Portada :: Opinin :: M. Harnecker
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-07-2007

Bandas armadas abandonan sus actividades delictivas
Cuman: donde la vida est venciendo a la muerte

Marta Harnecker
Rebelin



Tiroteos que iban y venan en los enfrentamientos que a diario se registraban en Brasil, el barrio ms rojo de Cuman, capital del Estado Sucre, causando el pnico de sus habitantes y un sin nmero de muertes de inocentes que enlutaban a muchos hogares. Despus de las cinco de la tarde nadie sala de su casa: haba prcticamente un toque de queda. Hoy el barrio se ha pacificado, ya sus habitantes transitan tranquilos en sus atardeceres. Pero cmo ha ocurrido ese milagro?

Estos resultados no se lograron de la noche a la maana. Han sido el fruto de un arduo trabajo que ya lleva ms de seis aos. Fue iniciado en el ao 2000 por un grupo de hermanas y pastores evanglicos agrupados en la Fundacin Ministerio Evanglico Musical Sentimiento Cristiano (Memsc). A su cabeza ha estado el pastor Jos Luis Marcano, galardonado con la medalla Negra Hiplita por el Presidente de la Repblica a travs del Ministerio de Desarrollo Social y Participacin Ciudadana en enero del 2006.

Su trabajo no empez en forma planificada, fue fruto del azar. Jos Luis nos narra que un da robaron algunos instrumentos musicales en el Instituto de la Msica que el diriga y fue entonces cuando, para tratar de recobrarlos, hizo el primer contacto con dos de las principales bandas armadas del Barrio Brasil: los Snchez y los Carteluos, pensando que all podra conseguir pistas para recuperar los objetos desaparecidos. Ellos le explicaron que no robaban a los vecinos y menos ese tipo de cosas, pero que ellos conocan quienes haba hecho la fechora. As se inici un dilogo y un acercamiento que ha crecido con el tiempo.

Al comienzo estos muchachos desconfiaban porque pensaban que yo los iba a denunciar a sus enemigos. Muchas veces intentaron asesinarme, pero, gracias al amor, la paciencia y tolerancia que Dios ha puesto en mi corazn, es que he podido soportar este duro trabajo nos cuenta el pastor.

Finalmente llegaron a la conclusin de que Jos Luis slo quera ayudarlos. Con su paciente trabajo logr irse ganando el respeto tanto de los lderes como de los dems jvenes integrantes de las bandas.

Una vez ganada la confianza, el segundo paso fue tratar de detener los tiroteos. Jos Luis nos explica cmo logr ese objetivo: Les habl de una tregua y me comentaron que eso era muy difcil ya que haba muchos muertos entre ellos, pero insist y se lleg a un acuerdo de enviar a un emisario de una de las bandas para que mediara con la otra y si regresaba vivo ellos creeran en la seriedad de la intencin de paz de la otra banda. Cuando el primer joven de una de las bandas regres con vida, la otra, a su vez, envi su emisario. Luego los lderes de las dos bandas se reunieron conmigo en la oficina de la Fundacin y all acordaron dejar atrs ese pasado delictivo para empezar un proceso de recuperacin de sus vidas y las de sus familias.

La Fundacin Memsc extendi el trabajo de pacificacin hacia las dems bandas del barrio, aplicando las mismas herramientas que haba aplicado a las dos primeras: charlas cristianas en las que se les hablaba del perdn y la paciencia que Dios ha tenido por medio de Jesucristo; espacios de convivencias entre los integrantes de las bandas y los pastores para crear una atmsfera de confianza entre ambas partes; juegos deportivos entre las distintas bandas (futbolito, bsquetbol, pelotita de goma) para lograr un espritu de sana competencia e intercambio amistoso; paseos recreacionales para compartir entre todos.

Piden trabajo y que la polica deje de tratarlos como delincuentes

A fines del ao 2005 soy comisionada por el Ministro de Participacin Popular y Desarrollo Social, General Garca Carneiro, para impulsar el programa Negra Hiplita en el Estado Sucre, y estando all conozco esta experiencia a travs del alcalde Enrique Maestre, quien vena hace ya algn tiempo apoyando a la Fundacin Memsc con instrumentos musicales. Aunque no estaba en mi agenda, decido ir a visitarlos, me reno con alrededor de 60 jvenes que ya estaban en franca recuperacin. Me entusiasmo mucho con lo que ellos me cuentan de su proceso de transformacin. Escucho sus demandas. Dos eran las principales: lograr trabajo estable y conseguir que la polica deje de tratarlos como delincuentes y les de una oportunidad para que puedan rehabilitarse.

Esa noche llamo al gobernador del Estado Sucre, Ramn Martnez, quien manifiesta su disposicin a reunirse con ellos a la maana siguiente. En esa reunin, a la que asiste tambin el jefe de la Polica del Estado Sucre, el gobernador les ofrece participar en su Programa: Desarme por Ocupacin y Alimentacin ms conocido como DAO (llevado adelante por Fundasoe)[1] y les garantiza que les dar unas credenciales para que no tengan problemas con la polica. Les habla de organizarse en cooperativas de construccin para lograr tener un trabajo estable y se compromete a entregarles un aguinaldo de Navidad. Haba que ver la alegra de esos muchachos con tan buenas noticias!

Mientras se creaban las condiciones para la insercin de estos jvenes en el trabajo productivo, tanto el gobernador como el alcalde decidieron proporcionarles trabajo en la limpieza de la ciudad. Durante un tiempo la gobernacin atendi a 200 muchachos y algunas muchachas, pero como el ejemplo cunda y las demandas eran muchas, el alcalde, con la colaboracin del Ministerio de Participacin Popular y Desarrollo Social, tuvo que atender a 300 muchachos ms. A todos ellos se les pagaba un salario mnimo durante 6 meses y se les ha facilitaban instrumentos de trabajo.

Estas actividades han sido muy bien acogidas por los vecinos y vecinas de la comunidad de Brasil y otras aledaas. La gente est feliz porque se acabaron los tiroteos y las muertes y su ciudad est ms bonita. Por su parte, los muchachos sienten que con su accin estn reparando de alguna manera el dao que antes le hicieron a la comunidad.

Por supuesto que algunos de esos jvenes en ocasiones fallan. Si las faltas son severas son retirados del Programa y es el propio grupo el que los enfrenta. Nos cost tanto construir una buena imagen de nosotros, cmo vamos a destruir todo lo logrado por la conducta de unos pocos expresa uno de ellos.

Ahora los buscan para disuadir a otros a seguir por el mal camino

Su transformacin es cada vez ms conocida en Cuman. Directores de escuela, de liceos y organizaciones comunitarias los llaman a conversar con los escolares para disuadirlos de seguir por el mal camino. Su historia personal es la mejor leccin. Hubo una iniciativa de crear una cooperativa con un grupo de ellos para realizar esta labor en todo el estado, pero finalmente sta no se materializ. Tambin han apoyado a la Misin Negra Hiplita haciendo un censo sobre las personas que viven debajo de los puentes y han empezado a visitar las casas de alimentacin para ver cmo se est dando la atencin a la poblacin que acude a esos lugares.

La metamorfosis en algunos casos ha sido tan profunda que hay antiguos jefes de bandas que hoy han llegado a transformarse en lderes positivos de sus comunidades. Ese es el caso Jos, jefe de la banda de los Snchez, quien fue electo vocero de su consejo comunal.

Lo que no siempre se ha logrado es un cambio profundo entre los policas. Aunque la mayora ha logrado entender y apoyar el cambio interior de los jvenes, quedan algunos que abusan de su autoridad: los matraquean, los amenazan y, muchas veces, los golpean injustamente.

Hacia una insercin en la actividad productiva

Por otra parte, el proyecto productivo avanza. Mientras la gobernacin est montando algunas cooperativas, se ha llegado a un acuerdo con un grupo de empresarios encabezados por Sergio Pandozzi para crear la Empresa de Produccin Social GRAMA que inaugurar una experiencia piloto al dar trabajo a 150 jvenes en los inicios e ir creando condiciones para absorber a un nmero cada vez mayor de muchachos. Ya ellos han conformado su cooperativa de trabajo y, si se resuelven los cuellos de botella burocrticos que han impedido que el proyecto avance al ritmo deseado, muy pronto Cuman podr disponer de kits metlicos y marcos de puertas y ventanas fabricados por estos jvenes para abastecer el mercado de la vivienda.

A fines del 2006 se haba logrado pacificar la asombrosa cifra de 18 bandas y de esos jvenes, 600 han estado siguiendo cursos de formacin general y el 7 de mayo comenzaron cursos de capacitacin profesionales, acreditados por el INCE, la Consultora Arrecife y la Fundacin Memsc, en las rea de herrera, carpintera, electricidad, electrnica, telecomunicacin, panadera, computacin e informtica, pesca, repostera, cultivo organopnico, mecnica de motores fuera de borda, fabricacin de botes y peeros. Tambin hay un grupo de 50 jvenes que se han insertado en el sistema escolar formal, 35 en las distintas misiones y 15 a nivel universitario.

El ejemplo del trabajo de la Misin Vida ha trascendido el Estado Sucre. A Mrida se traslad uno de los muchachos, Julio Csar Salas y empez a trabajar en uno de los barrios ms rojos, donde las bandas no dejaban entrar los camiones con bombonas de gas y otros vehculos. Hoy todo se ha normalizado. Un comandante de la polica me dijo: Julio vale por 100 policas!

Esperamos que este sueo hecho realidad se desparrame por toda Venezuela y ms all de sus fronteras, reafirmando as que cuando se junta el amor, la dedicacin y la entrega de unos, con la voluntad de cambiar y deseos de vivir en paz de otros, y se cuenta con el apoyo institucional de un gobierno que ha elegido echar la suerte con los pobres de la tierra como deca Jos Mart todo es posible.


[1]. Los jvenes de las bandas han preferido denominar al Programa Misin Vida, porque al pacificarse han empezado a desaparecer las muertes y los muchachos empiezan a descubrir lo que es una nueva vida en paz y armona entre ellos y con sus respectivas comunidades.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter