Portada :: Opinin :: H. Dieterich
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-08-2007

Hugo Chvez, Ral Baduel, Ral Castro y el Bloque Regional de Poder Popular avanzan el Socialismo del futuro

Heinz Dieterich
Rebelin


Hugo Chvez Fras, Presidente de la Repblica: " El trabajo hoy

1. Aporte de prceres y aporte obrero a la economa socialista

En los ltimos das el Socialismo del Siglo XXI ha dado un gran paso adelante. El ex Ministro de Defensa de Venezuela, Ral Isaas Baduel, ha definido sin ambages que el socialismo no se puede construir sin la ciencia. Hugo Chvez ha reconocido pblicamente que la informtica define el carcter de la economa poltica contempornea y el Presidente interino de Cuba, Ral Castro, ha recalcado la funcin ciberntica vital que cumplen los precios en toda economa moderna. A su vez, el sector obrero del Bloque Regional de Poder Popular-Argentina (BRPP) dio a conocer, que presentar en el Segundo Encuentro de Pueblos y Estados por la Liberacin de la Patria Grande (en noviembre) la compleja contabilidad socialista (valores) de un gran buque mercante de 45 mil toneladas y de un automvil.

2. Ral Isaas Baduel

La contribucin del ex General en Jefe, Ral I. Baduel, manifestada en el prlogo y la presentacin de la obra Hugo Chvez y el Socialismo del Siglo XXI (14.06.2007), y pronunciada nuevamente en la entrega del Ministerio de Defensa (18.07.), es doble. En primer lugar, la valiosa sentencia de que la definicin terica del modelo socialista venezolano se ha convertido en un asunto de estabilidad poltica del pas. En el mesurado lenguaje del General: El trmino Socialismo lamentablemente no tiene un significado uniforme y homogneo para todo el que de l habla y de all quizs la incertidumbre e inquietud que se generan en algunos sectores de la vida nacional cuando siquiera se le menciona.

En segundo lugar, el papel determinante de la ciencia en las tareas cognitivas del proceso: Debemos inventar el Socialismo del Siglo XXI s, pero no de manera desordenada y catica, sino valindonos de las herramientas y el marco de referencia que nos da la ciencia. Debemos inventar nuestro modelo propio con lgica, con mtodo, con orden, en fin con ciencia.

Despus de dos aos de discusin, en gran medida catica, irrespetuosa y superficial, que empieza a mermar la credibilidad del discurso socialista del Presidente, es una necesidad poltica para Hugo Chvez y la Revolucin bolivariana pasar a la etapa del debate cientfico.

3. Hugo Chvez

La afirmacin del Presidente, de que la clase obrera ya no es el motor de la transformacin social, es claramente avalada por las estructuras de clase en la Patria Grande, la procedencia social de sus lderes y la naturaleza de las transformaciones que realizan. Los escasos ncleos obreros que quedan, siguen siendo importantes para la lucha de transformacin, pero el sujeto de liberacin es multiclasista, multitnico y de mujeres y hombres.

En cuanto al dogmatismo de las banderas del marxismo-leninismo, hay que decir, que en las obras de Marx, Engels y Lenin no hay dogmatismo, porque su pensamiento era inherentemente dialctico. Sin embargo, con la vulgarizacin positivista de su lgica dialctica en el socialismo realmente existente y la conversin de sus obras en escrituras sagradas, cuya exgesis es el monopolio de los apparatchiks, tal situacin cambi.

Hay, sin embargo, un caveat. Se ha puesto de moda condenar farisicamente todo lo que cre el socialismo histrico europeo. Ante tal soberbia de los que pretenden falsificar la historia en beneficio de su oportunismo poltico actual, hay que advertir que el dogmatismo, al igual que el integrismo, son actitudes mentales que existen en todos los procesos sociales, incluyendo los procesos revolucionarios latinoamericanos que vivimos.

"El trabajo hoy es otra cosa, es distinto, est la informtica y la telemtica, y Carlos Marx ni siquiera poda soar con estas cosas. Ambos enunciados son correctos. La lgica de la crematstica moderna, cual proceso de valorizacin del capital no ha cambiado esencialmente respecto a los tiempos de Marx; en cuanto a proceso de trabajo, s ha creado un nuevo mundo con fuerzas productivas, estructuras de clase y mentalidades de trabajo cualitativamente diferentes al siglo XIX.

En resumen: el Socialismo del Siglo XXI como problema de informtica y democracia participativa y su construccin racional por la ciencia, esos son los senderos axiomticos definidos por el Presidente y el ex Ministro de la Revolucin Bolivariana. De ah es solo un paso lgico hacia la construccin de un movimiento de masas conciente y una vanguardia que haran irreversible el proceso bolivariano: vincular orgnicamente la red de consejos comunales con las obras del Socialismo del Siglo XXI, que se fundamentan en la informtica, la democracia participativa y la economa de equivalencias (ciencia).

4. Ral Castro

El discurso de Ral Castro del 26 de julio, 2007, austero y, en el sentido epistemolgico, materialista, introdujo al debate pblico el problema de los precios administrativos de la economa cubana, es decir, de los precios fijados por el Estado. El Presidente interino constat inequvocamente que los precios estatales para los productos del campo y para la mano de obra (salarios), han tenido tres efectos negativos: a) han bloqueado el desarrollo de las fuerzas productivas; b) han generado la corrupcin que el Estado no ha podido controlar, y c) han afectado negativamente la calidad de vida de los ciudadanos.

Las implicaciones de esta afirmacin son revolucionarias. En trminos de las ciencias econmicas confirman que el tipo-Estado del socialismo histrico, pese a su prolongada existencia de noventa aos, no ha podido sustituir adecuadamente la funcin ciberntica de los precios de mercado, producindose, en consecuencia, los desequilibrios estructurales que le son sistmicos. (Para entender esa funcin ciberntica, ver el captulo 7 del Socialismo del Siglo XXI, en rebelion.org.)

Al mismo tiempo, la afirmacin es una demostracin de la veracidad de uno de los teoremas constitutivos del Socialismo del Siglo XXI: que la propiedad estatal de los medios de produccin no resuelve el problema informtico de la economa moderna; particularmente la asignacin adecuada de los recursos a los sectores productivos y la conectividad funcionalmente necesaria entre los subsistemas de la produccin, distribucin y consuncin.

Sustituir esa funcin ciberntica de los precios de mercado en el socialismo solo es posible con cuatro mecanismos de la economa de la Democracia Participativa: 1. el valor (insumos de tiempo) como principio operativo de la economa; 2. la equivalencia, al inicio diferenciada, como principio operativo de la distribucin y gratificacin; 3. determinados mecanismos de retroalimentacin y, 4. la incidencia econmica real de las mayoras.

5. El Bloque Regional de Poder Popular (BRPP)

En el Segundo Encuentro de Pueblos y Estados por la Liberacin de la Patria Grande, que tendr lugar en Bolivia y Venezuela en noviembre de este ao, la seccin obrera del BRPP-Argentina, har un significativo aporte a la economa de equivalencias. Los compaeros presentarn la compleja contabilidad socialista (clculo de valor) de un buque mercante de gran calado y de un automvil de cuatro cilindros. Asimismo, progresan en la concepcin de las relaciones de produccin socialistas con las figuras jurdicas empresariales de la Sociedad del Estado y de la Corporacin de Sociedades del Estado, que explicaremos en otra ocasin.

El BRPP-Chile introducir con una serie de actividades polticas en la primera semana de septiembre las obras del Socialismo del Siglo XXI en el pas andino; actividades que los miembros del Movimiento financiaron con su propio trabajo voluntario. Finalmente, el BRPP-Venezuela abrir en noviembre de este ao en Caracas el Instituto de Altos Estudios de la Defensa de la Patria Grande y del Socialismo del Siglo XXI, lo que significa otro salto cualitativo en la evolucin del socialismo del futuro.

En resumen. Estamos avanzando sobre los tres ejes de la transformacin antiimperialista latinoamericana: el desarrollismo nacional-regional (ALBA), el Socialismo del Siglo XXI y la alianza estratgica republicana entre los pueblos de la Patria Grande y los gobiernos de vanguardia: Venezuela, Cuba, Bolivia y Ecuador.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter