Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-08-2007

Agitacin en bolsas mundiales
Turbulencia financiera y crisis poltica

Juan Francisco Coloane
Argenpress


La cada brusca de los mercados burstiles no slo refleja la volatilidad inherente del sistema financiero, sino que tambin, en varios factores, problemas ms profundos. Como es habitual en la difusin acoplada al sistema financiero, lo subyacente es secundario, para dar paso a la explicacin y el manejo de la coyuntura.

En el trfico de la breve agitacin, se extraviaron las hebras del mismo fenmeno que se presenci al comenzar este milenio. En ambas oportunidades, la economa global expuso el marcado desequilibrio generado entre, la alta perfomance (para no hablar de rentabilidad) de la liquidez del capital especulativo y la difcil rentabilidad del capital proveniente del sector productivo, propiamente tal.

Este desequilibrio a nivel macro, se expresa por la diferencia entre el producto (en trminos de output) de la economa mundial en 2005, que marc U$S 61 trillones millones de millones- (Banco Mundial, World Development Indicators 2007), y la expresin monetaria en papeles financieros y juego electrnico de valores en el sector especulativo, que totalizaron U$S 220 trillones; (Henry C.K. Lieu en Asia Times; Jim Davis, 2006). Este capital especulativo se expresa a travs de una conocida gama de oportunidades financieras como los bonos, los populares hedge funds -dineros orientados exclusivamente a la especulacin-, as como los fondos de pensiones, seguros y transacciones cambiarias, entre los ms notorios.

La repetida contencin al alza en las tasas de inters determinada por la Reserva Federal de EEUU y nuevas inyecciones de liquidez fresca en el mercado del dinero, confirma que el sector productivo contina con su frigidez para contribuir con liquidez y reducir el desequilibrio sealado. Lo que ms impacta es la lenta restitucin de liquidez proveniente de la rentabilidad del capital productivo: sector manufacturero de bienes y servicios, explotacin de recursos fsicos, y tecnologa, entre los ms relevantes. Es decir, an contando con el despegue asitico y la reciente explosin de China e India, y aunque existan vasos comunicantes entre los dos subsistemas respecto al sistema mayor, el marcado desnivel entre especulacin y economa global, en cuanto al producto financiero, repercute en el circuito bsico integrado por costo, ingreso, beneficio y produccin.

El capital especulativo detracta los principios ms bsicos de la economa clsica y neoclsica, al distorsionar el mbito financiero donde funciona este circuito. Y esto no es slo porque el capital especulativo, por origen, est desligado de la produccin de bienes y servicios, los problemas de liquidez que atoran al sistema productivo, convierten la liquidez que fluye en el sector del capital especulativo en un ente paralelo que no chorrea hacia el capital productivo. Por eso, la cada en las bolsas no afect al sistema financiero, en apariencia no pas nada, pero el sabor a pnico estaba all y se originaba en otras vertientes.

Legitimidad econmica y poltica

Esta turbulencia financiera responde a un escenario ms complejo de causas que se subsumen sin solucin: la inestabilidad poltica local e internacional donde opera.

Las bolsas mundiales que cuentan son las de los pases ms industrializados, que a su vez disminuyen cada vez ms su participacin en el producto de la economa global. Son precisamente los pases que tienden a la estabilidad poltica y que gozan de un grado alto de autonoma. Por el contrario, en la otra banda existe el fenmeno a la inversa: pases ms pobres menos desarrollados que crecen, que contribuyen ms al producto global, pero son inestables y dependientes.

Segn el Banco Mundial (2007), las economas subdesarrolladas, las que estn en vas de desarrollo o emergentes contribuyen con casi el 50% del producto de la economa global. Esta cifra, que es del 46%, representa un ascenso de un 30% respecto a tres dcadas atrs.

Es decir, casi la mitad de la economa global comienza a depender de lo que sucede en los pases con mayor tendencia a la inestabilidad poltica y que son aquellos ms afectados por el desgastaste de polticas locales e internacionales determinadas por variables externas. No obstante este crecimiento de las economas de pases en vas de desarrollo, no se refleja en ellos la superacin de las profundas desigualdades, donde se sita la raz de la inestabilidad poltica.

Cuando el dinero pierde legitimidad, el sistema financiero se fractura. Asimismo, cuando se extrava la legitimidad poltica se vulnera la base del poder. Como la sociedad (tambin sus lderes), presiente esa fragilidad del sistema, los impactos de alteraciones no deseadas en el sistema financiero, son procesados con esa fragilidad poltica que se impregna en todo el sistema.

Homogenizacin de los patrones del consumo y del gasto

Est por ltimo, el factor de la homogenizacin global de los patrones del consumo y del gasto y la poca sustentacin en el largo plazo. Muchos atribuyen genricamente esta homogenizacin a la globalizacin, pero el asunto es ms complejo. Se aduce que el comercio internacional y la inversin extranjera directa son formas de transferencia de conocimiento (Konya y Ohashi; 2005) que inducen a la homogenizacin. Amrica Latina, en los sectores urbanos, no est al margen de este fenmeno.

En la canasta de ocho rubros de consumo (alimentacin, vestimenta, vivienda y energa, salud, transporte y comunicaciones, educacin y cultura, y gastos miscelneos) emerge la tenencia de vivienda como el ms significativo indicador de la presin sobre el ingreso familiar. En Amrica Latina, con la migracin masiva de las zonas rurales hacia el sector urbano en los aos 50, comienza un proceso de adquisicin de vivienda transformndose sta en un eje patrimonial especialmente en sectores de ingresos medios.

El Estado de Bienestar cumpli un rol fundamental en subsidiar esta nueva situacin patrimonial que se ve alterada precisamente por el desmantelamiento del rol del Estado. Esta bonanza dur desde la mitad de los aos 50 hasta mediados de los 70, precisamente cuando se descalabra el sistema financiero mundial. Por eso, esta mini crisis 2007 es la punta del iceberg y tiene ingredientes profundos en la continuidad de un patrn de ingreso y consumo que no se sostiene, a pesar de la homogenizacin.

Por qu el pnico -contenido a la fuerza- a la gigantesca actual deuda hipotecaria en la regin y en Estados Unidos? La deuda hipotecaria se ve presionada por los cambios en la dcada de los aos 80 para privatizar los servicios de salud y la educacin, bajo el precepto de comenzar a comprar salud y educacin. A la deuda hipotecaria que reinaba en la economa familiar, se le sumaban dos bestias negras, quizs ms importantes que la posesin de un patrimonio.

Los que planificaron en la dcada de los aos 40 y 50 el ensamblado entre ingreso familiar subsidiado y sistema financiero-productivo, no proyectaron que en los aos 80 deban rectificar este mecanismo acotado, en funcin de salvaguardar el sistema financiero global golpeado por la crisis de los aos 70. No hubo premios Nbel de Economa en esta asignatura. Los deudores lo lamentan, los bancos cuentan con el capital especulativo, el sector productivo depende del auge asitico.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter