Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-08-2007

El plan secreto para el NAU (North American Union)
El plan para desmantelar la soberana de Mxico, Canad y Estados Unidos

Horacio Garetto
Rebelin


En mis navegaciones y lecturas, hace unos meses, me top con una exposicin de un plan que me llam poderosamente la atencin. La exposicin la haca un analista financiero cuyas columnas son reproducidas en forma habitual, ms o menos una vez por semana, en la que es considerada, por muchos, como una de las mejores pginas web de economa y finanzas del mundo: www.FinancialSense.com. Del mundo capitalista, se entiende. Pero de las mejores desde el punto de vista de la cantidad y calidad de los columnistas que all se publican, del nivel de estos, del nivel de libertad, etc.

Pero como no vi que nadie ms lo comentara y como se trataba de algo que, por su tremenda ndole, hubiera ameritado miles de comentarios, tena como un recelo, como una desconfianza, como un miedo de ser el nico de hablar del tema. Como si se tratara de un hierro caliente periodstico.

Despus, en algn momento de los meses siguientes, en la columna Bajo la Lupa, del mexicano Alfredo Jalife Rahme, del diario La Jornada de Mxico, se hizo una referencia, crtica, a un artculo de Benn Steil, aparecido en la revista Foreign Affairs. Ah me acord de que el referido analista financiero tambin citaba ese artculo de Benn Steil. Y en la navegacin del domingo a la noche por el site web Global Research.ca esta vez s volv a ver una referencia sobre el tema. Entonces dej a un costado las dudas y resolv. Esto tiene que ser aireado. Que sea divulgado y que el destino disponga. Esta vez la nota la firmaba un canadiense de nombre Connie Fogal a quin la gente del Global Research presenta como lder de un partido poltico canadiense nuevo, reciente, fundado en 1997, llamado Canadian Action Party. Connie Fogal se manifiesta ferozmente indignado por el asunto. Tanto por su contenido como por la cosa secretoide y, por lo tanto, rabiosamente antidemocrtica del asunto.

Nuestro analista financiero referido al principio no firma con su nombre. Firma con un seudnimo. El seudnimo elegido es el de Castor Profundo. Yo lo encuentro apetecible y por ello lo leo habitualmente. Tiene una pgina web con el mismo nombre y sucedi que por el verano de 2006 nuestro referido fue el primero, que yo conozca, en avisar de de la existencia de un plan poltico para disolver la soberana de Estados Unidos, de Mxico y de Canad en una gran unidad regional que se denominara la Unin Norteamericana. La sigla en ingls es nau. A veces tambin se hace referencia a ese proyecto con el nombre de Security and Prosperity Partnership. Ese plan no fue informado por los medios de comunicacin. Deep Caster trat el tema en una columna suya del 11 de agosto de 2006.

El componente clave de la unin sera una nueva moneda, el amero, como lo denomin Robert Pastor, un consultor del Council of Foreign Relations. Desde luego que este plan de deconstruccin de naciones representara la destruccin final del dlar, cuya agona ya comenz.

La tasa anual de incremento de la oferta monetaria (el M 3) es de aproximadamente (porque esta cifra dej de publicarse) del 12% anual (clculos de shadowstats.com). Con una economa que no crece, o crece muy poco, o, ms exactamente todava, est en recesin, ese 12% anual de incremento de la oferta monetaria llevar inevitablemente a la hiperinflacin. Es decir, a la destruccin de la moneda.

Ahora bien son tan trascendentes las consecuencias de estas elucubraciones que correspondera examinar que alternativas hay para todo esto. Una es religar las actuales monedas fiduciarias con el oro y/o con la plata. Es el enfoque que defiende Castor Profundo. La otra opcin, sin duda que es la que prefiere el cartel de los Bancos Centrales y otros pesos pesados de las finanzas internacionales, es la de disolver las grandes monedas nacionales y crear monedas regionales o monedas multinacionales. Como por ejemplo, el amero.

Las lneas de la batalla estn trazadas. De una gran batalla monetaria. De un lado las monedas basadas en el oro o en la plata. Del otro los partidarios del amero u otras modelos de monedas fiduciarias.

El plan tambin supondra una revolucionaria abolicin de las fronteras y un libre flujo de bienes y personas.

Se puede pensar que se vienen dando pasos en esta direccin desde la fecha de la reunin en Waco, Texas, en marzo de 2006, entre los presidentes Bush, Fox y Martin de Canad.

Estos planes y estas proposiciones hay que tomarlas seriamente.

Un artculo que se public recientemente en la revista Foreign Affairs nos aclara el tema. Foreign Affairs es la revista portavoz del Council of Foreign Relations (CFR). Esta revista puede ser considerada, con toda justicia, como la revista portavoz de los puntos de vista y los pensamientos del club de los grandes financistas internacionales y del club de los grandes bancos centrales atlantistas. Ese artculo fue el escrito por Bern Steil. Steil es el jefe de Economa internacional del CFR. Se lo titul El fin de las monedas nacionales. En ese artculo Benn Steil argumenta que la combinacin globalizacin ms monedas nacionales es una combinacin peligrosa. Es causa de crisis financieras y tensiones geopolticas. Los pases tienen que abandonar el nacionalismo monetario porque el nacionalismo monetario es fuente de inestabilidad, nos quera convencer Bern Steil.

A lo cual Castor Profundo replica que esto es falso de toda falsedad. No es el nacionalismo monetario la causa de la inestabilidad sino los regmenes monetarios de monedas fiduciarias, es decir basadas en la sola confianza, sin respaldo en activos tangibles como el oro o la plata, que se prestan a maquinaciones y manipulaciones de los gobiernos.

Los grandes ganadores de la globalizacin son los grandes financistas y grandes conglomerados integrados multinacionales. Los trabajadores y las clases medias no, tampoco los inversores individuales. La clase media norteamericana est desapareciendo.

Perder la soberana monetaria es perder tambin soberana poltica y libertad.

No debera sorprender que el editor del art. de Mr. Steil sea la misma gente que da aire al plan de Robert Pastor de la Unin Norteamericana.

El plan est en marcha.

Hasta ah, resumido, lo que expone Castor Profundo.

Ahora veamos lo que Connie Fogal. Este lder poltico dice que el NAU es el equivalente de un golpe de Estado. De una deglucin de los aparatos democrticos de Canad, Mxico y Estados Unidos.

El primer paso hacia el NAU fue el NAFTA, describe. El segundo la integracin (o, segn se mire) cooptacin de las estructuras militares de Canad en el NORAD, en el NorthCom (Comando Norte del Pentgono) y el Bi-National Planning Agreement. Porque todo esto existe es que estamos en Afganistn, dice Folgar.

El tercer paso hacia el NAU fue la implementacin de las legislaciones antiterroristas, con severas consecuencias para las libertades. La Patriot Act en EU y la Ley Antiterrorista en Canad. Por este conducto se van instrumentando las estructuras de un estado policial. El proyecto Fortaleza Amrica (Fortress America).

El cuarto paso, siempre segn Fogal, es el Security and Prosperity Partnership Agreement (SPP siglas en ingls). Este acuerdo es el equivalente de una captura hostil de los brazos ejecutivos de los gobiernos de Canad, Mxico y EU. Es el equivalente de un golpe de estado. Ese SPP es una traicin de nuestros gobiernos convirtindose en instrumentos de aplicacin de una agenda de un gobierno oculto. El gobierno del complejo industrial-militar-financiero. Su sucursal en Canada: el Canadian Council of Chief Executives, a su vez dominado por el Council of Foreign Relations y el aparato militar de EU. Ese SPP cre una especie de consejo de la competitividad en cada pas, integrado por 10 a 16 personas de la industria y la academia, que se reunirn con los dos presidentes y el primer ministro canadiense para dar los prximos pasos en Montebello, en este mes de agosto de 2007. Desde marzo de 2005 bajo la direccin de tres altos ministros de cada pas, alrededor de 100 grupos de trabajos de tecncratas no elegidos discuten la reestructuracin de los aparatos administrativos de cada pas. Una elite transnacional no elegida se impone a los gobiernos. Su mentalidad no es muy distinta de la que tenan los reyes cuando hablaban de que su derecho de gobernar era de origen divino.

Sabemos que un poderoso think thank liderado por gente como el antiguo senador Sam Nunn y conducido por gente de confianza como Zbigniew Brezinsky, Henry Kissinguer, Richard Armitage, Harold Brown, William Cohen, est en las etapas finales de preparacin de un informe para la Casa Blanca y el Congreso norteamericano sobre los beneficios de la integracin de EU, Canad y Mxico en una sola unidad poltica, econmica y de seguridad.

Sabemos que el informe final est programado que se presente a los tres presidentes el 30 de septiembre. Hubo siete sesiones de mesas redondas secretas entre todos estos equipos para elaborar el informe. Sabemos todo esto por un informe del CSIS, es decir el Centro de Estudios Estratgicos Internacionales, famoso instituto con sede en Washington ( ver http://www.canadians.org/water/documents/NA_Future_2025.pdf "North American Future 2025 Project.")

Folgar rechaza todo esto. Se pronuncia por la soberana e independencia de Canad. Convoca a la accin. Qu se puede hacer? Esto: por de pronto verse en Montebello, Quebec, los das 20 y 21 y leer sus sugerencias en mail aparte y discutirlas y actuar.

Por otra parte, tambin corresponde saber que no sera la primera vez que las elites plutocrticas tienen este comportamiento. Recurdese la experiencia del MAI (Acuerdo Multilateral de Inversiones, Multilateral Agreement Inversions) verdadera constitucin de los derechos del capital, que se tram en secreto y se estaba por encajar al mundo hasta que alguien lo filtr y saltaron el cerco Francia y Canad y se lo pudo desbaratar. Conocer como fue esa historia puede ayudar a entender como fue la trama oculta de esta.

A m todo esto me huele al estado de angustia metafsica en estado de desastre financiero de la elite anglosajona plutocrtica mundial, que ha perdido el control del Frankenstein de la globalizacin y busca inconscientemente saciar su angustia en una desesperada fuga hacia delante, conducta tpica de sociedad de socipatas.

**********

Horacio J. Garetto es miembro de Rebelin
[email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter