Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-08-2007

Excepcin del DF, la fuerza de la izquierda no es electoral

Pedro Echeverra V.
Rebelin


1. En las elecciones del domingo cinco, el triunfo abrumador correspondi nuevamente al "abstencionismo". En California sufrag apenas el 40 por ciento de las personas con derecho a voto y en Oaxaca menos del 25 por ciento. Pero lo grave no es la abstencin en estas recientes elecciones porque desde hace varias dcadas se ha registrado esa tendencia. La realidad es que los gobiernos pueden ser legales, pero ilegtimos porque gobiernan con menos del 20 o 15 por ciento de la poblacin que muchas veces acude a votar por obligacin o mediante engaos. Por eso la clase gobernante, buscando legitimarse, otorg el derecho de voto a los mujeres en los aos cincuenta, cre los diputados de partido en los sesenta, baj a 18 aos el derecho de voto a los jvenes en los setenta y despus decret la "reforma poltica" en 1977 para evitar el desplome electoral que histricamente se ha venido presentando.

2. Las campaas electorales cada tres o seis aos, llegan a convertirse en el centro de toda la actividad poltica por los presupuestos multimillonarios que los partidos dilapidan en los medios de informacin y en propaganda en las calles. Mucha gente sale a los actos de campaa por los regalos que partidos y candidatos distribuyen para conseguir votos; sin embargo el da de los comicios no vota porque, a pesar del despilfarro de recursos, ningn partido o candidato los convence. An ms, un porcentaje importante nulifica su voto. La izquierda social radicalizada, ante la falta de confianza en los procesos electorales, partidos y candidatos, en no pocas ocasiones ha llamado al abstencionismo. Su fuerza, est probado, est en el movimiento de masas no en los procesos electorales donde los partidos de derecha cuentan con todo: mucho dinero, apoyo empresarial y clerical, as como con la "legalidad institucional".

3. En Mxico hay izquierda pero ya no se habla de Marx, mucho menos de alguno de sus interpretadores marxistas (Lenin, Stalin, Trotsky, Luxemburgo, Gramsci, Mao, Tito o Castoriadis) Ni siquiera los intelectuales que alguna vez se acercaron al marxismo. Aunque debo reconocer que los trotskistas an reivindican a su idelogo y que el FPR todava muestra en actos pblicos, como su principal propaganda, grandes fotografas de Marx, Engels, Lenin y Stalin. Slo los viejos militantes, no participantes en los procesos electorales, siguen pensando y releyendo a los clsicos del marxismo. Durante tres dcadas, de 1960 a 1990, las interpretaciones marxistas dominaron en las ciencias sociales de nuestras universidades. En CCH/UNAM, con cinco planteles, cuatro turnos y casi 80 mil estudiantes, predomin la interpretacin marxista, por lo menos durante sus 12 primeros aos, en que labor en l como profesor.

4. La polmica chino/sovitica y la invasin de Checoslovaquia en 1968, as como el fortalecimiento en las luchas de corrientes libertarias, ayudaron a profundizar la discusin marxista y a adoptar una posicin ms crtica. Luego en Mxico, en 1977, la burguesa gobernante lanz una llamada "reforma poltica" abrindole las puertas a partidos de izquierda y derecha atorgndoles diputaciones de minora, altos subsidios econmicos, tiempos en los medios de informacin. Por ltimo, vino en 1989 el desplome del llamado "socialismo del Este" encabezado por la URSS, que represent ya el golpe definitivo. Hoy las personas menores de 60 aos leen menos libros, se guan por los medios de informacin y actan pragmticamente en poltica. Me deca un buen amigo filsofo que "senta que tener biblioteca hoy es una cosa de viejos". Parece que la computadora y la TV apenas dejan tiempo para leer.

5. A los marxistas como Petras, Chomski, Harnecker, Woods y otros, slo los puedo leer hoy en las pginas de internet, en Rebelin, Apia, Aporrea, Altercom, Voltaire y algunos ms. Hace 17 aos que casi no se expenden en Mxico libros de marxismo, mismo que antes se encontraban en primera lnea; tampoco se debate el marxismo en grupos polticos y, menos en los programas universitarios. Los polticos de hoy son totalmente inmediatistas, centran como objetivo principal la ocupacin de cargos gubernamentales y resuelven los problemas polticos sin teorizacin alguna, sin mucha reflexin y con medidas muy pragmticas. Pero tampoco a los jvenes interesa el marxismo o los tericos del anarquismo. Ms parecidos a los ltimos prefieren luchar "aqu y ahora" que ingresar a partidos jerrquicos, burocratizados que a la larga los lleva a buscar cargos pblicos. "Qu flojera", dicen.

6. La izquierda mexicana ya no es marxista, lo que no quiere decir que no sea izquierda social o centro/izquierda electoral. La izquierda social se define por su lucha permanente al lado de los explotados y oprimidos; por la constante batalla por construir una sociedad igualitaria global que est por encima de cualquier privilegio individual, de grupo o de nacin. La centro/izquierda, ms parecida a la socialdemocracia, busca reformar el sistema capitalista participando en procesos electorales, en el gobierno, en el parlamento y conquistando todo tipo de espacios dentro del mismo sistema. La izquierda social est luchando en las calles con casi nada de confianza en los procesos electorales y la centro /izquierda slo participa en procesos electorales. Parece por ello extremadamente difcil lograr unir a las diferentes corrientes polticas, sindicales, campesinas, populares, a partir de las pequeas coincidencias.

7. En los partidos de centro/izquierda la mayora de sus dirigentes se han pasado los ltimos 25 aos brincando de un cargo a otro y viviendo como burgueses de sus altsimos ingresos y de los privilegios que les otorgan sus partidos. Hasta principios de los setenta an criticaban a los funcionarios del PRI por "eternizarse en el poder", pero hoy se morderan la lengua. Quiz ese modo de vida los aleje ms de la izquierda social y los acerque ms al PAN y al PRI cuando de defender privilegios de clase poltica se trata. Mientras el promedio de ingreso de los trabajadores es de mil 500 pesos al mes (4 y medio dlares diarios por ocho horas de trabajo), los legisladores obtienen de 150 mil a 200 mil pesos mensuales ms compensaciones y numerosas prestaciones, como viajes y servicio mdico en el extranjero. Con la "reforma poltica" de 1977 la burguesa le otorg a la izquierda lo que haba soado durante dcadas.

8. A la izquierda social mexicana no le alcanza la fuerza para obtener triunfos y avances en sus luchas porque no ha podido coordinar sus acciones. Mientras los gobiernos, los empresarios, los dirigentes sindicales charros, se coordinan para que todo el aparato de represin y el peso de la ley (de ellos) caigan sobre los trabajadores, stos marchan separados sin coordinar apoyos. En decenas de pases del mundo los llamados socialistas, socialdemcratas o partidos de centro/izquierda han ocupado el poder por aos, pero nunca se han registrado las transformaciones esperadas para beneficio de la poblacin. Las izquierdas radicales nunca han tenido el poder y cuando han ascendido como gobierno no han podido gobernar porque el bloqueo del imperialismo se ha tornado total. Se podra analizar con amplitud lo sucedido en Rusia, en China, en Cuba y lo que est pasando en Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. Ser ms adelante.

[email protected]





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter