Portada :: frica :: Sahara: 40 aos de exilio y lucha
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-08-2007

El caso de la Repblica rabe Saharaui Democrtica
El derecho a la libre determinacin de los pueblos

El Rodrguez Mtz
Rebelin


1. LA LIBRE DETERMINACIN DE LOS PUEBLOS.

a) Introduccin.

Las relaciones internacionales entre los Estados reposa principalmente en el respeto a la soberana nacional de los Estados, lo cual implica que:

a) En lo interior, el deber de los Estados de abstenerse de realizar actos de injerencia en asuntos internos de los dems Estados, y

b) En lo exterior, la prohibicin de la agresin y de la amenaza de agresin hacia otros Estados, la prohibicin a la invasin y la ocupacin ilcita.

En el derecho internacional clsico los nicos sujetos con personalidad jurdica internacional eran los Estados, en tanto que, en el derecho internacional moderno existe una amplia gama de sujetos de derecho internacional, con derechos propios, tal es el caso de los pueblos, a quienes se le reconoce el derecho a la libre determinacin.

En el texto del Pacto de la Sociedad de Naciones se reconoci implcitamente el principio de la libre determinacin de los pueblos en su artculo 10 al sealar que: Los Miembros de la Liga se comprometen a respetar y preservar, contra toda agresin exterior, la integridad territorial y la independencia poltica presente (existing) de todos los Miembros de la Liga.

Dicho texto se entendi habitualmente como denotando la condenacin del derecho de conquista, pero dejando a salvo el derecho a la revolucin, y an, posiblemente, el derecho de secesin, por cuanto que no condenaba sino la agresin exterior, pero no los movimientos revolucionarios o secesionistas oriundos del interior.[1]

El nico caso sobre libre determinacin de los pueblos que se present durante la vigencia de la Sociedad de Naciones fue el de la controversia entre Suecia y Finlandia sobre las Islas Aaland planteada ante una instancia internacional.

Las islas Aaland y Finlandia haban sido cedidas por Suecia a Rusia, por virtud de un tratado celebrado entre dichas naciones en 1809. Al proclamar Finlandia su independencia en 1917, los habitantes de las Islas Aaland, que en su mayora eran de origen sueco, pidieron su anexin a Suecia, por tal motivo, Suecia persuadi a Finlandia a que accediera a un plebiscito en las islas. Finlandia rechaz la propuesta y envo tropas a las islas, situacin que motiv a que el Reino Unido, con fundamento en el artculo 11 del Pacto de la Sociedad de Naciones, denunciara dicha situacin como una amenaza a la paz solicitando la intervencin del Consejo de dicha organizacin.

En virtud de lo anterior, el Consejo design una comisin de juristas la cual fue de la opinin de que el principio de la autodeterminacin de los pueblos, si bien dotado de significacin poltica, no poda ser considerado como un principio del derecho internacional positivo, entre otras cosas, por no estar inscrito en el Pacto de la Sociedad de Naciones. De ah que, en caso de conflicto entre el principio de autodeterminacin y el de soberana territorial del Estado, ste ltimo principio deba prevalecer sobre el primero.

En opinin de Don Antonio Gmez Robledo, el derecho de autodeterminacin de los pueblos ...slo opera en situaciones, por as decirlo, anormales, o sea cuando el Estado est en proceso de integracin o, por el contrario, de desintegracin...[2]. Sin embargo, como veremos mas adelante, el principio de la autodeterminacin de los pueblos es mucho mas amplio e incluye otras situaciones.

b) Principio o derecho de libre determinacin de los pueblos?.

En la Carta de la Organizacin de las Naciones Unidas (ONU) se reconoce expresamente el principio de la libre determinacin de los pueblos. As el artculo 1.2 dispone que: Los Propsitos de las Naciones Unidas son... Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinacin de los pueblos, y tomar otras medidas adecuadas para fortalecer la paz universal.

De igual manera, el artculo 55 de la Carta seala que:

Con el propsito de crear las condiciones de estabilidad y bienestar necesarias para las relaciones pacficas y amistosas entre las naciones, basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinacin de los pueblos, la Organizacin promover:

a) Niveles de vida ms elevados, trabajo permanente para todos, y condiciones de progreso y desarrollo econmico y social;

b) La solucin de problemas internacionales de carcter econmico, social y sanitario, y de otros problemas conexos; y la cooperacin internacional en el orden cultural y educativo; y

c) El respeto universal a los derechos humanos y a las libertadas fundamentales de todos, sin hacer distincin por motivos de raza, sexo, idioma o religin, y la efectividad de tales derechos y libertades.

En el lenguaje de la Carta, las relaciones pacficas y amistosas reposan en los principios de igualdad de derechos y de la libre determinacin de los pueblos.

La autodeterminacin de los pueblos, en opinin de Gmez Robledo[3], es un principio y no propiamente un derecho, toda vez que, un derecho

....es el que nace de una norma de inmediata ejecucin (self executing) y con un sujeto de imputacin bien definido y concreto. Un principio, por el contrario, aunque lleva consigo una intencionalidad normativa, se mantiene todava en la regin de lo abstracto, por apto que pueda ser de otro modo no sera principio para proliferar en normas de aplicacin inmediata.

Si bien, varios doctrinarios han sostenido que la libre determinacin de los pueblos es slo un mero principio entendido ste como una norma abstracta o general inspiradora de cierta conducta, origen y fuente de normas- carente de toda fuerza normativa, basndose en que la Carta seala expresamente que es un principio y no un derecho (entendido ste como una norma inmediatamente aplicable). Sin embargo, la Carta de la ONU adems de ser el instrumento constitutivo de dicha organizacin internacional, es tambin un tratado internacional, y por tanto sus disposiciones constituyen normas jurdicas positivas.

As por ejemplo, Calogeropoulus-Stratis[4] seala que:

Es difcil sostener que una regla contenida en un tratado debidamente suscrito y ratificado, pueda tener un valor distinto del de toda regla convencional, sobre todo cuando esta regla se encuentra no en el prembulo, sino en los artculos del tratado. La afirmacin de un principio de derecho, sea cual fuere su origen, en un tratado, le hace penetrar en el derecho positivo, con la misma naturaleza y con igual fuerza que las otras disposiciones del tratado. En un tratado internacional, como lo es la Carta, habra que negar el carcter obligatorio de todas sus disposiciones lo que lleva al absurdo, o bien dividir sus disposiciones en dos categoras (obligatorias y no obligatorias), lo que es arbitrario.

Sin embargo, varios instrumentos internacionales han otorgado a la libre determinacin de los pueblos el carcter de derecho mas que de un mero principio. As el artculo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos[5], expresa:

1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinacin. En virtud de este derecho establecen libremente su condicin poltica y proveen asimismo a su desarrollo econmico, social y cultural.

2. Para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperacin econmica internacional basada en el principio del beneficio recproco, as como del derecho internacional. En ningn caso podr privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia.

3. Los Estados Partes en el presente Pacto, incluso los que tienen la responsabilidad de administrar territorios no autnomos y territorios en fideicomiso, promovern el ejercicio del derecho de libre determinacin, y respetarn este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas.

Dicha disposicin se reproduce en el artculo 1 del Pacto Internacional de Derechos Econmicos, Sociales y Culturales[6]. Ambos tratados internacionales son claros al sealar que ste es un derecho al mencionar expresamente que todos los pueblos tienen derecho [mio] de libre determinacin.

c) La titularidad del derecho a la libre determinacin de los pueblos.

Aunque pareciera claro que la titularidad de dicho derecho le corresponde a los pueblos, la doctrina se ha cuestionado si corresponde a los pueblos como tales o debiera entenderse por stos a las naciones o Estados.

Algunos juristas, como Hans Kelsen en su Derecho de las Naciones Unidas, han considerado que, debe entenderse por pueblos como sinnimo de Estados, con lo cual la igualdad de derechos y la libre determinacin de los pueblos pasa a entenderse como la igualdad jurdica y la soberana de los Estados.

De igual manera, cuando el artculo 1 comn al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos y al Pacto Internacional de Derechos Econmicos, Sociales y Culturales reconoce a todos los pueblos el derecho a la libre determinacin, reconoce tambin a stos el derecho a establecer libremente su condicin poltica y proveer a su desarrollo econmico, social y cultural. Si bien, el primer supuesto puede entenderse adscrito a los pueblos, el segundo supuesto slo es atribuible al Estado, pues ste en su soberana buscar el bienestar de sus habitantes.

La anterior interpretacin se confirma con el segundo prrafo del mismo artculo al sealar que los pueblos tienen derecho a disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperacin econmica internacional, cuando slo los Estados son responsables del aprovechamiento de los recursos naturales y slo los Estados son responsables por los daos ocasionados al medio ambiente; no as los pueblos.[7]

Sin embargo, existen resoluciones de las Naciones Unidas donde los trminos pueblos y Estados son empleados algunas veces como sinnimos y otras como conceptos diferentes; tal es el caso de la Res. 1803 (XVII) de la Asamblea General de las Naciones Unidas, del 14 de diciembre de 1962, respecto a la soberana permanente sobre los recursos naturales, la cual reconoce tal derecho tanto a los pueblos y naciones (prrafo quinto)[8], en otras ocasiones lo reconoce de manera exclusiva a los Estados (prrafo cuarto)[9] y en otras ocasiones, distingue perfectamente dichos conceptos (prrafo primero)[10].

Por lo anterior, considero que, si bien debe entenderse prima face por pueblos, las comunidades establecidas dentro del territorio de un Estado, lo cierto es que -dicho concepto al ser empleado en algunas ocasiones como sinnimo de Estado- deber ser interpretado conforme al contexto del instrumento que haga mencin de ellos.

d) El alcance del derecho a la libre determinacin de los pueblos.

Mediante Res. 2621 (XXV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se adopt la Declaracin sobre los Principios de Derecho Internacional Referentes a las Relaciones de Amistad y a la Cooperacin entre los Estados de conformidad con al Carta de las Naciones Unidas, en la cual se desarrollan los principios de derecho internacional consagrados en la Carta de las Naciones Unidas.

De esta manera, al desarrollar el principio de la igualdad de derechos y de la libre determinacin de los pueblos, previsto en el artculo 1.2 de la Carta, seala que:

En virtud del principio de la igualdad de derechos y de la libre determinacin de los pueblos, consagrado en la Carta de las Naciones Unidas, todos los pueblos tienen el derecho de determinar libremente, sin injerencia externa, su condicin poltica y de procurar su desarrollo econmico, social y cultural, y todo Estado tiene el deber de respetar este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta.

De conformidad con lo dispuesto en la Declaracin, este derecho implica los siguientes deberes para los Estados a favor de los pueblos:

a) Fomentar las relaciones de amistad y la cooperacin entre los Estados.

b) Poner fin rpidamente al colonialismo, teniendo debidamente en cuenta la voluntad libremente expresada de los pueblos de que se trate.

c) Promover el respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales y la efectividad de tales derechos y libertades de conformidad con la Carta.

d) Abstenerse de recurrir a cualquier medida de fuerza que prive a los pueblos a la libre determinacin y a la libertad y a la independencia.

e) Abstenerse de quebrantar parcial o totalmente de la unidad nacional e integridad territorial de cualquier otro Estado o pas.

Asimismo, este principio tambin implica

El establecimiento de un Estado soberano e independiente, la libre asociacin o integracin con un Estado independiente o la adquisicin de cualquier otra condicin poltica libremente decidida por un pueblo constituyen formas del ejercicio del derecho de libre determinacin de ese pueblo.

....

El territorio de una colonia u otro territorio no autnomo tiene, en virtud de la Carta, una condicin jurdica distinta y separada de la del territorio del Estado que lo administra; y esa condicin jurdica distinta y separada conforme a la Carta existir hasta que el pueblo de la colonia o el territorio no autnomo haya ejercido su derecho de libre determinacin de conformidad con la Carta y, en particular, con sus propsitos y principios.

2. LA REPBLICA RABE SAHARAUI DEMOCRTICA (RASD).

a) Historia.

El Sahara Occidental (antiguo Sahara Espaol) es un territorio situado en el noroeste de frica y fue antigua provincia exterior de Espaa.

La historia del pueblo de Sanhaja Bereber se remonta al Siglo XI, con la conformacin de una confederacin de tribus, los Sanhaja con velo, los cuales formaron el Estado de Almoravide. Los almorvides se extendieron hacia el norte del Sahara y posteriormente hasta el actual Magreb y el norte de Espaa (Andaluca).

Los ancestros directos de los actuales saharauis fueron tribunas provenientes del Yemen, en el Siglo XV, que cruzaron el norte de frica y se establecieron en la regin del Sahara Occidental.[11] tnica y culturalmente eran distintos de las poblaciones establecidos alrededor de ellos. Eran principalmente nmadas y vivan con rebaos que pastaban y cultivos donde era posible.

En el Siglo XVI, el Sultn de Marruecos, Ahmad al Mansor, envi una expedicin a conquistar Timbuct con una motivacin totalmente econmica: la sal, el oro y la plata. Timbuct qued bajo el poder de Marruecos solo un siglo.

Espaa, en su poltica expansionista, domin la regin del Sahara Occidental desde 1509 hasta 1524, ao en el que fue tomada por Marruecos, que la gobern durante ms de tres siglos. Sin embargo, en el Siglo XIX, Espaa recupera la posesin de dicho territorio toda vez que, el inters de la Corona Espaola radicaba en su deseo de proteger las Islas Canarias, y para asegurar su comunicacin, Espaa proclam un protectorado desde Cabo Blanco hasta Cabo Bojador.[12] Tiempo despus, Espaa dividi su posesin en dos distritos administrativos independientes, Ro de Oro, al sur, y Sagua el-Hamra, al norte. Estos dos se unieron en el ao 1958, cuando se cre la provincia del Sahara Espaol.

En la Conferencia de Berln de 1885, que estableci el reparto de frica entre las potencias europeas, ratific el dominio espaol sobre la regin del Sahara Occidental.

Cabe subrayar que Espaa tuvo fuertes conflictos territoriales con Francia, que se haba convertido en la potencia europea dominante en el noroeste de frica (dominando a Marruecos y Argelia) y que deseaba extender su dominio; por lo que fue necesario, que ambas naciones firmaran acuerdos para definir los lmites de sus posesiones.

En las dcadas de los 50s y 60s se realiza el proceso de descolonizacin de frica y la cuestin del Sahara Occidental form parte de la agenda de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Fue as como a principios de la dcada de 1970, los nacionalistas saharauis, organizados en el Frente POLISARIO (acrnimo del Frente Popular de Liberacin de Sagua el-Hamra y Ro de Oro) reclamaron la independencia del Sahara Espaol, fundamentndose en la Declaracin de reconocimiento de independencia de los pases y pueblos colonizados (Res. 1514 (XV) de 1960), de la Asamblea General. Sin embargo, Argelia, Mauritania y Marruecos reclamaron para s la regin del Sahara Occidental.

A finales de 1975, el Rey Hasan II de Marruecos organiz una masiva invasin no violenta contra el Sahara Espaol, conocida como la Marcha Verde. Espaa, en difcil situacin poltica interna tras la muerte del Gral. Francisco Franco, concert los Acuerdos de Madrid en noviembre de 1975, en los que consinti ceder la regin a Mauritania y Marruecos, los cuales se dividieron el territorio, que haba dejado de pertenecer a Espaa y pasaba a denominarse Sahara Occidental.

Espaa desaloj la zona en febrero de 1976; dos tercios del anterior Sahara Espaol fueron entonces ocupados por Marruecos y el resto, por Mauritania. Argelia protest por el reparto y apoy al Frente POLISARIO en su intento por transformar el antiguo Sahara Espaol en un pas independiente bajo el nombre de Repblica rabe Saharaui Democrtica (RASD). Las guerrillas del POLISARIO, con base en Argelia, lanzaron asaltos contra los puestos mauritanos y marroques en el Sahara Occidental de 1976 a 1978. Cuando Mauritania rindi su parte y firm la paz con el Frente POLISARIO en 1979, Marruecos se anexion todo el Sahara Occidental, al que dividi en las provincias de Boujdour (Bojador), Layoune (El Aain), Es-Smara y Oued Eddahab (Ro de Oro).

Las guerrillas del Frente POLISARIO continuaron sus asaltos al Sahara Occidental, aunque su fuerza inicial se vio severamente reducida tras la construccin por parte de Marruecos de una lnea fortificada que protega Bu Craa, El Aain y Es-Smara; sin embargo, la Repblica rabe Saharaui Democrtica (RASD) fue admitida en la Organizacin para la Unidad Africana (OUA) en febrero de 1982, cuando ya haba sido reconocida como tal por ms de 70 Estados; ante tal hecho, como acto de protesta, Marruecos se retir como miembro de la OUA en 1985.

Los esfuerzos por resolver el conflicto culminaron en un plan de paz de la Organizacin de las Naciones Unidas (ONU). Se estableci un alto el fuego que comenz en agosto de 1988, pero catorce meses despus, el Frente POLISARIO continu los ataques. El alto al fuego fue restablecido en el ao 1991, tras el acuerdo alcanzado por las Naciones Unidas en el que se prevea la realizacin de un referndum sobre el futuro del Sahara Occidental. Todas las partes implicadas estuvieron de acuerdo en que el referndum era la base del plan de paz, pero su puesta en marcha se vio retrasada a causa del desacuerdo sobre quin debe participar en l[13].

Hubo que transcurrir tres aos para que las partes en conflicto, a travs de la mediacin del que fuera secretario de Estado estadounidense, James Baker, alcanzaran en Houston (Texas), en el mes de septiembre de 1997, un acuerdo para la celebracin de un referndum de autodeterminacin, que ha sido aplazado en varias ocasiones.

b) La lucha del pueblo saharaui por la va poltica.

La lucha del pueblo saharaui por lograr su total independencia fue llevada al seno de la Organizacin de las Naciones Unidas (ONU).

i) Resoluciones de la Asamblea General.

La Asamblea General emiti muchas resoluciones sobre la cuestin del Sahara Occidental[14]. Para efectos de este estudio slo mencionaremos las ms importantes.

Mediante Res. 2072 (XX), del 16 de diciembre de 1965, la AGONU

2. Pide encarecidamente al Gobierno de Espaa, como Potencia administradora, que adopte inmediatamente todas las medidas necesarias para la liberacin de los Territorios de Ifni y del Shara espaol (sic) de la dominacin colonial y que, con ese fin, emprenda negociaciones sobre los problemas relativos a la soberana presentados por estos dos Territorios.

Un ao mas tarde, en la Res. 2229 (XXI), del 20 de diciembre de 1966, la Asamblea General reconoce expresamente al Sahara Occidental su derecho a la libre determinacin al sealar que

1. Reafirma el derecho inalienable de los pueblos Ifni y el Shara Espaol a la libre determinacin, de conformidad con la resolucin 1514 (XV) de la Asamblea General.

Asimismo

4. Invita a la Potencia administradora a determinar lo antes posible, de conformidad con las aspiraciones de la poblacin autctona del Shara Espaol y en consulta con los Gobiernos de Marruecos y de Mauritania y con cualquier otra parte interesada, los procedimientos para la celebracin de un referndum bajo los auspicios de las Naciones Unidas con miras a permitir a la poblacin autctona del Territorio que ejerza sin trabas su derecho a la libre determinacin, y con tal fin a:

a) Crear un clima poltico favorable para que el referndum sea organizado y celebrado sobre una base enteramente libre, democrtica e imparcial, permitiendo, entre otras cosas, el regreso de los exiliados al Territorio;

b) Tomar todas las medidas necesarias a fin de asegurar que slo la poblacin autctona del territorio participe en el referndum;

c) Abstenerse de adoptar cualquier medida que pueda demorar el proceso de descolonizacin del Shara Espaol;

d) Prestar todas las facilidades necesarias a la misin de las Naciones Unidas para que pueda participar activamente en la organizacin y celebracin del referndum.

De esta manera, la AGONU reconoce el derecho a la libre determinacin del Sahara Occidental e insta a Espaa a iniciar el proceso de descolonizacin tendiente a otorgar la independencia de dicho territorio.

Las resoluciones de la Asamblea de los aos posteriores se limitan a confirmar lo establecido en las resoluciones antes mencionadas.

Tras la firma de los acuerdos de Madrid y los constantes levantamientos armados del Frente POLISARIO, el 10 de agosto de 1979 se concert un acuerdo de paz, en la ciudad de Argel, entre Mauritania y el Frente POLISARIO, y la Asamblea General mediante Res. 34/37 del 21 de noviembre de 1979

4. Acoge con beneplcito el acuerdo de paz concertado entre Mauritania y el Frente Popular para la Liberacin del Saguia el-Hamra y de Ro de Oro, y considera que ese acuerdo constituye una importante contribucin a la dinmica de paz con miras a una solucin definitiva, justa y duradera de la cuestin del Shara Occidental.

....

6. Pide encarecidamente a Marruecos que participe tambin en la dinmica de paz y ponga fin a la ocupacin del Territorio del Shara Occidental.

Debido a las constantes guerrillas del frente POLISARIO contra Marruecos por haberse anexado el territorio tras los acuerdos de Argel, la Asamblea General mediante Res. 34/36, del 24 de noviembre de 1981,

6. Insta, a tal efecto a Marruecos y al Frente Popular para la Liberacin del Saguia el-Hamra y de Ro de Oro a que emprendan negociaciones con miras a establecer inmediatamente un alto al fuego y concertar un acuerdo de paz que permita la justa realizacin de un referndum de libre determinacin, general y libre, en el Shara Occidental.

Las resoluciones de aos posteriores van en el mismo sentido, es decir, de instar a las partes en conflicto a que lleguen a un acuerdo de paz y permitan un referndum para que el pueblo saharaui decida libremente su condicin.

Debido al constante fracaso en las negociaciones con las partes en conflicto y a la reticencia de Marruecos en cesar la ocupacin del territorio saharaui, la Asamblea General a travs de la Res. 43/33 del 22 de noviembre de 1988

8. Invita al Presidente en funciones de la Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno de la Organizacin de la Unidad Africana y al Secretario General de las Naciones Unidas a que sigan tomando medidas para conseguir que las dos partes en el conflicto, el Reino de Marruecos y el Frente Popular para la Liberacin del Saguia el-Hamra y de Ro de Oro, negocien, a la brevedad posible y de conformidad con la resolucin AHG/Res. 104 (XIX), la resolucin 40/50 de la Asamblea General y la presente resolucin, las condiciones para una cesacin del fuego y las modalidades para organizar el mencionado referndum.

Debido una vez mas a la reticencia de Marruecos, el Consejo de Seguridad de la ONU, como ya se ha comentado previamente, estableci la MINURSO y la Asamblea General en su Res. 46/67 del 11 de diciembre de 1991

2. Celebra que, el 29 de abril de 1991, el Consejo de Seguridad aprobara por unanimidad la resolucin 690 (1991), en la que aprob el informe del Secretario General de 19 de abril de 1991 y decidi establecer bajo su autoridad una Misin de las Naciones Unidas para el Referndum del Shara Occidental.

3. Celebra tambin la entrada en vigor el 6 de septiembre de 1991 de la cesacin del fuego en el Shara Occdidental, de conformidad con la propuesta del Secretario General aceptada por el Reino de Marruecos y el Frente Popular para la Liberacin del Saguia el-Hamra y de Ro de Oro,

Debido a los acuerdos alcanzados gracias a la mediacin de James Baker[15], ex Secretario de Estado de los Estados Unidos, la Asamblea General en su Res. 54/87 del 6 de diciembre

2. Toma nota una vez mas con satisfaccin de los acuerdos para la aplicacin del plan de arreglo a que llegaron el Reino de Marruecos y el Frente Popular para la Liberacin del Saguia el-Hamra y de Ro de Oro en conversaciones privadas directas celebradas con los auspicios de James Baker III, Enviado Personal del Secretario General, y exhorta a las partes a que apliquen esos acuerdos plenamente y de buena fe.

Disposicin que se repite en las ltimas resoluciones de la Asamblea General en los ltimos aos.

ii) Resoluciones del Consejo de Seguridad.

Al igual que la Asamblea General, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha emitido varias resoluciones[16]; sin embargo slo mencionaremos las mas importantes.

El Consejo de Seguridad en mltiples resoluciones instaba a las partes en conflicto a buscar una solucin pacfica a la cuestin del Sahara Occidental, para tal efecto, el Consejo de Seguridad resolvi dirigir notas diplomticas al Rey de Marruecos, autorizar al Secretario Bernal de la Organizacin a nombrar un representante especial para el Sahara, con poco resultado.

Pero fue hasta que, el Consejo de Seguridad, mediante Res. 690 (1991), del 29 de abril de 1991, decide establecer bajo su autoridad una Misin de Naciones Unidas para el Referndum en el Sahara Occidental (MINURSO por sus siglas en ingls)[17], la cual supervisara el alto al fuego y la celebracin del referndum, as como la retirada de la mitad de las fuerzas del ejrcito Marroqu que ocupaban el Sahara Occidental.

En virtud de que el citado referndum no se ha realizado, en resoluciones de los aos posteriores, el Consejo de Seguridad se ha limitado a prorrogar el mandato de la MINURSO e invitar a las partes (Marruecos y el frente POLISARIO) a que apliquen fiel y lealmente el conjunto de medidas presentado por el Secretario General en relacin con la identificacin de votantes, el proceso de apelacin y el calendario revisado de ejecucin.

c) La lucha del pueblo saharaui por la va jurdica.

Debido a la constante reticencia de Marruecos y Mauritania de acatar las resoluciones dictadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Asamblea, mediante Res. 3292 (XXIX), del 13 de diciembre de 1974

Decide recabar de la Corte Internacional de Justicia, sin perjuicio de la aplicacin de los principios contenidos en la resolucin 1514 (XV) de la Asamblea General, que emita una opinin consultiva a la brevedad posible sobre las siguientes cuestiones:

II. Era el Shara occidental (sic) (Ro de Oro y Sakiet El Hamra) en el momento de su colonizacin por Espaa un territorio sin dueo (terra nullius)?

Si la Respuesta a la primera pregunta es negativa,

III. Qu vnculos jurdicos existan entre dicho territorio y el Reino de Marruecos y el complejo mauritano?.

Asimismo, insta a Espaa, Marruecos y Mauritania a presentar ante la Corte toda la informacin y documentos necesarios para aclarar esas cuestiones.

En su Opinin Consultiva del 16 de octubre de 1975, la Corte Internacional de Justicia seal respecto de la primera cuestin (si el Sahara Occidental era terra nullius al momento de su colonizacin por Espaa) que:

[En] el momento de su colonizacin por Espaa puede considerarse el perodo que comenz en 1884, cuando Espaa proclam su protectorado sobre el Ro de Oro. Por consiguiente, el concepto jurdico de terra nullius ha de interpretarse por referencia al derecho en vigor en ese perodo. En derecho, la ocupacin es un medio, diferente de la cesin o la sucesin, de adquirir por medios pacficos la soberana de un territorio; una condicin fundamental de una ocupacin vlida es que el territorio sea terra nullius; en su caso, se consideraba en general que la soberana no se adquira mediante la ocupacin, sino mediante acuerdos concertados con los gobernantes locales. La informacin proporcionada a la Corte demuestra:

a) Que en el momento de su colonizacin el Shara Occidental estaba habitado por pueblos que, aunque eran nmadas, estaban organizados social y polticamente en tribus y tenan jefes competentes para representarlos;

b) Que Espaa no actu sobre la base de establecer su soberana sobre terra nullius: por eso, en su decreto de 26 de diciembre de 1884, el Rey de Espaa proclam que estaba tomando el Ro de Oro bajo su proteccin sobre la base de acuerdos concertados con los jefes de las tribus.

Respecto a la segunda cuestin, la Corte

....lleg a la conclusin de que los elementos e informaciones puestos a su disposicin no demostraban la existencia de ningn vnculo de soberana territorial entre el territorio del Shara Occidental, por una parte, y el Reino de Marruecos[18] o el complejo mauritano[19], por la otra. Por tanto, la Corte no comprob que existieran vnculos jurdicos capaces de modificar la aplicacin de la resolucin 1514 (XV) en lo que se refiere a la descolonizacin del Shara Occidental y, en particular, a la aplicacin del principio de la libre determinacin mediante la expresin libre y autntica de la voluntad de las poblaciones del territorio.

Por tanto, debido a que la Corte no reconoci vnculos jurdicos sobre el territorio del Sahara Occidental a Marruecos ni a Mauritania, quedaba claro que la ocupacin hecha por estas naciones es contraria al derecho internacional.

De esta manera, mediante la res. 33/31 A, de la Asamblea General del 13 de diciembre de 1978,

Recordando la opinin consultiva emitida por la Corte Internacional de Justicia el 16 de octubre de 1975 sobre la cuestin del Shara Occidental, en relacin especialmente con el principio del derecho del pueblo del Shara Occidental a la libre determinacin.

La Asamblea General es enftica toda vez que reafirma el derecho inalienable del pueblo del Shara Occidental a la libre determinacin y a la independencia.

Llama la atencin que la Repblica rabe Saharaui Democrtica (RASD) no haya presentado una reclamacin ante la Corte Internacional de Justicia, debido a que proclam formalmente su independencia el 27 de febrero de 1976 (un da despus del retiro de Espaa de ese territorio); sin embargo, pudo y podra hacerlo, al ya constituir un Estado independiente reconocido por mas de 70 naciones, de conformidad con los artculos 93.2 de la Carta de la ONU y 34 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia.

d) La lucha del pueblo saharaui por la va blica.

Debido a que las negociaciones por la va pacfica han resultado infructuosas, tal vez la nica va que le ha sido ms efectiva a la RASD para defender su derecho a la libre determinacin es mediante el ejercicio de la accin blica.

Cabe recordar que, el artculo 1.4 del Protocolo Adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo a la proteccin de las vctimas de los conflictos armados internacionales (Protocolo Adicional I)[20] seala que:

Las situaciones a que se refiere el prrafo precedente comprenden los conflictos armados en que los pueblos luchan contra la dominacin colonial y la ocupacin extranjera y contra los regmenes racistas, en el ejercicio del derecho de los pueblos a la libre determinacin, consagrada en la Carta de las Naciones Unidas y en la Declaracin sobre los principios de derecho internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperacin entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

Dicho artculo reconoce tres situaciones de lo que se denomina luchas de liberacin, que son:

a) Luchas contra la dominacin colonial, b) Luchas contra la ocupacin extranjera, y c) Luchas contra los regmenes racistas.

Por tanto, la lucha armada sostenida por el Frente POLISARIO es una lucha de liberacin nacional, sujetas, de conformidad con el artculo 1.4 del Protocolo I, a las normas aplicables a los conflictos armados de carcter internacional, es decir, a los cuatro Convenios de Ginebra de 1949[21] y al Protocolo Adicional I.

Por lo anterior, dicha lucha est sujeta tambin al principio de proporcionalidad, toda vez que la lucha ha sido desproporcionada por parte de Marruecos hacia el pueblo saharaui.

3. SOLUCIN DE LEGE FERENDA.


Ante la posibilidad de optar por la va pacfica o por la va blica para la defensa de su derecho a la libre determinacin, tal vez el nico recuso por la va pacfica es una demanda ante la Corte Internacional de Justicia; sin embargo, debido a notable reticencia de Marruecos de acatar las resoluciones dictadas tanto por la Asamblea General como del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, sta va no sea la mas adecuada.

La va blica ha constituido por ahora, tal vez el medio mas efectivo para procurar hacer respetar su soberana e identidad, sin embargo, como ya se ha comentado, dicha lucha no ha sido proporcional en los mtodos y medios de guerra empleados.

Tal vez, la nica va plausible sera la presin internacional por parte de la comunidad de naciones, en apoyo a la lucha de la RASD por su libre determinacin. Asimismo, cabe sealar que el pueblo saharaui siempre se ha definido como un pueblo amante de la paz, por lo que, continan sus negociaciones con Marruecos para dar fin a ste conflicto.

*El Rodrguez Mtz es profesor adjunto de Derecho Internacional de la Escuela Libre de Derecho. Acadmico de tiempo completo en la Universidad Iberoamericana-Ciudad de Mxico (UIA).
Notas:

[1] Gmez Robledo, Antonio. Estudios internacionales. Mxico. Secretara de Relaciones Exteriores. 1982. p. 193.

[2] Gmez Robledo. Op. cit. p. 196.

[3] Gmez Robledo. Op. cit. p. 188.

[4] Calogeropoulus-Stratis. Le droit des peuples disponer deux-mmes. Citado por Gmez Robledo, Op. cit. p. 202.

[5] Adoptado el 16 de diciembre de 1966, en Nueva York, EUA. El gobierno de Mxico deposit su instrumento de adhesin el 23 de marzo de 1981 y fue publicado en el Diario Oficial de la Federacin (DOF) el 20 de mayo de 1981.

[6] Adoptado el 16 de diciembre de 1966, en Nueva York, EUA. El gobierno de Mxico deposit su instrumento de adhesin el 23 de marzo de 1981 y fue publicado en el Diario Oficial de la Federacin (DOF) el 20 de mayo de 1981.

[7] La Carta de Derechos y Deberes Econmicos de los Estados, adoptada en Nueva York, el 12 de diciembre de 1974, seala en su artculo 2 que: Todo Estado tiene y ejerce libremente soberana plena y permanente, incluso posesin, uso y disposicin, sobre toda su riqueza, recursos naturales y actividades econmicas.

[8] Prrafo quinto: El ejercicio libre y provechoso de la soberana de los pueblos y las naciones sobre sus recursos naturales debe fomentarse mediante el mutuo respeto entre los Estados basado en su igualdad soberana..

[9] Prrafo cuarto: La nacionalizacin, la expropiacin o la requisicin debern fundarse en razones o motivos de utilidad pblica, de seguridad o de inters nacional, los cuales se reconocen como superiores al mero inters particular o privado, tanto nacional como extranjero. En estos casos se pagar al dueo la indemnizacin correspondiente, con arreglo a las normas en vigor en el Estado que adopte estas medidas en ejercicio de su soberana y en conformidad con el derecho internacional....

[10] Prrafo primero: El derecho de los pueblos y naciones a la soberana permanente sobre sus riquezas naturales debe ejercerse en inters del desarrollo nacional y del bienestar del pueblo del respectivo Estado.

[11] Para mayor informacin sobre la historia del pueblo saharaui puede consultar las siguientes fuentes: www.arso.org/05-1s.htm y la Enciclopedia Encarta 2004 (Microsoft Corporation).

[12] Los acuerdos franco-espaoles de 1900, 1904 y 1920 extendieron los lmites del protectorado.

[13] En principio, el electorado convocado a la consulta iba a estar formado exclusivamente por los ciudadanos saharauis registrados en el censo espaol de 1974, que seran unos 74,000 habitantes. A pesar de la oposicin del Frente POLISARIO, las Naciones Unidas aceptaron, ms tarde, ampliar el nmero de votantes para poder incluir a los saharauis que no constaban en el censo por diferentes razones, y a aqullos que llevaban viviendo en el territorio de la RASD durante seis aos consecutivos, o doce interrumpidos, situacin favorable a las pretensiones de los dirigentes marroques, que han promovido la colonizacin del territorio por parte de ciudadanos marroques.

[14] A/Res/20/2072 de 1965; A/Res/21/2229 de 1966; A/Res/22/2354 de 1967; A/Res/23/2428 de 1968; A/Res/24/2591 de 1969; A/Res/25/2711 de 1970; A/Res/2672983 de 1972; A/Res/28/3162 de 1973; A/Res/29/3292 de 1974; A/Res/30/3458 de 1975; A/Res/31/45 de 1976; A/Res/32/22 de 1977; A/Res/33/32 de 1978; A/Res/34/37 de 1979; A/Res/35/19 de 1980; A/Res/36/46 de 1981; A/Res/37/28 de 1982; A/Res/38/40 de 1983; A/Res/39/40 de 1984; A/Res/40/50 de 1985; A/Res/41/16 de 1986; A/Res/42/78 de 1987; A/Res/43/33 de 1988; A/Res/44/88 de 1989; A/Res/45/21 de 1990; A/Res/46/67 de 1991; A/Res/47/25 de 1992; A/Res/48/49 de 1993; A/Res/49/44 de 1994; A/Res/50/36 de 1995; A/Res/51/143 de 1996; A/Res/52/75 de 1997; A/Res/53/64 de 1998; A/Res/54/87 de 1999; A/Res/55/141 de 2000; A/Res/56/69 de 2001; A/Res/57/135 de 2002 y A/Res/58/109 de 2003.

[15] El mediador enviado por la ONU, el ex Secretario de Estado estadounidense James Addison Baker, logr convocar una reunin entre representantes marroques y del Frente POLISARIO, en Lisboa, a finales del mes de junio de ese ao, pero el da 24 sta acab sin acuerdo alguno respecto al polmico asunto del censo de votantes para el referndum de autodeterminacin. Una segunda ronda de conversaciones, iniciada en Londres, en julio de ese ao, permiti que ambas partes aceptaran una propuesta de compromiso para desbloquear el contencioso sobre la identificacin de los votantes. As se lleg, en septiembre, a la reunin de Houston, Estados Unidos, donde Baker logr que tanto el Frente POLISARIO como Marruecos acordaran celebrar el referndum sobre el Sahara en 1998, a partir del establecimiento de un censo consensuado de 80, 000 votantes.

[16] S/Res/377 (1975); S/Res/379 (1975); S/Res/380 (1975); S/Res/621 (1988); S/Res/658 (1990); S/Res/690 (1991); S/Res/725 (1991); S/Res/809 (1993); S/Res/907 (1994); S/Res/973 (1995); S/Res/995 (1995); S/Res/1002 (1995); S/Res/1017 (1995); S/Res/1033 (1995); S/Res/1042 (1996); S/Res/1056 (1996); S/Res/1084 (1996); S/Res/1108 (1997); S/Res/1131 (1997); S/Res/1148 (1998); S/Res/1163 (1998); S/Res/1185 (1998); S/Res/1198 (1998); S/Res/1204 (1998); S/Res/1215 (1998); S/Res/1124 (1999); S/Res/1228 (1999); S/Res/1232 (1999); S/Res/1235 (1999); S/Res/1238 (1999); S/Res/1263 (1999); S/Res/1281 (1999); S/Res/1292 (2000); S/Res/1301 (2000); S/Res/1309 (2000); S/Res/1324 (2000); S/Res/1342 (2001); S/Res/1349 (2001); S/Res/1359 (2001); S/Res/1394 (2002); S/Res/1406 (2002); S/Res/1429 (2002); S/Res/1463 (2003); S/Res/1469 (2003); S/Res/1485 (2003); S/Res/1495 (2003); S/Res/1513 (2003); S/Res/1523 (2004); S/Res/1541 (2004); S/Res/1570 (2004).

[17] La MINURSO es la Misin de las Naciones Unidas para el Referndum del Shara Occidental, desplegada en respeto al acuerdo entre el Gobierno de Marruecos y el Frente POLISARIO para supervisar el alto al fuego, as como para organizar y dirigir un referndum en el que la gente del Shara Occidental tuviera la oportunidad de decidir el estatus futuro del territorio. La MINURSO es una fuerza multinacional conformada por contingentes de 50 naciones. Se conforme de 1700 soldados, y 800 civiles y polica personal y tiene una plantilla de reserva de 300. Ortiz Ahlf, Loretta. Derecho Internacional Pblico. Mxico. 3 ed. Oxford University Press. p. 507.

[18] Como prueba de su ejercicio de soberana en el Sahara Occidental, Marruecos invoc presuntos actos de ejercicio interno de la autoridad marroqu, asimismo invocaba ciertos actos internacionales que presuntamente constituan el reconocimiento de otros Estados de su soberana sobre la totalidad o parte del Shara Occidental. Sin embargo, la Corte resolvi que ni los actos internos ni los internacionales en que se basaba Marruecos indicaban, en el perodo pertinente, la existencia o el reconocimiento internacional de vnculos jurdicos de soberana territorial ya que no demuestraban que Marruecos ejerciera ninguna actividad estatal efectiva y exclusiva en el Shara Occidental.

[19] El trmino complejo mauritano denota la entidad cultural, geogrfica y social dentro de la cual haba de crearse la Repblica Islmica de Mauritania. Estaba constituido por emiratos y grupos tribales caracterizado por un idioma, un modo de vida, una religin y un sistema de leyes comunes. La Corte revela que, si bien existan muchos vnculos de ndole racial, lingstica, religiosa, cultural y econmica, los emiratos y las tribus que formaban el complejo mauritano eran independientes unos de otros y no tenan instituciones u rganos comunes; por tanto, la Corte concluye que, en el momento de la colonizacin por Espaa no exista ningn vnculo de soberana, o de lealtad de tribus, o de simple inclusin en la misma entidad jurdica.

[20] El Gobierno de Mxico deposit su instrumento de adhesin el 10 de marzo de 1983 y fue publicado en el Diario Oficial de la Federacin (DOF) el 21 de abril de 1983.

[21] Convenio para aliviar la suerte que corren los heridos y los enfermos de las fuerzas armadas en campaa (Convenio I); Convenio para aliviar la suerte que corren los heridos, los enfermos y los nufragos de las fuerzas armadas en el mar (Convenio II); Convenio relativo al trato debido a los prisioneros de guerra (Convenio III); Convenio relativo a la proteccin debida a las personas civiles en tiempo de guerra (Convenio IV). Todos ellos fueron ratificados por el Gobierno de Mxico el 29 de octubre de 1952 y publicados en el Diario Oficial de la Federacin (DOF) el 23 de junio de 1953.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter