Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2007

El terrorismo y su definicin
George Orwell y el poder del lenguaje

Stephen Lendman
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Es probable que ninguna palabra defina o coloque mejor el acento sobre la presidencia de Bush que terrorismo a pesar de que su gobierno no fue el primero en explotar ese trmino tan emotivo. Solemos explicar lo que nos hacen a nosotros para justificar lo que les hacemos a ellos, o planeamos hacerles, siempre formulado engaosamente en trminos de intervencin humanitaria, promocin de la democracia, o de llevar a otros los beneficios de la civilizacin occidental lo que Gandhi consider como una buena idea cuando una vez le preguntaron al respecto.

Ronald Reagan lo explot en los aos ochenta para declarar la guerra contra el terrorismo internacional refirindose a ste como el azote del terrorismo y la plaga de la poca moderna. Era obvio que lo que planeaba era lanzar su guerra terrorista por encargo de la Contra contra el gobierno sandinista democrticamente elegido de Nicaragua y contra la resistencia del FMLN contra el rgimen fascista respaldado por EE.UU. en El Salvador, tal como lo hizo George Bush librando sus guerras de agresin despus del 11-S.

Es una artimaa fcil de realizar, y los gobiernos la utilizan todo el tiempo porque siempre funciona. Se asusta suficientemente al pblico, y acepta casi cualquier cosa pensando que es para proteger su seguridad cuando, en realidad, la conduccin de guerras de agresin y la violencia auspiciada por el Estado tienen el efecto contrario. Las actuales guerras de Bush unieron a prcticamente todo el mundo contra EE.UU., incluyendo a una resistencia activa que ataca cada vez ms todo lo que sea estadounidense.

George Orwell conoca el poder del lenguaje antes de que la era de la televisin y de Internet lo acentuara exponencialmente. Explic con qu facilidad el doble pensamiento y la neolengua nos pueden convencer de que la guerra es paz, la libertad es la esclavitud, y la ignorancia es la fuerza. Tambin escribi: Toda la propaganda blica, todo el gritero y las mentiras y el odio, provienen invariablemente de (pollos halcones) gente que no combate (y) el Gran Hermano nos... vigila para estar seguro de que entendamos el mensaje y lo obedezcamos.

En 1946, Orwell escribi sobre Poltica y el idioma ingls: En nuestra poca, el lenguaje y los escritos polticos son ante todo una defensa de lo indefendible para ocultar lo que se propone su utilizador. As Se bombardean poblados indefensos desde el aire, (y) eso lo llaman pacificacin. Y el presidente declara una guerra contra el terrorismo que es, en realidad, una guerra terrorista contra objetivos especficos, siempre indefensos, porque ante adversarios capaces de ofrecer resistencia, matones como EE.UU., optan por la diplomacia o por otros medios polticos y econmicos, sin llegar a un conflicto abierto.

El trmino terrorismo tiene una prolongada historia, y la referencia a una guerra contra el terrorismo data de 100 aos o ms. El destacado historiador Howard Zinn observ cmo la frase es una contradiccin: Cmo puedes hacer la guerra contra el terrorismo, si la guerra es terrorismo (y si) respondes al terrorismo con (ms) terrorismo... multiplicas (la cantidad de) terrorismo en el mundo? Zinn explica que los gobiernos son terroristas en una escala de enormes dimensiones, y cuando hacen la guerra el dao causado excede infinitamente todo lo que pueden infligir individuos o grupos.

Tambin es evidente que los actos terroristas individuales o de grupos son crmenes, no declaraciones o actos de guerra. De modo que una reaccin adecuada a los perpetradores del 11-S habra sido policial, no una excusa para que el Pentgono atacara a otras naciones que no tenan nada que ver.

La guerra contra el terrorismo de George Bush comenz en ese aciago da de septiembre cuando su gobierno no perdi un segundo antes de avivar las llamas del miedo de una nacin en estado de choque, lista para creer casi cualquier cosa verdadera, falsa o entremedio. Y lo hizo gracias a la exagerada enormidad del evento del 11-S manipulado para el mximo efecto poltico para el aventurerismo imperial agresivo planificado desde mucho antes, que su gobierno de la lnea dura tena pensado y que para lanzarlo necesitaba slo un evento catastrfico y [suficientemente] catalizador como un nuevo Pearl Harbor. Con los planes elaborados y listos, el presidente y oficiales clave del gobierno aterrorizaron al pblico con visiones de terrorismo identificadas una y otra vez segn lo que se necesitaba para la guerra resultante, hasta llegar a la guerra global en su contra (GLOT por sus siglas en ingls), a la guerra prolongada en su contra, a un nuevo nombre que pronto vendra a reavivar un inters pblico cada vez ms flojo y una creciente desilusin por dos guerras en el extranjero decepcionantes y perdidas.

Muchos escritores, presentes y pasados, han escrito sobre el terrorismo con sus definiciones y anlisis. A continuacin mencionamos a cuatro destacados crticos polticos y sociales, pero comenzamos con una definicin oficial para encuadrar lo que sigue:

Cmo el Cdigo estadounidense define el terrorismo

Bajo el Cdigo de EE.UU., el terrorismo internacional incluye actividades que involucran:

(a) actos violentos o actos peligrosos para la vida humana que constituyen una violacin de las leyes penales de EE.UU. o de cualquier Estado, o que constituiran una infraccin criminal si fueran cometidas dentro de la jurisdiccin de EE.UU. o de cualquier Estado;
(b) que tienen el propsito de:
1) intimidar o coercer a una poblacin civil;
2) influenciar la poltica de un gobierno mediante la intimidacin o la coercin; o
3) afectar la conducta de un gobierno mediante la destruccin masiva, el asesinato, o el secuestro; y
(c) que ocurren sobre todo fuera de la jurisdiccin territorial de EE.UU....



El Concepto Operativo para Terrorismo del Ejrcito de EE.UU. (TRADOC Pamphlet No. 525-37, 1984) abrevia la definicin mencionada para que sea el uso calculado de la violencia o de la amenaza de violencia para lograr objetivos que son polticos, religiosos, o ideolgicos en su naturaleza... mediante la intimidacin, la coercin, o infundiendo temor.

Eqbal Ahmad sobre el terrorismo

Antes de su prematura muerte, el activista y erudito indio Eqbal Ahmad habl del tema del terrorismo en una de sus ltimas conferencias en pblico en la Universidad de Colorado en octubre de 1998. Seven Stories Press public posteriormente su presentacin en uno de sus libros breves de la Open Media Series, intitulado "Terrorism, Theirs and Ours." [Terrorismo, el suyo y el nuestro] Su conferencia, en su momento, fue proftica a la luz de los eventos del 11 de septiembre, lo que hace que sus comentarios sean especialmente relevantes.

Comenz con la cita de un discurso en 1984 del Secretario de Estado de Reagan, George Shultz, en el que calific al terrorismo de barbarie moderna, una forma de violencia poltica, una amenaza para la civilizacin occidental, una amenaza para los valores morales occidentales y ms, mientras que en ningn momento lleg a definirlo porque eso involucrara un compromiso con el anlisis, la comprensin y la adhesin a algunas normas de coherencia que no son consistentes con el modo como este pas lo explota para propsitos polticos. Tambin habra puesto al descubierto el largo historial de Washington en el apoyo a los peores tipos de regmenes terroristas en todo el mundo en Indonesia, en Irn bajo el shah, en Centroamrica, con los generales fascistas sudamericanos, Marcos en las Filipinas, Pol Pot y Sadam en sus peores tiempos, los actuales regmenes saud y egipcio, Israel en los Territorios Palestinos Ocupados (OPT), y en el caso del pueblo de Grecia, que pag un precio enorme, los coroneles griegos que EE.UU. llev al poder a fines de los aos sesenta, algo que la gente en ese pas an no nos ha perdonado.

Ahmad sigui diciendo: Qu es (por lo tanto) el terrorismo? Nuestra primera tarea es definir esa porquera, llamarla por su nombre, darle alguna descripcin, otra que el equivalente moral de (nuestros) fundadores de la nacin (o) una ofensa moral a la civilizacin occidental. Cit al diccionario Webster como una fuente que dice. El terrorismo es un miedo intenso, avasallador... el uso de mtodos aterrorizadores de gobierno o de resistencia a un gobierno. Es simple, va al grano, justo, y Ahmad, la califica de una definicin de gran virtud. Se concentra en el uso de la violencia coercitiva... que es utilizada ilegalmente, extra-constitucionalmente, para coercer diciendo que es verdad porque es lo que es el terrorismo, sea si es cometido por gobiernos, grupos, o por individuos. Esta definicin omite lo que Ahmad considera que no corresponde la motivacin, sea justa o no la causa, porque los motivos difieren, (pero) no importan.

Ahmad identifica los siguientes tipos de terrorismo:

- El terrorismo de Estado cometido por naciones contra cualquiera otros Estados, grupos o individuos, incluyendo a objetivos de asesinato patrocinados por el Estado;
- El terrorismo religioso como ser cristianos y musulmanes asesinndose mutuamente durante las cruzadas papales; muchos casos de catlicos matando a protestantes y al revs, como en Irlanda del Norte; cristianos y judos masacrndose los unos a los otros; sunes matando a chies y al revs; y cualquier otro tipo de violencia terrorista inspirada o justificada por la religin realizando la voluntad de Dios como lo predica el Antiguo Testamente como cdigo tico para un propsito superior;
- El terrorismo del crimen (organizado o no) ya que todos tipos de crimen cometen terrorismo.
- Terrorismo patolgico por aquellos que son enfermos, pueden desear la atencin del mundo (y deciden lograrla) matando a un presidente o a cualquier otro.
- Terrorismo poltico por un grupo privado, que Ahmad llama terror opositor explicando adems que a veces estos cinco tipos convergen los unos con los otros, comenzando de una manera y luego convergiendo en una o ms de las otras.

Naciones-Estado como EE.UU., se concentran slo en un tipo de terrorismo el terrorismo poltico que es el menos importante en cuanto al coste en vidas humanas y propiedad humana (y el tipo ms costoso): el terrorismo de Estado. Las actuales guerras de agresin en Iraq, Afganistn y Palestina subrayan lo que quiere decir Ahmad. Nunca mencionan, sin embargo, que el terrorismo poltico o el terrorismo al por menor es una reaccin natural de grupos oprimidos o desesperados cuando son vctimas de actos mucho ms graves de terrorismo de Estado. Tampoco mencionan cmo se pueden impedir actos terroristas, lo que Noam Chomsky explica diciendo que la manera de hacer que ellos dejen de atacar a nosotros es dejar de atacarlos a ellos.

Ahmad respondi a una pregunta en la versin publicada en forma de libro de su discurso con ms pensamientos sobre el tema. Al pedrsele que definiera el terrorismo tal como lo hizo en un artculo que escribi un ao antes, intitulado "Comprehending Terror" (Entendiendo el terror), lo llam el uso ilegal de la violencia con el propsito de influenciar la conducta de algn otro, infligiendo castigo, o tomando venganza (agregando que) ha sido practicado en mayor escala, globalmente, tanto por gobiernos como por grupos privados. Cuando es cometido contra un Estado, nunca se pregunta qu es lo que lo provoc.

Adems, definiciones oficiales e incluso acadmicas del terrorismo de Estado excluyen lo que Ahmad llama violencia ilegal: tortura, incendio de aldeas, destruccin de pueblo enteros, (y) genocidio. Esas definiciones son amaadas contra individuos y grupos para favorecer a los gobiernos que cometen actos terroristas. Cuando hablamos de autodefensa, proteccin de la seguridad nacional, o de promover la democracia lo hacemos como un subterfugio engaoso que disfraza nuestra pasin por la violencia patrocinada por el Estado y practicada como si fuera nuestro pasatiempo nacional.

Ahmad tambin seal que los modernos gobiernos fascistas... del tercer mundo (en pases como) Indonesia (bajo Suharto), Zaire (ahora la Repblica Democrtica del Congo DRC), Irn (bajo el Shah), Corea del Sur (bajo sus generales), y otros sitios contaban con el apoyo total de una u otra de las superpotencias, y que en el caso de todos los mencionados y de la mayora de los otros, se trataba de EE.UU.

Ahmad seala adems que el fanatismo religioso ha sido la mayor fuente de terror pero casi siempre asociado en Occidente con grupos islmicos. En realidad, se trata de un problema global con terroristas judos... que aterrorizan a todo un pueblo en Oriente Prximo (los palestinos, con el apoyo de) Israel que cuenta con el apoyo del gobierno de EE.UU. Crmenes contra la humanidad en el nombre de la religin son tambin cometidos por cristianos, hindes, budistas y otros radicales, no slo por musulmanes extremistas que son los nicos de los que se habla en Occidente.

En agosto de 1998, en The Dawn, peridico paquistan en idioma ingls, Ahmad escribi sobre el poder de EE.UU. en un mundo unipolar diciendo: Quin define los parmetros del terrorismo, o decide dnde acechan terroristas? Vaya! Nadie excepto EE.UU., que puede, desde el techo del mundo, reivindicar su derecho a ser sheriff, juez y verdugo, todo en uno y al mismo tiempo. As que mientras apoya pblicamente a la justicia, EE.UU. desdea el derecho internacional para ser el nico que decide, actuando segn la regla de que lo que cuenta es lo que decimos nosotros, y la ley es lo que nosotros decimos. Adems, antes de la era de George Bush, Ahmad pronunci una nota de esperanza diciendo que nada es histricamente permanente (y) no pienso que el poder estadounidense sea permanente. En s es muy temporal, y por ello sus excesos tienen que ser, por definicin, transitorios.

Adems, agreg, EE.UU. es un pas con problemas por numerosas razones. Sus capacidades econmicas no armonizan con las militares (y) la voluntad de dominacin de su clase gobernante no es totalmente compartida por lo que desea la gente. Por ahora, sin embargo, la lucha continuar porque EE.UU. sembr semillas muy ponzoosas en Oriente Prximo (despus de la Guerra del Golfo pero antes de que Bush llegara a presidente) y en el sur de Asia (refirindose a Pakistn y Afganistn). Algunas han madurado y otras estn madurando. Se requiere un examen (pero no est siendo realizado) del motivo por el que fueron sembradas, qu ha crecido, y cmo ser cosechado. El problema no se resolver con misiles lo que es fcil de ver a mediados de 2007, cuando el gobierno de Bush se aferra desesperadamente a dos guerras calamitosas y es incapaz de reconocer que no tienen remedio y que ya han sido perdidas.

Edward S. Herman sobre el terrorismo

Herman escribi mucho sobre terrorismo, incluyendo su importante libro de 1982 que es tan relevante hoy como lo fue entonces: "The Real Terror Network" (La verdadera red del terror). Est formada por Estados autoritarios patrocinados por EE.UU. siguiendo lo que Herman llama un modelo de desarrollo de libre mercado para beneficiar a las corporaciones mediante un reino de terror desatado contra toda resistencia interna en su contra y con medios corruptos dominantes que lo defienden utilizando un lenguaje que Orwell adorara.

En aquel entonces, la justificacin que se dio fue la necesidad de proteger al mundo libre de los males del comunismo y de la amenaza supuestamente global que planteaba. Eran chorradas tpicas de la amenaza roja, pero funcion para traumatizar suficientemente al pblico para que pensara que los rusos llegaran a menos que les cortramos el paso, no importa, en realidad, que los rusos hayan tenido buenos motivos para temer que nosotros llegaramos porque EE.UU. consideraba seriamente bombardearlos hasta devolverlos a la edad de piedra; podra haber sucedido, y una vez casi sucedi.

Herman enumera ejemplos de redes menores y mticas de terror antes de discutir los verdaderos. Primero, sin embargo, define el lenguaje, comenzando con cmo Orwell caracteriz el discurso poltico, como ya explicamos anteriormente. Luego da una definicin de diccionario del terrorismo como un modo de gobernar, o de oponerse al gobierno, mediante la intimidacin pero nota de inmediato un problema para la propaganda occidental. Esta definicin del terrorismo incluye a regmenes represores que apoyamos, as que es necesario hallar adaptaciones de las palabras (redefinindolas para que) que excluyan el (nuestro) terrorismo de Estado (y slo) incluyan el pequeo terror (al por menor) de pequeos grupos o individuos disidentes o el tipo fabricado de punta a cabo del imperio del mal, pero presentado para que parezca real y amenazante.

Herman explica a continuacin cmo la CIA refin el terrorismo refirindose a Modelos de Terrorismo Internacional definindolo como sigue: Terrorismo realizado con el apoyo de un gobierno u organizacin extranjeros y / o dirigido contra ciudadanos, instituciones, o gobiernos extranjeros. Con esta definicin se excluye a escuadrones de la muerte que asesinan a miles, porque no son internacionales a menos que los apoye un gobierno extranjero. Esto ltimo es fcil de ocultar, cuando el gobierno es el de EE.UU. y es fcil de revelar o falsificar cuando sirve nuestras intenciones, diciendo que fue inspirado por comunistas en los aos ochenta o realizado o apoyado por los islamofascistas de al Qaeda. Basta con decirlo aunque no sea as, porque el poder del mensaje puede hacernos creer que el Pap Noel es el aguafiestas que se rob la Navidad.

Herman tambin explica cmo trminos duros como totalitarismo y autoritarismo slo se aplican a regmenes adversarios mientras que los que son igual de malos o peores, pero son nuestros aliados, son tratados de un modo ms benigno con trminos como autcratas moderados o alguna otra manipulacin corrupta del lenguaje que logre hacer que el tirano ms bestial parezca ser un dirigente tolerante e ilustrado.

En realidad, esos brutos y sus gobiernos forman la verdadera red del terror, y lo que hicieron y siguen haciendo, con considerable ayuda de EE.UU., contribuy al Estado Nacional de Seguridad (NSS, por sus siglas en ingls) despus de la Segunda Guerra Mundial y al crecimiento del terrorismo en todo el mundo en su apoyo. En una palabra, gobierna mediante la intimidacin y la violencia o la amenaza de violencia. Suena conocido el nombre de Augusto Pinochet? Y el shah de Irn, tan represivo que hasta un Estado teocrtico duro represent una mejora?

Herman explic la economa del NSS, que sigue siendo igual de relevante en la actualidad como entonces, con un cierto ajuste de los eventos en la era de George Bush. Seala que los dirigentes del NSS impusieron un modelo de desarrollo de libre mercado que cre un clima favorable a la inversin (incluyendo) subsidios y beneficios tributarios a las empresas (mientras exclua) toda generosidad hacia las clases no-adineradas... Significa que el bienestar humano se va al diablo, que las prestaciones sociales y la democracia son incompatibles con las necesidades de los negocios, no se permiten sindicatos, un gran ejrcito de reserva de trabajadores puede reemplazar fcilmente a los actuales, y a los que se quejen se les cortar la cabeza con tcticas de terror que constituyen el arma preferida, y ay de las vctimas!

El Padrino en Washington hace que funcione con considerable ayuda de los corruptos medios dominantes, vendiendo la miseria del libre mercado como si fuera el paraso. Su mensaje ensalza el dogma, hace la vista gorda ante los terribles efectos sobre la gente real y el terror necesario para tenerla a raya cuando se resiste, que son caracterizados como proteccin de la seguridad nacional y promocin de la democracia, como ya se ha explicado. Al mismo tiempo, EE.UU. es mostrado como un benvolo espectador inocente, siendo que, en realidad, controlamos entre bastidores y hacemos que dspotas de pacotilla del tercer mundo hagan lo que queramos. Pero no hay que esperar que las pginas del New York Times nos lo digan, ya que estn siempre a la vanguardia en el apoyo de las peores polticas dirigidas por EE.UU. y las pintan slo como las mejores y las ms preclaras.

Al final de su ensayo, Herman ofrece soluciones que estn a mundos de distancia de la manera como gobierna Bush. Incluyen la oposicin a los gobiernos de ley marcial y exigen que EE.UU. deje de financiar, armar y entrenar a regmenes represores. Tambin condena las duras sentencias de prisin, los internamientos y asesinatos, especialmente contra dirigentes sindicales. Finalmente, cita el derecho a la autodeterminacin libre de interferencia extranjera para todos los pases. Esto usualmente quiere decir libre de interferencia de Washington, que debe ser responsabilizado y obligado a dejar de intimidar y de manipular... a pequeos Estados y terminar con la nocin de que ellos deben ser sus clientes, o bien...

Refirindose al gobierno de Reagan en los aos ochenta, Herman dice algo que se aplica an mejor a George Bush. Si se permite que se salga con la suya, Washington seguir escalando la violencia (en cualquier sitio del mundo que elija) para preservar el control de la mafia y la oligarqua, queriendo decir que somos los jefes, y que lo que decimos es lo que vale. Los dirigentes que no lo entiendan lo aprendern a palos, lo que quiere decir mediante el terrorismo patrocinado por el Estado, presentado como intervencin benigna.

Herman volvi a tratar el terrorismo con el coautor Gerry O'Sullivan en 1989 en su libro "The Terrorism Industry: The Experts and Institutions That Shape Our View of Terror" (La industria del terrorismo: Los expertos y las instituciones que modelan nuestra visin del terror). Los autores se concentran en cules tipos de vctimas son considerados importantes (dignas) mientras que otras (las indignas) no son mencionadas o son caracterizadas como culpables por medios corruptos que desempean su papel usual pregonando cualesquiera polticas que sirvan los intereses del poder. Los autores sealan que ... los expertos y los medios de Occidente se han empeado en un proceso de inversin de papeles en... el tratamiento... del terrorismo... concentrndose en terroristas y rebeldes seleccionados, de relativamente pequea escala incluyendo... a genuinos movimientos de liberacin nacional perseguidos por el terror patrocinado por el Estado. Cada vez que devuelven el golpe en autodefensa son descritos como los culpables. Los ejemplos, entonces y ahora, son innumerables, y los autores se basan en ellos en ese perodo anterior que cubren en el libro.

Tambin explican que el motivo fundamental por el que individuos y grupos nos atacan es para devolver el golpe, porque los atacamos o los oprimimos de manera mucho ms grave. Como ya se ha sealado, la naturaleza misma del terror generalizado dirigido por el Estado es infinitamente ms daina que terror al por menor. El orden de magnitud es como si se comparara el masivo fraude corporativo que engaa a accionistas y empleados con el ingreso diario de un carterista del barrio.

La industria del terrorismo muestra que Occidente necesita enemigos. Antes de 1991, el imperio del mal, la Unin Sovitica, era el villano principal y otros tenan papeles secundarios como Gaddafi de Libia, la OLP bajo Arafat (antes de que los Acuerdos de Oslo lo integraran), los sandinistas bajo Ortega que, se nos dijo cmicamente, amenazaban Texas, y otros elegidos identificados como archi-enemigos de la libertad porque no vendan su soberana siguiendo reglas hechas en Washington. Proclamar tonteras semejantes requiere mucho descaro y satanizacin prefabricada, generosamente presentada en campaas de propaganda auspiciadas por el Estado obedientemente pregonadas por los estengrafos de los medios dominantes. Su mensaje es suficientemente poderoso como para convencer a la gente de que los Estados occidentales e Israel nuclear no pueden ser comparados con bandas terroristas variopintas y merodeadoras que llegaran a vecindarios cercanos a casa a menos que EE.UU. arrase a los pases de los que puedan provenir. La gente lo cree, y por eso el terrorismo patrocinado por el Estado puede ser presentado como autodefensa aunque no sea otra cosa que camelo tctico producido con el fin de atemorizar.

Los autores subrayan que el proceso occidental de policializacin decide quin se cualifica como objetivo y La regla bsica ha sido: si est relacionada con izquierdistas, la violencia puede ser llamada terrorista, pero cuando proviene de grupos derechistas, ser siempre autodefensa. De nuevo, es Orwell clsico quien sonreira diciendo os lo dije si estuviera entre nosotros. Tambin pensaba que el terrorismo presta un servicio ms amplio. En general, es lograr que el pblico se aterrorice suficientemente como para aceptar cualquier agenda que los gobiernos tengan en mente como ser guerras de agresin, inmensos aumentos en los gastos militares a costa de la reduccin de los servicios sociales, y la prdida de libertades civiles mediante polticas represivas diseadas sobre la base del pretexto falso del aumento de nuestra seguridad, la que en realidad est siendo daada.

Los autores tambin sealan diferentes formas de terrorismo fabricado como la inflacin o invencin de una amenaza de punta a cabo. Es utilizado tambin en el sector privado para debilitar a destruir a dirigentes sindicales, activistas, y enemigos polticos, a veces en colusin con agentes del Estado.

Los autores llaman a todo lo mencionado La industria del terrorismo de institutos y expertos que formulan y canalizan anlisis e informacin sobre el terrorismo de acuerdo con las demandas occidentales, a menudo en confabulacin con gobiernos, agencias de inteligencia, fundaciones y financistas corporativos/conservadores occidentales. Es un sistema cerrado diseado para reforzar la propaganda estatal para programar la mente del pblico a fin de que acepte cualquier agenda que las instituciones del poder tengan en mente, que nunca benefician a nuestra gente. Sin embargo, su mensaje es tan potente que son capaces de convencernos de que s lo hacen. Es un logro sorprendente que tiene lugar todos los das y es capaz de hacer que creamos casi cualquier cosa. La mejor manera de derrotarlo es no escuchar.

Noam Chomsky sobre el terrorismo
En su libro: "Perilous Power: The Middle East and US Foreign Policy" (Poder peligroso: Oriente Prximo y la poltica extranjera de EE.UU.), escrito con el coautor Gilbert Achcar, Chomsky define el terrorismo diciendo que ha escrito al respecto desde 1981 ms o menos en la poca en que Ronald Reagan declar la guerra por primera vez al terrorismo internacional para justificar todo lo que se propona. Chomsky explic: No se declara una guerra contra el terrorismo a menos que se est planificando un masivo terrorismo internacional, y llamarla autodefensa es pura tontera.

Chomsky vuelve a tratar el tema en muchos de sus libros, y por lo menos en dos trabajos anteriores consider el terrorismo o el terrorismo internacional como el tema principal de esos volmenes. En Perilous Power, es el primer tema discutido al comienzo, y comienza por definirlo. Lo hace utilizando la definicin oficial del Cdigo de EE.UU. dada anteriormente, calificndola de sentido comn. Pero existe un problema en el hecho de que a travs de esa definicin EE.UU. se cualifica como Estado terrorista, y el gobierno de Reagan en los aos ochenta lo practic, as que tuvo que cambiarla para evitar un conflicto evidente.

Otro problema se present tambin cuando la ONU aprob resoluciones sobre el terrorismo, la primera importante en diciembre de 1987, condenando el terrorismo como un crimen en los trminos ms duros. Fue aprobada abrumadoramente, pero no unnimemente en la Asamblea General, por 153 votos contra 2; los dos opuestos fueron EE.UU. e Israel, as que aunque el voto de EE.UU. no fue un veto sirvi dos veces como si lo fuera. Cuando Washington desaprueba, es un veto real en el Consejo de Seguridad o un veto de facto en la Asamblea General, lo que quiere decir que bloquea en todo caso, y que tambin es borrado de la historia. Caso cerrado.

Para disfrazar lo que Martin Luther King llam el mayor proveedor de violencia en el mundo de hoy, refirindose a EE.UU., haba que encontrar una nueva definicin que excluyera el terror que realizamos contra ellos, incluyendo slo lo que ellos nos hacen a nosotros. No es fcil pero, en trminos prcticos, es la definicin que utilizamos lo que nos hacis a nosotros, mientras lo que os hacemos es una benigna intervencin humanitaria. Repetido suficientemente en los medios dominantes, el mensaje penetra aunque sea una tontera.

Chomsky luego explica lo que otros observadores honestos entienden en un mundo post-NAFTA, que los planificadores de EE.UU. saban que anonadara a la gente de a pie que est al lado afectado por as llamadas polticas de libre comercio diseadas para asfixiarla en beneficio de las corporaciones. Cita proyecciones del Consejo Nacional de Inteligencia de que la globalizacin ser escabrosa, marcada por una volatilidad financiera crnica y una brecha econmica creciente... Regiones, pases, y grupos que se sienten dejados atrs enfrentarn un estancamiento econmico, inestabilidad poltica, y una enajenacin cultural cada vez ms profundos. Fomentarn el extremismo poltico, tnico, ideolgico, y religioso, junto con la violencia que a menudo lo acompaa.

Las proyecciones del Pentgono concuerdan con planes establecidos para reprimir salvajemente las reacciones de represalias esperadas. Cmo detener el ciclo de la violencia? Terminar con todos los tipos de explotacin incluyendo el as llamado libre comercio en un solo sentido, adoptando en su lugar un modelo de comercio justo como es seguido por el gobierno del presidente venezolano Hugo Chvez, que sea equitativo para todos los socios comerciales y su gente. El antdoto para la mala poltica, la represin brutal, las guerras y el terrorismo que generan es la equidad y la justicia para todos. Sin embargo, EE.UU. no adopta la nica solucin que funcionara con seguridad porque afecta los beneficios que son ms importantes que las necesidades de la gente.

Chomsky escribi tambin extensivamente sobre el terrorismo mucho antes en su libro de 1988 "The Culture of Terrorism" (La cultura del terrorismo). En l cita la quinta libertad con lo que quiere decir la libertad de robar, de explotar y de dominar la sociedad, de emprender cualquier curso de accin para asegurar que los privilegios existentes sean protegidos y prosperen. Esta libertad es incompatible con las otras cuatro que Franklin Roosevelt enunciara una vez: libertad de palabra, culto, necesidad y miedo. Para que la poblacin del pas acepte polticas diseadas para daarla, el Estado debe tejer una elaborada tela de araa de ilusin y engao (para mantener a la gente) inerte y limitada en su capacidad de desarrollar modos independientes de pensamiento y percepcin. Se llama fabricar consenso para tener a raya a la chusma, utilizando tcticas de la lnea dura cuando es necesario.

La cultura del terrorismo cubre los aos ochenta de Reagan y su agenda de terror estatal en el clima post-Vietnam de resistencia pblica a la intervencin directa que no entrab a Kennedy, Johnson y Nixon. As que, no pudiendo enviar a los Marines, Reagan recurri a guerras de terror estatal por encargo en las que los campos de batalla principales fueron Centroamrica y Afganistn. El libro se concentra en el primer caso, los escndalos que provoc, y la manipulacin de control de dao para que este pas pueda continuar dedicndose a polticas tendientes a gobernar por la fuerza cada vez que la persuasin por s sola no da resultado.

Una nueva urgencia apareci en junio de 1986, cuando la Corte Internacional conden a EE.UU. por atacar a Nicaragua utilizando a los Contras en una guerra de agresin por encargo contra un gobierno democrticamente elegido no dispuesto a operar segn las reglas hechas en Washington. En un clima post-Vietnam opuesto a ese tipo de accin, se elaboraron polticas para hacer que el terror estatal pareciera una intervencin humanitaria con sicarios locales que asesinaban para nosotros en el terreno, y engaando al pblico para que lo aceptara matndolo de miedo.

As que con mucha ayuda de los medios dominantes, Reagan continu sus guerras de terror en Centroamrica con devastadores resultados de los que la gente en el pas supo poco si lea el New York Times o miraba las noticias vespertinas que ocultaban las bajas que revela Chomsky, como lo han hecho otros:

n Ms de 50.000 asesinados en El Salvador,
n Ms de 100.000 cadveres en Guatemala slo en los aos ochenta y ms de 200.000, incluyendo los asesinados anteriormente y desde entonces,
n Slo 11.000 en Nicaragua donde no hubo ms porque el pueblo tena un ejrcito para defenderse mientras que en El Salvador y Guatemala el ejrcito era el enemigo.

Las cifras muestran que Ronald Reagan fue responsable de ms de 160.000 muertes slo en Centroamrica, pero no fueron muertes ordinarias. Sobrevinieron al estilo Pol Pot... con amplias torturas, violaciones, mutilaciones, desaparecidos, y asesinatos polticos contra miembros del clero, incluyendo al arzobispo de El Salvador, Oscar Romero, muerto a tiros por un asesino mientras celebraba la misa dentro de la capilla del Hospital de la Divina Providencia de San Salvador. Su voz para los sin voz, de preocupacin por los pobres y oprimidos, y su valerosa oposicin a los asesinatos de los escuadrones de la muerte no poda seguir siendo tolerada en una parte del mundo gobernada por acaudaladas elites que reciben mucho apoyo de algunos de los mismos en Washington que ahora asolan Iraq y Afganistn.

Chomsky cita el compromiso de la Doctrina Reagan de oponerse a los movimientos izquierdistas de resistencia durante todos los aos ochenta, realizando el terror patrocinado por el Estado para construir una red terrorista internacional de una impresionante complejidad, sin paralelo en la historia... y usarla en la lucha clandestina contra el comunismo.

Con mucha ayuda del Congreso y de los medios dominantes, el gobierno contuvo el dao que estall a fines de 1986 de lo que fue conocido como el escndalo Irn-Contra por la venta ilegal de armas a Irn para financiar a los Contras. Igual que en el caso de las ridculas investigaciones de Watergate, los peores crmenes y abusos fueron ocultados, y finalmente nadie pag en los aos ochenta ni siquiera por las menores ofensas. De modo que un inmenso escndalo mayor que Watergate, que debera haber derribado a un presidente, termin siendo poco ms que una tormenta en un vaso de agua una vez que se tranquilizaron los nimos. As se llega a comprender que George Bush pueda salirse con la suya con asesinatos masivos, torturas y mucho ms, hasta el punto que casi hace que los aos de Reagan parezcan apacibles en comparacin.

Chomsky continu discutiendo nuestra cultura del terrorismo en la que el Pentgono alardea de sus xitos centroamericanos al dirigir ataques de fuerzas de sicarios terroristas contra objetivos blandos, entre ellos centros sanitarios, trabajadores de la salud y escuelas, granjas y otros, todos considerados objetivos militares legtimos a pesar de la prohibicin de esas acciones por el derecho internacional.

Latinoamrica ha sido y sigue siendo crucial para los responsables polticos de EE.UU., para los que constituye el patio trasero de EE.UU. por lo que supuestamente tiene ms derecho para gobernar all que en prcticamente cualquier otro sitio. La importancia estratgica de la regin lleva a que el historiador Greg Grandin la llame el taller del imperio ["Empire's Workshop"] que es el ttulo de su libro de 2006 con el subttulo Latinoamrica, EE.UU., y el ascenso del nuevo imperialismo. Muestra como la regin sirve de laboratorio para perfeccionar tcnicas para el rgimen imperial que funcionaron en los aos ochenta, pero que ahora enfrentan una creciente rebelin que incentiva a la gente en Oriente Prximo, inspirndola a hacer mediante la fuerza lo que lderes como Hugo Chvez hacen constitucionalmente con gran apoyo pblico.

Pero la red internacional de terror de Washington nunca abandona o duerme. Opera libremente en todo el mundo y se establece en cualquier sitio en el que los estrategas polticos crean que deben actuar como policas globales para hacer que los sujetos perifricos recuerden quin es el que manda, y que nadie olvide las reglas de la gestin imperial. Las cosas anduvieron tal como estaban planeadas en el caso de Reagan hasta que los escndalos de 1986 requirieron una fuerte dosis de control de daos. Ahora ha llegado a una dimensin industrial en el intento de sacar de apuros a George Bush en sus conflagraciones enfangadas, en comparacin con las cuales los problemas de Reagan parecen pequeos incendios de pradera. En el caso de Reagan funcion siguiendo principios preponderantes (que mantienen) los problemas cruciales... fuera de la agenda, que tambin son aplicables a George Bush, e incluyen:

los (repelentes) antecedentes histricos y documentales que revelan las lneas directivas de la poltica de EE.UU.
el escenario internacional dentro del que se desarrolla la poltica;
la aplicacin de polticas similares en otras naciones en Latinoamrica u otras partes;
las condiciones normales de vida (en Latinoamrica u otras partes dominadas desde hace tiempo por) la influencia y el control de EE.UU. (y) lo que nos ensean sobre los objetivos y el carcter de la poltica gubernamental de EE.UU. desde hace muchos aos;
asuntos similares (en cualquier sitio que ayuden a explicar) los orgenes y la naturaleza de los problemas que hay que encarar.

Fue as en los aos ochenta y lo es ahora: esos problemas no son tpicos adecuados para informaciones, comentarios o debates ms all de los desacuerdos entre los responsables de la poltica o lo que estos estn dispuestos a discutir abiertamente.

El libro concluye considerando los peligros de la diplomacia cuando Washington recurre al terror estatal para imponer su voluntad mediante la violencia si otros medios no dan resultado. Pero tienen que convencer al pblico estadounidense mediante la astucia y el sigilo de que todo se hace por su propio bien. Nunca es as, por supuesto, pero la mayora de la gente nunca se da cuenta hasta que es demasiado tarde para que importe. Debieran leer ms a Chomsky, Herman, Ahmad, y a Michel Chossudovsky, discutido a continuacin, pero demasiado pocos lo hacen, as que dirigentes como Reagan y Bush se salen con la suya con asesinatos masivos y mucho ms.

Chomsky escribi otro libro sobre terrorismo intitulado "Pirates and Emperors, Old and New: International Terrorism in the Real World" (Piratas y emperadores, antiguos y nuevos: el terrorismo internacional en el mundo real). Fue publicado por primera vez en 1986 y se agreg material nuevo en ediciones ms recientes hasta 2001. El libro comienza con una memorable historia relatada por San Agustn. Un pirata es capturado por Alejandro Magno, quien le pregunt: "Cmo osas molestar al mar?". "Cmo osas t molestar al mundo entero?", replic el pirata. "Yo tengo un pequeo barco, por eso me llaman ladrn. T tienes toda una flota, por eso te llaman emperador". Es una manera maravillosa de captar la relacin entre pequeos Estados delincuentes o movimientos de resistencia enfrentados al amo y seor del universo con un poder militar sin igual que lo desata a su gusto para conservar su dominacin.

La edicin ms reciente de "Piratas y emperadores, antiguos y nuevos explora lo que constituye terrorismo, mientras discute sobre todo cmo Washington lo utiliz en Oriente Prximo en los aos ochenta, y luego en Centroamrica, y ms recientemente despus del 11-S. Como lo hace a menudo, Chomsky tambin muestra cmo la manipulacin por los medios dominantes conforma las percepciones del pblico para justificar nuestras acciones, llamadas defendibles, contra Estados que identificamos como enemigos cuando resisten con lo que tratan de decir que su deseo de mantenerse libres e independientes los convierte en una amenaza para la civilizacin occidental.

Washington nunca tolera que regmenes perifricos coloquen su soberana por sobre la de EE.UU. o que movimientos internos de resistencia devuelvan el golpe por lo que EE.UU. comete en su contra. Los que se atreven son llamados terroristas y estn en a mira para ser eliminados por el terror estatal econmico, poltico y / o militar. En el caso de Nicaragua, el arma preferida fueron los sicarios de la Contra; en El Salvador, el trabajo lo hizo el gobierno fascista respaldado por la CIA, y en ambos casos las tcticas utilizadas incluyeron asesinatos masivos, encarcelamiento, torturas, y toda una gama ulterior de barbarie represiva y econmica diseada para aplastar la resistencia y allanar el camino para una dominacin estadounidense indiscutible.

La piedra angular de la poltica de EE.UU. en Oriente Prximo ha sido su pleno e incondicional apoyo para la cruzada israel de dominacin regional, debilitando o eliminando a regmenes considerados hostiles, y su ofensiva de casi seis dcadas para reprimir y realizar la limpieza tnica de palestinos autctonos de todas las tierras que los israeles codician para un gran Israel. Con ese fin, Israel recibe inauditas cantidades de ayuda, incluyendo miles de millones anuales en subsidios y prstamos, miles de millones ms cuando son necesarios, miles de millones en deudas perdonadas, miles de millones ms en ayuda militar, y armas y tecnologa de ltima tecnologa que representan en total ms de lo que reciben todos los dems pases del mundo, y eso para una nacin de seis millones de personas pero con numerosos amigos en Washington, en Wall Street, y en todos los otros centros importantes del poder.

Todo es aceptado sin problemas en EE.UU. cuando la resistencia justificable a los abusos israeles es presentada como si fuera terrorismo, en lo que los medios dominantes juegan su papel usual calificando a las vctimas de EE.UU. e Israel, de victimizadores para justificar las medidas de fuerza ms duras del terror estatal contra ellas. Para los palestinos, ha significado casi seis dcadas de represin y 40 aos de ocupacin por un poder extranjero capaz de imponer el terror estatal contra gente indefensa. Para Iraq, signific la eliminacin de un lder que no representaba una amenaza para Israel o sus vecinos, pero que fue presentado como un monstruo, tal como se hace con los dirigentes iranes y con Hugo Chvez, que ahora estn arriba en la lista para el cambio de rgimen, en ese orden, o tal vez en rpida sucesin.

Todo tiene que ver con el poder y con la percepcin mediante la utilizacin de un lenguaje corrupto, como explicara Orwell, capaz de hacer que la realidad parezca como lo desean los que tienen el control. Contribuye a que el poder y la ideologa triunfen sobre la gente, utilizando el terror estatal como un medio de control social. Chomsky cit la nocin de Churchill de que los ricos y poderosos tienen pleno derecho a... disfrutar de lo que han ganado, a menudo a travs de la violencia y el terror, el resto puede ser ignorado mientras sufran en silencio, pero si se meten con... los que gobiernan el mundo por derecho, les infligirn los terrores de la tierra con una furia justiciera, a menos que el poder sea limitado desde el interior. Llegar el da en el que los humildes podrn heredar la Tierra y las palabras de Churchill perdern su sentido, pero no mientras EE.UU. la gobierne y la manipulacin meditica eclipse suficientemente la realidad como para lograr que el terror estatal parezca una intervencin humanitaria o que la autodefensa de vctimas indefensas sea vista como si stas fueran los culpables.

Michel Chossudovsky sobre La guerra contra el terrorismo

Nadie se ha destacado ms o se ha pronunciado con ms franqueza desde los ataques del 11-S contra EE.UU. que el erudito/autor/activista y editor del sitio en la red Global Research, Michel Chossudovsky. Comenz por escribir esa noche un artculo que public el da siguiente intitulado Quin es Osama bin Laden? que tal vez lo haya convertido en el primer crtico del gobierno de Bush que cuestion valerosamente el relato oficial sobre lo que ocurri ese da. Luego puso al da su informe anterior el 10 de septiembre de 2006, en un artculo con el ttulo La verdad detrs del 11-S: Quin es Osama bin Laden? Chossudovsky es un investigador minucioso, incansable, que hace un extraordinario esfuerzo por llegar a la verdad, no importa cun desagradable o inquietante sea.

Lo que sigue es un resumen de lo que escribi, que fue incluido en su libro de 2005, con el ttulo "America's War on Terrorism (In the Wake of 9/11)" (La guerra de EE.UU. contra el terrorismo (Despus del 11-S), que califica de una invencin total basada en la ilusin de que un hombre, Osama bin Laden (desde una cueva en Afganistn y una cama de hospital en Pakistn), fue ms listo que el aparato de inteligencia estadounidense con sus 40.000 millones de dlares al ao. Tild al 11-S de ser ms bien lo que es en realidad un pretexto para guerras permanentes de conquista del Nuevo Orden Mundial al servicio de los intereses de Wall Street, del complejo militar-industrial de EE.UU., y de todos los dems intereses corporativos que se benefician inmensamente de un plan masivo que daa el inters pblico a corto plazo y potencialmente a toda la humanidad a menos que sea detenido a tiempo.

En la maana del 11-S, el gobierno de Bush no perdi un segundo antes de decir al mundo que al Qaeda atac el World Trade Center (WTC) y el Pentgono, queriendo decir que Osama bin Laden era el principal culpable caso cerrado sin tener siquiera el beneficio de un anlisis forense y de inteligencia que reuniera toda la informacin potencialmente til. No lo necesitaban porque, como explic Chossudovsky: Esa misma noche (del 11-S) a las 9.30 PM, se form un gabinete de guerra integrado por un nmero selecto de altos consejeros de inteligencia y militares. A las 11.00 PM, al terminar esa histrica reunin (en la Casa Blanca), se lanz oficialmente la Guerra contra el terrorismo, y el resto es historia.

Chossudovsky sigue diciendo: La decisin de hacer la guerra contra los talibn y al Qaeda en retribucin por los ataques del 11-S fue anunciada (de inmediato), lleg a los titulares de la prensa el da siguiente, afirmando, con certeza, la responsabilidad del patrocinio estatal por los ataques. Los medios dominantes, en marcha cerrada, llamaron a represalias militares contra Afganistn aunque ninguna evidencia probaba la responsabilidad del gobierno talibn porque, en realidad, no la tena y lo sabamos.

Cuatro semanas despus, el 7 de octubre, comenz una guerra de agresin ilegal planificada desde hace tiempo. Afganistn fue bombardeado y luego invadido por fuerzas de EE.UU. que trabajaban en sociedad con sus nuevos aliados el Frente Unido Islmico por la Salvacin de Afganistn o los as llamados seores de la guerra de la Alianza del Norte. Previamente, su rgimen represor haba sido tan extremo, que provoc la aparicin de los talibn para comenzar y ahora lleva a su resurreccin.

Chossudovsky explic adems que el pblico no se da cuenta de que un escenario de guerra en gran escala no es nunca planificado y ejecutado en algunas semanas. sta, como todos los otros, fue preparada durante meses, y necesitaba slo lo que el comandante de CentCom, general Tommy Franks llam un evento terrorista, masivo, que produjera vctimas a fin de despertar suficiente clera en el pblico para que el gobierno de Bush la lanzara despus de declarar su guerra contra el terrorismo.

Chossudovsky, mediante una investigacin minuciosa y exhaustiva, denunci la guerra como fraude. Ha mantenido su dominio de esta historia desde que denunci el mito de un enemigo exterior y de la amenaza de terroristas islmicos (que se convirtieron) en la piedra angular (y la justificacin central) de la doctrina militar del gobierno de Bush. Este mito permiti que Washington librara guerras agresivas permanentes comenzando con Afganistn e Iraq, que ignorara el derecho internacional, y que abrogara libertades civiles y el gobierno constitucional mediante leyes represivas como las Leyes Patriota y de Comisiones Militares. Un objetivo clave ha sido permanentemente, y sigue siendo, la busca por Washington del control de los suministros de energa del mundo, primordialmente el petrleo, comenzando por Oriente Prximo con sus dos tercios de las reservas conocidas.

Con ese objetivo, el gobierno de Bush cre la amenaza de un enemigo exterior ficticio sin el que no podra existir una guerra contra el terrorismo, y no se podran librar guerras en el extranjero. Chossudovsky denunci el eje central de toda la maquinacin. Sac a la luz evidencia de que al Qaeda fue una creacin de la CIA que data de la era de la guerra sovitico-afgana, y que en los aos noventa Washington apoy conscientemente a Osama bin Laden, mientras al mismo tiempo lo colocaba en la lista de los ms buscados del FBI como el principal terrorista del mundo. Explic que la CIA (desde los aos ochenta y antes) apoya activamente de modo clandestino el terrorismo internacional, y que el 10 de septiembre de 2001, el enemigo nmero uno bin Laden estaba en un hospital militar en Rawalpindi, Pakistn, lo que fue confirmado en CBS News por Dan Rather. Hubiera sido fcil arrestarlo, pero no lo fue, porque tenamos en mente un propsito mejor para que el ms conocido fugitivo de EE.UU. otorgara un rostro (pblico) a la guerra contra el terrorismo lo que significa que haba que mantener libre a bin Laden para poder hacerlo. Si no hubiera existido, habramos tenido que inventarlo, pero tambin podramos haberlo hecho.

La doctrina de seguridad nacional del gobierno de Bush necesita enemigos, tal como sucede con todos los imperios en accin. Hoy en da el enemigo nmero uno se basa en la ficcin de que terroristas dirigidos por bin Laden amenazan la supervivencia de la civilizacin occidental. En realidad, sin embargo, Washington utiliza a organizaciones islmicas como el Yihad Islmico como instrumento clave de las operaciones de inteligencia militar de EE.UU. en los Balcanes y en la antigua Unin Sovitica mientras, al mismo tiempo, las culpa por los ataques del 11-S calificndolas de una amenaza para EE.UU.

El 11 de septiembre de 2001 fue, por cierto, una amenaza para EE.UU., pero provino desde el interior, de enemigos reales. Quieren debilitar la democracia y nuestras libertades, no preservarlas, persiguiendo sus propios intereses imperiales de dominacin mundial por la fuerza mediante interminables guerras extranjeras y el establecimiento de un Estado (policial) nacional de Seguridad Interior. Van bien encaminados a lograrlo, y si tienen xito, el EE.UU., tal como lo imaginamos, dejar de existir. Slo si dejamos al descubierto la verdad y ofrecemos resistencia a lo que est planificado y ya est sucediendo volver a haber alguna esperanza de que esta nacin se convierta en una tierra de los libres y hogar de los valientes con un renacimiento de la libertad dirigido por un gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo tal como un antiguo presidente pens que deba ser.

Stephen Lendman vive en Chicago y puede ser contactado en: [email protected]

Visite tambin el sitio de su blog en: www.sjlendman.blogspot.com y escuche Steve Lendman News and Information Hour en TheMicroEffect.com los sbados a medioda, hora central de EE.UU.

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=5824





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter