Portada :: Espaa :: Monarqua frente a Repblica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2007

La Repblica no es un cambio de nombre, un color ms y un funcionario menos
La casa no es habitable

Jaume d'Urgell
Rebelin


La Repblica no es un cambio de nombre, un color ms y un funcionario menos. La Repblica es abrir un autntico proceso constituyente, renunciar a la guerra como instrumento poltico y reconocer el derecho del Pueblo a decidir sobre absolutamente cualquier asunto: fronteras, idioma, modelo econmico, etc.

La frase pertenece a un genial discurso pronunciado por el diputado Felipe Alcaraz en 2002, mientras debata en pos de la rehabilitacin de la dignidad de las vctimas del terrorismo fascista, en el marco de una condena institucional contra el rgimen que ms tarde transit hasta el vigente. Una brillante alocucin, en la que se hizo hincapi en lo inexcusable de abordar la superacin del terrible sesgo que se ha venido aplicando en materia de Memoria Histrica, en un pas donde los vencedores blicos pretendieron arrogarse tambin la victoria tica. Asesinaron ms, mejor y con mayores y ms inhumanas ayudas externas, pero asesinar no confiere legitimidad. Los hechos confirman que Franco y los suyos no eran ms que una horda de facciosos, rebeldes, criminales de guerra, cleptmanos, genocidas, asesinos, traidores y, por si hay que decirlo: antidemcratas incluso despus de muertos.

Intentar hablar claro, porque ya no tenemos edad histrica para andar mareando la perdiz: la casa no solo es inhabitable, en realidad apesta. S, Espaa apesta: sus instituciones pblicas, smbolos, ejrcito, judicatura, y por supuesto la mayor parte de su clase poltica apestan empezando por esa gran cagada no-electa, militar, vitalicia y hereditaria que todos los aos se asoma en nochebuena, para leer esas mentiras en las que no creen ni l, ni aquellos que se las han escrito.

Estamos en 2007 pero incomprensiblemente, el Estado sigue malversando dinero pblico para pagar los caprichos del amigo de Franco, porque "no se nos poda dejar solos", no fuera ser que desatramos lo que tantos asesinatos le haba costado atar.

Con todo, lo peor no es esa guinda coronada por ms injusta e ignominiosa que pueda ser su procedencia histrica, lo peor no es la corona, sino todo el estircol poltico que la rodea: la negacin completa del artculo nmero uno de la seudo Constitucin que ellos solos redactaron. Es triste, pero es cierto: este engao masivo al que algunos se empean en llamar Espaa es en realidad un Estado antisocial y antidemocrtico contrario a Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurdico el sometimiento, la injusticia, la desigualdad y el pensamiento nico.

Cmo vivir en una casa donde el padre de familia es cmplice y sucesor de un criminal? Cmo permanecer en el mismo techo donde se fuerza a que otras familias permanezcan bajo amenaza? Por qu convivir con brujos que no trabajan, a costa de todos los que s lo hacen? Cmo formar parte de una casa donde no respetan la hospitalidad? Por qu querra alguien habitar en una casa donde la mujer no est en pie de igualdad? Viviras t en una comunidad de propietarios donde no se puede elegir al presidente? No! La casa no es habitable.

La Repblica no es un cambio de nombre, un color ms y un funcionario menos.

La Repblica es convertir a los sbditos en ciudadanos; renunciar a la guerra como instrumento poltico; abrir un autntico proceso constituyente; expropiar y socializar todas las propiedades del ex monarca; reconocer el derecho del Pueblo a decidir sobre absolutamente cualquier asunto, sin ningn lmite (fronteras, idioma, modelo econmico, etc.); separar al Estado de las asociaciones culturales religiosas (alejar a los brujos de la infancia y el erario pblico); hacer que todos los cargos pblicos sean electos; dotar de presupuesto y competencias efectivas al Tribunal de Cuentas y a la Fiscala Anticorrupcin; disolver los tribunales de excepcin; reinstaurar el multipartidismo; asegurar la plena independencia poltica de jueces y fiscales; dotarnos de una legislacin electoral justa y proporcional; hacer coincidir los mbitos geogrficos de circunscripcin y jurisdiccin; disolver las instituciones franquistas; cribar la polica, la judicatura, la fiscala, el ejrcito y los directivos de las empresas pblicas, en bsqueda de seres ignominiosos que desempearan responsabilidades criminales durante los primeros 36 aos de la dictadura franquista, e inhabilitndoles con carcter vitalicio para el desempeo de la funcin pblica (no se debe confundir Concordia con estupidez, un fascista no puede gestionar la democracia).

La casa no es habitable, y pese al sndrome de Estocolmo, pronto habr razones para que los inquilinos vayamos tomando conciencia de clase: pronto no habr dinero para pagar la hipoteca, ni se podrn encadenar ms prstamos personales; pronto no habr ni siquiera empleos precarios; pronto sern ms los estudiantes universitarios que vivan en el piso de los abuelos, junto a sus padres; pronto nos harn pagar en Urgencias; pronto dejar de haber pensiones; pronto aumentarn la marginalidad, delincuencia y exclusin; pronto la inestabilidad propiciar una fuga de capitales entonces caeremos en la cuenta de que no podemos permitir que otros decidan por nosotros, porque el Pueblo debe recuperar su papel protagonista en la gestin de todo cuanto le afecta, lo contrario es arbitrario, y por eso mismo injusto y perjudicial.

El hambre nos ensear todo lo que no nos han dejado leer. Espero que consigamos recuperar el poder de nuestra voluntad, expresada pacfica y democrticamente a travs de las urnas. Confo en la superacin lo arbitrario. Estoy seguro de que pronto dejarn de enchufarnos escenas de "Sis emperatriz" para ilustrar la bazofia de los telediarios. De lo contrario bueno, ojead un libro de Historia pero recordad que estamos en el S. XXI: primero el helicptero, que no escape.

Viva la Repblica!



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter