Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-07-2007

Contina la guerra de EE.UU. contra periodistas en Iraq y Afganistn
Periodistas en prisiones militares de EE.UU.

Juan Gonzlez/Amy Goodman/Rachel Morris/Scott Horton
Democracy Now!

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens



Echaremos un vistazo a fondo al caso de dos periodistas cuyo encarcelamiento por las fuerzas de EE.UU. ha sido en gran parte ignorado por los medios corporativos. El camargrafo de Al Jazeera, Sami al-Haj ha estado encarcelado sin ser acusado en Guantnamo durante los ltimos cinco aos y medio. El fotgrafo de Associated Press, Bilal Hussein ha pasado ms de un ao en una prisin militar de EE.UU., tambin sin que se formulen acusaciones. Los funcionarios de EE.UU. no han presentado ninguna evidencia de alguna violacin de la ley. Hablamos con Rachel Morris, autora de un nuevo artculo en el que detalla el va crucis de al-Haj y con Scott Horton, abogado especializado en derecho internacional y derechos humanos, que ha seguido de cerca el caso de Hussein.

La liberacin del periodista de la BBC, Alan Johnston, este mes despus de 114 das de cautiverio en Gaza figur en los titulares en todo el mundo, y fue saludada internacionalmente como una victoria de la libertad de prensa.

Durante los casi cuatro meses de cautiverio de Johnston, dirigentes mundiales y organizaciones de derechos humanos pidieron por igual su liberacin. Ms de doscientas mil personas firmaron una peticin en lnea pidiendo que fuera liberado.

Pero tal el ms conmovedor de los apoyos para Johnston vino de dentro del campo de prisin de EE.UU. en Guantnamo. Sami al-Haj, camargrafo de Al Jazeera que ha estado encarcelado sin acusacin en Guantnamo durante los ltimos cinco aos y medio, envi una carta a travs de su abogado pidiendo la liberacin de Johnston. Escribi: Aunque EE.UU. me ha secuestrado y me ha retenido durante aos enteros, no es una leccin que deba ser copiada por los musulmanes.

En comparacin con el periodista Alan Johnston, la historia del secuestro de Sami al-Haj ha sido ampliamente ignorada por los medios corporativos y mantenida fuera de la atencin global. Ciudadano nacional sudans, al-Haj estaba trabajando como camargrafo para la cadena rabe de televisin Al Jazeera cuando fue detenido el 15 de diciembre de 2001 en una localidad paquistan en la frontera con Afganistn. Despus de ser transferido a la detencin por EE.UU. fue llevado en avin a la Base Area Bagram. Seis meses despus lo transportaron a Guantnamo. All ha estado encarcelado desde entonces, sin ser acusado.

Un nuevo artculo sobre la terrible experiencia de Sami al-Haj es un artculo de fondo de Columbia Journalism Review. Su ttulo es: Prisionero 345: Qu sucedi a Sami al-Haj de Al Jazeera? Fue escrito por Rachel Morris, editora en Washington Monthly. Rachel habla con nosotros desde Washington, DC.

Otro periodista encarcelado por las fuerzas de EE.UU. sin acusacin alguna tambin ha sido mantenido en general fuera de la atencin pblica. El fotgrafo de Associated Press, Bilal Hussein, fue detenido por fuerzas de EE.UU. en la ciudad iraqu del oeste de Iraq, Ramadi, por funcionarios militares de EE.UU. que no lo han acusado formalmente de algn crimen ni han dado a conocer alguna evidencia de que haya violado la ley. Los militares de EE.UU. pretenden que tienen razn de seguir encarcelndolo slo porque lo consideran una amenaza para la seguridad.

Transcripcin no editada

AMY GOODMAN: Bienvenida a Democracy Now!, Rachel. Cmo supo de Sami al-Haj? Por qu escribi ese artculo?

RACHEL MORRIS: Bueno, estuve leyendo y siguiendo lo que suceda en Guantnamo desde el envo de los primeros prisioneros. Y despus de que los abogados obtuvieron acceso a los prisioneros en 2004, se comenz muy, muy lentamente, a ver informes e incluso apareci un par de libros escritos por gente que haba sido liberada. As que en realidad estuve realmente tratando de descubrir quin estaba all y cules eran algunas de sus historias individuales.

JUAN GONZLEZ: En si artculo, usted describe considerablemente su historia, su formacin y su ingreso al periodismo. Podra hablar un poco sobre su persona?

RACHEL MORRIS: Seguro. Cuando estaba haciendo el reportaje, habl con sus amigos y familiares y con tantos antiguos colegas suyos de Al Jazeera como pude localizar. Y en cuanto a su vida personal en s, no logr presentar un cuadro extremadamente detallado sobre su persona, pero por lo que s, creci en Sudn, y su familia no era particularmente adinerada, y fue a la universidad en India, donde estudi ingls y estudios informticos, que es uno de los motivos por los que fue contratado por Al Jazeera, por su pericia en esas dos reas. Y segn me ha dicho la gente, fue un vido lector desde muy temprana edad, se mantena al tanto de los medios, particularmente Al Jazeera, lea muchos peridicos, algo como un estudioso muy interesado por lo que suceda en el mundo. Comenz en Al Jazeera cerca del ao 2000 como un aprendiz de camargrafo. En cierto modo lo hicieron comenzar en un perodo de prueba, as que tena relativamente poca experiencia cuando termin por ir a Afganistn en 2001.

AMY GOODMAN: Qu haca exactamente en la frontera? Y luego explique lo que sucedi, como termin en Guantnamo, y qu ha dicho el gobierno de EE.UU. sobre su persona.

RACHEL MORRIS: Seguro. Bueno, esencialmente, fue inicialmente a Afganistn poco despus del comienzo de las operaciones militares de EE.UU. en ese pas y estaba filmando para uno de sus corresponsales y trabajando desde una oficina en Kandahar, que era operada por CNN. Y los equipos de Al Jazeera y de CNN pasaban un cierto tiempo juntos y llegaron a conocerse bastante y, haba una cierta interaccin.

Y entonces, despus de un mes o algo semejante, creo, el corresponsal original de Al Jazeera que haba ido all tuvo que volver, y por ello Sami al-Haj volvi a Pakistn para encontrar al reemplazo. Y as, fue cuando el nuevo corresponsal y al-Haj trataban de reingresar a Afganistn para seguir informando, fue cuando lo detuvieron. Y al otro corresponsal no lo retuvieron de ninguna manera. Fue slo que la inteligencia paquistan afirmaba que tena una carta diciendo que se sospechaba a al-Haj de actividades terroristas o de vnculos con terroristas y deba ser detenido si se le encontraba en un punto fronterizo.

En cuanto a lo que EE.UU. ha dicho sobre su persona, cost un tiempo terriblemente largo antes de que apareciera algn tipo de declaracin oficial o descripcin de lo que supuestamente haba hecho. Quiero decir, realmente durante el primer par de aos, nadie saba realmente por qu estaba all. Gente de Al Jazeera haba intentado establecer algn contacto con autoridades de EE.UU., no tanto en las etapas iniciales de su detencin, y realmente no pudieron averiguar gran cosa sobre el motivo por el que estaba all. Todo era una especie de declaraciones muy vagas sobre que tena una especie de vnculos sospechosos con organizaciones terroristas, pero en realidad nada especfico.

No fue hasta que obtuvo un abogado, y luego una vez que un dictamen de la Corte Suprema en 2004 dijo que los detenidos tenan que tener una especie de proceso para determinar su condicin, bsicamente se comenz a obtener esa especie de realmente no son realmente acusaciones en absoluto o algo como afirmaciones. Las llaman un resumen de evidencia. Y eso resume de cierto modo lo que el gobierno dice que sabe de cada detenido.

Y la evidencia que dicen que tienen ha cambiado de alguna manera con el pasar del tiempo. Inicialmente, le dijeron a su abogado que pensaban que haba estado tratando de comprar misiles Stinger in Afganistn. Luego lo cambiaron a misiles Stinger en Chechenia. Lo ms reciente que he visto es que han abandonado por completo esas acusaciones. Tambin ha habido algo como cuando lo detuvieron primero, gente en Afganistn que haba dicho: Pensamos que grab un vdeo para Osama bin Laden. Nunca fue declarado culpable de algo en capacidad oficial. Fue algo de lo que lo acusaron guardias en Afganistn poco tiempo despus de que lo transfirieron a la custodia estadounidense.

AMY GOODMAN: Rachel Morris, tenemos que interrumpir, pero vamos a volver, y quiero preguntarle sobre la afirmacin de su abogado de que las autoridades de EE.UU. dijeron que lo liberaran si espiaba en su propia emisora, en Al Jazeera. Tambin vamos a hablar sobre un fotgrafo de AP que gan el premio Pulitzer y que es retenido por los militares de EE.UU. en Iraq desde hace ms de un ao.

[pausa]

AMY GOODMAN: Rachel es verdad que su abogado, Clive Stafford Smith, dijo que Sami al-Haj le inform que las autoridades de EE.UU. dijeron que sera liberado si estaba dispuesto a espiar en su propia emisora, en Al Jazeera?

RACHEL MORRIS: As es. Lo que Clive Stafford Smith me dijo es que realmente desde que al-Haj ha estado en Guantnamo, ha sufrido unos 130 interrogatorios, aproximadamente. Y cerca de 125 de ellos tuvieron que ver con su trabajo para Al Jazeera, ms que cualesquiera supuestos vnculos terroristas o algo parecido, y que en algn momento durante uno o ms de esos interrogatorios, se le dijo que si informaba sobre la cadena de televisin, lo liberaran.

AMY GOODMAN: Quiero incorporar a Scott Horton a esta conversacin. Queremos que l tambin nos hable sobre el fotgrafo que est retenido por los militares de EE.UU. en Iraq desde hace ms de un ao, pero quiero seguir con este tema. Scott Horton, abogado de Nueva York especializado en derecho internacional, ha servido anteriormente como jefe de la Asociacin de Abogados de la Ciudad de Nueva York y tambin pertenece a la Asociacin de Abogados de Iraq, miembro de esa asociacin. Scott qu me dice sobre esa afirmacin de Sami al-Haj?

SCOTT HORTON: Cuando supe del asunto, - lo discut antes con Clive Stafford Smith,

y cuando lo o, me pareci sorprendente, porque es un modelo consistente en las detenciones de periodistas que ocurrieron en Iraq, particularmente en dos casos de los que me ocup indirectamente, uno en relacin con el camargrafo de CBS, Abdul Ameer Younis Hussein, y despus el fotgrafo de AP, Bilal Hussein. En ambos casos, cuando fueron detenidos e interrogados, los interrogadores se concentraron fuertemente en el funcionamiento interno de las organizaciones noticiosas con las que trabajaban, queran saber lo que pasaba, cmo interactuaban, cmo contrataban personal local para realizar su trabajo. As que parecan estar reuniendo inteligencia sobre los medios, ms que respecto a alguna nocin de un crimen o violacin de la ley por esta gente.

JUAN GONZLEZ: Y el fotgrafo de AP, podra hablarnos de su caso?

SCOTT HORTON: S. Bueno, ahora ha estado encarcelado desde el 5 de abril del ao pasado, ms de un ao, y todava no conocemos los motivos para su detencin. En realidad, al discutir esto con los militares, cada vez que se habla con ellos salen con inquietudes diferentes. Investigu esas inquietudes durante unos ocho meses. Descubr que virtualmente cada hecho especfico que haban mencionado como base para una inquietud era simplemente falso. Se niegan a formular acusaciones de ningn tipo. De hecho, Sami al-Haj simplemente dijo que lo haban secuestrado. Bueno, yo dira que Bilal Hussein fue secuestrado por los militares. No existe ninguna justificacin legal de algn tipo para su detencin.

JUAN GONZLEZ: Cmo lo capturaron inicialmente?

SCOTT HORTON: Fue capturado en Ramadi por una patrulla. El anuncio inicial del Comando de Bagdad fue que lo haban pescado con las manos en la masa en algn tipo de accin. Desde luego, entrevist a algunas personas que tuvieron que ver con su detencin. Me dijeron que era una mentira total, que los haban enviado a una misin para capturarlo y que las instrucciones haban llegado desde muy, muy, muy arriba en la cadena de mando, en realidad, la implicacin fue que no haba sido decidido en Bagdad, haba sido decidido en el Pentgono y en Washington.

AMY GOODMAN: De modo que el gobierno de EE.UU. simplemente lo califica de riesgo a la seguridad, y slo sobre esa base pueden detenerlo indefinidamente?

SCOTT HORTON: Afirman que pueden capturar y retener indefinidamente a cualquiera como amenaza para la seguridad, sin acusaciones, sin revisin, sin presentar casos a los tribunales.

AMY GOODMAN: Qu hace AP al respecto?

SCOTT HORTON: No he tenido que ver con el asunto desde fines del ao pasado, pero el presidente de AP y numerosa gente importante se han mostrado muy agresivos en este caso, y lo han estado siguiendo por varios canales diferentes, incluyendo, creo, un dilogo muy intenso con el Pentgono.

AMY GOODMAN: Usted se refiri al camargrafo estadounidense. Ese es el caso que usted investig seriamente. En realidad no lo represent usted, al camargrafo de CBS?

SCOTT HORTON: El camargrafo de CBS, as es.

AMY GOODMAN: Explique su caso, dnos una idea. Desde entonces ya fue liberado.

SCOTT HORTON: Fue liberado una semana antes del arresto de Bilal Hussein. En realidad, pensamos que existe una cierta conexin entre estos dos eventos. Pero haba estado fotografiando un ataque contra un convoy estadounidense que ocurri en Mosul en el norte de Iraq, y le dispararon mientras lo haca. A CBS la informaron dentro de las primeras dos horas despus del evento que lo iban a liberar, y luego siguieron retenindole. Y lo cambiaban continuamente de sitio.

Y nos informaron que el centro de toma de decisiones haba sido transferido fuera de Iraq y que se tomaban en el Pentgono, en Washington. Y en el Pentgono y en Washington, altos portavoces annimos ante la prensa, creemos un secretario adjunto de defensa, informaban a los periodistas, extraoficialmente y sin que les fuera atribuido, que haban descubierto que tena fotografas de cuatro incidentes separados de ataques contra estadounidenses cuando ocurri el ataque. Y cuando llegamos al final del caso y al juicio, descubrimos que era una mentira consciente. No era para nada el caso. Pero fue lo que se dijo, a propsito, en CNN en difusin continua durante treinta y seis horas, as como en FOX News. Ninguna de las dos cadenas corrigi en algn momento las falsas declaraciones emitidas.

JUAN GONZLEZ: Cul es el impacto sobre los periodistas que estn en Iraq cuando suceden situaciones semejantes en las que los militares simplemente capturan a personas y las retienen indefinidamente sin acusarlas?

SCOTT HORTON: Bueno, tenemos quiero decir, tenemos que comenzar con el hecho de que ms de 110 periodistas han sido muertos en Iraq. Es el doble de la cantidad de periodistas muertos en la Segunda Guerra Mundial. El nmero de periodistas que han sido arrestados asciende ahora a miles. La mayora de esos arrestos son simplemente para establecer la identidad, y son resueltos en un perodo entre cuatro y seis horas, pero muchos de ellos han continuado durante semanas y, por cierto, meses, y es sabe, crea una presin continua sobre los periodistas.

Pero lo ms inquietante en este caso es una tendencia de parte de los militares a ver a estos periodistas como, cito, el enemigo. Y hace tres meses, realmente pudimos ver algunos materiales de instrucciones confidenciales de seguridad operativa que fueron preparados por el Departamento de Defensa, en las que etiquetaban a los periodistas en una categora junto a al-Qaeda y narcotraficantes, como enemigos en potencia, para que sean tratados y considerados como tales. Eso lleva a que maten a personas, a propsito.

AMY GOODMAN: Quisiera volver a Sami al-Haj y a hablar tambin de la huelga de hambre que est realizando. Pero primero, quisiera volverme hacia el jefe de Al Jazeera.

En febrero de 2006, Democracy Now! viaj a la central de Al Jazeera en Doha, Qatar. Wadah Khanfar acta como gerente general de Al Jazeera. Entonces dijo lo siguiente sobre Sami al-Haj.

WADAH KHANFAR: Desde hace ms de tres aos, sigue en Guantnamo. Y hemos recibido algunas cartas suyas, sabe, eso sucede a travs, por supuesto, de guardas estadounidenses, pero bsicamente dira que el tema de Sami al-Haj ha vuelto a crear esa desavenencia y ese sentimiento de que hay muchas cosas que han ido mal en la relacin entre el mundo rabe y EE.UU. despus del 11 de septiembre.

Recuerdo, como periodista antes de 2001, que muchos de nuestros gobiernos rabes teman, y estaban les era difcil encarcelar a un periodista, porque decan en aquel entonces que los estadounidenses haran mucho ruido, un ruido estruendoso por ese hecho, y nos condenaran. As que respetaban un poco la libertad de expresin para nuestro trabajo, porque no queran que surgiera un gran problema por parte de la sociedad civil y las organizaciones estadounidenses. Ahora, tenemos a alguien que pasa ms de tres aos en la crcel, y ni siquiera podemos obtener una explicacin real del motivo por el que est all y cul es el crimen por el que Sami al-Haj est detenido en Guantnamo.

AMY GOODMAN: Estoy mirando el panfleto que dice que el primer interrogatorio de Sami en Guantnamo tuvo lugar despus de dos das de privacin del sueo. Agentes del Pentgono, de la CIA, y del FBI estaban presentes, pero por interesados que estuvieran en extraer evidencia incriminatoria de Sami, estaban igualmente interesados en obtener informacin interior sobre Al Jazeera y en reclutarlo como espa tanto en Guantnamo como en el caso de su liberacin.

WADAH KHANFAR: Cmo podemos explicar esto? Quiero decir, lo he ledo en el peridico. El abogado quiero decir, el periodista que recibi eso del abogado, confirma ese incidente en particular. Le han pedido que nos espe. Le han pedido que suministre informacin sobre la relacin la supuesta relacin entre Al Jazeera y al-Qaeda, durante su cobertura en Afganistn. Y el hombre sigue en la crcel, y no dio ninguna informacin. Y por desgracia, segn los informes que hemos recibido, se le dijo que si daba ese tipo de informacin, sera inmediatamente liberado.

AMY GOODMAN: Wadah Khanfar, el gerente general de Al Jazeera, hablando con nosotros cuando fuimos a Doba a la central de Al Jazeera. Rachel Morris, la condicin actual de Sami al-Haj, la huelga de hambre que ha iniciado?

RACHEL MORRIS: Bueno, pienso que la mayor parte de la informacin reciente que poseo y los recientes contactos o, informacin que he recibido a travs de su abogado es que obviamente ha estado en huelga de hambre desde el 10 de enero de este ao. Y eso debilita severamente a una persona. Por cierto, una vez que se pierde un cierto peso, comienzan a alimentar por la fuerza en Guantnamo, y ha sufrido ese proceso, no estoy segura de cuntas veces. Pero lo ha descrito posteriormente de modo bastante vvido a su abogado y lo describe como algo que es bastante doloroso y angustioso.

Pero tambin tiene otros problemas de salud, aparte de las debilidades fsicas producidas por no comer durante varios meses, que incluyen, pienso que cuando primero lo llevaron a Bagram en Afganistn, de alguna manera sufri una herida en una rodilla, que creo que ocurri porque las fuerzas estadounidenses lo dejaron expuesto al fro durante algn tiempo. Y tiene algunos otros problemas de salud que han empeorado en los aos que ha estado en Guantnamo.

JUAN GONZLEZ: Y, Scott Horton, obviamente Al Jazeera ha sufrido el embate ms fuerte en los ataques estadounidenses contra los medios. Podra hablarnos especficamente de Al Jazeera, lo que le ha sucedido?

SCOTT HORTON: Bueno, tiene razn. Quiero decir, desde luego, uno de los documentos de Downing Street que salieron a la luz fue un protocolo de una reunin que tuvo lugar en Blair House entre el primer ministro Blair y el presidente Bush, en la que Bush le propuso que bombardearan la central de Al Jazeera. De hecho, en ese momento, Donald Rumsfeld, un da antes, haba pronunciado un discurso en el que atac a Al Jazeera. Frank Gaffney y otros destacados neoconservadores haba propugnado abiertamente en publicaciones que se bombardeara y atacara a Al Jazeera.

Aproximadamente en esos das, aunque Blair disuadi a Bush de atacar la central de Al Jazeera, hubo una serie de bombardeos y tiroteos dirigidos contra personal de Al Jazeera. De manera que mataron a personas, y es el resultado de decisiones tomadas en la Casa Blanca por el presidente de liquidar a Al Jazeera.

AMY GOODMAN: Quera hablar del pico en los asesinatos en la semana pasada. Un periodista iraqu llamado Khalid Hassan que trabajaba para el New York Times, fue muerto a tiros el viernes. Pistoleros tambin mataron a un traductor iraqu que trabajaba para la agencia noticiosa Reuters. Rachel nos habla desde la sala de noticias de Reuters en Washington, D.C. Un total de tres colaboradores de Reuters fueron muertos en Irak la semana pasada. El jueves pasado, el fotgrafo de Reuters Namir Noor-Eldeen y el conductor Saeed Chmagh fueron muertos en lo que testigos dijeron fue un ataque por un helicptero de EE.UU. La agencia noticiosa Reuters exige ahora una investigacin exhaustiva. Tenemos slo unos pocos segundos, Scott Horton. Puede hablarnos tambin de la importancia de esto? Reuters fueron terriblemente afectados.

SCOTT HORTON: Terriblemente. Pienso que ahora estamos en una situacin en la que los periodistas son objetivos especficos en esta guerra, y que son considerados por los insurgentes como aliados con Occidente, con los ocupantes, con los estadounidenses, y son vistos por los estadounidenses a travs de esa sospecha de que estn asociados con los insurgentes. Es un predicamento desesperado para ellos.

AMY GOODMAN: Scott Horton, quiero agradecerle mucho por haber estado con nosotros. Abogado de Nueva York especializado en derecho internacional y derechos humanos, y Rachel Morris, editora en Washington Monthly, artculo de fondo de Columbia Journalism Review sobre Sami al-Haj. Y gracias tambin, Scott, por hablar de Bilal Hussein.

http://www.democracynow.org/article.pl?sid=07/07/19/1455232



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter