Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-07-2007

Europride: toma el dinero y corre

Colectivo Queer Complutense
Rebelin


El pasado 30 de junio se celebr en Madrid, respaldada con una masiva afluencia, la manifestacin del Orgullo Lesbico-Gay-Transexual-Bisexual (LGTB), enmarcada este ao en los festejos del Orgullo Europeo (EuroPride).

El EuroPride es convocado anualmente en una ciudad distinta del continente segn la decisin de EPOA, una plataforma de empresarios LGTB y asociaciones afines de diversos pases europeos e Israel: en torno a esta convocatoria empresarial confluyen intereses de grandes multinacionales, cobros millonarios por publicidad, cesin de derechos de explotacin, contratos en exclusiva con touroperadores de la industria turstica internacional, macrofiestas del Orgullo a precios populares (en torno a los 100 euros), y todo ello, empaquetado en un envoltorio de activismo LGTB que da a da ha ido arrinconando la reivindicacin y la disidencia en el armario del Euro Rosa. El clientelismo de las asociaciones mayoritarias hacia los grandes partidos neoliberales y su obediencia ciega y exenta de crtica a las decisiones gubernamentales por discriminatorias que sean- hacen el resto: cada ao ms y ms personas, y entre ellas por supuesto numerosas personas LGTB, se sienten menos identificadas con esta convocatoria. En Madrid, muchas de estas personas confluyeron en el Bloque Alternativo, iniciativa de participacin crtica en el Europride, con el fin de denunciar la degradacin de lo que no hace tanto tiempo fue una fecha de lucha.

Y es que mirando atrs y tirando de hemerotecas, el contraste es abismal. Hasta mediados de los 90, la convocatoria del 28 de Junio en Madrid, Da por la Liberacin Sexual, era una manifestacin, no una cabalgata. Desde finales de los 70 hasta entonces pocas personas se atrevan a dar la cara, pero las pocas que daban ese paso salan a la calle con mensajes reivindicativos y de transformacin social. De haberse mantenido en Madrid ese modelo de denuncia contra la homofobia y lucha de los movimientos sociales sin injerencias mercantilizadoras, hoy seramos decenas de miles celebrando un da que, como el 8 de marzo o el 1 de mayo, ha de ser una fecha poltica convocada desde los movimientos sociales. Una fecha poltica sin dejar de ser festiva, pero que no por ser alegre, ha de estar monetizada ni olvidar la denuncia pblica. Hubiera ocurrido as en Madrid, como ocurri por ejemplo en Barcelona, donde ao tras ao se mantuvo -y se mantiene hoy- una masiva afluencia de manifestantes con afn reivindicativo no consumista. Sin empresarios.

Ese tipo de manifestantes tambin existen en Madrid, pero slo tienen la opcin de celebrar pblicamente su da en mitad de unos grandes almacenes en forma de desfile en manos de entidades comerciales y correas de transmisin del neoliberalismo. Adems, el modelo de Orgullo impuesto en nuestra ciudad durante los ltimos 15 aos censura los mensajes incmodos. Por ejemplo, los organizadores del Orgullo Europeo de este ao, silenciaban con su potente megafona las consignas rebeldes del Bloque Alternativo al llegar a Plaza de Espaa, eludiendo decir el nombre de dicho grupo como hicieron con el resto de las comitivas, mientras la Polica Municipal dispersaba al Bloque evitando su visibilidad ante el podio del fin del recorrido. Todo un ejercicio de tolerancia y espritu participativo.

Un artculo recientemente aparecido en Rebelin (Los medios de comunicacin y el Orgullo LGTB) criticaba a la asociacin gay vasca EHGAM por haber dado al Europride el premio crtico Alpargata de Trapo 2007 (por convertir la reivindicacin en un carnaval, segn justific dicho grupo). El artculo, publicado en esta web el 4 de julio, confunda la crtica realizada por EHGAM en rechazo a la despolitizacin y domesticacin del movimiento- con un distanciamiento a la costumbre de algunos manifestantes a vestir disfraces el da del Orgullo. Que cada cual pueda vestirse como quiera est fuera de toda discusin y no es el eje de la crtica. Basta con conocer un poco los antecedentes y el debate como para adivinar sin temor a equvoco que la crtica al Europride realizada por EHGAM y otros grupos LGTB vascos no se centra en las vestimentas., como tampoco lo hace la crtica realizada por los grupos LGTB componentes del Bloque Alternativo de Madrid, ni la de una treintena de grupos LGTB que respaldaron estas opiniones desde Andaluca, Aragn, Argentina, Catalunya, Galiza, Per, Portugal, Qubec, y otros pases, y como tambin lo hicieron innumerables movimientos sociales que mostraron su apoyo. La crtica, en cambio, se centra en un par de ideas muy simples: Dejad de comercializar nuestros derechos. Dejad de diluir en la superficialidad mercantilista el espritu reivindicativo que siempre tuvo este da. Teniendo en cuenta los mltiples factores que han concurrido, una alpargata de trapo es lo mnimo que se merece el Europride.

Euro-price: la codicia os pierde

Y es que, como si quisieran darle la razn a EHGAM, las organizaciones convocantes del Orgullo Europeo de 2007 y los empresarios LGTB madrileos han protagonizado durante los ltimos meses el ms carnavalesco y bochornoso vodevil de lucha de intereses. La polmica incluye entre sus ingredientes diversos sainetes que avergenzan al ms entregado defensor del modelo Europride. Entre ellos: la ruptura de la hasta entonces duradera alianza entre el movimiento LGTB mayoritario oficialista y la asociacin de empresarios LGTB madrileos ante el pastel tan suculento que haba que repartir; el registro comercial de la palabra Europride para explotarla comercialmente a mano de una empresa que actu con alevosa a espaldas de los movimientos sociales y del resto de los empresarios y se apoder de la marca; la demanda judicial interpuesta contra los organizadores del Europride por haber utilizado como nombre de la convocatoria esa marca una vez registrada; rumores que habr que confirmar pronto sobre la misteriosa desaparicin de cuantiosas sumas entregadas como subvencin pblica para la organizacin del macro-evento; la presunta prdida de ms de 100.000 euros por parte de la organizacin de empresarios que participaba en el pastel; y, por si fuera poco, el abucheo a Marta Snchez en Chueca y la aparicin estelar de Gallardn en la portada de la revista Zero en plena campaa electoral. Pocos motivos para el Orgullo.

Diversos grupos LGTB de carcter reivindicativo ya haban alertado al resto del movimiento LGTB en las recientes jornadas estatales celebradas en Logroo de la necesidad de poner coto a esta situacin. Pero el mensaje mantenido por grupos como EHGAM, el Bloque Alternativo, y tantos otros, sigue cayendo en saco roto, cuando no es desacreditado, cuestionado, y ridiculizado por sectores del mismo que, en nombre de una presunta estrategia de equilibrios polticos de tintes abiertamente electoralistas, parecen olvidar que, por encima de sus compromisos y alianzas polticas o empresariales, se deben a la defensa incondicional de los derechos de lesbianas, transexuales, bisexuales y gays. A veces no se les nota.

Muestra de esta estrategia de fidelidad a segn qu intereses ha sido la reaccin de un sector del activismo LGTB criticando la reciente accin directa no-violenta del Bloque Alternativo durante el desfile del Orgullo. El pasado 30 de junio, en plena Gran Va y a ritmo de batucada, varios centenares de activistas LGTB interrumpieron durante unos minutos el paso de la carroza de la empresa Infinitamente Gay, exponente mximo de la mercantilizacin de la reivindicacin LGTB y perteneciente al FSM Group (empresa responsable de la inmoral apropiacin del nombre Europride con fines comerciales y promotora de la denuncia judicial contra los organizadores del desfile por mantener el nombre de la convocatoria). Ante dicha carroza cuya participacin haba sido vetada en el desfile por parte de los organizadores y que se vali de un subterfugio para poder participar, registrndose bajo el nombre de Fangoria- la comitiva del Bloque Alternativo despleg una gran pancarta con el lema Nuestros derechos no son negocio. Durante este sealamiento pblico de carcter pacfico, un ocupante de la carroza -que algunos testigos identificaron como Mario Vaquerizo, marido de la cantante Alaska- zarande a miembros del Bloque y les amenaz violentamente con el asta de una bandera del arco iris (qu simblico), rompiendo parte del atrezzo utilizado por el grupo de activistas. Lejos de condenar la violencia de este sujeto, grupos LGTB oficialistas han acusado al Bloque de boicotear el Orgullo, de criticar injustamente a Alaska y de causar desrdenes. Y es que hay asociaciones LGTB que estn, por encima de todo, al servicio del capital.

La homofobia, mientras tanto, campaba a sus anchas. Al mismo tiempo que Madrid celebraba su eurorgullosa capitalidad, la noche del sbado 30 una pandilla homfoba agreda brutalmente en Chueca a R.U., un gay colombiano que al acudir posteriormente a los servicios de Samur con politraumatismos, vrtigo y aturdimiento, fue atendido de forma inadecuada. Horas antes, otro joven extranjero era pateado y herido en una calle de Lavapis mientras se diriga a la Gran Paella Rosa Anticapitalista organizada por el Bloque Alternativo. Slo una semana antes, un anciano mora asesinado en Tarragona cuando un joven le propin una paliza por haber intentado ligar con l. Las agresiones contra la libertad sexual, en suma, siguen siendo cotidianas en mitad de una ficcin de igualdad legal y aceptacin social, al parecer reservada slo para grupsculos de personas LGTBQ acomodadas que puedan acceder al paraso del consumo, del matrimonio aceptado por su entorno, y del barrio-gueto tolerante. Por lo dems, como es tristemente habitual, las personas transexuales siguen sujetas a una ley que, a pesar de los avances que contiene, las patologiza y les niega un tratamiento integral. Las personas LGTB que sufrieron crcel y torturas en el rgimen franquista por su sexualidad en aplicacin de la Ley de Peligrosidad Social, siguen sin que se les conceda un status legal que les reconozca oficialmente como vctimas del fascismo. El sistema educativo espaol sigue tratando la homosexualidad como algo vergonzoso y no se prev potenciar medidas para acabar con la grave situacin de homofobia en los centros escolares Y tantos mezquinos etcteras.

Compaeros y compaeras de EHGAM: id preparando ms alpargatas de trapo que hay cola por recibirlas. Y felicidades por vuestra certera eleccin de los premiados de este ao 2007 y por vuestros 30 aos ininterrumpidos de lucha por un mundo ms justo y ms reivindicativo.

Colectivo Queer Complutense (C.Q.C)

http://www.rompamoselsilencio.net/spip.php?article70
www.bloquealternativo.org


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter