Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-06-2007

Es oficial: comenz la quiebra de la economa de EE.UU

Richard C. Cook
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens y revisado por Horacio Garetto


Es oficial. Antalo en tu calendario. Ha comenzado la quiebra de la economa de EE.UU. Fue anunciada el mircoles por la maana, el 13 de junio de 2007, por los escritores de economa Steven Pearlstein y Robert Samuelson en las pginas del Washington Post, uno de los medios ms destacados y preferidos de la elite monetaria de EE.UU.

La columna de Pearlstein tena por ttulo: El boom de la captura de empresas a punto de quebrar relacionada con la extraordinaria cantidad de deuda incurrida comparada con los beneficios reales de las compaas capturadas .

En lenguaje notablemente alarmista para las pginas usualmente ultra-insulsas del Post, Pearlstein escribi: Es imposible predecir con exactitud cuando de llegar el momento de la verdad y todos terminen por darse cuenta de que los precios que son pagados por esas compaas, y la deuda incurrida para apoyar las adquisiciones, son insostenibles. Cuando eso ocurra, no ser nada bonito. En general, caern los precios de las acciones y las valoraciones de las compaas. Los bancos anunciarn dolorosas pasos a prdida, algunos fondos de alto riesgo cerrarn sus puertas, y los fondos de inversin informarn de rentabilidades decepcionantes. Algunas compaas se vern forzadas a la bancarrota o a la reestructuracin.

Adems, la cada de los precios de las acciones llevar a las compaas a reducir sus contrataciones y sus inversiones, mientras los gobiernos se vern obligados a aumentar los impuestos o a reducir los servicios, ya que disminuir el ingreso en concepto de impuestos sobre las ganancias de capital. Y la combinacin de la reduccin de la riqueza y de las mayores tasas de inters terminar por llevar a los consumidores a dar marcha atrs en su consumo financiado con deudas. Sucedi despus de los colapsos de los bonos basura y los ahorros y prstamos a fines de los aos ochenta. Sucedi despus del descalabro de la burbuja de la tecnologa y de las telecomunicaciones a fines de los aos noventa. Y suceder esta vez.

La columna de Samuelson: El fin del crdito barato, dej la puerta ligeramente abierta en caso de que el colapso no sea tan severo. Escribi sobre el tema de los aumentos de las tasas de inters: A medida que aumenta el precio del dinero, la toma de prstamos y la economa podran debilitarse. La profunda cada inmobiliaria podra empeorar. . Podramos tambin descubrir que el prolongado perodo de crdito barato ha dejado una resaca desagradable.

Otros escritores que escriben desde plataformas menos prestigiosas que el Post han estado hablando tambin de la aproximacin de una quiebra financiera hace un par de aos. Entre ellos ha estado el economista Michael Hudson, autor de un artculo sobre la burbuja inmobiliaria con el ttulo: El nuevo camino a la servidumbre en la edicin de mayo de 2006 de Harpers.

Hudson ha estado hablando en esa entrevista de una ruptura de la cadena de pagos que conduciran a un crac econmico prolongado, largo con deflacin de los activos, incumplimientos masivos de pagos de hipotecas, y una inmensa apropiacin de activos por los ricos que puedan proteger su efectivo mediante el lavado de dinero y la proteccin con bonos en divisas extranjeras.

Entre los que estn listos para beneficiarse con el crac est el Grupo Carlyle, el fondo de alto riesgo que incluye a la familia Bush y a otros inversionistas de alto perfil con conexiones gubernamentales que dan acceso a informaciones confidenciales. Un memorando de enero de 2007 a los gerentes de la compaa del socio fundador William E. Conway, Jr., apareci recientemente que sealaba que, cuando termine el actual entorno de liquidez es decir el crdito barato -, la oportunidad de comprar ser una ocasin que sucede una vez en una vida.

El hecho de que el crac est siendo anunciado en las pginas del Washington Post muestra que es cosa hecha. Los Bilderbergers, o quienquiera que sea al que responde el Post, ya lo han decidido. Deja saber a todos para que no queda duda que es hora de cerrar las escotillas, ponerse a cubierto, acumular dos aos de comida en latas, blindar sus activos, lo que sea.

Los que pagarn las consecuencias ser la gente de a pie cuyos activos estn cargados de deudas, tales como decenas de millones de deudores hipotecarios, millones de jvenes que adeudan prstamos estudiantiles que segn la nueva ley de bancarrota reformada en el ao 2005 nunca podrn ser cancelados, o vastas cantidades de trabajadores con planes 401(k) [cuentas de jubilacin patrocinadas por sus empleadores.] u otros planes de pensin que estn combinados con el mercado de valores.

En otras palabras, suena como si estuviramos en 2000-2002, pero tal vez en una escala mucho mayor. Entonces fue slo el dcimo peor mercado de cada de acciones en la historia. Ese entonces se desvaneci un billn de dlares.. Lo que convierte la situacin actual en particularmente injusta es que la recuperacin precedente que ahora llega a su fin la de los desocupados fue tan anmica.

Ni Perlstein ni Samuelson llegan al fondo de la crisis, aunque ellos, como Conway del Grupo Carlyle, subrayan el fin del crdito barato. Pero las tasas de inters son fijadas por gente que dirige bancos centrales e instituciones financieras. Podrn ser influenciados por el mercado, pero el mercado es controlado por gente con dinero que quieren incrementar al mximo sus beneficios.

La clave para lo que est sucediendo es que la Reserva Federal se niega a seguir el modelo establecido durante el prolongado reino del presidente de la Fed, Alan Greenspan, reaccionando ante tendencias econmicas tambaleantes con grandes infusiones de crdito como lo hizo durante la burbuja de las punto.com de los aos noventa y la burbuja inmobiliaria de 2001-2005.

This time around, Greenspans successor, Ben Bernanke, Esta vez, el sucesor de Greenspan, Ben Bernanke, se queda tranquilo. Mientras la economa se balancea sobre el abismo, la Fed permite que las tasas se mantengan firmes. La Fed afirma que su poltica de tasas firmes se debe al peligro de aumentar la inflacin bsica. Pero eso no puede ser verdad. El mayor tem de consumo, casas y bienes inmobiliarios, est sobreviviendo artificialmente. Oficialmente, el desempleo es bajo, pero sobre todo gracias a puestos de trabajo mal pagados en el rea de servicios.

Las materias primas han subido, incluyendo los alimentos y la gasolina, pero no es un motivo suficiente para permitir que se sumerja toda la economa nacional.

As que qu sucede en realidad? En realidad, es simple. La diferencia en la actualidad es que China y otros grandes inversionistas del extranjero, incluyendo a magnates petroleros de Oriente Prximo, estn diciendo a EE.UU. que si las tasas de intereses bajan, , no seguirn llevando su dinero a EEUU. El tan necesario dinero para financiar los tremendos dficit comerciales y fiscal de EE.UU.

Desde luego nos metimos en este aprieto al transferir nuestras fbricas de manufacturas a China y otros mercados de mano de obra barata durante la ltima generacin. La hegemona del dlar est teniendo un efecto contraproducente. En los hechos, China est utilizando sus dlares estadounidenses para reemplazar al Fondo Monetario Internacional como prestamista a las naciones en desarrollo en frica y otros sitios. Como un insulto adicional, China ahora podra estar dictando una nueva generacin de decadencia para los estadounidenses que se ven obligados a comprar sus productos en Wal-Mart llevando al mximo lo que queda de nuestra deuda disponible en tarjetas de crdito.

Hace cerca de un ao, un antiguo funcionario del Tesoro de Reagan, que es ahora un conocido comentarista de la televisin por cable, dijo que China se haba convertido en el banco de EE.UU. y coment que ahora es ms barato imprimir dinero que producir coches. Ja ja.

Es verdaderamente asombroso que ninguno de los candidatos polticos de la lnea dominante de cualquiera de los partidos haya tratado este tema en su campaa. Lo que pasa es que todos estn considerablemente financiados por la elite financiera que se beneficiar no importa cunto vaya a sufrir la economa de EE.UU. Todos los candidatos, con la excepcin de Ron Paul y Dennis Kucinich tratan a la Reserva Federal como si se tratara de la quinta imagen grabada en el Monte Rushmore. E incluso los as llamados progresistas guardan silencio. El fin de semana antes de que aparecieran los artculos de Perlstein/ Samuelson, hubo una inmensa conferencia progresista en Washington, llamada Taming the Corporate Giant [Domando al gigante corporativo]. Ni una sola sesin fue dedicada a temas financieros.

Qu es probable que ocurra? Yo sugerira cuatro guiones posibles.

1.

Aceptacin por la poblacin de EE.UU. de una prosperidad disminuida y de un rol en decadencia en el mundo. Sonre y aguanta. Vive con tus padres hasta que tengas cuarenta aos en lugar de treinta. Trabaja dos o tres trabajos en tiempo parcial, si puedes encontrarlos. Muere joven si pierdes tu atencin sanitaria. Declara bancarrota si puedes, o simplemente escpate de tus deudas hasta que vuelvan a imponer la prisin para deudores como lo han hecho en Dubai. Mientras tanto, China compra ms y ms propiedades, casas y negocios en EE.UU., como han sugerido economistas cercanos a la Reserva Federal. Si eres un inmigrante ilegal emprendedor, divirtete aumentando la economa clandestina, evita las licencias y los impuestos para negocios, y alquila grupos de casas a tus amigos.

2.

Los tiempos de crisis econmica producen tensin internacional y los polticos tienden a ir a la guerra en vez de tener que escuchar la fea meloda de la economa. El ejemplo clsico es la depresin mundial de los aos treinta que condujo a la Segunda Guerra Mundial. Las condiciones en los prximos aos deberan ser tan malas como entonces. Podramos tener una guerra verdaderamente grande si EE.UU. decide de una vez por todas armarse de valor y arremeter contra China, o quien sea. Si ya no quieren nuestros dlares o nuestros Bonos de deuda, qu tal si les tiramos unas buenas bombas nucleares?

3.

Tal vez terminemos por tener finalmente una revolucin sea de la derecha o del centro involucrando ley marcial, suspensin de la Declaracin de Derechos, etc., combinada con alguna especie de dictadura militar o de trabajo forzado. En todo caso ya vamos a mitad de camino en esa direccin. Olvdate de una revolucin de la izquierda. No les gustara que alguien se enojara con ellos por ser demasiado radicales.

4.

Podra haber un verdadero intento de reforma, tal vez incluso un intento, aunque sea, slo de volver al Nuevo Trato? Ya que las causas de la crisis son monetarias, as lo seran las soluciones. El primer paso sera que el Sistema de la Reserva Federal fuera abolido como un banco de emisin y una transformacin del sistema de crdito de la nacin en un servicio pblico genuino por el gobierno federal. De esta manera podramos reconstruir nuestra infraestructura manufacturera y pblica y desarrollar una poltica de garanta de los ingresos que beneficiara a todos.

Esta ltima es la nica solucin sensata. Existen reformadores monetarios que saben cmo hacerlo si alguien les da una pequea oportunidad.

Richard C. Cook es autor de Challenger Revealed: An Insiders Account of How the Reagan Administration Caused the Greatest Tragedy of the Space Age. Analista federal en retiro, su carrera incluy trabajo con la Comisin del Servicio Civil de EE.UU., la Administracin de Alimentos y Drogas, la Casa Blanca de Carter, y la NASA, seguidos por veintin aos con el Departamento del Tesoro de EE.UU. Ahora es un escritor y consultor basado en Washington. Su libro We Hold These Truths: The Hope of Monetary Reform, ser publicado ms adelante durante este ao. Su sitio en la Red se encuentra en: www.richardccook.com.

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=5964



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter