Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-07-2007

En respuesta a Heinz Dieterich
En Cuba rechazamos la prctica de escribir artculos prepotentes dedicados a demostrar lo equivocados que estaban los otros

Daro L. Machado Rodrguez
Rebelin



Una colega y amiga me envi ayer un artculo publicado en Rebelin el 7 de Julio pasado, firmado por Heinz Dieterich y titulado El Partido Comunista de Cuba aprueba investigacin sobre el Socialismo del Siglo XXI, con la sugerencia que lo leyera.

Despus de hacerlo me costaba trabajo entender si este artculo era una queja porque a Heinz Dieterich no le haban publicado un libro aqu en Cuba, si era para identificar el futuro de la humanidad con su pensamiento, o para acusar al poder dirigente del Estado de no abrirse a los enfoques tericos del socialismo del siglo XXI, o para acusar a los cientficos sociales cubanos de falta de valor y de capacidad renovadora.

Ya en otra ocasin Dieterich se ha erigido en juez de los temas cubanos y ha hecho crticas a los cientficos sociales cubanos. Ahora me decid a escribir y no con la intencin de iniciar una saga de debates con este autor que no conduciran a nada til. Solo escribir por esta vez, haciendo uso del derecho de respuesta.

En primer lugar, es de elemental rigor decir que en Cuba hace muchos aos que se investiga sobre el socialismo y cada cierto tiempo se revisan y reformulan las prioridades. Que dentro de tal proceso y en el siglo 21 aparezca la denominacin socialismo del siglo XXI (que, dicho solo de pasada, algunos consideramos mejor hablar de socialismo en el siglo 21, ya que pensamos que no habr un nico socialismo, independientemente de rasgos comunes) en modo alguno significa que hemos comenzado a investigar ahora sobre el socialismo, lo hacemos hace rato y no estancados en el socialismo histrico, pero tampoco sobre un socialismo sin historia.

Es que el ttulo escogido por Heinz Dieterich contiene a todas luces una intencionalidad, que luego se revela en lo que sigue, cuando este se presenta como alguien que nos inform acerca de que haba que discutir sobre socialismo. Su texto dice ms adelante: Cuando habl hace seis aos con los amigos de la vanguardia cubana sobre la teora cientfica del socialismo del siglo XXI, las reacciones fueron mixtas. Obviemos la imprecisin del trmino vanguardia cubana, se supone que habl con personas concretas, pero lo fundamental es que segn Dieterich, luego de seis aos, los cubanos nos hemos dado cuenta que hay que discutir, no de socialismo, sino de lo que Heinz Dieterich denomina socialismo del siglo XXI, o sea, que supuestamente ahora aqu empezamos discutir de verdad sobre socialismo.

El detalle no es menor. Dieterich en su artculo, cuando se queja de que en Cuba no se ha publicado la teora del socialismo del siglo XXI, se refiere a nuestro pas como a la nica nacin de la Patria Grande que se define como socialista. No dice que Cuba es socialista, sino que se define como socialista.

Dieterich pudiera haber sido ms explcito.

En Cuba el socialismo es realidad, es ideal y es experimentacin, es todo eso simultneamente. El socialismo en Cuba es realidad en la propiedad social socialista, en las prioridades de sus planes, en la justicia social, defendida aun en los duros y difciles aos del perodo especial, en la educacin universal y gratuita, en la salud pblica, en la seguridad social, en la independencia nacional, la soberana, la solidaridad internacionalista, la cultura y particularmente la cultura poltica y en muchos otros terrenos; es ideal, entre otros propsitos, en el de alcanzar el nivel de eficiencia econmica que el socialismo necesita y en la formacin del hombre nuevo, y es experimentacin tambin en muchos aspectos, particularmente en el de la economa, una de cuyas manifestaciones, la del perfeccionamiento empresarial, Dieterich menciona, y que es un propsito sistemtico, de cuya prctica viva se estudian conclusiones tericas, sin alharaca, como otros procesos experimentales que se hacen en Cuba, trabajando para anclar el socialismo en la base.

S, Dieterich no debera vacilar en decirlo, Cuba es socialista, lo es en muchos aspectos y todava no lo es en otros, es una sociedad que lucha por realizar el socialismo, por avanzar en esa direccin, y lo hace en medio de enormes dificultades, pero no debera olvidar algo elemental, para mejorar el socialismo, lo primero es tenerlo. De modo que, o fue una pifia porque el que mucho escribe mucho yerra, o no considera socialista a Cuba, en cuyo caso sera interesante que exponga cientficamente sus argumentos.

En un alarde de modestia Dieterich afirma en su artculo que en Cuba se le han publicado diez obras, posiblemente escribe- la mayor cantidad de obras de un autor externo en el gnero de no ficcin. Es difcil vincular el pensamiento cientfico con la cantidad de publicaciones, pero puedo asegurarle que en Cuba se han publicado bastante ms de 10 obras, por ejemplo, de Marx y de Lenin, obra cientfica. Ahora bien, a Dieterich se le ha publicado en Cuba sobre el tema de su concepcin del socialismo. En la edicin mejicana de El socialismo del siglo XXI Ediciones de Paradigmas y Utopas, Mxico D.F., pp. 151 -152, el propio Dieterich escribe: Desde su primera concepcin interdisciplinaria e internacional, publicada en 1998 en el libro Fin del capitalismo global. El nuevo proyecto histrico, el NPH ha avanzado rpidamente tanto en su maduracin terica como en su arraigo en los movimientos sociales. La obra ha sido publicada en Argentina, Brasil, Cuba, Espaa.

Precisamente, fue invitado por nosotros, hace ya unos 6 aos, siendo el que suscribe director del Centro de Estudios sobre Amrica, para discutir sobre su trabajo con participacin de acadmicos y de representantes del movimiento obrero cubano. l acudi a nuestra invitacin, algo que agradecimos, y durante dos das, y teniendo como sedes alternas al Centro de Estudios sobre Amrica y a la Central de Trabajadores de Cuba, discutimos lo contenido en ese libro. Con apego a la sinceridad y al respeto hacia el autor y sus colaboradores cubanos presentes, les fueron sealadas entonces serias objeciones a su texto. En ese debate, aprendimos todos, al menos eso espero.

El proceso bolivariano es de primera importancia para Cuba y para el mundo. Aqu tratamos siempre de seguirlo y de aprender de sus valiossimas experiencias; la revolucin bolivariana, el pueblo venezolano y el Comandante Hugo Chvez despiertan en la inmensa mayora de los cubanos, la mayor admiracin y la ms profunda solidaridad y hermandad y todo nuestro apoyo; precisamente por eso no es posible entender a Dieterich cuando dice en su artculo: Estos dilogos se dieron cuatro aos antes de que el Presidente Chvez adoptara el concepto del Socialismo del Siglo XXI, como bandera poltica de la Revolucin bolivariana, cristiana y nacionalista que encabezaba, y lo lanzara pblicamente en el V Foro Social Mundial en Porto Alegre. Con la continua promulgacin del concepto por el lder bolivariano, todo intento de los intelectuales orgnicos estatales de frenar el progreso del debate estaba condenado al fracaso. Cabe preguntarse Qu tiene que ver una cosa con la otra? A cules intelectuales orgnicos se refiere? Qu pretende con tal afirmacin? Quin ha dicho que el debate cientfico se define de ese modo y no en el terreno de la ciencia? Ser que Dieterich ha llegado a creerse que el debate sobre el socialismo empez cuando l escribi un libro y le dio un nombre a lo que escribi?

El socialismo no se puede reducir a un conjunto de clculos cibernticos por ms necesarios y exactos que sean, de los cuales emergen todas las respuestas, tampoco se pueden recetar sus pasos; el socialismo es un movimiento vivo, es un sentido de la vida, es ciencia y es arte, es teora y prctica a la vez, socialismo implica sentimientos, valores, batalla de ideas, significa la bsqueda constante de un modelo ms avanzado de bienestar y de felicidad. El socialismo ha dicho Fidel- es la ciencia del ejemplo.

Para los cientficos sociales cubanos el socialismo tampoco es un libro, un debate sonado, un ensayo publicado en varios idiomas, aunque, por supuesto, escribimos libros y ensayos, que no siempre cuentan con los recursos para publicarlos y, claro est, discutimos. A nosotros con el socialismo nos va la vida. Pero somos conscientes que la verdad es una construccin colectiva y, por supuesto, rechazamos la prctica de escribir artculos prepotentes dedicados a demostrar lo equivocados que estaban los otros. Hay que debatir, s, pero no una nica idea por ms brillante que alguien la considere, sino todas las que resulten de inters y tengan sustento cientfico. En esta materia, para decirlo con Jos Mart, todas las manos son pocas para el afn. La urgencia de este mundo es muy grande y no hay tiempo para perderlo en pseudociencia.

Dieterich pone en duda la labor de los cientficos sociales cubanos. Por supuesto que en lo tocante al desarrollo terico somos conscientes del imperativo de estar atentos siempre a nuestras insuficiencias y deficiencias; somos los primeros aqu en reconocer que no tenemos una teora acabada de la construccin del socialismo ni una economa poltica del socialismo en Cuba, pero tampoco estamos totalmente hurfanos de conocimientos y de experiencia colectiva. El Sr. Dieterich, antes de referirse a los cientficos sociales cubanos, debera documentarse mejor, leer ms. Quiz nuestro error ha sido que no le hemos enviado al Profesor Dieterich nuestros trabajos para que ste nos diera la calificacin de la asignatura de Socialismo.

Creo que lo correcto es preguntarle a Dieterich cuntas tesis de doctorado, cuntos estudios sociolgicos, cuntos resultados de investigaciones sociopolticas y econmicas longitudinales cubanas conoce, cules libros, cules ensayos, cuntas investigaciones sobre los problemas fundamentales del socialismo se ha ledo para arribar a tan contundentes y lapidarias conclusiones acerca de los cientficos sociales cubanos.

Hay un abismo entre la teora y la prctica de Dieterich. Uno no puede menos que sentir la misma prepotencia eurocentrista que ste ha criticado en algunos de sus textos. Vale reafirmar aqu que a las ciencias en general y, por ende tambin a las ciencias sociales, les resulta imprescindible la modestia que obliga a repensar las cosas.

Finalmente, Dieterich termina as su artculo: Tendr la vanguardia intelectual cubana la capacidad renovadora y el valor de evolucionar el socialismo histrico hacia el Socialismo del Siglo XXI o permitir que el paradigma del pasado liquide a su gran obra revolucionaria? Aqu Heinz Dieterich se vuelve a equivocar y doblemente.

Primero, porque ya l prescribi hacia dnde hay que evolucionar, hacia el socialismo del siglo XXI, lo cual no sera problema alguno si l mismo no afirmara tenerlo todo resuelto, lo que se evidencia en su libro ya citado arriba El socialismo del siglo XXI cuando dice en la pg. 152 que El cientfico alemn Arno Peters logr la hazaa que nos permite afirmar que todos los problemas tericos estratgicos de la nueva sociedad estn resueltos, Con ello Dieterich ha dado por concluido todo debate macroterico, ya los muros estn derrumbados, ahora solo hay que clasificar los escombros y sumarse a lo que l dice. l prescribe los pasos, las tareas, a los dems corresponde asumirlos y ejecutar.

Y hay en este final un segundo error. Los cientficos sociales cubanos, al menos la inmensa mayora, no padecemos la enfermedad del elitismo. La gran obra de la revolucin cubana no depende de una vanguardia intelectual cubana sino de todo el pueblo, en el cual, estamos incluidos los cientficos sociales. Para nosotros la experiencia socialista no es el pensamiento terico solamente, es la vida misma, es la cotidianidad, con sus grandes virtudes y sus grandes defectos, con sus grandes logros y sus grandes deficiencias, con su teora y con su prctica. En Cuba todos hemos tenido el valor de defender el ideal socialista, tambin los cientficos sociales cubanos quienes contribuimos desde nuestra actividad especfica a la obra de la revolucin, pero no nos auto - reconocemos como el ombligo del mundo. La obra de la Revolucin es de todos y no de una intelectualidad esclarecida y salvadora a la cual los dems tienen que seguir. El pueblo es el gran maestro de los revolucionarios. Pero eso, difcilmente lo entienda Heinz Dieterich.

Texto relacionado:
El Partido Comunista de Cuba aprueba investigacin sobre el Socialismo del Siglo XXI
Heinz Dieterich (07-07-2007)




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter