, si existe aunque sean en germen las condiciones para el salto, ese salto comienza a producirse. De ello usufructa en este caso la burguesa mercantil. Pero de ello no pudo usufructuar una manufactura no incipiente sino inexistente en el XVII.

"Son dos las caractersticas que distinguen desde el primer momento al rgimen capitalista de produccin dice Marx. Primera: este rgimen crea sus productos con el carcter de mercancas. Pero el hecho de producir mercancas no lo distingue de otros sistemas de produccin; lo que le distingue es la circunstancia de que en l, ser mercancas constituye un carcter predominante y determinante de sus productos. Implica, en primer trmino, el hecho de que en l, el propio obrero aparece como vendedor de mercancas, y por tanto como libre obrero asalariado, y por tanto el trabajo como trabajo asalariado con carcter general [... ] La segunda caracterstica especfica del rgimen capitalista de produccin es la produccin de plusvala como finalidad directa y mvil determinante de la produccin." Ya nos hemos referido a ambas caractersticas: por un lado no existe el obrero asalariado, y tampoco el pen asalariado. Las formas de salario que existen son pura ficcin. Porque para que ese salario sea el salario capitalista el obrero o pen debe ser libre. La primera forma capitalista es la manufactura y en Amrica no exista. La existencia de riqueza y de una burguesa mercantil, es parte del funcionamiento del feudalismo de los siglos XII a XVI, y no entra en conflicto con la caracterizacin que estamos haciendo.

En cuanto a la caracterstica de la plusvala capitalista diferencia de la plusvala en general de otros modos de produccin, es la siguiente: la plusvala se realiza en el mercado pero debe reinvertirse bsicamente en el aparato de produccin nuevamente. Hay plusvala en la medida que hay organizacin del trabajo. La plusvala es la forma en que se da la ganancia. Pero como trabajo excedente no remunerado, slo en el capitalismo es objetivo directo. No se debe confundir plusvala en dinero con plusvala capitalista. Puede haber plusvala (trabajo excedente no remunerado) que se concreta como dinero; pero de all a que sea plusvala capitalista hay un trecho muy grande, lo mismo que el dinero no es capital y existe dinero histricamente antes de que existiera capital. Ni dinero, ni riqueza, ni usura por s mismas son capital pero, como dice Marx, son la prehistoria del capital.

En relacin con la actividad agraria, la renta que obtienen los hacendados es una renta natural, en productos, con motivo de la explotacin de los peones (gaana, laboro, etc.). Dice Marx: "La transformacin de la renta natural en renta en dinero, va adems, no slo necesariamente acompaada, sino incluso anticipada, por la formacin de una clase de jornaleros desposedos que se contratan por dinero".

Queremos insistir. No slo necesariamente acompaada, sino incluso anticipada, por la presencia del asalariado. Es evidente que as no funcionaba la hacienda colonial: la renta natural no es renta en dinero, y no existe obrero asalariado.

Otra cosa es que, a posteriori de la produccin, el comercio exterior le redite determinados beneficios al hacendado. Pero el comercio no determina ningn modo de produccin. Solo hace que se concrete la ganancia.

En Amrica Latina, este funcionamiento que estudia Marx, no se dio y de all que sea inadecuado hablar de "capitalismo colonial" o "capitalismo comercial".

Y hablando de las colonias y de que no existe un verdadero divorcio entre la agricultura y la industria, dice Marx: "Si no se ha destruido todava la industria domstico-rural [...] Dnde va a encontrar el capital su mercado interior?" Y sigue: "La gran belleza de la produccin capitalista est en que no solo reproduce constantemente al obrero asalariado como tal obrero asalariado, sino que adems crea una superpoblacin relativa de obreros asalariados, proporcionada siempre a la acumulacin del capital." Y es obvio que esto no se puede encontrar, en ningn lugar de Amrica Latina, durante el perodo colonial.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter