Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-07-2007

El ex obispo Fernando Lugo, que renunci al sacerdocio para aspirar a la Presidencia de Paraguay, teme una revuelta de graves consecuencias si el Estado impide su candidatura
La democracia representativa no est funcionando en Latinoamrica

Gionata Chatillard
El Mundo


La poltica boliviana nos da un elemento tnico. Michelle Bachelet, en Chile, nos da el ingrediente de gnero. En Venezuela, gobierna un militar. En Ecuador, un tcnico. En Brasil, un metalrgico. Por qu no puede haber un obispo en Paraguay?. Fernando Lugo cree que el viento de cambio que sopla en Latinoamrica podra llegar pronto a su pas. El ex obispo de San Pedro ve en las elecciones de 2008 un posible escenario de ruptura tras seis dcadas de gobierno colorado.

La esperanza surgida en 1989 con la cada del rgimen de Alfredo Stroessner cobra nueva vida en las palabras de Lugo, que acept el reto de desafiar al presidente Nicanor Duarte. Con el fin de la dictadura hemos credo que iba a empezar una poca diferente. Despus nos hemos dado cuenta de que esta larga y traumtica transicin de 17 aos no ha dejado sino el desencanto, afirma este ex religioso de 56 aos durante el foro Tribuna Iberoamericana, organizado en Madrid por la Casa de Amrica y la agencia Efe.

En marzo de 2006, Lugo fue el gran impulsor de Resistencia Ciudadana, una Torre de Babel que reuna a 138 organizaciones entre partidos opositores, centrales sindicales y asociaciones civiles. Decenas de miles de personas marcharon entonces contra el Gobierno de Duarte. Decan que las FARC nos apoyaban, que iba a haber violencia. Pero no hubo accidentes, y fue una gran leccin de civismo. En la plaza no qued ni una latita de cerveza, recuerda Lugo, convencido de que esa manifestacin sac a Paraguay de su siesta prolongada.

Los acontecimientos se precipitaron. Pocas semanas despus, varios partidos polticos le pidieron que liderara la creacin de un movimiento an ms amplio. Naca Concertacin Nacional. Hicimos 307 reuniones en todo el pas, simplemente escuchando a la gente. [...] Descubrimos que las bases de todos los partidos opositores se sentan distantes de las cpulas de sus formaciones. [...] Por la presin que hubo, muchas fuerzas polticas tuvieron que decidirse a favor de mi candidatura, cuenta el candidato presidencial alternando castellano y guaran, los dos idiomas oficiales de Paraguay.

Lugo hace bandera de su independencia. No esconde su afinidad con varias formaciones, pero subraya que no pertenece a ninguna: No soy el trofeo de ningn partido. Pero s estoy canalizando las grandes inquietudes sociales y polticas del pas. Tanto es as, que una reciente encuesta otorga a Concertacin Nacional el 60% en intencin de voto.

Sin embargo, el apoyo popular no es el principal escollo en el camino de Lugo hacia la Presidencia. Duarte ya ha advertido que su rival no tiene los requisitos legales para postularse a la Jefatura del Estado, siendo an considerado un religioso por la Santa Sede. El lder opositor present su renuncia al ministerio sacerdotal precisamente para poder aspirar a la Presidencia, puesto que las leyes paraguayas no permiten que un religioso ocupe ese cargo. Pero el Vaticano no acept su peticin y se limit a suspenderle a divinis. El artculo 42 de la Constitucin dice que nadie puede pertenecer a ninguna organizacin si libremente ha renunciado a sta, explica el ex obispo: Hay un argumento teolgico segn el cual yo soy sacerdote, pero ese argumento no puede tener peso jurdico.

Dicho de otra forma, el enemigo no est tanto en Roma, sino en Asuncin: El Partido Colorado tiene oficio, sabe cmo ganar las elecciones: no ha perdido ningn comicio en 60 aos. Uno puede pedir los observadores que quiera, pero no hay garanta de unas elecciones limpias. Puede ocurrir que los colorados organicen trampas o que pierdan las elecciones pero no entreguen el poder, advierte Lugo, cuyo gran temor es que se desate una revuelta de graves consecuencias si el Estado para su candidatura.

Y cul es la posicin de Lugo a nivel regional? Miro con simpata a los movimientos que tienen la valenta de hacer rupturas histricas, pero Paraguay tiene que llevar a cabo su propio proceso. Es decir, no hay que copiar, sino observar los experimentos sociales de pases como Venezuela, Bolivia o Ecuador. Correa nos dio una gran leccin sobre cmo gobernar sin tener un solo parlamentario, afirma Lugo, agregando que la democracia representativa no est funcionando en Latinoamrica, puesto que la mayora de los campesinos no se siente representada por sus legisladores.

Con respecto al futuro, el ex obispo se muestra realista. Decir que la corrupcin va a terminar es como decir que el pecado va a terminar, y eso me parece imposible, asegura. El poltico no es el que tiene la solucin mgica, sino es el que tiene que escuchar, sigue el ex obispo, quien hace tiempo pregunt a una mujer qu tipo de cambio deseaba para el pas. Y sta fue su respuesta: En Paraguay hay unas 500 familias que viven como los dioses y un milln de familias que viven como mendigos. Eso es lo que queremos cambiar.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter