Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-07-2007

Angola: Tras lustro de paz, la lucha por el poder prosigue

Mario de Queiroz
IPS


Casi un ao y medio despus de su destitucin como director del Servicio de Inteligencia Exterior de Angola, Fernando Miala puede abrir la caja de Pandora de la clase dirigente de este pas, acusada de ser una de las elites africanas que ms se ha enriquecido en el ejercicio del poder.

La organizacin no gubernamental Transparencia Internacional ubica en el lugar 22 del listado de pases ms corruptos del mundo a Angola, que integra adems el grupo de naciones africanas ms vulnerables a este flagelo junto con Costa de Marfil, Chad, Guinea Ecuatorial, Repblica Democrtica del Congo, Sudn, Repblica de Guinea, Repblica del Congo, Sierra Leona y Nigeria.

El presidente del pas y lder del gobernante Movimiento Popular de Liberacin de Angola (MPLA), Jos Eduardo dos Santos, destituy el 25 de febrero de 2006 a Miala, un militar de carrera con grado de general, tras varios meses de presiones de los dirigentes de su partido, que insistentemente pedan su cabeza.

Tras 13 aos de la guerra de liberacin nacional iniciada en 1961, esta ex colonia portuguesa del frica Austral con 16 millones de habitantes estimados en 2006 y un territorio de 1,3 millones de kilmetros cuadrados vivi uno de los perodos ms largos y sangrientos de la historia independiente del continente.

El mismo da en que el ltimo soldado del ejrcito colonial embarc de regreso a Portugal estall la guerra civil entre el MPLA, receptor del poder de manos de Lisboa, y la Unin Nacional para la Independencia Total de Angola (Unita), que se sald con 1,1 millones de muertos, cuatro millones de desplazados y todo el territorio con infraestructuras en ruinas.

El conflicto armado slo finaliz en febrero de 2002 con la muerte en combate del lder de la Unita, Jonas Malheiro Savimbi.

Pero la sorda lucha por el poder contina hasta hoy, en un ambiente de gran promiscuidad entre la poltica y la economa con su derivacin de grandes negocios, en este pas que es uno de los principales exportadores de petrleo, rico en diamantes y que recibe gruesas sumas de dinero para la reconstruccin. El caso Miala, estiman observadores en la capital portuguesa, se inscribe en este contexto.

Entre las acusaciones en su contra se destacaban las "graves violaciones" practicadas por su direccin del servicio de informaciones, "usurpando" prerrogativas del jefe del Estado y actuando "al margen del presidente de la Repblica".

Sin embargo, Miala guard riguroso silencio hasta el lunes, cuando, en un documento divulgado por el semanario privado angoleo Folha 8, el general asevera que no va "a delatar a nadie, pero no me callar, aunque tengo conciencia de no poder contar con un juicio justo, libre e imparcial".

Miala precis que no acepta "integrar este elenco de marionetas" y alerta al presidente Dos Santos sobre "este nido de intrigas y para mantenerse libre y no rehn de estos crculos de influencias que desean separarlo de las instituciones y amigos fieles".

Las acusaciones que condujeron a su exoneracin "parecen un trabajo de fantoches", apunta el ex director del Servicio de Inteligencia Exterior (SIE), pero a rengln seguido reafirma su lealtad a Dos Santos y rechaza acusaciones de intento de asesinato del mandatario. "Nunca se me pasara por la cabeza atentar contra la vida del camarada presidente", enfatiza.

El documento titulado "Por qu me condenan sin derecho a respuesta?", que comenz esta semana a circular en Luanda entre altos dirigentes do MPLA y diplomticos extranjeros, contiene graves acusaciones de Miala al sostener que fue "cobardemente apartado en base a la intriga y la calumnia de ciertos elementos".

El rosario de acusaciones contra el ex general incluy la creacin de estructuras operativas del SIE "en instituciones nacionales en el interior del pas, apartadas de su esfera de jurisdiccin", as como la confeccin de expedientes de investigacin secreta "sin cobertura legal, sin razn funcional y sin orientacin", contra algunos miembros del gobierno y de la presidencia.

Miala admite que su vida est en peligro, "que me quieren ver muerto, un plan encabezado por personas colocadas en organismos claves y todo esto porque piensan que ser capaz de denunciar muchas irregularidades, pero, no lo hice ayer ni lo har hoy, ya que s cuales son mis responsabilidades y lo que son los secretos de Estado".

El ex militar garantiza su lealtad al rgimen, pero entrelineas, deja pasar una advertencia: "Puedo asegurar que no ser yo quien revele los nmeros de cuentas bancarias, inmuebles o inversiones del presidente de la repblica, como se lleg a inventar, porque yo pienso que de esta forma contino siendo fiel al ingeniero Jos Eduardo dos Santos".

El doctor en ciencias sociales y polticas, Eugnio Costa Almeida, especialista angoleo en temas africanos residente en Portugal, dijo a IPS que "el caso Miala presenta la situacin paradigmtica de un pas donde el caciquismo est fuertemente implantado, donde la democracia es constantemente cuestionada por actos que nada tienen que ver con hechos democrticos, sino en razn de intereses personales".

El politlogo, columnista de varias publicaciones luso-africanas, sostuvo que "por alguna razn Miala quiere ser odo acerca del llamado intento de golpe de Estado del que fue acusado, y no por el hecho de que como militar de carrera fue pblica y estalinsticamente pasado a la reserva sin que las acusaciones fuesen llevadas a un tribunal".

"Una democracia no se afirma con algo como se dijo que se dice, sino con actos y hechos que la sostengan y la consoliden, porque expulsar militares en un pas donde el poder castrense es fuerte, sin razones claras, es un peligro para la consolidacin de la democracia", apunt Costa Almeida.

Entretanto, Francisco Viena, alto dirigente del opositor Frente para Democracia (FpD), fustig la falta de democracia interna en el MPLA.

En declaraciones a la prensa reproducidas el martes por el peridico electrnico Noticias Lusfonas, Viena deplora que "Angola es un estado de derecho slo en su Constitucin" y "el gran obstculo para el avance de la democracia contina siendo el dficit democrtico que se registra en el interior del partido de los camaradas", en alusin al MPLA.

Segn el dirigente opositor, lder del FpD de la provincia centro litoral de Benguela, el partido de gobierno "no tendr otra solucin sino democratizarse.

"Si el MPLA no se democratiza, entonces no se puede democratizar Angola", indic.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter