Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2007

La situacin nacional mediando el 2007
Arriba y abajo

Subcomandante Marcos
Rebelin


Mayo del 2007.

Queremos agradecer a la Otra en Nayarit, al Partido de los Comunistas y a la Juventud Comunista de Mxico, la oportunidad que nos dan para la palabra. Las que presentaremos son algunas reflexiones, realizadas a partir de esta segunda etapa de La Otra Campaa en el norte de nuestro pas. A reserva de una elaboracin ms detallada y reposada, representan, como zapatistas, nuestra mirada y abrazo actual a este dolor que llamamos la Patria mexicana.

I.- La Situacin Nacional Arriba.-

Y como nuevo smbolo nacional un spot publicitario.

Mxico, mediando ya el 2007. En los seis primeros meses de Felipe Caldern ha transcurrido todo un sexenio. Escondido detrs de los faldones de las camisolas verde olivo de los militares, Caldern ya ni siquiera simula que gobierna. Es apenas un elemento decorativo ms en la parafernalia de los festejos y reuniones militares.

Detrs de l, corren a formarse , locos de contento, los gobernadores de todo el espectro poltico y la mayora de los legisladores, mientras los magistrados, con calculada parsimonia revisan los despojos de la Constitucin y de las garantas individuales que proclama, mientras con celeridad cobran sueldos y prebendas.

Dividida su neofilia entre el ejrcito, los medios de comunicacin y la Iglesia, la clase poltica mexicana reconoce ya que es incapaz de gobernar. Como en las cortes decadentes, estos bufones con poses de nobles y virreyes, buscan en la sinrazn y la fuerza un sostn que la legitimidad les niega desde hace mucho tiempo.

Pero an el ejrcito y la Iglesia estn bajo el dominio meditico. Su lustre o desprestigio depende de los dictados de las mesas de redaccin en medios escritos y electrnicos.
Est de moda el verde olivo? Pues a cantar loas a un ejrcito cumpliendo labores de polica interna, es decir, violando las leyes fundamentales y sus reglamentos internos. Sin embargo las bayonetas pueden hacer muchas cosas, pero no sirven para sentarse en ellas.

Los militares no fotografan bien y los plpitos s? Pues a cortejar a obispos y cardenales. Qu importan la constitucin y la tradicin laica del Estado Mexicano! Se trata de sobrevivir, y la supervivencia poltica en este Mxico de hoy, depende del tiempo en que se aparezca en los medios. El rating es el nuevo ndice de valor poltico. La realidad a la que se refiere es construida por las empresas encuestadoras.

Algo pas all arriba que ya no hay ni un barniz de oficio poltico ni de vergenza.

Los medios de comunicacin son ahora el nuevo referente nacional.

Ya no los hroes nacionales, las fiestas tradicionales , los trajes autctonos, los deportes, los informes de gobierno de gobernadores y presidentes.

Ahora los titulares de noticieros televisivos y radiofnicos, as como las primeras planas de l a prensa, nos dicen y dicen al resto del mundo de qu va la cosa en Mxico.

Basta una mirada con el mnimo de crtica, para darse cuenta de que el mexicano es u n sistema poltico moribundo, inestable, sin referencias slidas.

La Situacin Nacional, por donde se la vea, es una catstrofe:

La economa nacional ha sido abandonada al vaivn de las tormentas del mercado internacional.

La seguridad social es un montn de escombros en venta.

La educacin pblica es un pobre remedo de los cursos de superacin personal y empresarial.

La poltica cultural es una seccin arrinconada, muchas veces en la pgina de sociales, en los peridicos dominicales.

La salud pblica es un centro comercial sucio, desaseado e ineficiente, cuyo negocio se debate entre las marcas y los genricos.

Nada, nada de lo que fue la columna vertebral del Estado Nacional queda en pie.
Ilusa, la clase poltica mexicana pens que slo se trataba de entrar al relevo del PRI en la administracin y venta del cuerno de la abundancia llamado Mxico.
Y result que no, que lo que se derrumb, junto con la hegemona del PRI, fue algo ms. Y lo sucedido all arriba, en la poltica profesional es slo un plido reflejo de lo que pas y pasa en las bases del Estado-Nacin en Mxico.

Destruidas las bases, las otrora reglas no escritas del sistema poltico mexicano se desmoronaron. Entre ellas, la que fue fundamental: la de la sucesin presidencial. Aquella tradicin nacional llamada el tapadismo no existe ms.

Y estos son los tiempos que corren

Sin siquiera el mnimo oxgeno poltico que le permiti a Fox sobrevivir inicialmente como gobernante, Felipe Caldern ve con desesperacin que ni en su propio partido las tiene consigo. Su mandato efectivo termin cuando abandon como un ladrn el Congreso de la Unin, despus de aquella accidentada toma de posesin.

Sostenerse en los medios masivos de comunicacin no fue suficiente, y por lo que se ve, tampoco lo es el colmar de soldados las ciudades y carreteras.

As que la carrera presidencial se ha iniciado ya .

Y los aspirantes prcticamente estn definidos definidos: Marcelo Ebrard y Andrs Manuel Lpez Obrador por el PRD o por el nuevo partido que est formando; Enrique Pea Nieto y Beatriz Paredes por esos escombros llamados PRI; adems de, por el PAN, una Martha Sahagn en vas de reaparecer y un Ramrez Acua que ms parece celador de prisin que poltico de oficio.

El entusiasmo de la clase poltica mexicana por esa farsa insostenible de la lucha contra el narcotrfico (todos sabemos que no es ms que la lucha del crtel de Los Pinos por aduearse de todo), esconde dos cosas:

.- La criminalizacin de la lucha social, que les permitira controlar los cotos de Poder que mantienen.

.- La atencin meditica sobre los hechos de sangre de esa guerra perdida desde su arranque, le permite a los polticos mexicanos medir el impacto que tiene la mano dura en las encuestas.

Por eso, salvo Lpez Obrador y Martha Sahagn (tal vez porque no tienen el aparato para ello), todos los aspirantes al 2012 exhiben su fuerza disfrazada de orden. Aunque el caso de Marcelo Ebrard, en lugar de provocar repulsa y crtica, concita los aplausos de una intelectualidad progresista cada vez ms fuera de lugar.

Frente al gobierno de Felipe Caldern, los no varan de uno a otro lado del espectro poltico. Aunque, previa y cautelosa ojeada a su impacto en las encuestas, con cada vez menos entusiasmo, el PRI, el FAP y movimiento lopezbradorista critican y dicen no a las acciones del gobierno de Caldern, estos no parecen decir yo hara lo mismo, pero mejor. Y en eso el PRI lleva mano: no deja de ser risible que el partido que se sostuvo por dcadas enteras en el Poder gracias a la represin, critique las descaradas tendencias dictatoriales de Felipe Caldern Hinojosa.

Pero los s son los mismos: s a la poltica econmica, s a la represin, s al despojo, s a la explotacin, s al desprecio.

Si 1994 devel la profunda crisis de todo el aparato de Estado: el ejecutivo, el legislativo y el judicial; un todava joven 2007 nos muestra que a esa crisis se suman ya la Iglesia, el ejrcito y el nico punto de referencia slido que le quedaba a la poltica de arriba: los medios masivos de comunicacin.

Cada vez ms, los peridicos bajan en el nmero de sus lectores, los noticieros televisivos y radiofnicos caen en audiencia y en credibilidad.

Cuando los polticos no convencen, cuando los plpitos no persuaden, cuando los noticieros no inducen, cuando las instituciones no controlan, cuando las crceles se llenan de luchadores sociales, es que falta poco para que las bayonetas no provoquen miedo

II.- La Situacin Nacional Abajo.

Y como territorio nacional un fraccionamiento en manos extranjeras.

Cuatro son las ruedas sobre las que la neo conquista capitalista camina, mata y destruye en el Mxico de Abajo: el despojo, la explotacin, la represin y el desprecio.

El despojo.- Como no se haba visto desde la Conquista y la Colonia, el despojo de tierras y el saqueo de los recursos naturales en Mxico semeja un gigantesco desfalco con coartada legal.

Si antes fueron el oro y la plata, ahora son el agua y la tierra las riquezas que se disputan los extranjeros.

Si antes fueron las espadas y las cruces los instrumentos de dominio, ahora son las leyes y tratados las que legalizan el robo descarado del territorio nacional.

Si antes fueron soldados y clrigos, ahora son legisladores y funcionarios los que conquistan y reclaman, para la bandera extranjera del dinero, el suelo patrio y su riqueza.

Que los pueblos indios sean los principales afectados por esta guerra de neo conquista no es nuevo. Pero ahora se suman millones de trabajadores del campo y de la ciudad a la cantidad de despojados. Las tierras y an las viviendas y los pequeos comercios son despojados a travs de triquiuelas legaloides o en el descaro impune, como ocurri en la Barrio de Tepito, agredido por el gobierno perredista de Ebrard en la Ciudad de Mxico.

Pero no slo, los millones de migrantes que deben marchar a los Estados Unidos en busca de condiciones mnimas de vida, sufren el despojo de su Patria. Entidades de la federacin, que antes exportaban alimentos y manufactura, ahora exportan hombres y mujeres que debern sufrir el calvario de la indocumentacin, antes de lograr un empleo estable en una sociedad que no es la suya, y que los agrede y desprecia.

Es tan grande y descarado el robo en estos suelos que, como lo expresara el nayarita Don Salvador Castaeda, es, en trminos estrictos, un despojo del territorio nacional.

Y, como tal, es un deber de todo mexicano y mexicana honestas, el detenerlo y revertirlo.

La explotacin.- La gran mentira, la ms evidente, de los ltimos gobiernos panistas es el empleo. Ya no es slo la precarizacin del empleo, el trabajo sin seguridad, sin contratacin y sin salario estable. Ahora se suma el despido masivo, la falta de opciones laborales para el trabajo calificado, la criminalizacin del comercio informal, la falta de apoyos a la empresa nacional, la entrega descarada de los bienes estatales a compaas extranjeras.

Las grandes empresas internacionales, que destruyeron lo que alguna vez fue la empresa nacional y la convirtieron en lastimosa prestanombres, no ofrecen mejores condiciones laborales a sus trabajadores y s, en cambio, cuotas ms altas de explotacin, a ms de que aumentan la explotacin del trabajo infantil y la discriminacin laboral por razones de gnero en contra de las mujeres.

Los trabajadores al servicio del Estado, antes en mejor situacin por las conquistas logradas, ahora se equiparan en inestabilidad y carencias con quienes trabajan en las maquilas.

Las trabajadoras y los trabajadores en Mxico, tanto en el campo como en la ciudad, viven lo que pareca imposible: peores condiciones de explotacin que en el poca del porfirismo y la colonia.

Pero las luchas en contra de las reformas a la ley de ISSSTE, por mejores condiciones laborales, por aumento salarial y reduccin de los precios de bienes de consumo vital , van creciendo, tal y como va creciendo su radicalizacin.

Hoy el magisterio democrtico lleva la batuta, pero se van sumando ms y ms sectores de [email protected]

Las calles se vuelven a llenar de rebelda y combativas demandas de justicia.

La represin.- La escandalosa e ilegtima condena de ms de 60 aos en contra de los lderes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, de San Salvador Atenco, as como la situacin ilegal que mantiene todava a decenas de inocentes en las crceles del Estado de Mxico por los hechos de hace un ao, es slo un botn de la larga muestra de la corrupcin y desaseo en el Poder Judicial en Mxico.

Pero e l gobierno de Felipe Caldern no se est preparando slo para desatar una represin selectiva, aquella que se convirti en sea de identidad de los gobiernos pristas. No es el aparato de inteligencia gubernamental el que Caldern fortalece, sino el ejrcito. Y el ejrcito mexicano se usa, tradicionalmente, para represiones masivas.

As las cosas, no slo los luchadores sociales y movimientos populares son los objetivos. Cualquier persona, aunque no tenga nada qu ver, est en la mira de la mquina militar. Los recientes operativos en Michoacn y en otras partes de la Repblica Mexicana, con su cauda de detenciones ilegales y violaciones a los derechos humanos, demuestran que nadie est a salvo. Sacar al ejrcito de sus cuarteles es fcil. Pero regresarlo al mbito que le corresponde no es tan sencillo. Porque el problema es que el ejrcito se comporta como frente a un enemigo, no como frente a conciudadanos.

En Mxico, las crceles se llenan de personas que luchan por los derechos sociales y por gente inocente que sufre el atropello de un sistema de justicia ridculo y decadente. Mientras que los verdaderos criminales compran candidaturas y se hacen gobernantes.

Incluso las organizaciones no gubernamentales que defienden los derechos humanos y las libertades elementales, son perseguidas y hostigadas permanentemente.

El desprecio.- Al indgena, se le hermanan el joven, la jvena, la mujer, el diferente en sexualidad y sentimientos. Juntos comparten la incomprensin y el desprecio de una moral fascista que, respaldada en los plpitos, las tribunas legislativas y las sillas de gobierno, pretende ser el nuevo dios que dicte mandamientos a su modo y tiempo.

El racismo ya no es slo cultural y de acuerdo a los usos y costumbres de una derecha cada vez ms beligerante. Ahora se hacen leyes, a veces dictadas por gobiernos de izquierda, que penalizan la diferencia, banalizan la persecucin de la diferencia y convierten en crmenes pasionales los asesinatos de mujeres y homosexuales.

En resumen

Las disposiciones y acciones del gobierno de Caldern con firman el anlisis que, desde mediados del 2005, habamos hecho: el pas se encamina a un estallido social.

Frente a l se presentan 4 alternativas: la de Caldern, que es la del uso indiscriminado de la fuerza, es decir, la salida de la represin masiva; la de un control gradual y desmovilizador, es decir, la de las fuerzas que apuntan al 2012 para un relevo ordenado, un cambio sin ruptura; la del caos y la guerra civil; y la de una salida organizada anticapitalista y de izquierda, es decir, la de las organizaciones, grupos, colectivos, familias e individuos de La Otra Campaa.

III.- La Otra Campaa.- La hora de las definiciones.

Lejos todava de uno y otro lado, el movimiento nacional autodenominado La Otra Campaa se delimita a s mismo paulatinamente. Va tomando ms definiciones, adems de las fundamentales, y ms identidad.

Contra las tendencias hegemnicas y homogeneizadoras, la Otra Campaa se va dotando de una organicidad que respeta los mbitos, independencia y autonoma de quienes la forman. Como si se constituyera un todo en las decisiones y acciones fundamentales, y fuera cada una de sus partes en la discusin, la reflexin, el debate y las decisiones y acciones particulares.

El hecho es que la Otra Campaa ha sobrevivido como alternativa organizativa a la cruda postelectoral; que se mantiene activa en la lucha por la libertad y la justicia para nuestras presas y presos; que su nombre y referencia aparece cada vez ms en las luchas populares de abajo; que en su seno se debate, discute y crea nuevas formas de lucha; que las organizaciones, grupos y colectivos que son parte de ella crecen en cantidad y calidad; que el conocimiento mutuo interno se ha profundizado y con l, el respeto entre diferentes;

IV.- Las Tareas Inmediatas, segn [email protected] zapatistas:

1 .- La comunicacin fluida. Es necesaria una comunicacin ms fluida entre quienes son parte de La Otra Campaa. As se le dar continuidad al conocimiento mutuo entre quienes somos [email protected] [email protected], crecer el respeto y el compaerismo, y se formarn nuevas alianzas.

2.- Red para acciones conjuntas para fortalecer y hacer crecer las r esistencias. No slo frente a la represin, tambin en el desarrollo de otra cultura, otro arte, otro otro.

3. - El Foro Nacional contra la Represin.-

Un grupo importante de organizaciones, grupos, colectivos y personas adherentes a la Sexta Declaracin de la Selva Lacandona, nos estamos haciendo eco de las consideraciones y propuestas hechas por la Conferencia de Organizaciones Anticapitalistas de Izquierda (COPAI-Mxico) en el Foro Nacional Contra de la Represin celebrado el pasado 6 de mayo de 2007 en el DF.

Consideramos una necesidad prioritaria y urgente el combate a la represin, en todos sus aspectos y niveles. Represin que se desata por las instituciones del Estado mexicano contra los luchadores sociales. Estamos convencidos de que la organizacin independiente de los de abajo y su movilizacin conciente constituyen la nica garanta para detener e impedir los ataques los poderosos y sus gobiernos han lanzado en contra de nuestro pueblo.

Por eso hemos convocamos a todos los adherentes a la Sexta Declaracin de la Selva Lacandona y miembros de la Otra Campaa, sean colectivos, organizaciones, familias o individuos, a que participen en el

FORO NACIONAL CONTRA LA REPRESIN

Que se efectuar el domingo 10 de junio de 2007 en Doctor Carmona y Valle 32, colonia Doctores, DF, a partir de las 10 horas.

V.- Las batallas por venir.

Sern por demandas que tienen qu ver con nuestra supervivencia como trabajadores y como Nacin. Las antiguas banderas de la libertad, la justicia y la democracia volvern, actualizadas, a las manos de hombres, mujeres, nios y ancianos mexicanos.

Por vivienda digna, por la tierra, por el trabajo, por la salud, por la educacin, por la alimentacin, por los derechos y la cultura indgenas, por el respeto a la diferencia, por la defensa del medio ambiente, por la informacin veraz y oportuna, por el arte y la cultura, por la independencia, la justicia, la libertad, la democracia, es decir, por la paz, sern las luchas que ya se asoman, y crecen, en las calles, los litorales, las montaas, los campos, los barrios y colonias, las escuelas y universidades, las fbricas y comercios, en fin, en el Mxico que, abajo, no tiene en su diccionario las palabras resignacin y rendicin.

VI.- El maana que en la noche de abajo se gesta.

Durante estos ya dos aos, desde aquel junio del 2005 en que se hizo pblica la Sexta Declaracin de la Selva Lacandona, primero el EZLN, y luego las organizaciones, grupos, colectivos, familias e individuos que se han mantenido firmes en La Otra Campaa, hemos sido acusados de sectarios y marginales.

No obstante que una y otra vez hemos insistido en que, aquellos que nos critican, miren a donde miramos, slo hemos recibido la altanera y la soberbia de quienes creyeron que el maana se conquista con el mnimo esfuerzo.

Porque no caminamos detrs ni delante de quienes van a otro lado; porque no miramos a donde otros ponen la esperanza y la ilusin; porque no nos deslumbramos con la cantidad sin organicidad: por eso nos tachan de los ismos que encuentran a la mano (que tampoco son muchos, a ms que son perezosos) y nos dejan fuera de la historia.

Pero esa historia por la que arriba suspiran no ser.

Tal vez el conformismo, la resignacin y el cinismo parezcan moda inapelable, incuestionable e imbatible.

Tal vez la libertad y la justicia parezcan imposibles la vspera.

Pero tal vez la rebelda empieza a escribirse de a poco y con pocos.

Porque, en el calendario de abajo, el reloj de los que hacen andar las ruedas de la historia aproxima sus manecillas a una fecha que cada siglo se reitera: La lucha por la libertad, la justicia y la democracia para Mxico.

Porque el maana, en la noche se gesta.

Desde Tepic, en el Otro Nayarit.

Subcomandante Insurgente Marcos.

Mxico, Mayo del 2007.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter