Portada :: Mentiras y medios :: Jornadas Internacionales "El derecho a informar y estar informado". Caracas, 18-20 de mayo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-05-2007

Intervencin en las Jornadas Internacionales El derecho ciudadano a informar y estar informados. Caracas 18 al 20 de mayo de 2007
No hay alternativa: es preciso ganar la batalla simblica

Fernando Buen Abad Domnguez
Telesur


nada nuevo puede construirse de cero: para bien o para mal, uno cuenta con el trabajo,

los aciertos y los errores legados por las generaciones anteriores. Frente a los horrores

que esa herencia tambin incluye, siempre existe la tentacin de tirar todo por la borda.

Pero si es as, con qu ladrillos, usando las palabras de Lenin, se levantar una

nueva construccin? De lo que se trata entonces es de tomarlos, actualizarlos,

o criticarlos despiadadamente; lo que nunca puede hacerse es ignorarlos [1] .

No hay alternativa: es preciso ganar la batalla simblica. 

Sin teora revolucionaria tampoco puede haber movimiento revolucionario. Jams se insistir bastante sobre esta idea.. Lenin

Es necesario planificar cientficamente todas las propuestas interdisciplinarias para el avance cotidiano de la Comunicacin Revolucionaria y mundial hacia el socialismo. Razonar bajo consenso y en las circunstancias actuales, qu se puede y qu se debe hacer mejor, cmo ganar fuerza, presencia e influencia para el Socialismo. Diagnosticar, carencias y virtudes, correctamente, sinceramente, colectivamente Disear planes para educarnos, para experimentar, para desarrollar la imaginacin revolucionaria y ser capaces de medir resultados Planificar tctica y estrategia de la Comunicacin Revolucionaria que har su poesa diariamente con el ascenso socialista de la conciencia comunicada por todos los medios, los medios nuevos y los medios renovados. Es necesaria una Ciencia de la Comunicacin Socialista para el diagnstico preciso y para el desarrollo de una poltica internacionalista exuberante. De abajo hacia arriba. Es necesaria una Corriente Internacional de la Comunicacin hacia el Socialismo.

No basta con expropiar los medios, con suspender concesiones. No basta con abrir mil medios nuevos si no nos cuidamos del individualismo, del empirismo, de la atomizacindel negocito de secta disfrazado de progre y del cada quien para su santo. No basta con leyes, no basta con decretos, no basta con movilizaciones. Aun siendo toda la movilizacin continental a la vista, un avance extraordinario e inspirador, no es suficiente. La batalla profunda en el terreno de las ideas, de los gustos... de los imaginarios ms ntimos, la batalla por liberar la conciencia del fardo alienante burgus, demanda esfuerzos multidisciplinarios y sistemticos que no pueden ser librados a las buenas voluntades, a la buena suerte al azar, a las sectas o las burocracias. Se requiere apertura, diversidad y consenso ratificados dinmicamente en un Programa Socialista para la Comunicacin dispuesto a terminar, de una vez por todas, con la barbarie alienante desatada por los monopolios de la comunicacin burguesa y los gobiernos complacientes. Terminar para siempre con la demagogia de aparatos mesinicos para la redencin de los pueblos. No hay lugar para eufemismos: las armas de guerra ideolgica desarrolladas por el capitalismo son instrumentos cuyo dao debe ser evaluado y combatido meticulosamente. Permanentemente. He aqu, incluso, una tarea para el Partido Socialista Unido de Venezuela

Es inexcusable la unidad para una lucha internacional que quiere producir Imgenes e Imaginarios (visuales sonoras o de cualquier tipo) hacia el Socialismo. A eso hay que ponerle toda nuestra energa. No dispersarla, no perder la perspectiva porque se trata de una lucha difcil y asimtrica, a estas horas, contra los imperios mediticos y sus lebreles. Es imprescindible luchar para conquistar, pronto, esa fuerza dialctica nueva del imaginario Revolucionario basada en un trabajo minucioso a la hora de diagnosticar correctamente aciertos y errores, potencias y debilidades de todos los medios de Comunicacin que anhelan contribuir a la derrota del capitalismo. Es imprescindible precisar quin es el interlocutor de la Comunicacin Revolucionaria sus hbitos, problemtica educativa, cultural, laboral... Es indispensable medir la cantidad, la calidad y la localidad de la produccin comunicacional y su rumbo con relacin al calendario poltico y a la agenda mundial de la Revolucin Socialista. Es preciso ser un referente cientfico en la produccin informativa, seria y tambin creativa. Ser incubadora de la experimentacin audiovisual ms avanzada; ser la mejor escuela de periodismo, informacin social y comunicacin. Ganar influencia decisiva en todos los mbitos.

Es preciso hacer visibles todas las luchas que ponen en pie la transformacin Socialista de la produccin comunicacional, sus tcticas e inteligencia. Es preciso hacer visible la produccin informativa, la produccin de lenguajes que narran el ascenso cotidiano de la rebelda multiplicada a estas horas, sin precedentes, con la fortaleza de las ideas mejores consensuadas por la praxis de abajo a arriba. Es ineludible el trabajo organizado para producir informacin y Comunicacin comprometida con la verdad a toda costa, como hecho revolucionario minuto a minuto. Es inexcusable la organizacin consensuada con tcticas informativas para contribuir a la construccin del hbito cotidiano de la mirada no hegemnica. Es ineludible el trabajo de construir, desde los movimientos sociales de base, un programa de Comunicacin Revolucionaria Internacionalista hasta encarnarse como parte de una misma voz y una lucha de clase contra la alienacin, contra los monopolios de la verdad y la demagogia. Eso deber ser una meta inmediata sin conformismos.

Urge una tctica y una estrategia comunicacional dispuesta a marcar diferencias urgentes en la organizacin de los imaginarios desde los movimientos sociales en combate. Organizarnos contra las ideas e intereses del amo, los modos expresivos del patrn, sus gustos y sus placeres... urge producir Comunicacin organizada y con un Programa impulsados con herramientas socializadas y contenidos de inters colectivo. Con lenguas, pieles y modismos dispuestos a su emancipacin econmica, cultural, espiritual y anmica. Con independencia poltico-semntica. Con errores propios, incluso, en el crecimiento y la maduracin de la Comunicacin no alienante. Organizacin y Programa al calor de una Revolucin Social Permanente como sustento y proyecto.

Trece propuestas para Cambiarle la Suerte a la Comunicacin.

Quiz no sepamos -milimtricamente- cmo ser la Comunicacin del Socialismo, pero urge definir cmo no queremos que sea.

  1. Construir un Programa Internacional de la Comunicacin hacia el Socialismo.
  2. Impulsar una Corriente Internacional de la Comunicacin hacia el Socialismo con movimientos sociales de base. Hacia un Congreso Permanente y una agenda poltica de la Comunicacin que ordene y potencie tareas comunes.
  3. Desmontar dcadas de agresin comunicacional alienante.
  4. Nacionalizar, expropiar [2] , cancelar concesiones privadas [3] apertura de medios y modos nuevos con base social en lucha y bajo control de los trabajadores. Democratizacin de las herramientas de produccin y distribucin en Comunicacin.
  5. Asegurar la Independencia poltica, semntica y sintctica: programacin planificada y abierta sobre una agenda temtica internacional que satisfaga de las necesidades de la construccin del Socialismo.
  6. Fundar una Escuela Internacionalista de Cuadros para la Comunicacin Socialista. Desarrollar los gneros y estilos narrativos (e informativos) del Socialismo por prioridades de abajo a arriba.
  7. Fundar un Centro de Investigacin y Experimentacin hacia los lenguajes nuevos.
  8. Crear sistemas de Financiamiento Internacional (Banco del Sur acaso) para los medios Socialistas bajo control de los movimientos sociales.
  9. Crear un Congreso permanente para la Comunicacin Socialista nueva, sin trabas burocrticas, jurdicas y sectarias.
  10. Estimular en todas sus posibilidades la propaganda de la organizacin revolucionaria. La construccin del Partido que no hemos conocido. Propaganda como potica de la lucha que narre los mejores triunfos de la organizacin revolucionaria. La imaginacin como arma de la Revolucin
  11. Estimular una red de la Comunicacin permanente para la emancipacin de las fuerzas naturales y laborales que crean la riqueza. Qu materias primas nos roban cmo se explota a los trabajadores?
  12. Fundar foros de Comunicacin Socialista que impulsen la movilizacin de usuarios e interlocutores crticos, capaces de perfeccionar la Comunicacin nueva hecha esta vez por todos.
  13. Fundar un Sistema Internacional de Medicin Cuantitativa y Evaluacin Cualitativa. Comunicacin Socialista de calidad en forma y contenido medibles desde los movimientos sociales y sus asesores.

Pronto, ayudados tambin por la Comunicacin Socialista, hablaremos libremente de los triunfos creadores que propagarn la organizacin de las rebeldas, el derecho a la felicidad sin peajes, el sentido del humor inteligente y los fulgores cotidianos de la Revolucin Simblica des-alienada. Hablaremos de los usos, definiciones y tipologas de la Comunicacin Socialista, de sus riquezas verdaderas. Nos permitir comprender y combatir la alienacin y todo lo que impide crear conciencia sobre las maravillas y magnificencias de la Comunicacin Socialista que debera pertenecernos a todos, objetiva y concretamente. Viviremos un da sin la payasada mercantil que cubre al mundo con un velo de ornamento recreativo, farandulero y pueril que no deja ver lo importante que ser la televisin, la radio, la prensa, los medios todos, emancipados.

La Comunicacin Socialista no ser un Dios etreo que har, por s mismo, cosas malas o buenas desde un espacio extraterrestre y fatal. La Comunicacin Socialista ser el conjunto concreto de medios, modos y relaciones para la produccin, transmisin y recepcin de mensajes, en imgenes y sonidos dispuestos a transformar al mudo permanentemente luego de derrotar al capitalismo para siempre. Hay que aprovechar para la Comunicacin Socialista la tecnologa, los medios y lenguajes desarrollados por generaciones de trabajadores que, alienados o no, alcanzaron logros no slo materiales, en los instrumentos, la maquinaria, los edificios, los imaginarios aprovechar lo mejor para que la Comunicacin Socialista pueda elevar la conciencia humana, los mtodos, costumbres, las habilidades adquiridas y desarrolladas a partir de la cultura material preexistente. En s misma la Comunicacin Socialista es un desafo colosal para la Humanidad y deber ser uno de sus logros mayores.

En oposicin a los desplantes anrquico-burgueses, reformistas, burocrticos basados en cualquier satanizacin, para descalificar o destruir a la Comunicacin Socialista, lo necesario hoy es la democratizacin de las herramientas tecnolgicas, magnficas y poderosas, y renovar su uso con ideas y lenguajes revolucionarios, en un escenario de lucha de clases, y contra el rol de las empresas privadas que las emplean como armas rentables de guerra ideolgica. La Comunicacin Socialista debe ser actualizacin de la inteligencia, una conquista de la humanidad que deber servir para la emancipacin de los explotados. Hay para esta Comunicacin Socialista tareas urgentes:

Contra lo que la amordaza y abate en la vorgine simblica decadente, en la reyerta de las vulgaridades, el despojo y la obscenidad.

Contra la desinformacin, la ignorancia, el intermediarismo, la prostitucin, el alcoholismo, la narco-dependencia y el machismo.

Contra los racismos, autoritarismos, paternalismos y familiarismos.

Contra el dogmatismo, la charlatanera y la demagogia.

Contra la represin, la violencia, las guerras.

Contra la censura, la explotacin, la doble moral, la hipocresa, la traicin y la vulgaridad.

Contra la depresin, la atomizacin, el desnimo, la infelicidad

Construyamos la Comunicacin Socialista torrencial, majestuosa y urgente. Comunicacin Socialista liberada de los caprichos de la barbarie y la vanidad, de la esttica burguesa mercenaria. Comunicacin Socialista como imperativo histrico para crear formas y diseos capaces de aniquilar la barbarie intelectual hacia un modo nuevo de relacionarnos plenamente social.

Datos hacia un diagnstico.

Sin haber comprendido las races econmicas e ideolgicas del Imperialismo, sin un diagnstico profundo sobre sus implicaciones polticas y sociales y sin poner a la propiedad privada como el principal enemigo del campo de la produccin de imgenes e imaginarios, es imposible dar el menor paso hacia la solucin de las calamidades principales generadas en particular por el modo capitalista de alienacin mass media. Hay que ver:

Segn la UNESCO [4] hay 1,350 millones de televisores [5] . Esto en 70 aos se multiplic. Hasta hace pocos aos en Asia haba 176 televisores por cada mil personas, en frica 60, mientras que en Europa 446. En Amrica Latina y el Caribe el promedio ha sido de 205 televisores por cada mil personas. Segn UNESCO en Guatemala, en 1997, haba 61 televisores por cada mil habitantes, en Nicaragua 68; Argentina, 223; Bolivia, 116; Brasil, 223; Chile, 215; Colombia, 115; Cuba, 239; Mxico, 272; Per, 126; Uruguay, 239 y Venezuela, 180. En Estados Unidos 806 televisores por cada mil habitantes. En Francia 595 televisores, Alemania 567, Espaa 409 [6] y Reino Unido 521 por cada mil habitantes. En 1995, alrededor de 900 mil televisores en todo el mundo, es decir un receptor cada 6.8 personas. Hacia 1995 y 1996 en USA, 806 televisores por cada mil habitantes; en Canad, 709 y en Japn, 700. En Gambia solo haba 2, en Nepal y en Etiopa, 4. En Hait 4, Honduras 80, Venezuela 180, Cuba 199, El Salvador, 250, Chile 277, Brasil 289, Argentina 345. Mxico tena 193 televisores por cada mil habitantes. En 2010 habr 2 mil millones de televisores y 5 mil millones en 2025!

Clarifiquemos tareas:

Qu pasara si maana, organizados como trabajadores de la Comunicacin, con un diagnostico correcto, un correlato de fuerzas idneo y un programa Socialista de transicin consensuado recupersemos todos los medios secuestrados por las oligarquas mass media? Qu seramos capaces de ofrecer, y ofrecernos, en calidad y cantidad, distinto al discurso burgus? Qu otra Informacin y Comunicacin podramos producir, concientes de nuestras necesidades y fuerzas; con las herramientas de produccin disponibles, sin caer, por ejemplo, en la trampa del aburrimiento, del didactismo, del doctrinarismo, del mesianismo o el paternalismo? Qu informacin y Comunicacin Revolucionaria deberamos (y podramos) producir, capaz de aniquilar la alienacin, capaz de seducir y movilizar con poderes creadores nuevos, capaz de convencer con argumentos poderosos y probados, capaz de enamorar con belleza convulsiva y Poesa Revolucionaria y fresca? Qu clase de Revolucin esttica permanente, de los contenidos a las formas, seramos capaces de impulsar para dar lugar a una experiencia indita de Comunicacin hacia el Socialismo? Qu Revolucin comunicacional podramos impulsar para elevar el nivel del gusto, de la conciencia, del placer, de la educacin, del entretenimiento elevar el nivel del "emisor", del "medio", del "mensaje" y de los "cdigos"?

Hay que terminar con el negociado impune de conciencias. [7] Hay que terminar con el uso desptico, corrupto, racista miserable y degradante de los mass media. Hay que terminar con el paraso de la charlatanera, el trfico de informaciones falsas, la infeccin mercantil de lo cotidiano, la resignacin divertida, los diezmos ideolgicos la criminalizacin de la rebelda. Hay que terminar con la esttica de fuerzas represoras, polticas y culturales, encarnadas militarmente en el discurso mass media.

Hay que terminar el empirocriticismo. Hay que terminar con la esttica farandulera. Hay que terminar con la miseria y la barbarie comunicacional donde reina la belleza repulsiva del neoliberalismo. Hay que terminar con la esttica burguesa. Casa por casa. Hay que terminar con la alienacin, todo lo que se infiltra para hipnotizar receptores. Hay que terminar con la barbarie cultural. Hay que terminar con el fetichismo de los avances tecnolgicos, con los valores del utilitarismo convencional burgus que se sirven de para embrutecer con estereotipos a los trabajadores.

Hay que terminar con la dictadura mercantil del raiting. Hay que terminar con la moral de esa violencia de mercados que administra con eficiencia los mitos de seduccin de un imaginario globalizado. Hay que terminar con la circulacin de fetiches y parsitos mercantiles. Hay que terminar con los ejrcitos de criminales payasos mas media entrenados para poner a salvo el capital de sus amos. Ideolgica, cultural y militarmente.

Hay que terminar con todo lo que directa o indirectamente esconda el conflicto capital-trabajo. Hay que terminar con la promiscuidad de los poderes burocrticos y financieros, con una lgica y esttica policaca. Hay que terminar con esos locutores, reporteros, escritores y dems profesionales, dedicados a convertir en comunicacin de raiting cualquier banalidad con ampulosidad y escndalo rentables. Hay que terminar con esa esttica de la tergiversacin de datos, la intermediacin infiel, impostacin, exageracin, pose, pedantera y soberbia [8] ...

Cmo? No habr produccin Revolucionaria de la Informacin, la Comunicacin y la Cultura sin una Revolucin Socialista total y desde abajo.

No existe arma de destruccin masiva ms letal que el Capitalismo. Depreda la naturaleza, las sociedades y las civilizaciones. Fren el desarrollo, inici un perodo de crisis generalizada y precipit la expansin de la miseria en proporciones nunca vistas. Millones de cadveres y de mutilados, vctimas de la guerra, millones y decenas de millones de personas atemorizadas, aplastadas, embaucadas y engaadas.

Es necesario un golpe letal contra la alienacin, la deformacin de las conciencias, el mercadeo obsceno de las farndulas impunes, la vorgine de los buitres sobre los cerebros de los nios, la prostitucin emocional de las mujeres, el desparpajo de los machismos, la barbarie rentable de los milagreros mediticos Hace falta una gran revolucin cultural, informativa y comunicacional. No adelante de los pueblos, no encima, no escondida Es necesaria una moral de lucha en la Comunicacin. La moral de lucha de quien produce comunicacin y se entiende como trabajador al lado de los trabajadores. Moral de lucha de trabajador que entiende su produccin sometida a las mismas calamidades explotadoras que padecen todos los trabajadores. Y eso no se logra aislado.

El crecimiento anrquico de las Industrias del Espectculo constituye una de las formas del capitalismo. Sirve para manipular conciencias privndolas de su libertad de informacin, tambin es resultado de una lucha por los mercados de consumo producida por la crisis de sobreproduccin de imgenes. Pero hasta hoy todo se tie con un tono de epopeya al "orden y la legalidad" que muestra sus garrotes en manos de la polica o el ejrcito y en manos de las televisoras con su fascismo de nuevo look hoy representado por jvenes de apariencia ejecutiva clean y seoritas seductoras prototipo de modelos plstico. Se trata de una teologa de la represin que se extiende hacia todos los rincones de la existencia para que vivamos bajo amenaza. No hay lugar para los feos, los morenos, los bajitos y menos para las rebeldas y menos contra la propiedad privada y sus baluartes. El idelogo fascista vende su cara y bondades, el discurso de la violencia legalizada, institucional.

De qu manera hay que explicar lo urgente que es una revolucin comuncacional armada con cuantos medios sea necesario para liberar a la humanidad de todo aquello que la hace prisionera y satisfacer as sus necesidades ms elementales? Podramos pensar una Comunicacin Hacia el Socialismo que abra horizontes nuevos y que pueda vencer lo que, acaso, es uno de nuestros adversarios mayores: la incomunicacin la desorganizacin. Hay muchas posibilidades por difciles que parezcan. Hay que llevar la democratizacin de los medios de comunicacin a todo el mundo. Impulsar la integracin de las luchas Revolucionarias estn donde estn a travs de una Corriente Internacional de la Comunicacin hacia el Socialismo. Impulsar un Programa desde abajo para la constitucin del poder socialista en la fuerza comunicacional.

Impulsar desde esa corriente un Programa Socialista capaz de idear formas dinmicas de integracin donde las televisoras comunitarias y alternativas, las radios, lo peridicos, las pginas en Internet, los cine-documentalistas accedan a unirse en un proyecto indito que haga posible una agenda de lucha consensuada y donde sea posible levantar, en todo el mundo, las luchas que competen a unos y a otros estn donde est. Que nunca ms un hecho represivo quede en silencio; que nunca ms se mate con indiferencia o pobreza una iniciativa de Comunicacin; que el llamado de la Revolucin Venezolana para expropiar, suspender concesiones a medios oligarcas, democratizar en suma la Comunicacin, sea un debate que levantemos todos en el Mundo entero y que un rumor de miles de voces se pronuncie para impulsar las acciones ms avanzadas de la Comunicacin Socialista.

Ya ocurre un movimiento de resistencia que no se contenta con reformismos ni migajas. Es una lucha real que comienza por entender y denunciar las conductas todas del mundo empresarial de las comunicaciones burguesas, es decir, la explotacin de sus trabajadores y lo miserable de su discurso al servicio de la explotacin y el capitalismo. A pesar de sus lmites y limitaciones esta lucha existe en un escenario totalmente adverso donde crece crticamente una inteligencia rebelde y creativa. Estas luchas de resistencia, que no slo tienen carcter cultural, se enfrentan en condiciones desiguales y con valenta a toda prueba, a un sistema econmico e ideolgico de clase que las desecha y detesta, las persigue y reprime, las encarcela y asesina, por principios..

Un programa para la Comunicacin Hacia el Socialismo:

Proponemos trabajar en un Programa para la Comunicacin Hacia el Socialismo que haga, en primer lugar, visibles las necesidades y mandatos de los movimientos sociales de base en sus luchas por una revolucin mundial nueva, en sus luchas contra el fardo simblico-cultural capitalista y contra todo lo que impide liberar las potencias expresivas ms urgentes. Un Programa madurado por un Consejo Consultivo Internacional para la Comunicacin Socialista con Delegados de Movimientos Sociales de Base.

Trabajar en un Programa de Transicin que exprese, con independencia poltica, nuestra decisin y nuestra capacidad creadora para superar los lmites impuestos a la imaginacin, un Programa para trabajar desde abajo y terminar con la miseria y la barbarie cultural ayudados por la Comunicacin Revolucionaria. Un programa para la Poesa revolucionaria de la Comunicacin Socialista.

Proponemos un Programa para fortalecer los poderes de los trabajadores para elevar la conciencia social, la conciencia sobre la fuerza social organizada al servicio de s y de su Revolucin Permanente. Programa desde abajo para la espontaneidad, la frescura y la creacin libre, la dignidad, el sentido del humor inteligente, la risa franca y el amor. Una Programa Socialista de la Comunicacin para la justicia informativa, la honradez periodstica, profunda, ancha, fiel y fecunda. Para la unidad de las diversidades, el saber de todos, por todos, para todos. Por la felicidad plena, el arte fortalecedor de la expresin libre, la ciencia no esclavizada, la palabra sin trampas ni mentiras un Programa de Transicin en Comunicacin Socialista para el salto cualitativo de la humanidad hacia su emancipacin definitiva.

Proponemos un Programa para la conquista Revolucionaria de las herramientas para la produccin comunicativa, un Programa para la nacionalizacin, la expropiacin y la democratizacin de las herramientas. Un Programa Socialista para la transformacin de las relaciones sociales en la produccin de la Comunicacin. Un Programa que contemple el desarrollo permanente de Congresos Organizativos y sistemticos hacia un buen debate fraternal y permanente, pensar en conjunto, con preguntas, dudas e intuiciones, esa praxis de la Comunicacin que queremos todos contra el absurdo descomunal de la propiedad privada de los medios y los modos de la Comunicacin.

Programa Revolucionario que llame a la organizacin de los trabajadores, que los ayude a impulsar sus medios de expresin, que garantice la participacin y la expansin comunicacional socialista o ser nada. Programa en la prctica absoluta de la verdad. Programa dispuesto a sumar esfuerzos para transformar la realidad miserable en que vivimos, para hacer caminos a la libertad expresiva solidaria y entre todos... cuanto antes. Un Programa de la fuerza organizada y de la praxis. Programa, incluso, de inters supremo en el Partido naciente.

Proponemos un Programa que habr de valerse de cuantos medios tenga al alcance para garantizar el triunfo definitivo de una Comunicacin Socialista, transformadora y revolucionaria de la conciencia, para la creacin de una humanidad sin clases, sin estado, sin propiedad privada. Comunicacin militante en la ciencia, la educacin, la tecnologa Comunicacin Revolucionaria para la Poesa Revolucionaria y viceversa que activarn todas las fuerzas sociales en la resolucin de los problemas de la vida prctica.

Trabajar en un Programa de la Comunicacin que garantice la formacin de cuadros, la educacin de militantes y especializados hacia la tica a la esttica Socialistas, con ciencia, tcnica, artesana, anchas e irreductibles. Programa como arma en lucha de la Revolucin que nos impulse a salir de los marcos desesperantes de la vida miserable, la debilidad y la impotencia. Programa de transicin para madurar como trabajadores que, desde cada lugar, asuman una beligerancia potica y revolucionaria con la certeza de que es posible cambiar al mundo sobre la base de un plan mundial construido por el espritu de una humanidad dispuesta a sacudirse la explotacin, organizada. De una vez por todas. Si no nos educamos como productores de Comunicacin Socialista de poco servir expropiar los medios de la burguesa. Pero es al mismo tiempo necesario educarse en la praxis de las organizaciones polticas para aprovecharnos de los mass media y educarnos todos en los sentidos ms amplios. Y slo con una tarea de planificacin dinmica, sobre la marcha, podremos las masas trabajadoras avanzar hacia una Revolucin cultural impulsada por organizaciones polticas poderosas dispuestas a educar y educarse para el Socialismo, con xito. En unas pocas dcadas, gracias a la planificacin ser posible transformar una economa atrasada y dependiente en una potencia poderosa con base industrial, alto nivel cultural y cientfico Socialistas. En eso los mass media planificados tambin, con su desarrollo y su riqueza narrativa, deben ser herramienta decisiva.

Trabajar en un Programa apasionado y entraable, un llamado a los trabajadores artistas, intelectuales, investigadores, preguntadores, estudiadores y enseadores, que tambin desean trabajar des-alienados y unidos en un frente nico mundial por la construccin de una Revolucin Cultural permanente. Programa para unirnos, organizarnos y luchar no slo contra las amenazas y los enemigos: la prostitucin imperialista del mercado global, la guerra ideolgica en los misiles y en los mass media, la persecucin de los lebreles neoliberales en fbricas, aulas, oficinas, calles... sino para crear una realidad revolucionaria donde el arte de comunicarnos, la ciencia, la creacin, la inteligencia puedan servir para una Comunicacin con independencia y libertad relativas, para una Comunicacin des-alienada. y contra toda imposicin.

Trabajar en un Programa que entienda y atienda la necesidad de organizarnos para ganar todas las la batallas simblicas en la formacin potica y poltica, individual y social, tecnolgica y esttica hacia la transformacin y resignificacin del concepto Comunicacin y su prctica Socialista en todos los medios. Organizacin para transformar, con la Comunicacin Socialista, las relaciones sociales todas, en las ciencias como en las artes, en el arado como en el microscopio. Organizacin para quebrar todo exclusivismo y todo individualismo.

Trabajar en un Programa para las circunstancias presentes sin dejar de planear el mundo que queremos comenzando, por el que no queremos Trabajar en un Programa para transformar el mundo en que vivimos, atreverse a cambiarlo desde sus logros mejores. Trabajar en un Programa al servicio de la transformacin definitiva de todos los estados del espritu, todos los gneros de la Comunicacin humana, todos los estados del mundo. Apuntar a una transformacin general de los valores, a la ruptura y la descalificacin de la lgica explotadora que deber ser perseguida hasta la extirpacin de todos sus reductos.

Trabajar en un Programa sin mordazas que luche por la dignificacin de la Comunicacin segn su significado ms profundo y ms preciso, imposible de dilucidar mediante la razn de la miseria. Apuntar a un orden, organizacin, sensible e inteligente. Apuntar a explorar lenguajes nuevos no exclusivos ni excluyentes, con el filo de una obstinacin revolucionaria encarnizada, que conmocione, desequilibre y derrote el pensamiento hegemnico. Y, sin negar los mejores logros, avanzar desde donde estamos.

Trabajar en un Programa Revolucionario con una economa poltica de los signos planificada un gran programa de comunicacin revolucionaria que acompae el camino hacia la sociedad sin clases programa, sueo en accin no unilateral, sobre la realidad, la fidelidad y la imagen. Programa crtico y auto-crtico donde nuestra imaginacin vea y realice conquistas nuevas del deseo, el conocimiento y el espritu. Ocurran donde ocurran y como ocurran. Nuestra tarea deber ser elevar la vida a un nivel ms alto y enriquecerla. No como tarea desesperada sino como trabajo sistemtico lleno de perspectivas que se abren y nos permiten declarar que la Comunicacin atraviesa una gran encrucijada, la encrucijada de la Revolucin Social que devolver su desarrollo a la humanidad, acompaada de una poca de conocimientos y felicidad esta vez sin explotacin, miseria ni ignorancia. La Humanidad liberada. 

Programa para una revolucin de la Comunicacin no indiferente no independiente de la Revolucin Social toda. Programa para poner en el seno de toda praxis revolucionaria en empresas, universidades y organizaciones de trabajadores la Comunicacin hecha por todos la idea ineludible de una Comunicacin Socialista que se transforme siempre y transforme consigo las herramientas y las relaciones de produccin. Programa para una Comunicacin Socialista, revolucionaria sistemtica y ambiciosa que rebasar los lmites de toda miseria como una necesidad profunda que cobra mayor fuerza cuando no slo satisface de manera simblica apetitos individuales o de secta.

Planificar no significa acartonar:

Panificacin no significa avasallamiento de la espontaneidad, no significa determinacin milimtrica aburrida de cada paso, no significa conduccin y excesiva e invasiva de las ideas y de las acciones. De ser as nadie pintara, nadie hara msica, escultura, arquitectura. Nadie sera cientfico o filsofo revolucionarios. La Planificacin no anula el sentido del humor ni el sentido del amor. La Planificacin no significa rigidizacin, no implica acartonamiento ni implica supresin de la libertad creadora. Quien intente reducir la planificacin Socialista a cualquiera de esas definiciones reduccionistas o esquemticas tiene mala voluntad o tiene una incapacidad supina de imaginar la libertad en plena marcha de la conciencia y la pasin des-alienadas.

Planificar la Comunicacin implica formarse para actuar sobre un terreno de direccin consciente hacia estadios del desarrollo humano aun desconocidos. Necesitamos lo mejor de nosotros, lo ms libre y lo ms Socialista. Necesitamos nuestra sonrisa ms indita, nuestro amor ms nuevo, nuestra fraternidad ms ignota. Se requiere gracia, simpata, frescura y disciplina, juntas, fusionadas y creativas. Se requiere lucidez racional y pasin desbordada, se requiere conciencia crtica e intuicin potica. Todo atento, cotidiano, preciso y en enriquecimiento permanente. No es fcil ser un militante de la planificacin comunicacional Socialista no es imposible. Tenemos muchos ejemplos avanzados.

Planificar la Comunicacin implica ser sensibles al tiempo, a la historia, a la materia implica ser sensibles al Trabajo humano y a su liberacin necesaria y urgente, implica escuchar el ritmo de las luchas, saborear sus nctares mejores, sus amarguras y sus dulces. Implica encuestar con disciplina diaria, sondear las opiniones y los imaginarios, saber los avances, saber los frenos, qu nos impulsa, qu nos frena implica consensuar necesidades, impulsar experimentos, inaugurar lenguajes. Nada fcil nada imposible.

Planificar cientficamente implica disponerse a resolver nuestras crisis de direccin y de dirigentes. Resolver los vicios con que hemos entendido y emprendido la direccin en otros tiempos fallidos. Implica impulsar el desarrollo y ser capaces de no temerle, implica ver la crtica y la autocrtica como una herramienta necesaria y urgente, implica pues ser un Revolucionario que se decide a construir el futuro. Permanentemente. Nada nuevo nada viejo.

Y semejante tarea no es tarea de individualidades geniales ni de sectas. No es tarea de burcratas no es tarea de iluminados. Repitmoslo mil veces esta tarea de la planeacin Socialista de la Comunicacin, que ha de desarrollarse por aproximaciones sucesivas, es una responsabilidad colectiva que exige capacidad de organizacin de equipos multi, inter y trans disciplinarios. Implica asuncin inexcusable de responsabilidades revolucionarias. No hay lugar para engaos ni para timoratos. Se aceptan candidatos.

A estas horas, dicho con generalidades, la planeacin suele hacerse de maneras injustas y limitadas. Suele delegarse (en una persona sola o en pocas) la tarea de rastrear, como se pueda, algo para poner a la vista del "consumidor". Lo hacen los mass media capitalistas y lo hacen tambin los medios "pblicos". Caminan derecho a la anarqua de formas y contenidos y a una idea de "variedad" que esconde el producto de una ensalada catica. Algunos mass media burgueses invierten en "planeacin" lo que conviene a un plan de mercado y slo a eso. Algunos mass media pblicos, a veces, "programan" atados a la urgencia de hacer sobrevivir sus aparatos burocrticos. "Planifican" para la anarqua de intereses que terminan siendo siempre los intereses del mercado. Todos quedamos fuera de sus planes, nuestro espacio, el que nos destinan, es la pasividad consumidora como masas narcotizadas que asienten a todo lo que las aliena. Basta de eso.

Los programadores en el terreno de los imaginarios suelen operar hurfanos de mtodo, abandonados a su suerte, o sus contactos. Suelen poner lo que encuentran o lo que negocian con quienes mejor pagan. Suelen programar bajo las leyes de una competencia desleal y bajo las leyes de la carencia. Se exhibe lo que se encuentra, casi sin remedio. Algunos logran en casos muy "ventajosos" planear por temporadas primavera, verano, invierno siguen los criterios de los ciclos trimestrales para "asegurarse" de tener "variedad" de "entretenimiento" bajo la dictadura del raiting. Es preciso acabar con eso, bajo una lgica Socialista este modelo es lo menos creativo, lo ms intil.

Y si realmente logrsemos formar una Corriente Internacional de la Comunicacin hacia el Socialismo que asumiera la responsabilidad de formarse como una herramienta para la planificacin simblica, tendramos, en un futuro no lejano, muchos medios operando como fuelle enorme de fragua que avivase cada chispa de la creatividad, del arte, de la mejor espontaneidad emotiva y fraterna. Un motor inmenso que nutrira la conciencia de la lucha de clases vuelta creacin para organiza la indignacin y darle cauce superador convirtindola en un gran incendio ldico, potico, frtil, fecundo y magnfico la historia nueva, la Revolucin Permanente En esto es en lo que hay que soar! Mientras se lucha. Y viceversa.

Esto es una propuesta.

Formemos una Corriente Internacional de la Comunicacin hacia el Socialista. Por qu no? Formmosla como una corriente poderosa que se ayude con un "Consejo Consultivo", llmese como se llame, integrado por delegados de base, por delegados de los movimientos sociales que en toda Amrica Latina que construyen Comunicacin no hegemnica, comunicacin no alienante, comunicacin para la libertad. Organicemos una Corriente Internacional de la Comunicacin hacia el Socialismo desde el Este de Los ngeles hasta la Patagonia, que convoque a los cientos de miles de comunicadores, radios, televisoras, peridicos, sitios Web trabajadores de la Comunicacin de base que, de un modo u otro, desde sus organizaciones, sus colectivos, sus sindicatos, sus comit de fbrica acepten impulsar una experiencia fraternal para cambiar al mundo.

Esto no es nuevo, slo es urgente. Ya vimos la tarea de los mass media burgueses a la hora de golpear a los pueblos como en Oaxaca, como en Chile, Francia contra eso debemos pasar de la actitud de receptor, de pasividad, de consumidor, de victima; a la accin de transformador de la realidad objetiva y subjetiva abandonar, crtica y concientemente, los atrasos y los vicios. Mirar inclementemente las manas y los defectos que hemos heredado y con los que justificamos y embellecemos nuestras indolencias y nuestras incongruencias. Mirar con ojos crticos, pero optimistas y de transformacin, ese muladar de baratijas que nos han impuesto como prendas supremas y ser capaces de cambiar los gustos, mejralos, (o abandonarlos) a cambio de un ascenso sin lmites de todas nuestras condiciones y cualidades individuales y colectivas. Nuestra propuesta es por superar el estado de miseria cultural en que nos tiene hundidos un sistema de barbarie interesado solamente en saquearnos y explotarnos como animales y peor.

Estn dadas las condiciones afectivas. Esta es una hora buena, estn encendidas las mquinas revolucionarias de los corazones que alimentan, entre otras, las mquinas filmadoras, radiofnicas, televisivas No hay mucho que discutir. Ya hay organizaciones que entienden lo que debe hacerse a estas horas y entienden lo que debemos construir en colectivo para las horas venideras. No hay tiempo que perder. Convoquemos, cuanto antes, congresos, encuentros, asambleas organizadores (y en movimiento) para acordar acciones directas de inmediato, caminando hombro con hombro alumbrados con el fulgor potico Revolucionario en materia de Comunicacin.

Es necesaria una Corriente Internacional de la Comunicacin hacia el Socialismo con un Consejo Consultivo Internacional de Movimientos Sociales de Base que contribuya, no burocrticamente, a fortalecer metodologas concretas en la produccin simblica del imaginario revolucionario en la lucha contra la alienacin meditica. Es urgente una lucha organizada contra todo Terrorismo, Belicismo y Cataclismo ideados para atraparnos en las redes del pnico. Contra sus paradigmas, contra sus mezcolanzas, variedades, ingenuidades e intencionalidades. Contra los modos absolutistas en la produccin de Imgenes e Imaginarios, su monopolizacin y su ingerencia, sus empirismos y racionalismos. Sus monopolios de Estado. Contra la exclusin en la produccin de Imgenes, la Globalizacin Imperial, la crisis mundial y sus Imgenes recurrentes. Contra la economa burguesa, el desempleo y las hambrunas contra sus religiones y fundamentalismos. Contra el hurto de tecnologas.

Es necesario poner manos a la obra y hacer visibles y evidentes los caminos de la transformacin total del mundo impulsada con los mejores logros de la civilizacin es decir, hacer posible la produccin simblica de nuestra certeza hacia la libertad definitiva de la humanidad la Revolucin Permanente.

Un Programa y una agenda de transicin para, al menos:

Coincidir de inmediato en las luchas que podemos impulsar como Frente nico.

Coincidir de inmediato en las tares de defensa, agitacin y propaganda de la lucha Socialista.

Coincidir de inmediato en la demanda de recursos y espacios.

Coincidir de inmediato en democratizacin de los mass media.

Coincidir de inmediato en tareas de formacin, investigacin y experimentacin.

Coincidir de inmediato en el desarrollo de lenguajes nuevos y comunicacin no alienada.

Coincidir de inmediato en las tcticas para acompaar e impulsar los logros revolucionarios.

Coincidir de inmediato en el desarrollo metodolgico de la crtica.

Construyamos una Corriente dinmica y creativa para la praxis de la Revolucin Socialista de la Comunicacin, convoquemos a las experiencias ms convocantes, acordemos una marcha de ideas y organizaciones unidas en un Frente nico en sintona con los logros nacidos de la Revolucin, est donde est, dmonos la oportunidad de la hora y aprendamos todos, desde abajo y para siempre, la dialctica de la Comunicacin que los pueblos impulsan en su ascenso Revolucionario. Una Corriente de la Comunicacin hacia el Socialismo que recorra el mundo. Una Corriente no uniforme que luche contra la alienacin, el secuestro mercachifle de los medios de Comunicacin, los peligros ideolgicos, las formas avejentadas y las persecuciones de todo tipo. Una Corriente Revolucionaria y Socialista alerta, al ALBA de la Cultura, en las calles, en las comunidades, en los sindicatos, en los cultivos, en las fbricas, en las aulas, en las oficinas Revolucin de la Comunicacin hacia el Socialismo que no se subordine ni se parezca al modelo de comunicacin patronal. En ningn sentido. Trabajar en esto y contra todo atraso en el reloj de la historia. Podramos sincronizarnos?

Organicemos lo que ya existe, sin arribismos, sin vedetismos organicmonos desde lo que mejor se hace y movilicemos mil iniciativas nuevas, frescas esta vez sin protagonismos estriles, pongamos por estrella nica esta Revolucin hacia el Socialismo y regalmosle los mejores frutos de nuestras mejores definiciones, aprendizajes y acciones en transicin permanente. Vallamos rpido y directo, sin dejarnos abrumar y derrotar por la palabrera ni los espejismos, vallamos de inmediato y sin empirismos, pensando bien y haciendo lo correcto. No es imposible. Discutamos slo lo necesario, lo que nos fortalezca unidos y acordemos mtodos para discutir las diferencias fraternalmente, progresivamente, frtilmente. Fijemos una agenda y fijemos un calendario. Sin ponernos trampas, dilaciones ni desvos.

Hagamos nacer, desde abajo, un programa poltico de Comunicacin que nos ayude a orientarnos y a construir el Socialismo. Un programa Poltico de Comunicacin hacia el Socialismo que sepa diagnosticar y pronosticar, que se ayude con lo mejor de la ciencia y los mejores cientficos militantes, que se ayude con los tcnicos y que se ayude desde las prcticas directas creadoras, da a da, de experiencias magnficas radios, televisoras, cinematogrficas, editoriales organicmonos como un brazo en lucha, nacido del mismo cuerpo social Revolucionario en desarrollo, organicmonos como una fuerza que, tarde o temprano, ser una sola en todo el mundo. No impongamos nuestras recetas, no dependamos de "las recetas". Aprendamos de las lecciones concretas de los pueblos, aprendamos desde abajo cmo se construye y se organiza una Revolucin aprendamos de lo mejor y ofrezcamos lo mejor que tengamos. No dictemos verdades de sabio o de burcrata mejor ampliemos el diagnstico, el debate y el pronstico. Ampliemos el diagnstico, el debate, el pronstico y la lucha contra la propiedad privada de las herramientas de trabajo comunicacional, ampliemos el debate y la imaginacin sobre la creacin de los lenguajes nuevos. Ampliemos el diagnstico, el debate, el pronstico y la lucha contra la alienacin. Ampliemos el diagnstico, el debate, el pronstico y la lucha con todos los medios y modos para que se abran millones de medios y modos de Comunicacin Revolucionarios en las fbricas, los campos, los barrios con un plan comn, de todos para todos y sin reflujos. Ser posible?


Fernando Buen Abad Domnguez es mexicano de nacimiento, especialista en Filosofa de la Imagen, Filosofa de la Comunicacin y Crtica de la Cultura. Es Doctor en Filosofa, miembro de la Fundacin de Estudios Socialistas Federico Engels e integrante de la Corriente Marxista Internacional. Posee experiencia en produccin flmica, televisiva, radiofnica, y editorial. Desarroll actividades de investigacin y docencia universitaria en Mxico, Argentina y Estados Unidos entre otros pases. Es director del Instituto de Investigaciones sobre la Imagen, miembro de la Asociacin Mundial de Estudios Semiticos, Es miembro de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad. Colaborador de Rebelin y otras revistas digitales. Miembro de la Corriente Internacional de la Comunicacin Hacia el Socialismo. Miembro del Consejo Consultivo de TeleSur y actualmente es Vicerrector de la Universidad Abierta de Mxico.



[1] Ariane Daz. Rebelin: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=4755

[2] Todos los salvadores del capitalismo, tanto de la clase democrtica como de la fascista, pretenden limitar, o por lo menos disimular, el poder de los magnates del capital para impedir la expropiacin de los expropiadores. Todos ellos reconocen, y muchos de ellos lo admiten abiertamente, que el fracaso de sus tentativas reformistas debe llevar inevitablemente a la revolucin socialista Aqu es donde comienza la gran tarea revolucionaria. Para liberar a la tcnica de la intriga de los intereses privados y colocar al gobierno al servicio de la sociedad es necesario expropiar a los expropiadores. nicamente una clase poderosa, interesada en su propia liberacin y opuesta a los expropiadores capitalistas es capaz de realizar esa tarea. nicamente unida a un gobierno proletario podr construir la clase calificada de los tcnicos una economa verdaderamente cientfica y verdaderamente racional, es decir, una economa socialista.. El pensamiento vivo de Marx Len Trotsky Febrero 1939 www.marxismo.org/penvivo.htm

[3] Se puede derrotar de golpe a los explotadores con una insurreccin victoriosa en la capital o una rebelin de las tropas. Pero, descontando casos muy raros y excepcionales, no se puede hacer desaparecer de golpe a los explotadores. No se puede expropiar de golpe a todos los terratenientes y capitalistas de un pas de cierta extensin. Adems, la expropiacin por s sola, como acto jurdico o poltico, no decide, ni mucho menos, el problema, porque es necesario desplazar de hecho a los terratenientes y capitalistas, reemplazarlos de hecho en fbricas y fincas por otra administracin, la obrera. No puede haber igualdad entre los explotadores, a los que durante muchas generaciones han distinguido la instruccin, las condiciones de la vida rica y los hbitos adquiridos, y los explotados, que, incluso en las repblicas burguesas ms avanzadas y democrticas, son una masa embrutecida, inculta, ignorante, atemorizada y falta de cohesin. V. I. Lenin La Revolucin Proletaria y el renegado Kautsky, Ediciones el Lenguas Extranjeras, Pekin 1972 Primera edicin 1972 http://www.marxismoeducar.cl/len55.htm

[4] Unesco Statistical Yearbook 1999, www.uis.unesco.org/en/stats/stats0.htm

[5] En 1985 haba ya en los pases en desarrollo 570 millones de personas que posean un televisor en sus casas. En 1991, esta cifra casi se haba duplicado (1.120 millones, es decir, la poblacin total de los pases industrializados). Durante esos seis aos, el nmero de televisores aument el 12% anual -lo que representa 134 millones de nuevos propietarios- seis veces ms que el ritmo de crecimiento de la poblacin. http://www.eurosur.org/futuro/fut49.htm

[6] Los espaoles gastaron 1.767 millones en la compra de 3,5 millones de televisores en 2004 La venta de aparatos de plasma y LCD represent el 10% del total, pero su peso en la facturacin fue del 40%, lo que provoc un incremento del 19,9% en los ingresos del sector. El nmero de televisores vendidos el ao pasado en Espaa fue de 3,501 millones, con un crecimiento del 6,4% en relacin al ejercicio precedente supone la renovacin de la octava parte del parque nacional, estimado en 27 millones de televisores. Aunque el nmero de terminales planos vendidos fue de 370.000 unidades, poco ms del 10% del total, frente a 3,164 millones de tecnologa de tubo, el peso de los aparatos de ltima generacin en la facturacin ascendi a 40% a lo lago del ao. Reparto por marcas En todos los segmentos de negocio del mercado espaol el lder es Philips, que ha logrado desbancar en este puesto de privilegio a Sony, que fue el ms destacado en 2003. En tecnologa de tubo la empresa holandesa ha conseguido una cuota del 16,9% en 2004, frente al 16,1% de su rival japonesa. En televisores planos Philips consigui una participacin del 19,3% frente a Sony con el 15,2%. Precios ms bajos, pantallas ms grandes Los precios de los nuevos televisores planos, de plasma y LCD, se redujeron un 30% en Espaa durante 2004, segn datos de los fabricantes Mientras los precios de los televisores planos bajan, el tamao de sus pantallas no hace sino crecer. As el 75% de los aparatos de plasma vendidos en Europa en 2004 fueron de 42 pulgadas o ms y el 64% de los equipos de LCD tenan pantallas con ms de 24 pulgadas. En contraste, slo el 37% de los televisores de tubo tenan una pantalla de 29 pulgadas o ms. Durante el ejercicio de 2004 en Europa se vendieron unos 44 millones de televisores y en el mundo unos 160 millones. Antonio Ruiz del rbol / MADRID (07-02-2005) http://www.cincodias.es/solotexto/articulo.html?xref=20050207cdscdiemp_1&type=Tes&anchor=cdscdiemp

[7] Las telecomunicaciones experimentan crecimientos del 6%. Los ingresos mundiales en el mercado de las telecomunicaciones estn creciendo un 6% anual y aumentarn del billn de dlares correspondiente a este ao hasta alcanzar un valor de 1,3 billones en el ao 2007, segn un informe que ser publicado la prxima semana por la consultora Pyramid Research. Se trata de una tasa bastante saludable, en opinin de la firma, superior a la registrada por la industria de la energa en Estados Unidos, as como la correspondiente a la mayora de los segmentos del sector de la fabricacin, la sanidad y el transporte durante los pasados diez aos. De cualquier modo, segn el anlisis de Pyramid Research, las conexiones crecen a un ritmo ms acelerado que los ingresos, lo que indica que los ingresos medios por usuario han disminuido y seguirn hacindolo, segn la consultora, durante los prximos cinco aos, reduciendo los mrgenes de los operadores. Las conexiones mviles aumentan en un 9% anual, mientras que las conexiones de banda ancha lo hacen en un 25%. Los porcentajes varan considerablemente en las diversas zonas del Globo. En los mercados emergentes el ritmo de crecimiento es hasta tres veces superior que en los mercados ya desarrollados (un 12% frente a un 4%). Por ello, el anlisis recomienda a los suministradores dirigir sus esfuerzos a estas zonas de alto potencial, entre las que destacan China, India y Rusia. La pronunciada variacin de la tasa de crecimiento por regiones supondr que el gasto global en telecomunicaciones seguir en 2007 patrones muy diferentes a los manifestados en 1999. As, hace dos aos, Norteamrica generaba un 36% de los ingresos, Europa Occidental un 29% y Asia-Pacfico un 23%. En contraste, en 2007, sta ltima zona se habr convertido en el mayor mercado, aportando un 35% de los ingresos; por su parte, Norteamrica y Europa Occidental vern reducido su peso en el total del mercado a un 30 y un 19% respectivamente. Europa Central y Europa del Este casi duplicarn su participacin, pasando de un 3% en 1999 a un 5% en 2007. El estudio, que ser presentado con el ttulo Worldwide Telecoms Revenue Forecast and Analysis 2002-2007 analiza la situacin y previsible evolucin del mercado en 85 pases. De Comunicaciones World www.es.news.yahoo.com/103

[8] La poblacin en Amrica Latina es de casi 500 millones de habitantes, cifra que casi dobla a la de la poblacin en los EE.UU. Se espera que para el ao 2000, el nmero de abonados a los distintos sistemas de TV de pago de la regin, actualmente de 14 millones, alcance los 17 millones. En 1997 Latinoamrica import y pag derechos por la compra de productos audiovisuales por el valor de 2,500 millones de dlares. Esta cifra representa el 14,5% de los ingresos totales de la Industria. As por ejemplo en Argentina la compra de seales internacionales por parte de los distintos operadores de cable, representa el 72% del total de las importaciones y en Chile, esta cifra se sita en el 47%. Si se analiza la compra de seales por pases de origen, se observa que casi el 95% corresponde a los canales programados por las principales compaas norteamericanas de TV de pago de la regin, como HBO, Ol, FOX, CNN, Discovery, MTV entre otros. Esto se explica en trminos relativos, por la baja produccin propia y el sobredimensionamiento del mercado televisivo de derechos, lo que explica los altos precios relativos pagados en el mercado espaol. Por mercado de origen, las importaciones de programas proceden en un 77% del mercado norteamericano. El principal rival de este mercado es EE.UU, que mantiene el dominio absoluto de los mercados internacionales, en todos los sectores de la industria. La mayor parte de las exportaciones Latinoamericanas corresponde a los programas de TV, le sieguen las ventas internacionales de seales. Los programas para TV son el principal producto de exportacin de la regin. Cinco empresas venden casi el 90% de los programas. Esta son, por orden de importancia, Televisa, Rede Globo, Venevisin, Radio Caracas TV y RTVE. Las ventas de Televisa a su vez representan casi 50% del total. En 1997 la exportacin de seales para su emisin por cable y/o satlite por parte de empresas Latinoamericanas se situ en 17 millones de dlares y represent el 7% de las ventas internacionales de la industria. Tres pases concentran el 90% de la venta de seales. Por orden de importancia estas son Mxico, Argentina y Espaa. Las seales de Televisa estn presentes en la mayora de los sistemas de TV de pago de la regin. Argentina, ha desarrollado seales competitivas que se pueden ver en pases fronterizos. Para EE.UU, el principal exportador de programas a escala mundial, el idioma parece que no ha sido un obstculo. El desarrollo de las industrias televisivas locales, no slo ha posibilitado la produccin y programacin de seales propias para el mercado domestico, sino que ha iniciado con xito el proceso de comercializacin de stas en los mercados internacionales. En Brasil, las facturaciones de la TV han llegado al 60% del total de las inversiones en publicidad del ao 1997, despus de que los medios de comunicacin impresa experimentaran un crecimiento pasajero durante 1995, cuando las facturaciones alcanzaron un rcord histrico de un 28%. Esta recesin en Brasil, que tambin se ha apreciado en la mayora de los pases Latinoamericanos, resulta fcil de explicar. Esto se traduce a que a principios del milenio las redes de TV Mexicanas obtendrn unos beneficios brutos de casi 9,000millones de dlares USA, mientras que los gastos publicitarios de TV permanecern en su proporcin actual de un 50% de las inversiones totales. LA INDUSTRIA DE LA TV EN EE.UU Y LATINOAMERICA. INS FERRERO Becaria de la Generalitat de Catalua OFICINA COMERCIAL DE ESPAA EN MIAMI Marzo de 1999. www.copca.com/armari/calaix1/ 000/00/00/640/televisio.pdf -



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter