Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2007

Sobre las circunstancias que afectan a la creacin del Banco del Sur

Eric Toussaint
CMADT


Dos tendencias opuestas estn presentes en Latinoamrica

Por una parte, los gobiernos de Estados Unidos y de los pases de la Unin Europea consiguen sellar con los pases de la regin acuerdos bilaterales de libre comercio, favorables a las empresas del Norte. Las privatizaciones masivas de los aos ochenta y noventa se hicieron en beneficio de stas, para controlar un gran nmero de sectores econmicos vitales para el desarrollo. Los flujos de capitales van de la regin a los pases ms industrializados, mediante el mecanismo de la deuda, la repatriacin de los beneficios de las multinacionales del Norte, la fuga de capitales organizada por los capitalistas latinoamericanos; mientras que la deuda pblica interna sigue en fuerte aumento, las condiciones de vida se estancan y los ms explotados se empobrecen an un poco ms, aunque algunos programas de asistencia pblica limiten los daos (Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador).

Por otra parte, las numerosas movilizaciones populares de los ltimos aos se reflejan en la eleccin de gobiernos, algunos de los cuales buscan invertir el curso histrico de los ltimos treinta aos y afrontar la situacin descrita en el prrafo anterior, reinstaurando un control pblico sobre los recursos naturales del pas (Venezuela, Bolivia, Ecuador), sobre otros sectores claves de la economa (Venezuela) y haciendo fracasar algunos proyectos estratgicos de Estados Unidos (fracaso del ALCA en noviembre de 2005 y dificultades para ejecutar el plan Colombia, debido a la oposicin de Venezuela, Ecuador, (1) y Bolivia). Algunos gobiernos emprenden reformas sociales y aplican una poltica redistributiva. Venezuela desde 1999, Bolivia desde 2006 -y dentro de poco Ecuador-, han emprendido una modificacin de sus constituciones en un sentido ms democrtico. La Alternativa Bolivariana para las Amricas (ALBA) agrupa a Venezuela, Bolivia, Cuba, Hait, Nicaragua y, como observador, Ecuador. Rafael Correa despidi el 26 de abril 2007 al representante del BM en Ecuador. Hugo Chvez anunci el 30 de abril 2007 que Venezuela se retiraba del FMI y del BM. Bolivia indic que deja de reconocer la autoridad del CIADI, el Centro Internacional para el Arreglo de Diferendos relativos a las Inversiones, que depende del BM. En este panorama, la creacin de un Banco del Sur (2) proyectada para fines de 2007 es una pieza importante de esta contra-tendencia.

Los preparativos del Banco del Sur Desde febrero de 2007, Argentina y Venezuela, a los cuales se ha asociado Bolivia, se pusieron de acuerdo para crear el Banco del Sur. A estos tres pases se agregaron rpidamente Ecuador, Paraguay, y desde hace muy poco Brasil (oficialmente desde el 3 de mayo de 2007). El texto que fue sometido a discusin a los ministros -antes de que Ecuador interviniera en la elaboracin con una propuesta original- con fecha del 29 de marzo haba sido redactado por Argentina y Venezuela. La propuesta ecuatoriana fue elaborada por el ministro de Economa y Finanzas de Ecuador, Ricardo Patio, y cuatro miembros de su gabinete, a los cuales se unieron tres extranjeros, Jorge Marchini (3), Oscar Ugarteche (4) y yo mismo (5). Esta propuesta, elaborada en alrededor de 15 horas, fue sometida el lunes 30 de abril al presidente, Rafael Correa, que ratific las grandes lneas. El 3 de mayo, en la reunin ministerial, presidida por el presidente de Ecuador, se aprob la Declaracin de Quito (http://www.cadtm.org/article.php3?id_article=2630). Lo que ahora est programado es una cumbre presidencial, que tendr lugar antes de fines de junio 2007. En ella se adoptar el texto que definir qu es el Banco del Sur y proclamar la creacin definitiva de esta institucin.

Qu orientacin propugnaba el texto redactado por Argentina y Venezuela? El texto inicial redactado por Argentina y Venezuela (el 29 marzo 2007) tiene elementos que provocan a la vez sorpresa y rechazo. Este proyecto habra sido el nico sometido a discusin de la reunin ministerial de Quito si Ecuador no hubiera decidido elaborar una nueva propuesta.

Primer elemento: el diagnstico de partida incluye consideraciones perfectamente compatibles con la visin neoliberal -la visin del Banco Mundial, del pensamiento econmico dominante, de la clase capitalista- sobre la causa de las debilidades de Latinoamrica. El texto pone en evidencia que el escaso desarrollo de los mercados financieros es la causa principal de los problemas de Latinoamrica. Las consideraciones generales precisan que es necesario promover la constitucin de empresas multinacionales de capital regional, sin especificar que sean pblicas, privadas o mixtas. Sin salir de las consideraciones generales, dice que se trata de estimular el desarrollo de los mercados de capitales y de los mercados financieros regionales.

Segundo elemento: el proyecto propone la creacin de un Banco del Sur, que tendra las funciones de un Banco de Desarrollo y de un Fondo Monetario de Estabilizacin, al mismo tiempo. Un Fondo de Estabilizacin consiste en un organismo que ayude a los pases de la regin cuando, por ejemplo, se vean sometidos a ataques especulativos. Para hacer frente a estos ataques, los pases necesitan reservas de cambio importantes para protegerse. El proyecto comn de Argentina-Venezuela propone un solo organismo, llamado Banco del Sur, cuyas funciones sean a la vez las de un banco de desarrollo y de un fondo monetario. No hay en esto nada objetable. Por el contrario, lo que puede resultar chocante es que se insista en que su funcin sea el desarrollo de los mercados de capitales, de la industria, de las infraestructuras, de la energa y del comercio. En este proyecto no se da prioridad, en absoluto, a la proteccin del ambiente o a las polticas culturales y educativas. Visto el diagnstico de partida, podemos temer que las polticas macroeconmicas que recomendarn se mantengan en la lgica del ajuste estructural y de las polticas monetaristas ortodoxas. Tambin que el Banco del Sur se endeudar en los mercados financieros.

Tercer elemento importante y discutible: la propuesta de Argentina y Venezuela prev que los derechos de voto se atribuyan en funcin del aporte de cada pas. As, si Argentina aporta el triple que Ecuador o Paraguay, tendr tambin el triple de derechos de voto. Se aplica, por lo tanto, el mismo sistema de reparticin de votos que tienen el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el BID (Banco Interamericano de Desarrollo). Se sigue as un criterio antidemocrtico y se hara en esta institucin, en cuanto a su funcionamiento, lo que se critica en otro lado. En cuanto a los miembros, la propuesta de Argentina y Venezuela abre la posibilidad de que Estados de Asia y de Africa participen con un estatus de observadores en el Banco. Esto es positivo, ya que de esta manera aumenta su dimensin como institucin del Sur. Pero, a pesar de que no est explcito, podemos pensar que habr una plaza para las instituciones financieras multilaterales. Sabemos, por otro lado, que en las discusiones que tuvieron lugar en marzo y abril de 2007, algunos miembros de los gabinetes, especialmente de Argentina, pensaban que el BM y el BID podran ser accionistas del Banco del Sur, sin derecho de voto. Lo ms grave est en la ltima parte, en el captulo 8, donde se habla de Inmunidad, Exencin y Privilegio, lo que es una reproduccin de los estatutos del BM, FMI y BID. Tambin se dice en este proyecto, en el artculo 42, que los archivos son inviolables, lo que quiere decir que sera imposible hacer una auditora al Banco del Sur. Y en el artculo 45 -all es simplemente un cortar y pegar de los estatutos del BM y del FMI-, leemos que existe inmunidad total con relacin a los procedimientos judiciales y administrativos, relativos a los actos ejecutados por sus funcionarios en el marco de sus misiones.

El texto propuesto por Argentina y Venezuela es totalmente coherente con la orientacin poltica del gobierno de Kirchner en Argentina, pero, por el contrario, es totalmente incompatible con las posiciones adoptadas por Venezuela. Una explicacin plausible es que los delegados argentinos y venezolanos que redactaron este texto eran tcnicos formados en universidades anglosajonas y favorables a la dominante economa neoliberal. Podemos suponer que este texto nunca fue ledo, aprobado y asumido por el presidente de Venezuela.

Frente al texto argentino-venezolano qu prev el proyecto presentado por Ecuador? Ecuador propone tres instrumentos: un Fondo Monetario Regional, un Banco del Sur y la creacin de una unidad monetaria del Sur, una moneda nica sudamericana que permitira los intercambios entre los pases de Latinoamrica sin tener que recurrir al dlar, como sucede en general actualmente. Este tercer instrumento fue aceptado por Argentina, Venezuela, Brasil, Paraguay y Bolivia.

El texto propuesto por Ecuador comienza con consideraciones generales importantes. La primera consiste en que los dos organismos, Fondo Monetario del Sur y Banco del Sur, o el organismo nico si slo se crea el Banco del Sur, deben garantizar el ejercicio efectivo de los derechos humanos y permitir la aplicacin de los acuerdos, criterios y tratados internacionales que se refieren a los derechos econmicos, sociales y culturales. Se ve enseguida que el enfoque ecuatoriano no es comercial ni economicista. Es un enfoque en trminos de derechos humanos. Se trata de implementar herramientas econmicas que deben servir para garantizar la aplicacin de los derechos humanos fundamentales. En las consideraciones se tiene en cuenta tambin que las polticas de tipo neoliberal del BM y FMI -est dicho implcitamente-, llevaron al agravamiento de las condiciones de vida de una gran parte de las poblaciones, a un aumento de las desigualdades en la distribucin de los ingresos y de las riquezas, a una prdida del control de los pases de la regin de sus recursos naturales, a un aumento de la tendencia migratoria. Frente a esto, es necesario poner en prctica polticas pblicas tendientes a reforzar las estructuras que permitan a los pases recuperar el control sobre los recursos naturales y su aparato productivo en la regin, de los cuales una buena parte ha pasado a manos de las transnacionales del Norte.

Cules son las otras propuestas originales de Ecuador concernientes al Banco del Sur? Lo ms importante es que estos dos organismos no deben endeudarse en los mercados de capitales, a diferencia del Banco Mundial y del BID. Hay que decir que el BM, que se endeuda en los mercados de capitales, justifica a menudo su poltica neoliberal con el argumento de que es fundamental mantener la mencin AAA como banco de prstamos en el mercado de capitales para a su vez conseguir fondos con el inters ms bajo. Si se quiere desarrollar polticas que no buscan la rentabilidad a cualquier precio, no hay que depender de esta notacin. Es por ello por lo que el capital del Banco del Sur, que le permita conceder prstamos, debera provenir de cuatro fuentes:

1. Un aporte de capital de los pases miembros.

2. Prstamos que los pases miembros le haran al Banco, pero que seran contratos que no dependieran de los bonos emitidos en los mercados de capitales regionales o del Norte.

3. Impuestos globales comunes, o sea, diferentes tipos de impuestos globales que seran aplicados por los pases miembros y cuya recaudacin sera transferida al Banco de Desarrollo, tales como la Tasa Tobin, impuestos sobre las ganancias repatriadas por las transnacionales, de proteccin al medioambiente, etc.

4. Donaciones.

Si un Fondo Monetario del Sur fuera instaurado, est previsto que el dinero que dispondr para ayudar a los pases que lo necesitaran provendr de una parte de las reservas que cada Estado pone a disposicin del Fondo en caso de necesidad. El Fondo podr disponer, en caso de necesidad, del 20 % de las reservas de cambio de todos los pases miembros. Por ejemplo si Bolivia sufre un ataque especulativo, inmediatamente el Fondo pide a los Bancos Centrales de los pases miembros que le hagan una transferencia, en pocas horas, del 20 % de sus reservas para ser utilizadas en la defensa de dicho pas. Hay que hacer una precisin importante: esto quiere decir que no se bloquean los fondos en forma permanente, se los rene slo en caso de necesidad.

Otro elemento importante dentro de los principios generales de la propuesta ecuatoriana es que los interlocutores del Banco del Sur o del Fondo son los Estados miembros. La idea es conceder prstamos destinados a las empresas pblicas, a pequeos productores, al sector cooperativo, a las comunidades indgenas, etc. En principio, el Banco no prestar a las grandes sociedades transnacionales del Sur, como las que existen en Sudamrica: Petrobras, gran sociedad brasilea mixta privada-pblica; PDVSA, la empresa petrolera venezolana; Techint, empresa privada argentina... No es a estas empresas a las que el Banco les prestar dinero, sino al sector pblico, a pequeos productores, a las comunidades locales, a los municipios, a las provincias, etc. Se les prestar el dinero a travs de los Estados miembros. La idea es evitar que el Banco del Sur se convierta en un mastodonte, como ocurre con el BM, que tiene cerca de 13.000 empleados que van por el mundo, en mltiples misiones eludiendo el contacto con los gobiernos centrales de los pases del Sur. Estas misiones debilitan deliberadamente a los poderes pblicos. Se piensa en una estructura del Banco sin demasiados empleados y cuyos interlocutores sean los Estados. El objetivo es que los Estados, de acuerdo con la orientacin del Banco, presten principalmente a quienes lo necesitan, para la aplicacin de un modelo alternativo, respetuoso con el medioambiente, que busca promover la justicia social y que ayude a los que no tienen fcil acceso a los capitales. Por lo tanto, por definicin, en principio no se prestar a las grandes empresas privadas.

Otras diferencias entre el proyecto presentado por Ecuador y el argentino-venezolano Segn el proyecto ecuatoriano, est previsto que cada Estado miembro debe implementar un mecanismo para que, todos los aos, se rinda cuenta del funcionamiento y de la actividad del Banco y del Fondo. Este mecanismo debe incluir una discusin parlamentaria pblica.

En lugar de decir que los archivos son inviolables, el principio elegido es que estos forman parte del dominio pblico. Puede haber algunas excepciones provisorias, algunas decisiones del Fondo pueden ser momentneamente de carcter confidencial en relacin con ataques especulativos.

Los funcionarios del Banco y del Fondo debern pagar sus impuestos.

No hay inmunidad. Se indica que los funcionarios del Banco o del Fondo son responsables de sus actos ante la justicia. Finalmente, se prev que el Banco y el Fondo, en tanto que personas morales, pueden ser procesados.

Qu balance podemos hacer de la reunin ministerial del 3 de mayo de 2007? En primer lugar, hay que sealar que Brasil, que hasta ese momento dudaba de su participacin en el Banco, afirm que se adhera a este proyecto. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este pas, conforme a su poltica econmica y social, y a la poltica exterior del gobierno de Lula, ve sobre todo a este Banco como un instrumento de poltica comercial, habla esencialmente de un bloque econmico y toma como modelo, sin ninguna crtica, a la Unin Europea (UE). Para el CADTM y para una serie de movimientos sociales -europeos o no- la UE, tal como est constituida, no es en absoluto un modelo. Por supuesto que hay aspectos positivos importantes: el hecho de tener una moneda nica, un espacio en el cual las fronteras internas se han suprimido y permiten en gran medida la libre circulacin de las personas. Pero es cierto que el modelo actual de la Unin Europea promueve la aplicacin de polticas neoliberales, favorece mucho ms la circulacin de capitales que de personas, ya que est restringido el desplazamiento de los ciudadanos de los nuevos Estados miembros del Este. La UE provoca una competencia muy fuerte entre los trabajadores. En el marco de la Unin, no ha habido nivelacin hacia arriba de los cdigos de trabajo ni de las obligaciones patronales con los trabajadores. All donde todava existen sistemas de seguridad social favorables se busca su privatizacin, como en Hungra despus de haber entrado en la UE.

Esta visin acrtica de la Unin Europea expresada por Brasil, es, con seguridad, compartida por otros pases latinoamericanos, ya sea porque se hacen ilusiones sobre la UE, ya sea -y es lo ms probable- porque con pleno conocimiento de causa comparten la idea de que es necesario privilegiar un modelo muy cercano al neoliberalismo. Estos pases encuentran que la UE esta muy bien bajo su forma actual.

Qu podemos pensar de la adhesin de Brasil al Banco del Sur? Dado el peso de la economa brasilea en Latinoamrica, la participacin de Brasil da un impulso de salida al Banco significativamente muy importante. El problema con Brasil es la orientacin del gobierno de Lula y del modelo econmico y social que pone en prctica. Est claro que la integracin de Brasil en el Banco del Sur lo escora a un esquema mucho ms tradicional, no demasiado alejado del neoliberalismo, mientras que si Brasil no participara sera ms simple llegar a una definicin ms cercana al modelo alternativo que proponemos. Pero Brasil est en el Banco del Sur porque no puede estar ausente: si las bases del Banco no hubieran sido elaboradas a iniciativa de Venezuela y Argentina, Brasil ni siquiera se habra interesado. Pero para mantener su papel dominante no puede estar ausente del Banco del Sur.

Si nos ponemos en el lugar de Ecuador, Venezuela y Bolivia, comprenderemos el inters que muestran estos pases en tener a Brasil en el Banco, puesto que es una potencia econmica importante y porque una serie de gobiernos progresistas de la regin desean mantener buenas relaciones con este pas para evitar que refuerce su acercamiento a Estados Unidos, lo que debilitara la regin frente a la agresividad estadounidense. Existe un verdadero juego diplomtico y geoestratgico. Lo ideal sera que el gobierno brasileo adoptara una poltica realmente de izquierda, alternativa a su alianza con Estados Unidos y a su apoyo prcticamente exclusivo a la industria agroexportadora o industrial exportadora que parte a la conquista de los mercados de la regin. Pero estamos lejos de ello.

Qu tendencia predomina en el mbito regional? El gobierno actual de Paraguay es un gobierno de derecha, y podra ser reemplazado despus de las elecciones presidenciales de este ao. Un cura de izquierda podra ganar las elecciones. Del lado argentino, hay una retrica anti-FMI y anti-neoliberal, pero el gobierno argentino adopta una orientacin de refuerzo al capitalismo en Argentina. Existen dos grandes iniciativas en Latinoamrica en este momento: por una parte este Banco del Sur y por otra, el Mercosur, que se extiende. Al principio comprenda Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. Venezuela, que busca una alianza regional ms fuerte en oposicin al ALCA promovida por Estados Unidos, se ha adherido al Mercosur, al igual que Bolivia, y Ecuador est como observador. Tenemos por lo tanto un bloque econmico que se define principalmente por las relaciones comerciales y econmicas, y que est dominado por el sistema capitalista. Este bloque permite reforzar los intercambios y favorece cierto tipo de integracin regional.

Por otra parte, existe otra iniciativa, el ALBA, la Alternativa Bolivariana para las Amricas, en la cual participan Venezuela y Bolivia, y se han sumado Cuba, Hait, Nicaragua y Ecuador en calidad de observador. Cinco das antes de la reunin de Quito sobre el Banco del Sur, se realiz una reunin en Venezuela sobre el ALBA, que es una propuesta de integracin poltica cuyo eje central est constituido por Cuba-Venezuela-Bolivia. Los gobiernos de estos tres pases afirman explcitamente que su orientacin est enfocada a instaurar el Socialismo del siglo XXI, una orientacin anticapitalista y antiimperialista, que tiene como objetivo la solidaridad entre los pueblos.

Por consiguiente, en Latinoamrica y en el Caribe estamos en un escenario muy particular, donde tenemos dos tipos de proyectos, en parte competidores, pero que coexisten, puesto que varios pases son miembros de ambos. Venezuela y Bolivia estn en el Mercosur y tambin en el ALBA, ya que sta tiene una orientacin mucho ms a la izquierda que el Mercosur y porque Cuba est en ella. Brasil, sin oponerse a Cuba, afirma claramente su amistad al gobierno de Washington.

El Banco del Sur est entre estas dos tendencias, aunque ms cerca del Mercosur que del ALBA. No incluye a miembros clave del ALBA, comenzando por Cuba, pero tambin Hait y Nicaragua. Por supuesto, sera lgico que el Banco del Sur en un futuro se extendiera al Caribe y a Centroamrica -y por qu no a Mxico, si hubiera un cambio de gobierno- y desarrollara relaciones privilegiadas con pases en desarrollo de otros continentes, como Africa y Asia. El Mercosur es un bloque esencialmente econmico, muy dominado por Brasil, que ejerce un tipo de subimperialismo, una potencia econmica que domina a sus socios en la regin. Que sea Argentina, Venezuela, Ecuador o Paraguay, todos tienen una balanza de pagos negativa con Brasil. Este pas les exporta mucho ms de lo que de ellos importa. Por otra parte, est dotado de empresas transnacionales, como Petrobras, que controla sectores econmicos clave de sus vecinos. Con otras transnacionales esta petrolera se impone en el sector del gas y el petrleo boliviano; otras empresas brasileas tienen una fuerte presencia en Paraguay. El Mercosur, dominado por Brasil, aliado a Argentina, se parece ms a la Unin Europea, dominada por el tro franco-germano-britnico, con una orientacin claramente capitalista neoliberal, mientras que el ALBA es un proyecto ms poltico que econmico, basado sobre todo en los intercambios de tipo trueque o donaciones. Venezuela hace importantes donaciones a Nicaragua, Bolivia y Hait. El ALBA me parece un proyecto realmente interesante. Qu es lo que va ser determinante? Ser la orientacin poltica de los gobiernos y la lucha de los movimientos sociales.

Ecuador tiene una orientacin radical, favorable a un reparto de ingresos en favor de los ms explotados, de los ms oprimidos. No renovar el acuerdo para ceder la base militar de Manta a Estados Unidos a partir de 2009. Cuestiona el tipo de explotacin petrolera que destruye una parte de su territorio en el Amazonas, por ejemplo. Se observa con claridad que la poltica de Ecuador, desde ese punto de vista, est ms prxima a la de Venezuela y a la de Bolivia que a la de Brasil. En Paraguay se podra producir un cambio, con un presidente izquierdista. Por otra parte, no hay que excluir grandes movilizaciones en Brasil, en particular, por parte del Movimiento de los Sin Tierra (MST), que impulsa la accin por una verdadera reforma agraria, en oposicin a la poltica de Lula. Se podra tener en los meses y aos venideros un refuerzo de la dinmica de los pueblos en accin y del proyecto del ALBA. La orientacin del Banco del Sur depender de los gobiernos que sostengan su creacin. Aunque hay que temer que predomine la orientacin avanzada por Brasil y Argentina, el juego todava est abierto. Es ahora cuando hay que dar todo el apoyo posible para que el proyecto del Banco del Sur concrete todas las esperanzas que suscita.

Notas:

1) El presidente ecuatoriano Rafael Correa anunci que no renovar la concesin de la base militar de Manta al gobierno de Estados Unidos, cuando finalice dicha concesin, en el ao 2009.

2) Ver varios materiales sobre el Banco del Sur: http://www.cadtm.org/rubrique.php3?id_rubrique=1 y http://www.cadtm.org/es.mot.php3?id_mot=336

3) Miembro de Economistas de Izquierda de Argentina (EDI), miembro del Observatorio Internacional de la Deuda (OID) y profesor de Economa en la Universidad de Buenos Aires.

4) Profesor de Economa en la Universidad de Mxico. Miembro de la Organizacin Latindadd y del OID.

5) El presente texto slo compromete a su autor.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter