Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-08-2007

Reforma constitucional en referendo consultivo... Vayamos ms all del S/NO

Okrim Al Qasal
Rebelin


Una de las cosas por las que no creo en las democracias representativas es el hecho de que el modo en el que se ejerce el voto en ese caso hace que uno -inevitablemente- apoye leyes con las que no est de acuerdo. Cmo es esto? Muy simple:Foto tomada de www.resistir.info

Cuando uno se enfrenta a los procesos electorales, analiza de una manera ms o menos profunda los partidos que acuden a la contienda. De sus programas electorales, el votante se fija en qu le gusta y qu no. Es muy raro que uno encuentre un partido con el que est totalmente de acuerdo: se vota por la opcin con cuyas propuestas se coincide mayoritariamente, independientemente de que en el "paquete" se incluyan propuestas a las que nos oponemos. Por ejemplo:

Supongamos que el partido A apoya diez propuestas con las que coincidimos y cinco con las que no, mientras que el partido B apoya cinco ideas que son de nuestro agrado y diez con las que no comulgamos. En este ejemplo nos inclinaramos por la opcin A, apoyando as esas polticas (diez) que nos movieron a votar por ellos, pero a la vez dando a ese partido nuestro permiso para que desarrolle programas (cinco en el ejemplo) con los que no estamos de acuerdo. He ah la trampa de la representatividad parlamentaria!

En estos sistemas, con mi voto, estoy dando mi permiso a los gobernantes para que, en mi nombre, y durante seis, cinco o los aos que sean segn el pas, lleven adelante polticas con las que no estoy de acuerdo. Aunque sean una minora de las medidas que lleven adelante, eso no importa: no estoy de acuerdo con ellas, y las hacen en mi nombre y con mi voto de coartada. Esto es as siempre, en todas las democracias representativas. La otra opcin que le queda al ciudadano es no votar. De este modo uno queda enfrentado a una encrucijada -nada democrtica- impuesta por la maniquea idea de que "no se ha inventado nada mejor": si votas, apruebas cosas con las que no ests de acuerdo; si no votas, no tienes otro modo de ejercer tu derecho a participar.

Pero el caso de Venezuela es distinto: la Constitucin de 1999, aprobada en referendum consultivo, afirma que vivimos en una democracia "protagnica y participativa". Con esas premisas no slo tenemos la posibilidad de que nuestra participacin sea ms presente, real: tenemos el derecho, casi la obligacin, de exigir que as sea. En las elecciones generales del pasado diciembre, en la aprobacin de la primera constitucin, se cumple lo mismo que en los anteriores casos: al apoyar una opcin u otra, fuera la que fuera, la mayora estaba implcitamente dando luz verde a una parte de propuestas con las que no se estaba de acuerdo. Eran otros tiempos... lo eran?Foto tomada de www.aporrea.org

Ahora estamos en un escenario muy distinto: la construccin de un partido unitario -tericamente desde las bases- como lo es el PSUV, la paulatina transferencia de poder al pueblo organizado (Quinto motor, el Poder comunal) y una reforma constitucional. Una reforma, no una constituyente, lo que implica el cambio de un nmero -nmero limitado y determinado- de artculos.

Todava no se ha hablado -por lo que yo s- de fechas ni de cmo ser el referendo consultivo. Pero intuyo que ese proceso ser como el referendum revocatorio/reafirmatorio del que se cumplen ahorita tres aos: una pantalla con un botn que diga S y otro NO, slo que en este caso los actores polticos intercambiarn sus opciones: oficialistas lucharn por el S, oposicin por el NO. Con todos mis respetos, creo que en este caso, por el carcter de lo que se va a debatir -una reforma, no una constitucin totalmente nueva, ni un revocatorio- eso no sera ni protagnico, ni participativo, ni democrtico en el sentido que uno espera de este proceso.

La propuesta de reforma incluye 33 artculos, que sern debatidos en las calles y en la Asamblea Nacional. Lo normal y democrtico es que la gente pueda estar de acuerdo con una mayora o una minora de esos artculos, no siempre a favor o en contra de todos ellos de manera absoluta, y creo que sta es una oportunidad nica para hacer un referendo abierto, realmente participativo.

Qu tal que los votantes puedan, llegado la hora del referendo, aprobar o rechazar esos nuevos artculos de manera separada? Poder aprobar unos y al mismo tiempo rechazar otros. "Estoy de acuerdo con la reeleccin, pero lo de los vicepresidentes estadales me parece ms burocracia", "apoyo el nuevo carcter que adquirirn las misiones sociales, pero no estoy de acuerdo con la nueva configuracin territorial" o "la acepcin del trmino 'propiedad social' cambiar al pas para mejor, pero no apoyo la reeleccin continua" pueden ser, de hecho estn siendo y sern, opiniones que podemos leer en Internet y escuchamos en las calles. Slo han pasado 24 horas y el debate ya est que arde. Bienvenido sea! Ese debate sano y abierto, que no se ve en casi ningn pas del mundo menos en ste, debera verse reflejado en el proceso de votacin.

Algunos alegarn que ese proceso abierto sera ms complicado, ms lento, ms costoso, y probablemente tengan razn, pero las ventajas ganan a los inconvenientes... y por goleada: ms debate, ms participacin, ms protagonismo, explicacin mucho ms detallada de todos y cada uno de los artculos (puesto que todos y cada uno de ellos, individualmente, estaran en peligro de no ser aprobados), y la posibilidad de eliminar ese vicio heredado de la representatividad de que si me gustan 30 artculos y me disgustan tres, yo no tenga los mecanismos de expresarlo as con mi voto, y tenga que decir o bien "me gustan todos" o bien "no me gusta ninguno", que es al fin y al cabo lo que representa la opcin S/NO.Foto tomada de www.voltaire.net

Las complicaciones en el proceso de votacin pueden reducirse agrupando los 33 artculos temticamente, de modo que se votara por, digamos, cinco puntos (por ejemplo, reeleccin presidencial, organizacin territorial, nuevos conceptos de propiedad, nuevo carcter de las misiones y nombre de las fuerzas armadas). El mayor costo sera una excusa chimba: con el proceso electoral electrnico el costo es prcticamente idntico. Ser ms lento el momento de votar? Sin duda, pero el camino mejor es muchas veces el ms difcil. Paradjicamente, tendramos un proceso de votacin ms lento, pero a la vez la democracia caminara ms rpido.

Va a resultar muy difcil convencerme de que votar 'en bloque' (S/NO) la aprobacin o no de la propuesta completa de reforma constitucional es lo que podemos esperar y debemos exigir a una democracia como la que se construye en Venezuela.

Pinsenlo: una votacin as sera ms participativa, ms protagnica... ms democrtica. Entonces... por qu no?

sta es mi propuesta.

http://okrimopina.blogspot.com/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter