Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2007

EEUU-Israel: Cuarenta aos de estrecha alianza

Ellen Massey
IPS


Hace 40 aos, mientras Estados Unidos estaba empantanado en Vietnam, Israel derrotaba a sus vecinos rabes en la Guerra de los Seis Das, que redise el mapa poltico del Medio Oriente.

Desde entonces, la relacin entre Estados Unidos e Israel se fue transformando, con fin de la Guerra Fra y tras una serie de guerras entre israeles y rabes, dos intifadas (levantamientos populares palestinos contra la ocupacin) y la "guerra mundial contra el terrorismo" liderada por Washington, hasta alcanzar el actual grado de intrincada conexin.

En 1967, cuando estall la Guerra de los Seis Das, Estados Unidos estaba ocupado en operaciones militares abiertas en Vietnam. La lucha de Israel por su reconocimiento como estado y sus choques con Egipto, Jordania y Siria eran apenas poco ms que un pequeo punto en la pantalla de radar de Washington.

A fines de mayo de 1967, cuando el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser (1956-1979) bloque el estratgico estrecho de Tirn, que conecta a Israel con el mar Rojo, Washington eligi la neutralidad y desestim un pedido de ayuda israel.

Cuando, en los primeros das de la guerra, Israel bombarde preventivamente a la fuerza rea egipcia mientras estaba en tierra, equipada con aviones soviticos, utiliz cazabombarderos franceses. Esa fue una de las pocas ocasiones en las que Israel empleara armas fabricadas fuera de Estados Unidos.

Tras la Guerra de los Seis Das, Washington se convirti en el principal patrocinador y aliado estratgico de Israel.

"Antes de 1967, la comunidad judo-estadounidense no estaba realmente interesada por lo que pasaba en Israel", dijo a IPS el director de anlisis de polticas del independiente Israel Policy Forum, M. J. Rosenberg.

Sin embargo, con su resonante victoria en la guerra y su expansin territorial --Israel ocup la pennsula del Sina, las alturas del Goln, la franja de Gaza, Transjordania y Jerusaln oriental, una superficie equivalente a casi tres veces la que tena originalmentese hizo evidente que era inevitable la creacin de un estado judo. Fue entonces que la poblacin estadounidense de ese origen comenz a interesarse por lo que ocurra en Medio Oriente.

A diferencia de los judos, el resto de la poblacin de Estados Unidos no estaba realmente "sintonizada" con lo que suceda. Segn una encuesta de la consultora Gallup, realizada durante los primeros tres das de la guerra de 1967, la mitad de los entrevistados no haba tomado partido por ninguno de los dos bandos o careca de informacin para hacerlo.

La eleccin de Washington se hizo evidente con rapidez. La ayuda de Estados Unidos a Israel creci exponencialmente, pasando de 24 millones de dlares en 1967 a 634 millones en 1971.

Otro aumento en la asistencia se produjo despus de la Guerra del Yom Kippur de 1973, cuando Egipto y Siria lanzaron un ataque sorpresa para recuperar parte del territorio perdido en 1967.

Ese conflicto de 16 das le demostr tanto a Estados Unidos como a Israel que el estado judo no era invencible. Washington se apresur a reabastecerlo de armas y dinero, y los dos pases acordaron un mayor nivel de cooperacin en defensa ante futuras agresiones.

En esa poca otro factor importante determinaba el papel de Estados Unidos en la regin: la Guerra Fra. Medio Oriente estaba atrapado, tanto geogrfica como polticamente, en los juegos de poder entre Mosc y Washington.

"Los pases fueron forzados a ubicarse en uno u otro bando a causa de esta batalla entre las superpotencias", afirm James Zogby, presidente y cofundador del grupo de presin Instituto rabe Estadounidense.

Tanto Estados Unidos como la Unin Sovitica ignoraron las condiciones particulares de las diferentes regiones en la que competan por la supremaca. Complejas cuestiones se resolvan a la luz de quin estaba en la esfera de influencia de cada una de las potencias, e Israel "era el buen tipo para Estados Unidos", dijo Zogby a IPS.

En Estados Unidos surgieron poderosos grupos de presin judo-estadounidenses que congregaron no slo a voces destacadas sino tambin a influyentes donantes para las campaas polticas. Su influencia hizo pensar dos veces a ms de un poltico acerca de la conveniencia de presionar demasiado para obtener determinados resultados en el conflicto de Medio Oriente.

"La comunidad judo-estadounidense ha sido muy recelosa del proceso de paz", indica Rosenberg.

Sin embargo, Estados Unidos ha sido un actor central en el proceso de paz durante los ltimos 30 aos. En 1977, el recin electo presidente Jimmy Carter se propuso revitalizar el entendimiento entre Israel y sus vecinos rabes.

Carter fue el arquitecto de los acuerdos de Camp David entre el presidente egipcio Anwar Sadat y el primer ministro israel Menajem Begin, que abrieron el camino para el tratado de paz de 1979 que devolvi a Egipto la pennsula del Sina y normaliz las relaciones entre los dos pases.

Estados Unidos tambin entreg miles de millones de dlares a ambos gobiernos como parte de los acuerdos.

Desde 1979, Israel ha sido el pas que ms ayuda externa recibi de Estados Unidos. Ese ao, por primera vez, la asistencia civil se dej de lado mientras que la ayuda militar pas de 1.800 a 2.400 millones de dlares. El gradual abandono de las donaciones para fines no militares fue parte de un programa para establecer la independencia fiscal de Israel, iniciado por el entonces primer ministro Benjamn Netanyahu.

En las semanas que siguieron a la guerra de 1967, Israel se apresur a establecer puestos militares "temporales" en los territorios ocupados. Pero no pas mucho tiempo hasta que los civiles comenzaron a trasladarse hacia ellos. Los que una vez fueron denominadas estaciones temporales se convirtieron en los asentamientos en expansin que hoy cubren Cisjordania y las alturas del Goln.

Aproximadamente 180.000 israeles viven en las reas anexadas de Jerusaln oriental y otros 16.000 colonos lo hacen en el Goln. En Cisjordania, los asentamientos que albergan a unos 250.000 israeles controlan efectivamente cerca de 40 por ciento del territorio, en violacin de la cuarta Convencin de Ginebra, que prohbe a la potencia ocupante establecer a su propia poblacin en las reas que domina.

Todos los presidentes estadounidenses desde Lyndon Johnson (1963-1969) se haban opuesto a los asentamientos israeles, pero, en 2004, Bush prometi al primer ministro Ariel Sharon que grandes centros de poblacin en Cisjordania quedaran en manos de Israel en cualquier negociacin de paz futura.

Tras 20 aos de ocupacin, la intifada de 1987 introdujo al Movimiento de Resistencia Islmica (Hamas) en la ecuacin del conflicto entre Israel y Palestina.

Las frecuentes y violentas revueltas de la Organizacin para la Liberacin de Palestina contra la ocupacin israel llamaron la atencin del mundo nuevamente, pero determinaron que Estados Unidos, Israel, Japn y la Unin Europea la calificaran como de grupo terrorista.

Al actuar de esa manera, Estados Unidos e Israel le otorgaron a Hamas un papel clave en la regin.

Washington "ha tenido un profundo impacto en la evolucin de la poltica palestina", dijo a IPS el analista Jim Fine, experto en Medio Oriente del Comit Amigos de la Legislacin Nacional.

"El fracaso en lograr que tanto los acuerdos de Camp David como los posteriores convenios de Oslo llevaran a la creacin de un estado palestino convenci a muchos de que la estrategia de Al Fatah era incorrecta e hizo que vieran a los militantes islmicos como una alternativa", agrega.

A pesar de los esfuerzos de algunos presidentes estadounidenses para alcanzar una solucin al prolongado conflicto rabe-israel, esos siempre parecieron ser vctimas de la poltica interna.

"La presin interna alter las decisiones de muchos presidentes", afirm Zogby, y cit una carta firmada por casi 80 senadores pidindole al ex presidente Bill Clinton (1993-2001) que redujera su presin para que Netanyahu aceptara conversaciones de paz.

A fines de 2006, un documento del Grupo de Estudio sobre Iraq, creado por el Congreso legislativo, indic que una renovada participacin de Estados Unidos en el conflicto entre Israel y Palestina era fundamental para estabilizar todo Medio Oriente. Las recomendaciones fueron ignoradas por la administracin de George W. Bush.

Seis meses ms tarde, mientras la violencia azota a Iraq, esas propuestas retornaron a la mesa de discusin de la poltica exterior.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter