Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-08-2007

Anlisis postelectoral de Oaxaca de un miembro de la APPO desde la prisin
5 de agosto, caminos diferentes

David Venegas Reyes
Rebelin


Los resultados de las elecciones del 5 de agosto dan una gran leccin de dignidad de los pueblos de Oaxaca que luchan y resisten, la cual va ms all de los anlisis huecos que hacen los partidos polticos acerca de la prrica participacin en las elecciones locales, en donde el PRI y Ulises Ruiz definen los resultados como una muestra de apoyo incondicional del pueblo a su gobierno, y la coalicin Por el Bien de Todos denuncia que el abstencionismo es debido a la poltica del terror ejercido por el gobierno de Ulises Ruz.

Ambas posturas soslayan el significado evidente de este fracasado proceso electoral. El enorme abstencionismo, de alrededor de 73%, es una manifestacin contundente del desprecio que los pueblos de Oaxaca, en su enorme mayora sienten por la clase poltica de todos lo partidos, y no puede ser de otra manera, ya que esta clase poltica es la misma que ha frustrado los avances de los pueblos de Oaxaca para el logro de una vida ms justa y ms digna. Unos, el PRI y el PAN, respaldando a Ulises Ruiz y a su poltica represora y protegiendo a los culpables de los crmenes contra el movimiento social; otros, los partidos de supuesta izquierda como el PRD, PT y Convergencia, regateando su apoyo, el de las iniciativas que representan, para hacer los cambios profundos que nuestros pueblos exigen, a cambio de la participacin electoral y el apoyo con el voto a candidatos muchos de ellos y ellas corruptos, mentirosos y ambiciosos.

Oaxaca ha cambiado y nada volver a ser igual. Mientras la clase poltica de todos los partidos polticos se empean en seguir en su inercia hacia el vaco y la destruccin, los hombres y las mujeres de Oaxaca que luchan y resisten han decidido apartarse de ese camino, el electoral, plagado de trampas y frustraciones, para ejercer, en su lugar, su derecho a la construccin activa, autnoma y libertadora de su futuro.

Esta inercia de la clase poltica, tambin est representada en los rganos de toma de decisiones del movimiento social, la dirigencia de la Seccin 22 y el Concejo Estatal de la APPO, los cuales reciben hoy una leccin contundente que ojal sea aprendida. Los pueblos de Oaxaca que caminan en esta lucha les han demostrado que no son masas, las cuales puedan moldear a sus gustos e intereses. En este movimiento participan miles de hombre y mujeres, sencillos, de buen corazn, pero ningunos ingenuos que acepten sin chistar, y sobre todo sin participar en las orientaciones de algunos lderes que se empean en ponerse a la cabeza de este movimiento slo para lograr sus propias ambiciones personales o de grupo. El resultado es que la decisin autoritaria y tendenciosa de algunos autonombrados lidercillos del Concejo Estatal de la APPO, de convencer a un voto de castigo al PRI y al PAN para favorecer a sus candidatos e intereses en los partidos de supuesta izquierda, ha sido un gran fracaso, y esto es por que a diferencia que el ao pasado, inclusive en la misma accin concreta de convocar a un voto de castigo como un elemento ms de lucha, se ha olvidado el mandar obedeciendo, se ha hecho cada vez ms evidente que los rganos de toma de decisiones del movimiento caminan por un lado y los pueblos de Oaxaca por otro. Pareciera ser que el nico camino que caminan todos juntos es el de las marchas. Afortunadamente, en esta divergencia, el camino que ha escogido la gente de abajo, la legtima APPO, es el camino de la autodeterminacin valiente y pacifica. Desafortunadamente, el camino que tenan las dirigencias cada vez ms se parecen al de los partidos polticos y su inercia hacia el vaco.

Muchos anlisis e interpretaciones vendrn adelante, entre los de arriba. Ulises Ruz y el PRI pretenden desmenuzar y racionalizar este proceso electoral a su proyecto econmico neoliberal y a su gobierno represor. Por su parte los partidos de supuesta izquierda, divagarn entre la recriminacin al gobierno, la recriminacin y el chantaje velados al pueblo por no acompaarlos en su camino al vaco, hasta tratar de convocarlos para defender sus intereses, los 7 curules que les garantizaran un suficiente maiceo econmico por los siguientes tres aos.

Oaxaca ha cambiado y nada volver a ser igual. El camino que se vislumbra est apartado tanto de las instituciones de poder corrupto, como la lucha por va de las armas. Ambas alternativas han rodeado provocadoramente al movimiento pacfico de los pueblos de Oaxaca y este no ha cado en ninguna provocacin, antes bien, sigue construyendo lentamente, sin desesperanzas ni desesperaciones, su propio e indito camino hacia la liberacin.

Por todo el estado, de manera silenciosa, discreta, pero profundamente sabia y llena de aspiraciones se tom el acuerdo de castigar a travs de la abstencin a toda la clase poltica. Pues es toda esta clase, todos los partidos polticos, los directamente responsables de todos lo agravios que sufren nuestros pueblos. Este castigo fue ejercido de diversas maneras, desde la abstencin personal, hasta el acuerdo de asamblea de pueblos indios como San Pedro y San Pablo Ayutla, de no permitir la instalacin de casillas electorales en sus territorios.

El camino que se vislumbra es difcil y cansado, pues acechan en cada recodo, los partidos de izquierda y de derecha y los representantes del poder econmico para hacernos volver, por medio de amenazas, engaos y promesas de siempre, al camino que como pueblos, hemos decidido desandar, por medio de iniciativas discretas, personales o comunitarias, e inclusive como en esta leccin del 5 de Agosto, a travs de la cual los pueblos de Oaxaca estn marginando al estado, al gobierno y al capital de sus vidas y sus territorios en forma valiente y contundente y pacifica.

Aun desde la minscula concepcin de las cosas, impuestas por la civilizacin occidental, de ineludible dualidad entre ganadores y perdedores, la mayora de los pueblos de Oaxaca no participan de ninguno de estos grupos, pues estn por encima de ellos. El fracaso de los partidos de izquierda en este proceso electoral no es el fracaso del movimiento social, pues ha quedado evidente, que el camino es diferente.

En Oaxaca se vislumbra el camino para una autentica liberacin.

Desde la Penitenciaria Central de Santa Mara Ixcotel.

David Venegas es miembro del Consejo Estatal de la APPO y de Voces Oaxaqueas Construyendo Autonoma y Libertad (VOCAL)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter