Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-06-2007

Cronopiando
Aznar es un centauro

Koldo Campos Sagaseta
Rebelin


Para otros usos de este trmino, vase Centauro (desambiguacin

Eran los centauros para los griegos unos seres mitolgicos y salvajes, carentes de leyes y hospitalidad, y esclavos de las pasiones animales. Algunos expertos los definen como criaturas inconstantes, que miraban con frecuencia al cielo para determinar sus destinos y muy aficionados a la adivinacin, a los secuestros y a pelear con los lapitas. A los centauros no les gustaba que nadie les indicara lo que tenan que hacer, a qu velocidad deban galopar o cuantas garrafas de vino podan consumir. Mientras la cabeza y el torso de un centauro corresponda a un ser humano, el resto del cuerpo era el de un caballo. Eso era al menos lo que crean los griegos no obstante la dificultad, a veces, de distinguir un relincho de un rebuzno, y pese a ser conscientes de que cuatro patas, el lomo y un rabo, a falta de cabeza que confirme la identidad del animal, lo nico que aseguran es un cuadrpedo, y un cuadrpedo tambin puede ser un asno.

En consecuencia, nadie ms indicado para incorporarse como asesor a Centaurus Capital, una de las compaas que ms y mejor especula en el mundo, que Jos Mara Aznar.

A partir de ahora, adems de conducir ebrio, tambin podr manejar, con el mismo donaire que le conocemos como bodeguero honoris causa, los fondos de inversin libre (hedge funds) que otros ingenuos o delincuentes pongan en las patas del centauro.

Segn refiere la prensa, Centaurus tiene su sede en Londres pero su domicilio fiscal est en las Islas Caimn, paraso fiscal dotado de una de las lavanderas ms prsperas y eficientes con que cuentan las altas finanzas.

En los ltimos aos, adems de multiplicar sus beneficios, Centaurus tambin ha multiplicado sus asesores, sus centauros mitad hombres mitad cuadrpedos, y hasta las suspicacias de quienes sospechan trfico de influencias en la contratacin de ex presidentes o muy altos funcionarios de Estado expertos en dar coces.

El ex primer ministro ingls John Major, los ex secretarios del Tesoro John Snow y Lawrence Summers, el ex responsable del Tesoro britnico Keneth Clarke, y la ex secretaria de Estado de los Estados Unidos, Madeleine Albright, son parte de la manada de centauros y centauras, que fungen como asesores para empresas de este tipo. Cuentan, adems, con la colaboracin de otros centauros como Rodrigo Rato en el Fondo Monetario, y el cuadrpedo que sustituya a Paul Wolfowitz al frente del Banco Mundial., que si bien es cierto que como buenos centauros viven a merced de las pasiones animales y carecen absolutamente de escrpulos, si disponen en cambio de privilegiada informacin para operar, que hace que siempre lleguen al negocio antes, incluso, de que ocurra.

Y a Aznar, obviamente, no lo eligieron por el genio militar que revelara en la Operacin Perejil, blica hazaa en la que en mucho menos tiempo del que los ingleses tardaron en recuperar las Malvinas, l reconquist para Espaa el Pen de Perejil, roca que se levanta frente a la costa africana y que haba cado en manos de dos moros y una cabra.

Y no parece que sus hazaas deportivas, por l mismo narradas, sus portentosas marcas de velocidad batidas, hayan sido suficiente motivo para reconvertirlo en un centauro.

Menos an sus dotes como historiador, no obstante sus aportes al captulo de la reconquista con la pblica declaracin de la deuda que los musulmanes tenan con l por haberle ocupado el pas ocho siglos.

Tampoco da la impresin de que lo eligieran por su innata inteligencia o su destreza, la misma que, el ayer bodeguero y hoy centauro, manifestaba en relacin a Iraq y sus armas cuando reconoca: cuando yo no lo saba, nadie lo saba... yo no fui tan listo.

Pero de que es un centauro es un centauro y por alguna razn lo han elegido.

De hecho, casi estoy por creer que, como centauro dedicado a la asesora del mundo de la especulacin, la suerte podra invertirse y, as, cuando nadie lo sepa, por no haber ocurrido, ya Aznar est presintiendo el desplome de ciertas acciones o la repentina alza de otras; cuando a nadie se le ocurra y nada haya pasado, ya Aznar anticipe quiebras o vislumbre repuntes ventajosos, y adivine cifras de negocio, antes que nadie, antes que la noticia, antes que los rumores... y los damnificados de los mitolgicos cuadrpedos confirmen de la peor manera haber sido tan bobos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter