Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-08-2007

Mientras se multiplican los discursos sobre la renovacin de la izquierda, sta regresa a sus orgenes
Lucha de clases y de sexos

Roland Pfefferkorn
Libration

Traducido del francs para Rebelin por Manuel Talens



Los signos del retorno de las clases sociales en las discusiones pblicas -eruditas u ordinarias- se multiplican en los tiempos que vivimos. Las expresiones clase social, clase obrera, clase salarial y otras similares reaparecen en los ttulos de libros o artculos, si bien lo hacen todava con cierta discrecin, pues la descalificacin de este concepto parece algo indiscutible para numerosos intelectuales mediticos o especialistas en ciencias sociales. La estructura de clase de las sociedades capitalistas contemporneas se ha visto alterada y la antigua clase obrera ya no es lo que nunca fue. Adems, tras el anuncio repetido de su entrada en liza, la inmensa clase media, que supuestamente engloba al 80% de la poblacin, estara desapareciendo a su vez. Por su parte, la burguesa sigue siempre estando ah.

En paralelo al retorno de las clases, la crtica de la polarizacin de la mirada sobre las relaciones de clase se ha reafirmado. Las transformaciones del lugar que ocupan las mujeres y el surgimiento del gnero como categora de anlisis an no han provocado los efectos previstos, ya sea en el plano poltico o en el cientfico. Pero la investigacin de las relaciones entre sexos se ha impuesto en las ciencias sociales. Las relaciones de generacin y de raza son tambin objeto de investigaciones desde hace dos o tres dcadas. Sera necesario aprender a pensar la estructura social como un entrecruzamiento dinmico del conjunto de las relaciones sociales, en el cual cada una de ellas imprime su huella sobre las dems.

El retorno de las clases se ha visto precedido y acompaado por la reciente reaparicin de Marx, cuyos anlisis quedaron desacreditados en la coyuntura terica, profundamente marcada por el contexto poltico, de los aos ochenta y noventa: primero fue el declive y la cada de la URSS y, despus, la prolongada crisis del movimiento obrero en Europa y otros continentes -sobre todo de su modelo socialdemcrata-, tanto en su versin (pos)estalinista como socialista, por no hablar de los embates ideolgicos, multiformes y sistemticos, que aspiraban a enterrar en el olvido tanto al autor de El Capital como las utopas de transformaciones sociales. Pese a ello, desde mediados de los noventa, la obra marxiana se ha desprendido progresivamente de los corss positivista y estructuralista en que algunas interpretaciones reductoras la haban encerrado. El distanciamiento de la relacin entre los intelectuales -en particular en las ciencias sociales- y las organizaciones polticas -sobre todo el Partido Comunista- fue tambin un reflejo de aquella crisis. Pero estos ltimos aos un gran nmero de estudios de filsofos y socilogos han contribuido a la relectura de la obra de Marx en su coherencia de conjunto, desembarazada de distorsiones, de simplificaciones o de interpretaciones problemticas.

Las clases sociales han vuelto a resurgir tras su brutal desalojo durante los aos ochenta y noventa. La casi total desaparicin del discurso de clase como discurso cientfico con pretensiones polticas se atribuy a tres factores principales que, sin embargo, no excluyen otros: el debilitamiento de los lazos entre intelectuales y el Partido Comunista francs; el desmoronamiento del ncleo principal de la clase obrera industrial y la invasin de nuevos discursos y prcticas gerenciales.

Este rechazo del discurso de clase debe tambin probablemente inscribirse en un movimiento ms vasto: la casi absoluta desaparicin en las ciencias sociales de variables estructurales como la demografa, la economa, la tecnologa, la geografa y la limitacin de los especialistas a campos de estudio de pequea escala. Las identidades reemplazaron a las estructuras en el interior de las disciplinas; adems, son mltiples e inestables y, segn las nuevas ortodoxias, slo se formulan de manera discursiva. La aceptacin del sexo social como variable estructurante es muy reciente, pues slo hizo su aparicin como tal en la literatura sociolgica a partir de los aos setenta. Lasinfluencias del movimiento obrero durante las dcadas de los setenta y ochenta y de la tradicin iniciada por Marx permiten asimismo comprender que para teorizar las relaciones entre hombres y mujeres sern los enfoques basados en relaciones sociales de sexo los que se desarrollarn en la sociologa francesa a la zaga de una parte del movimiento de las mujeres. El sistema de opresin y dominacin especfica de los hombres sobre las mujeres ser igualmente teorizado bajo el nombre de patriarcado.

Con el reflujo de las conceptualizaciones de clase (de relaciones de clase y de relaciones sociales) y la creciente influencia de las elaboraciones de origen anglosajn, el gnero se ir difundiendo en los aos venideros, lentamente en Francia y con mayor rapidez en la mayora de los dems pases. La puesta al da de tales relaciones sociales de sexo (pero tambin de generacin) en el seno de las sociedades occidentales es, pues, relativamente reciente. Estas relaciones, durante tanto tiempo ocultadas, haban permanecido fuera del discurso. Los anlisis de gnero van a desarrollarse en principio mucho ms en los pases anglosajones, donde los enfoques basados en clases sociales (y de relaciones de clase) eran minoritarios en los entornos acadmicos durante los cincuenta y los sesenta. A la inversa, en Francia los anlisis basados en las relaciones sociales de los sexos (y de las generaciones) se realizan desde los sesenta y los setenta y se construyen a partir de una lectura crtica del paradigma marxiano. A pesar de todo, slo se difunden -y con mucha parsimonia- en sociologa, en historia o en el campo de los estudios feministas.

La puesta en entredicho del Estado social, la promocin del mercado como ltima instancia de regulacin, eventualmente compensada por la caridad y por el aumento del individualismo contractual, han ejercido su influencia sobre las interpretaciones propuestas de la estructura social. En la vulgata liberal, el mercado consta de individuos atomizados, compradores y vendedores, a veces negociadores o litigantes, pero no de clases sociales. El fuerte crecimiento de las desigualdades sociales desde el principio de los ochenta y la renovacin de los conflictos sociales condujeron, sin embargo, a que un nmero cada vez mayor de socilogos se hayan tomado nuevamente en serio los anlisis de clase y hayan abandonado la cantinela de la individualizacin de lo social. El pujante retorno de los anlisis basados en el concepto de clase confirma, adems, la existencia de autnticos ciclos conceptuales. La presencia en el discurso sociolgico, y ms ampliamente en el debate pblico, de la nocin de clases sociales sufre un efecto de alternancia, de altos y bajos. Estos ciclos de los conceptos y las ideas parecen corresponder a otros ciclos de relaciones de fuerza tal como se expresan en la sociedad, en especial a aquellos que algunos antes solan denominar los ciclos de la lucha de clases.

Fuente: http://www.liberation.fr/rebonds/274566.FR.php

Roland Pfefferkorn es profesor de sociologa en la Universidad Marc Bloch de Estrasburgo y miembro del Laboratorio CNRS Culturas y Sociedades en Europa. Sus investigaciones abarcan las desigualdades sociales en la Francia contempornea, su dinmica y su dimensin acumulativa; las desigualdades entre varones y mujeres estudiadas a la luz de las relaciones de sexo y de clase; la articulacin de las diversas relaciones sociales: de clase, de sexo, de generaciones y de raza, y diferentes aspectos de sociologa regional (Alsacia) en cuestiones lingsticas y religiosas. Es miembro de diferentes instancias acadmicas y revistas culturales francesas. Entre sus libros destacan Ingalits et rapports sociaux. Rapports de classe, rapports de sexe, Paris, Editions La Dispute, 2007 y Lautonomie des femmes en question. Antifminisme et rsistances en Amrique et en Europe, Paris, LHarmattan, 2006 (junto a J. Trat y D. Lamoureux). Su sitio web es http://sspsd.u-strasbg.fr/Pfefferkorn.html

Manuel Talens es miembro de Cubadebate, Rebelin y Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingstica.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter