Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2007

Educacin para la ciudadana
Razn o supersticin

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


La razn o la supersticin? La con-ciencia, el conocimiento por medio de la ciencia, o la creencia, la adopcin de explicaciones irracionales? Educacin para la ciudadana, o, supersticin religiosa?

Un solo da de educacin para vivir libres e iguales en paz, pone en evidencia la oscuridad de bestias en que han sumido la historia del gnero humano los que han dispuesto del poder hasta ahora en nuestros lares.

Los poderosos difundieron la supersticin porque, a travs de lo irracional que defendan como inescrutable, asignaban a su mandato y a su descendencia un carcter divino, y el poder de perseguir a quien pona en entredicho lo que se atribuan. Las matanzas que llevaban a cabo les eran tiles, les rentaban, eran una buena forma de echar a la cuneta los problemas que ocasionaba su robo a la poblacin, su dominio.

La jerarqua eclesistica, los obispos, ellos, que nunca han querido la libertad y los derechos de igualdad para todos, ellos, que en nuestro pasado inmediato para mantener su riqueza se sumaron a los fascistas y compartieron el poder criminal, ellos, que hoy reciben a travs del gobierno ms dinero que durante el franquismo (algo, darles dinero, que ningn gobierno democrtico hace y ya han pasado 30, treinta, aos desde que en la Constitucin se firm que no iban a recibir ms y se tendran que autofinanciar como en los pases democrticos-) ellos, que reciben los parabienes de los descendientes de los franquistas, ms bienes pblicos para sus empresas privadas, ellos, que no pagan impuestos, como hacemos los dems, aunque la Comunidad Econmica Europea exige que cumplan la Ley, ellos, que no se atienen a las leyes laborales, ellos, que claman contra la libertad, ellos, que estn en contra de la igualdad, que estn en contra del preservativo, en contra de la nueva medicina curativa de enfermedades que hasta hace poco no se podan curar, que han instituido el machismo a sangre y fuego, ellos, que han sido siempre racistas (por mirar un ejemplo en la historia medieval a la que quieren volver: expulsaron a los judos y a los moriscos que convivan en paz con los catlicos slo por no ser de su raza y su religin, y si se convertan no les era suficiente, les exigan la pureza de sangre; si miramos a Sudamrica nos encontramos que exterminaron a buena parte de la poblacin porque as lo necesitaban para la conquista, el robo y el expolio de las riquezas de aquella tierra y de aquellos pueblos) ellos, hitlerianos antes que Hitler, fascistas, franquistas de nuestra reciente Historia, tienen tanto y tanto en su cuenta, tanto que llega hasta nuestro tiempo, hasta nuestros das, hasta nosotros mismos. An hoy, en el cementerio de Valencia se trabaja en la apertura de una fosa comn a la que echaron 26.300 fusilados tras la guerra, lalo en WWW.forumperlamemoria.org, para consultas especficas escriba al correo electrnico [email protected]

Reyes Mate, Catedrtico de Filosofa, escriba hace poco en El Peridico un artculo titulado: La violencia de lo Sagrado: Joseph Ratzinger y sus dislates historiogrficos, repasando las ltimas declaraciones del Papa que fue nazi, y, por las declaraciones que hace parece reafirmarse. Reyes Mate recoge lo que en la revista jesuita Razn y Fe apareca en 1940 -una vez derrotada la Repblica Democrtica espaola- cuando los nazis parecan invencibles: El mundo nos da ahora por fin la razn y, despus de cuatro siglos, los mayores polticos adoptan el consejo de nuestros catlicos soberanos. Traduccin simultanea: Los nazis nos dan ahora por fin la razn y, despus de cuatro siglos, tiempo de los Reyes Catlicos, expulsin de todas las razas y religiones distintas y conquista de Sudamrica a sangre y fuego, guerra contra los demcratas en Espaa y eliminacin fsica, persecucin y encarcelamiento de buena parte de la poblacin, los mayores polticos, Hitler y Mussolini, adoptan los mtodos que nosotros, los catlicos soberanos, hemos aplicado siempre.

Desde que los jerarcas de la iglesia catlica, los obispos, asumen ese papel en la Historia cmo van a permitir que a los escolares se les imparta una asignatura que les haga pensar en el respeto en igualdad? Por eso llaman a la desobediencia civil. Qu nos pasaba a los dems cuando bajo su rgimen descubran que no bamos a misa, que no ramos buenos catlicos, cuando convivamos sin estar casados, cuando haba hijos sin pasar por sus ritos, cuando nos rebelbamos contra sus normas en las que ordenaban la divisin social como de origen divino?. Haga memoria y recuerde, pregunte si es joven, cul es la diferencia entre una dictadura eclesistica y una democracia? Cmo que una asignatura para la educacin cvica, para el respeto en igualdad, es el mal? O sea el mundo lo dividen en buenos y malos, los que les desobedecen y los que no? Es as como entienden el mundo? Su ideario, defensor de las desigualdades habidas, defensor de los golpes de Estado, defensor de los fusilamientos y condenas de quienes han luchado por la justicia y la democracia, ese ideario suyo es el bien?

Amigo lector, usted debe saber lo que es educarse, educarnos, en valores cvicos, de personas civilizadas, y lo que es vivir con una supersticin, que adems nos considera inferiores, seres destinados a obedecer.

Cuando el obispo habla de la libertad de conciencia no puede saber qu es puesto que nunca la ha defendido, cuando se luchaba por ella l bendeca, y bendice, a quienes la prohiban- es para defender la obediencia a l, a ellos, el miedo a ellos, la sumisin a ellos, que se ufanan de su pasado incvico e incivil, que se ufanan de ser antidemcratas, que se ufanan de su machismo an vigente y que continan difundindolos en sus centros.

Usted debe elegir: educacin en el respeto por la igualdad, o, sumisin a la irracionalidad: en una aprender a razonar y a valorar su propia autoestima, en otra dejar su voluntad al que tiene intereses en vivir sobre usted, por encima de la voluntad de todos.

Ahora le invito a tomar distancia con respecto a lo dicho, pregntese desde otro ngulo con el microcuento de Bertolt Brecht titulado Hay Dios?, perteneciente a Historias de almanaque:

Alguien pregunt al seor K. si haba un Dios. El seor K. respondi:

-Te aconsejo que medites si tu comportamiento variara segn la respuesta que se d a tu pregunta. Si tu conducta no vara, dejemos el asunto. Si tu conducta vara, te puedo prestar un servicio dicindote que t mismo lo has decidido: necesitas un Dios.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter