Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-06-2007

En Per no hay libertad de expresin

Tankar Rau-Rau Amaru
Altercom


La no renovacin de la concesin del canal Radio Caracas Televisin de Venezuela trajo en el Per al debate el tema de la libertad de prensa. Todos se preguntan dnde comienza y dnde termina la libertad de prensa y expresin.

Si hablamos de los ciudadanos, nuestra libertad termina all donde comienza la libertad de los otros. No existe libertad absoluta para nadie. Y cuando hablamos de los medios de comunicacin, la libertad de stas termina all donde comienza la libertad de las mayoras.

En el Per los grandes canales de televisin se encuentran al servicio de las transnacionales o de las oligarquas locales que han manejado el pas como si fuese su chacra. Tienen en sus manos el poder de la economa y, por tanto, pueden manejar a su gusto no slo el cuarto poder sino tambin el poder poltico y militar, que se someten al primer poder (el dinero).

Hay canales financiados por las transnacionales dedicadas a las minas. Si, por ejemplo, un congresista se va contra las mineras, el canal no parar hasta tumbarse a ese representante de un sector de la sociedad. Si un dirigente de una comunidad afectada por la minera denuncia la contaminacin de los suelos y los ros, esos canales de inmediato saldrn a decir que ese dirigente es terrorista, narcotraficante o abigeo.

Sin embargo, los intereses de las minoras (transnacionales) termina all donde comienzan los intereses de la mayora (los peruanos).

En el Per los canales de televisin no estn cumpliendo su funcin, que es la de defender la verdad y los intereses de las mayoras. Se han convertido en hampones al servicio de intereses particulares.

Hemos conversado con muchos periodistas que laboran en los medios ms importantes del pas. La mayora indica que no hay libertad de expresin porque ellos se someten a la decisin de los dueos por temor a perder su trabajo.

LA DICTADURA DE LOS CANALES

Y por qu las transnacionales, que manejan ms dinero que pases enteros, financian a los medios de difusin masiva, principalmente canales de televisin?

Segn Manuel Freitas, asistimos en el mundo a una nueva guerra: la asimtrica o de cuarta generacin. Y en esta guerra los medios de comunicacin juegan un papel importante. Las batallas ya no se desarrollan en espacios lejanos, sino en su propia cabeza.

Ya no se trata de una guerra por conquista de territorios, sino de una guerra por conquista de cerebros, donde usted es el blanco principal. El objetivo es difundir un mensaje para el sometimiento de masas. El objetivo ya no es matar, sino controlar. Las balas ya no apuntan a su cuerpo, sino a sus contradicciones y vulnerabilidades psicolgicas. Su conducta est siendo chequeada, monitoreada y controlada por expertos en psicosociales. Su mente y su psicologa estn siendo sometidas a operaciones extremas de guerra de cuarta generacin. Una guerra sin frentes ni retaguardias, una guerra sin tanques ni fusiles, donde usted es, a la vez, la vctima y el victimario. El control de la poblacin se efecta mediante una mezcla de propaganda y terror.

Y por qu de vez en cuando hablan del resurgimiento de Sendero Luminoso, cuando en realidad este grupo ya no existe, sino slo bandas de gente armada dedicada a la proteccin de los narcotraficantes? Es tambin parte de la guerra psicolgica, llamada "terrorismo mediatizado" como estrategia y sistema avanzado de manipulacin y control social. Es decir, los que manejan el pas arman grupos supuestamente senderistas, con banderas rojas y pasamontaas, incluso a las espaldas de los gobiernos de turno. Se produce entonces, segn Freitas, el uso sistematizado del "terrorismo" (realizado por grupos operativos infiltrados en la sociedad civil) complementado con operaciones psicolgicas mediticas dirigidas por los medios de comunicacin de Lima, orientadas al aprovechamiento social, poltico y militar del hecho "terrorista".

DEMOCRATIZAR LA INFORMACIN

La libertad de expresin en el Per est en entredicho. En el caso de los canales de televisin, asistimos a una dictadura informativa de un pequeo grupo en detrimento de las grandes mayoras. Entonces, si hemos de hablar de democracia, las mayoras debemos crear algn mecanismo de defensa frente a esta banda que en nombre de libertad de prensa hace mal uso del espectro radioelctrico.

Tankar Rau-Rau Amaru es comunero de Larcay, Ayacucho. Periodista y escritor kechwa.
[email protected]


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter