Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-07-2007

Promesas pendientes del Gobierno Bachelet

Fernando de la Cuadra
Rebelin


El gobierno encabezado por Michelle Bachelet, autodenominado como "gobierno de la ciudadana", viene recibiendo innumerables criticas, inclusive desde los propios partidos que conforman la Concertacin de Partidos por la Democracia (CPD).

Esto porque la presente administracin hasta el momento no ha conseguido cumplir con las expectativas que se haban cifrado en torno a su programa de gobierno. A esta misma frustracin se suma la causada por su antecesor, el tambin socialista Ricardo Lagos. Militantes y supuestos herederos del ideario socialista, ambos mandatarios destacaron en sus respectivas campaas el compromiso con los sectores ms desfavorecidos, para los cuales realizaran, por una parte, las transformaciones necesarias en el padrn econmico vigente como, por otra parte, consolidaran y profundizaran la participacin democrtica en el pas.

No obstante tales principios, los gobiernos socialistas de la Concertacin se han caracterizado, ms bien por dar continuidad al modelo econmico y social neoliberal instaurado no Chile en la poca del ex-dictador Pinochet. En el mbito de la participacin ciudadana, ellos parecen ms preocupados en evitar cualquier tipo de conflicto de que en incentivar nuevas formas de envolvimiento de la ciudadana en los asuntos pblicos. Este escenario de continuidad con relacin a lo realizado por los gobiernos anteriores, no permite vislumbrar an el sello especfico que la actual mandataria pretende imprimir a su administracin: un claro acento en la problemtica social, en la que se consolidara un sistema de proteccin tipo Estado de Bienestar (de la cuna a la tumba), en que la educacin, salud y previsin representaran los ejes centrales de esa estructura. Sin embargo, qu impide a la presidenta Bachelet avanzar decididamente en la realizacin de esas transformaciones?

En primer lugar, creemos, son los intereses, orientaciones y capacidades presentes en el propio equipo de gobierno. Despus de tres cambios ministeriales en menos de un ao, los principales sobrevivientes de la conformacin ministerial original que asumi en marzo de 2006, son precisamente aquellos que por formacin o conviccin estn ms vinculados a los preceptos de la "catalaxia" neoliberal y su nocin de que el crecimiento econmico genera necesariamente beneficios colectivos (teora del trickle-down). Este team econmico es el que hasta hoy permanece intacto en el gobierno: encabezado por el Ministerio de Hacienda, las carteras de Economa y Obras Pblicas son las que sustentan una poltica frrea y coherente en torno a la defensa del mercado y del papel de los agentes privados. El Estado para ellos debe desempear una funcin meramente compensatoria para amortiguar los costos sociales del modelo.

En segundo lugar, se encuentran los propios errores decurrentes de la perspectiva tecnocrtica de la gestin gubernamental, que insiste en elaborar programas y proyectos con un criterio restrictivo y voluntarista. Este fenmeno se ha manifestado claramente en la forma como el gobierno formul y ejecut el Plan de Transporte Pblico Metropolitano (Transantiago). Este Plan diseado por profesionales y " experts" del rea fue totalmente inconsulto, basndose en escenarios de simulacin ficticios que nunca se constataron en la realidad. El resultado hasta ahora muestra el rotundo fracaso de la experiencia y probablemente el mayor fiasco de la actual administracin. Segn un documento difundido recientemente y firmado por un grupo de parlamentarios de la Concertacin, el problema del Transantiago resulta de la aplicacin de criterios en que primaron los intereses privados en la provisin de bienes pblicos. Lo anterior revelara una evidente debilidad de las autoridades en la defensa de concepto de servicio pblico. An ms, los partidos de la coalicin tampoco han apoyado consistentemente a la Presidenta Bachelet en su esfuerzo por implementar los cambios formuladas en su Plan de gobierno.

Por ltimo, existe una oposicin ferrea, ideolgicamente cohesionada y comprometida con la manutencin del stato quo, que cuenta adems con la fuerza emanada de los poderes "fcticos" para desandar cualquier intento de transformar un modelo econmico y social que se muestra declaradamente excluyente y desigual.

Por lo tanto, el gran desafo de este cuarto gobierno de la Concertacin consiste en desatar los nudos internos, comprometerse an ms con una poltica activa de transformaciones apuntando preferentemente hacia la proteccin social, adoptando la misma ruta que fue anunciada a los chilenos en la campaa electoral.

Para eso es necesario, por una parte, reposicionar un staff en sintona con las mudanzas que el pas requiere y llevarlas a cabo con conviccin, sin dejarse intimidar por las amenazas oportunistas de la derecha. Por otro lado, es fundamental recuperar la nocin de servicio pblico entre los cuadros directivos y los funcionarios de las diversas reparticiones, reforzar la tica del trabajo y consolidar los mecanismos de un "nuevo trato" a los usuarios del sistema pblico. Finalmente, es indispensable congregar y sumar a la ciudadana en el proceso de formacin de polticas, de manera de concitar la adhesin de vastos sectores de la nacin en torno a las medidas propuestas en la agenda de gobierno y ratificadas por la poblacin a travs del voto. Slo as, el mandato con acento en lo social definido por el liderazgo socialista de Michelle Bachelet podr constituirse en una marca diferenciadora con relacin al programa minimalista implementado en las administraciones anteriores.



Fernando de la Cuadra es Socilogo. Profesor del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Federal de Cear, Brasil. Miembro de la Red Universitaria de Investigacin sobre Amrica Latina.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter