Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2007

Buena parte del dinero de la Seguridad Social se invertir en Bolsa
Cuidado con la cartera

Miguel Riera Montesinos
El Viejo Topo


A finales de el pasado mes de enero, el Secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, anunciaba que el Gobierno estaba estudiando la posibilidad de invertir una parte del Fondo de Reserva de las pensiones en renta variable, es decir, en acciones que cotizan en bolsa, cosa que se hara mediante gestores privados (lase bancos y agentes financieros).

El Fondo de Reserva es una hucha a la que se destinan los supervits que ao tras ao viene registrando la Seguridad Social. Se cre en el ao 2000, con 603 millones de euros, y se espera que a finales de 2007 alcance un volumen de casi 50.000 millones de euros, una cifra que se acerca al 5% del PIB. Una cifra descomunal y por tanto muy apetecible para los especuladores financieros.

Granado explic que para ello, para poder proceder a la entrega de dinero pblico a gestores privados, deba modificarse la ley, excesivamente rgida, cosa que se hara de acuerdo con los agentes sociales Y s, los agentes sociales se han puesto de acuerdo. CEOE, Cepyme, CCOO y UGT dieron su visto bueno al proyecto, y el gobierno aceler sus planes, que en esencia consisten en la privatizacin de la gestin de una parte muy importante (30%) de los fondos pblicos acumulados en la hucha. El argumento que el gobierno ha utilizado es el de obtener mayor rentabilidad de esos fondos, invertidos ahora mayoritariamente en deuda pblica espaola y extranjera. Un argumento no muy slido, pues la rentabilidad obtenida hasta la fecha est muy, muy cerca de la rentabilidad media de los fondos de inversin que actan en bolsa, el 5 %.

En abril, pues, la decisin estaba tomada. Falta concretar algunos detalles, por ejemplo si esos miles de millones se entregarn a dedo o mediante concurso pblico, pero en cualquier caso lo que no est en duda es que bancos, aseguradoras y otros intermediarios financieros se harn con el pastel.

Buena parte del dinero, pues, se invertir en bolsa, directa o indirectamente. Y aqu, la palabra invertir es un eufemismo. En bolsa no se invierte, se especula. Invertir, en el lenguaje corriente, est asociado a la creacin de riqueza. Pero en la bolsa no se crea nada: el dinero pasa de unas manos a otras. Lo que unos ganan (en general los especuladores de gran tamao) otros lo pierden (en general, los pequeos ahorradores, por sistema desinformados). Es un movimiento de dinero de suma cero. Tras los periodos de ganancias, vienen los de prdidas, tcnicamente llamados realizacin de beneficios.

Beneficios que unos sacan a costa de otros, claro.

En cualquier caso, resulta chocante que un partido que se dice de izquierdas se lance a especular con dinero pblico. No s qu pensara de eso el viejo Pablo Iglesias, pero presumo que se llevara las manos a la cabeza.

Y no slo deprime ver a un gobierno especulando: es que adems hay un riesgo. Aunque no es probable, dada la facilidad con que las altas esferas manejan el trfico de informacin, existe el riesgo de que, si la bolsa se derrumba (vaya usted a saber, cualquier da el dficit estadounidense nos da un buen susto), nos encontremos con que del Fondo de Reserva de pensiones se han volatilizado unos cuantos miles de millones.

El asunto est pasando casi inadvertido, tal vez porque en las alturas todos aspiran a sacar tajada. Que yo sepa, slo ATTAC ha puesto el grito en el cielo, amenazando con fomentar la movilizacin ciudadana contra esta medida absurda y francamente sospechosa.

Y la verdad, ya est bien. De especulacin y de tomaduras de pelo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter