Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-08-2007

Resumen del Small Arms Survey
Estados Unidos es el pas con mayor cantidad de armas per cpita

Cubadebate

Cubadebate ofrece un resumen amplio de la investigacin Small Arms Survey, del Instituto Superior de Estudios internacionales de Ginebra, que fue publicada el pasado 28 de agosto.


  • Estados Unidos es la sociedad ms armada del mundo. Segn la Encuesta de Pequeas Armas del Instituto Superior de Estudios Internacionales de Ginebra, hay 90 armas por cada 100 estadounidenses.

Los ciudadanos estadounidenses poseen casi un tercio de las 875 millones de armas de fuego en todo el mundo.

Ms de la mitad de las armas fabricadas cada ao son compradas en Estados Unidos.

ACERCA DEL SMALL ARMS SURVEY

El Small Arms Survey es un proyecto independiente de investigacin localizado en el Instituto Superior de Estudios Internacionales de Ginebra, Suiza. Establecido en 1999, el proyecto es apoyado por el Departamento Federal de Asuntos Externos de Suiza, y por contribuciones de los gobiernos de Blgica, Canad, Finlandia, los Pases Bajos, Noruega, Suecia, y el Reino Unido. El Small Arms Survey tambin agradece el apoyo recibido en el pasado y el presente por parte de los gobiernos de Australia, Dinamarca, Francia, Alemania, Nueva Zelanda, y los Estados Unidos, al igual que por parte de diversas agencias, programas e institutos de las Naciones Unidas.

El proyecto cuenta con equipo internacional de especialistas en sectores tales como seguridad, ciencias polticas, derecho, economa, desarrollo, y sociologa, y colabora con una red de investigadores, instituciones asociadas, ONGs, y gobiernos en ms de 50 pases.

Objetivos del Proyecto

Los objetivos del Small Arms Survey son los siguientes:

ser la fuente principal de informacin pblica acerca de todos los aspectos relacionados con las armas pequeas y la violencia armada;

servir como centro de recursos para los gobiernos, hacedores de polticas, investigadores y activistas;

monitorear las iniciativas nacionales e internacionales (gubernamentales y no gubernamentales) acerca de las armas pequeas;

apoyar los esfuerzos encaminados a solucionar los efectos de la proliferacin y el uso indebido de las armas pequeas; y

actuar como un canal de informacin para compartir y difundir las mejores prcticas. Informacin de contacto

Small Arms Survey

47 Avenue Blanc, 1202 Ginebra, Suiza Tel: +41 22 908 5777 Fax: +41 22 732 2738 Email: [email protected] Sitio web: www.smallarmssurvey.org

Director del Programa: Keith Krause

Director General: Eric G. Berman

Autores de los captulos

Los captulos del Small Arms Survey son el resultado de un extenso proceso de revisin paritaria, de consultas a expertos, y de investigacin con organizaciones asociadas. Los principales autores de los captulos de la edicin 2007 del Small Arms Survey son:

Introduccin Keith Krause ([email protected])

1. Multiplicando las Fuentes: Produccin Militar con y sin Licencia Barbara Gimelli Sulashvili ([email protected])

2. Completando el Recuento: Armas en Manos de Civiles Aaron Karp ([email protected])

3. Sondeando el rea Gris: Transferencia Irresponsable de Armas Pequeas Anne-Kathrin Glatz ([email protected]) y Lora Lumpe

4. De Vuelta a lo Bsico: Controles sobre las Transferencias en una Perspectiva Global Glenn McDonald ([email protected]) Ensayo en Imgenes: Las Armas en la Mirada Lucian Read ([email protected])

5. Las Armas en la Ciudad: Paisajes Urbanos de Violencia Armada Oliver Jtersonke, Keith Krause, y Robert Muggah

([email protected])

6. La Violencia Armada en Burundi: Bujumbura durante y despus del Conflicto Nicolas Florquin y Stphanie Pzard ([email protected])

7. Localizando la Divisin: Violencia por Armas de Fuego y Urbanizacin en Brasil Rubem Csar Fernandes ([email protected]) y Marcelo de Sousa Nascimento

8. El Precio de una Kalashnikov: La Economa de las Armas Phillip Killicoat ([email protected])

9. El enemigo Interno: Desvo de Municin en Uganda y Brasil Pablo Dreyfus ([email protected]) y James Bevan ([email protected])

10. Inestabilidad Persistente: la Violencia Armada y la Inseguridad en Sudn del Sur Claire Mc Evoy ([email protected]) Para informacin especfica sobre los captulos del Small Arms Survey, por favor contacte a los autores en las direcciones de correo electrnico arriba listadas.


Principales resultados

LA URBANIZACIN RPIDA CONTRIBUYE A INCREMENTAR LA VIOLENCIA CON ARMAS DE FUEGONUEVO REPORTE

Las consecuencias de la urbanizacin son especialmente dramticas en frica, el sureste de Asia, y Latinoamrica

La edicin de 2007 del Small Arms Survey haya que la urbanizacin a gran escala y sin control frecuentemente est acompaada por niveles decrecientes de seguridad pblica, y parece estar asociada al incremento en las tasas de violencia armada. El comercio de drogas, la disponibilidad de armas, las oportunidades para el crimen, y la dislocacin social y el anonimato en las grandes ciudades son todos factores que contribuyen a la violencia armada. La escasez de oportunidades de empleo y recursos en algunas ciudades son un factor importante en la generacin de conflictos urbanos, desde Brasil y Guatemala hasta el sur de frica e India.

Hoy en da, las ciudades albergan la mayora de la poblacin del mundo y presentan retos particulares en la lucha contra la violencia armada, dijo Keith Krause, director del programa del Small Arms Survey, basado en Ginebra.

Mientras que antes la urbanizacin estaba asociada a la industrializacin y al crecimiento econmico, dicha conexin se ha roto. Hoy en da la expansin urbana es testigo de los 25 millones de personas que cada ao se unen al billn de personas que viven en asentamientos precariosfrecuentemente sitios de violencia y coercinmientras que los segmentos ms ricos de la poblacin se concentran en comunidades rodeadas por rejas, dijo Krause.

El Small Arms Survey 2007: La Ciudad y las Armas estudia la violencia asociada a la urbanizacin en varios escenarios. La tasa de homicidio por arma de fuego en Brasil sobrepasa los datos existentes para algunos pases en guerra; la cifra creci tres veces en el periodo comprendido entre 1982 y 2002, pasando de 7 a 21 muertes por cada 100,000. En Brasil, el homicidio con armas de fuego est correlacionado con la urbanizacin y la desigualdad social. Adicionalmente, los hombres tienen 17 veces ms probabilidad de ser vctimas de la violencia armada que las mujeres en las zonas urbanas, aunque esa diferencia disminuye en las reas rurales. El grupo con el mayor riesgo son los jvenes desempleados que han dejado la escuela.

En los escenarios post-conflicto como Burundi, la inseguridad urbana tambin representa un problema. Desde el cese al fuego en 2003, la situacin de seguridad en Burundi ha mejorado notablemente. Sin embargo, esta mejora ha sido dbil en la capital, Bujumbura, donde el resultado de una encuesta conducida en los hogares muestra que el 16% de los encuestados aseguraron que en casi todos los hogares hay un arma, y que muchas personas adquieren armas de mano para su propia proteccin.

Los hallazgos sealan la necesidad de incrementar los esfuerzos para mejorar la seguridad en los entornos urbanos. Las respuestas a la violencia armada en las ciudades deben tener en cuenta el hecho de que la violencia urbana es heterognea, y est influenciada por mltiples factores de riesgo. Histricamente, las intervenciones municipales exitosas han tendido a combinar medidas coercitivas, como el desarme forzado y las actividades de inteligencia, con acercamientos voluntarios y orientados al cumplimiento, incluyendo polticas descentralizadas y enfocadas a la comunidad, amnistas temporales, e iniciativas educativas y de sensibilizacin.

La presente edicin del Small Arms Survey revela adems que:

Hoy en da, la poblacin civil en el mundo es propietaria de aproximadamente 650 millones de un total de

875 millones de armas de fuego, incluyendo armas en manos de civiles, fuerzas pblicas, y militares. Los ciudadanos estadounidenses poseen alrededor de 270 millones de armas, lo que se traduce en un aproximado de 90 armas de fuego por cada 100 personas.

Cada ao se producen entre 530,000 y 580,000 fusiles de asalto, fusiles militares, y carabinas, bajo licencia o como copias sin licencia, lo que representa entre 60 y 80% del total de la produccin anual. nicamente un 57% de las armas producidas por agentes que compran tecnologa se producen bajo licencia.

Por lo menos 60 estados verificaron lo que podra ser interpretado razonablemente como embarques irresponsables de armas pequeas hacia 36 pases en el periodo comprendido entre 2002 y 2004.

Un menor precio de las armas se asocia a un incremento en el riesgo de una guerra civil.

Entre ms efectivas son las leyes que regulan las armas en un pas, ms altos sern los precios de las armas. En los pases africanos, el precio de un rifle de asalto se encuentra alrededor de USD 200 menos que el promedio mundial. Cabe resaltar la facilidad con la que las armas cruzan las fronteras permeables.

Ms de dos aos despus de la finalizacin formal de la segunda guerra civil entre el Norte y el Sur en Sudn, muchos de los pobladores del Sur sienten que la seguridad se ha deteriorado, y la demanda por armas contina siendo fuerte. Por ejemplo, en el estado de Lagos, Sudn del Sur, 35% de los encuestados admitieron que ellos mismos o un integrante de su hogar posean un arma de fuego.

En Karamoja, Uganda, y Ro de Janeiro, Brasil, existe evidencia de que la municin de las fuerzas pblicas est cayendo en manos de guerreros armados y bandas criminales.


Captulo 1 - Multiplicando las Fuentes: PRODUCCIN MILITAR CON Y SIN LICENCIA (Resumen)

Para las vctimas de la violencia armada, saber quin es el productor del arma causante de las heridas o la muerte no es realmente importante. Sin embargo, para las personas que tratan de prevenir esa violencia, el dato es de extrema importancia. La nueva informacin presentada en este captulo indica que entre 60 y 80% de todos los fusiles militares, fusiles de asalto, y carabinaslas armas ms frecuentemente usadas en los conflictos armados modernosson manufacturados por productores que adquieren la tecnologa necesaria de terceros.

La produccin bajo licencia ocurre en casi todas las reas de las economas modernas. Los motivos tras esto son numerosos, incluyendo desde el incremento anticipado de la participacin del mercado y las ganancias sobre la inversin en investigacin y desarrollo por parte de la compaa que otorga las licencias, hasta el afn de desarrollar una industria domstica y disminuir la dependencia de las importaciones por parte del pas licenciado. Los acuerdos de produccin bajo licencia pueden incluir una serie de acuerdos jurdicos y organizacionales. En algunos casos, la tecnologa de produccin es adquirida sin el conocimiento de su propietario original (esto quiere decir que la produccin se da sin licencia). Bangladesh y Pakistn, por ejemplo, producen armas bajo licencia otorgada por China, pas que previamente haba copiado el producto de la antigua Unin Sovitica (URSS) sin obtener la licencia correspondiente.

El proceso de transferencia de conocimiento de la produccin no se puede reversar.

La produccin con y sin licencia incluye la adquisicin de la tecnologa productiva por parte de un productor que antes no la tena. Mientras esto no necesariamente conlleva un incremento general en el nmero de armas producidas, s implica la propagacin del conocimiento de la produccin de armas en un nmero mayor de actores. A medida que ese conocimiento es difundido, incrementa el riesgo de que un arma pequea termine en las manos equivocadas. Ahora, las soluciones simples no son una opcin aplicable a este problema. Una vez que el conocimiento ha sido transferido, no hay manera de reversar el proceso.

Este captulo examina el impacto de la produccin con y sin licencia en la proliferacin de armas pequeas y ligeras, y analiza las medidas que reducen el riesgo de desvo y mal uso. Los hallazgos ms importantes incluyen los siguientes:

Los estados que originalmente tienen la propiedad de la tecnologa son muchos menos que aquellos que la adquieren. La Federacin Rusa (sobre todo Izhmash, notable productor de armas de fuego), Alemania (mayormente Heckler y Koch), y Blgica (FN Herstal), son los propietarios de tecnologa ms frecuentemente involucrados en la produccin con y sin licencia de armas pequeas. China (Norinco) y Bulgaria (mayormente Arsenal JSC) son los que ms frecuentemente adquieren tecnologa.

La mayora de los propietarios originales tambin adquieren tecnologas de produccin. Los casos excepcionales en los que los propietarios de tecnologa no adquieren ningn tipo de conocimiento en produccin son: Austria, Blgica, la Federacin Rusa, Sudfrica, y Suiza. Slo el 57% de las armas producidas por compradores de tecnologa se producen bajo licencia. La tecnologa de los Misiles Antiareos Porttiles (MANPADS) est estrictamente controlada hoy en da. Sin embargo, sigue existiendo una cantidad reducida de produccin sin licencias.

La produccin basada en la tecnologa de la antigua URSS representa una participacin desproporcionada de la produccin sin licencia en el mundo. Cada ao, entre 530,000 y 580,000 fusiles militares, fusiles de asalto, y carabinas se producen bajo licencia o como copias sin licencia, representando entre el 60 y el 80% de toda la produccin anual.

Una estrategia efectiva en contra la proliferacin, entre otras cosas, debe encargarse del desvo y la exportacin del conocimiento en produccin necesario para la produccin con y sin licencia. En el captulo se demuestra que la mayora de los acuerdos de licencia se dan para la produccin de fusiles militares, fusiles de asalto, carabinas, pistolas, y metralletas. La produccin de municin y armas ligeras bajo licencia es relativamente escasa. Esto se da ya que la municin usualmente tiene una complejidad limitada, lo que requiere poco gasto en investigacin y desarrollogastos que pueden ser fcilmente excedidos por las regalas y el precio de una licencia. Es ms, se pueden lograr economas de escala en un tiempo relativamente corto. Por otro lado, las armas ligeras requieren una gran cantidad de inversin en investigacin y desarrollo, tiempos de ejecucin prolongados, y las economas de escala no son fciles de alcanzar. Es por esto que para la mayora de los pases, la produccin con o sin licencia es la nica manera de tener acceso a esta tecnologa, especialmente en el caso de los MANPADS.




Figura 1.3 Proporcin de tipos de arma entre los 96 casos actuales de produccin bajo licencia (sin incluir a la URSS/Federacin Rusa), a Agosto de 2006. Fuente: Gimelli Sulashvili (2006)

Municin (10%) Pistolas (19%)

Fusiles, fusiles de asalto, carabinas (34%)

Ametralladoras (23%)

Armas ligeras no guiadas (2%)

Armas guiadas anti-tanques (5%)

MANPADS (7%)

El captulo tambin revela que los acuerdos de produccin tienden a seguir la lgica del comercio de armas, y por lo tanto requieren medidas de control similares. Sin embargo, mientras que cualquier estrategia diseada para disminuir la proliferacin global de armas debe atender el asunto de la produccin bajo licencia, los instrumentos regionales e internacionales regulan esta actividad de manera explcita nicamente en algunos casos.

El captulo describe un rango de opciones y buenas prcticas para la regulacin de la produccin bajo licencia a nivel corporativo, nacional y multilateral. Se enfatiza el hecho de que la manera ms efectiva de frenar la proliferacin de armas es a travs de la limitacin del desvo y el fortalecimiento de los controles sobre la transferencia inicial de las tecnologas de produccin. Por ejemplo, en Alemania las tecnologas de produccin no pueden ser transferidas a pases involucrados en un conflicto armado, o que estn al borde del conflicto. A nivel regional, el cdigo de conducta de la Unin Europea, prohbe a los estados miembros otorgar licencias a pases a quienes hayan sido negadas previamente por otro estado miembro. Las iniciativas diseadas para fortalecer los derechos de propiedad intelectual tienen un impacto limitado en la proliferacin, a pesar de ser potencialmente beneficiosas para el propietario de la tecnologa.

Diecisiete estados son propietarios de la tecnologa de produccin de armas pequeas, mientras que 52 estados la han adquirido.

Los instrumentos existentes para el control de los MANPADS, tales como las pautas del Wassenaar Arrangement dadas en 2006, ofrecen un modelo til que se puede enfocar en esfuerzos concertados hacia la solucin del problema de la produccin bajo licencia, ya que se requiere que los signatarios traten la exportacin del conocimiento de la produccin de la misma manera como se trata a las exportaciones de armas terminadas. Las medidas existentes y las nuevas deben ser aplicadas de una manera efectiva, observando su cumplimiento, especialmente a nivel nacional, en donde reside el poder principal de regulacin.


Captulo 2 Completando el recuento: ARMAS EN MANOS DE CIVILES (Resumen)

La aparicin de la proliferacin de armas pequeas como un problema principal a nivel internacional en la dcada de 1990 estuvo acompaada de una frustracin comn dada por la ignorancia de la cantidad de armas existentes y de las reas donde su existencia tena un mayor impacto. Investigaciones subsecuentes han hecho posible que hoy podamos hablar del problema en trminos mucho ms concretos.

La relacin entre la sociedad y las armas pequeas est cambiando en todo el mundo. Las armas pequeas estn proliferando prcticamente en todas partes. Las armas en manos de civiles constituyen el foco este captulo, ya que parece ser el tema que cambia ms rpidamente. Los hallazgos ms importantes incluyen los siguientes:

En el mundo, alrededor de 650 millones de armas de fuego estn en manos de civiles. Esto constituye alrededor del 75% del total conocido. Slo en los Estados Unidos, los ciudadanos tienen en su poder alrededor de 270 millones de armas.

Hoy en da, en el mundo existen alrededor de 875 millones de armas de fuego, incluyendo armas civiles, de las fuerzas pblicas, y militares.

En el mundo hay alrededor de un arma de fuego por cada siete personas. Sin embargo, si no se cuenta a los Estados Unidos, esta cifra baja a un arma de fuego por cada 10 personas.

Los proyectos de destruccin organizada han eliminado por lo menos 8.3 millones de armas pequeas desde 1991, tres cuartas partes de las cuales provienen de los servicios armados. Adicionalmente, hay una cifra desconocida de armas que desaparecen a causa de prdidas accidentales. El total de alrededor de 650 millones de armas de fuego en manos de civilesy por lo tanto un mnimo de 875 millones de armas de fuego en totalconstituye un incremento significativo con respecto a las aproximaciones anteriores del Small Arms Survey, que tenan en cuenta nicamente las armas en manos de las fuerzas pblicas y militares. Esta nueva cifra no representa entonces un incremento real, sino que resulta de mejores reportes globales, investigaciones adicionales, y mtodos de investigacin ms efectivos.

Casi en todas partes del mundo, los inventarios en manos de civiles son significativamente ms grandes que aquellos en poder de las fuerzas pblicas y militares.

Los civiles estn adquiriendo mayores cantidades de armas cada vez ms poderosas. La conexin entre la riqueza per cpita y la propiedad de armas es lo suficientemente fuerte como para sugerir que mientras las leyes que regulan la propiedad de armas no cambien, una mayor riqueza nacional redunda en una mayor cantidad de armas en manos de civiles. La disminucin en la proliferacin de arsenales civiles no parece posible en el futuro predecible.







Tabla 2.1 Divisin global de las armas de fuego (millones) Notas: Los totales para las fuerzas pblicas cubren nicamente a los organismos conocidos (ver Small Arms Survey, 2006, captulo 2). Los totales para las fuerzas militares no incluyen armas no-automticas ms viejas. Los totales para los civiles no incluyen la produccin casera. Los totales globales no son iguales a la suma de las tres categoras, debido al redondeo. Los porcentajes no suman un total de 100%, debido al redondeo. Fuentes: Anexo 3; Small Arms Survey (2006, pp. 37, 56).

Con menos del 5% de la poblacin mundial, en los Estados Unidos residen entre el 35 y el 50% del total de las armas en manos de civiles en el mundo. Otras sociedades principales propietarias de armas tienen a ser grandes, como China e India; ricas, como Alemania, Francia, Italia, Espaa, Inglaterra y Gales; o a tener historias recientes de intenso conflicto armado, como Angola y Colombia, en las que la tenencia de armas por parte de civiles se encuentra entre las ms grandes del mundo.

En casi todo el mundo, el estado no es el principal propietario de armas, sino que son los civiles. En muchos casos, no son las armas detentadas por el estado las que tienen la probabilidad ms alta de ser usadas. Aunque la investigacin acerca de los peligros relativos de las armas pequeas civiles y militares todava requiere una evolucin sistemtica, las armas en manos de civiles son cada vez ms prominentes en los fenmenos globales relacionados con armas pequeas.

Es seguro que los arsenales controlados por el estado son ms coherentes que los inventarios en manos de civiles. Solamente las armas militares y algunas de las armas en manos de las fuerzas pblicas tienden a ser almacenadas. Sin embargo, ste tambin es un punto cambiante. Las armas pequeas en manos de estado tienden a ser ms poderosas, arma-por-arma, que las de civiles. Sin embargo esto tambin est cambiando.

Las estadsticas de los registros oficiales de armas proveen los datos ms confiables. Sin embargo, la historia que cuentan est incompleta.

Los mercados para las armas de mano se han expandido en muchos mercados urbanos ricos. En la Repblica Checaun ejemplo extremola proporcin de armas de mano increment de un 3% de todas las armas registradas en 1991 a un 37% en el ao 2000. Esto se debi parcialmente a reformas legales que facilitaron la propiedad legal de armas. En las regiones ms pobres, los fusiles automticos son los que han atrado mayor inters en aos recientes. En frica, el Oriente Medio, y el sur de Asia, los fusiles de cerrojo que predominaron en manos de civiles estn siendo reemplazados por alternativas ms letales automticas y semi-automticas (en particular los fusiles AK-47). El resultado de esto es una revolucin del poder armamentstico civil, que ha sido escasamente reconocido.

Los datos aqu reportados apuntan hacia la necesidad de nuevas tendencias de pensamiento acerca de las armas pequeas y sus patologas, y la necesidad de un paradigma que enfatice la posicin civil de armas de fuego de igual manera, e incluso ms, que aquella del estado.

No existe una nica tcnica cientfica que pueda asegurar el nmero total de armas de fuego en manos de civiles. Los datos para los pases contenidos en el Small Arms Survey han sido recolectados usando numerosas fuentes y mtodos. Cuando ha sido posible, se han utilizado datos oficiales de registro, con estimados independientes utilizados para asegurar una mayor inclusin. Las estadsticas de los registros oficiales de armas proveen los datos ms confiables. Sin embargo, la historia que cuentan est incompleta. Cuando no existen datos registro ni evaluaciones independientes disponibles, los estimados se basan en un anlisis estadstico correlativo. Se hace mayor uso de las fuentes ms fuertes. Los mtodos menos confiables se han utilizado frente a la necesidad de asegurar que la informacin est completa.


Captulo 3 Sondeando el rea gris: TRANSFERENCIA IRRESPONSABLE DE ARMAS PEQUEAS (Resumen)

El argumento central de ese captulo es que incluso cuando se cuenta con la debida autorizacin, la transferencia de armas pequeas y ligeras, y su municin no es necesariamente legal o responsable. Las transferencias autorizadas pueden contravenir acuerdos en cuanto a leyes internacionales, regulaciones, y aduanasincluyendo normas legales relacionadas con el respeto a los derechos humanos o al conflicto internacional. La transferencia tambin puede ser irresponsable dado el alto riesgo de desvo hacia receptores no autorizados. Es por esto que el captulo arguye que las transferencias ilcitas incluyen transferencias autorizadas del gobierno hacia pases con un rcord demostrado de violaciones a los derechos humanos, hacia aquellos involucrados en un conflicto armado, y hacia aquellos en los que existe un alto riesgo de desvo. Los altos niveles de privacidad generalmente evitan la posibilidad de determinar si los estados exportadores han actuado responsablemente al momento de autorizar el embarque de armas hacia pases que presentan dichos riesgos.

El captulo atrae la atencin particularmente hacia la responsabilidad que tienen los estados en la abstencin de transferir armas que presentan el riesgo de terminar en usos inadecuados. Construido sobre el anlisis del Small Arms Survey 2004, este captulo provee numerosos ejemplos de transferencias autorizadas por el gobierno que pueden ser consideradas como irresponsables, dado que los gobiernos que las autorizaron conocan (o deban haber conocido) circunstancias que presentan un alto riesgo de uso inadecuado (ver captulo 4, acerca del control sobre las transferencias). El captulo tambin ofrece actualizaciones y nuevos detalles del Barmetro de Transparencia del Comercio de Armas Pequeas. La transparencia en las acciones tomadas por los gobiernos es imperativa para poder tener claridad sobre si sus exportaciones son legales o ilcitas. El Barmetro de este ao subraya el hecho de que la transparencia es an baja en muchos pases, y se presentan posibles reas a mejorar.

Los siguientes son algunos de los hallazgos ms importantes del captulo:

Por lo menos 60 estados realizaron lo que se puede tomar de manera razonable como embarques irresponsables de armas pequeas hacia 36 pases durante el periodo comprendido entre los aos 2002 y 2004.

El desvo de hasta varios cientos de miles de armas pequeas transferidas por los Estados Unidos a Irak, y decenas de miles de cartuchos de municin desde tropas de paz sudafricanas en Burundi desde el ao 2003, demuestran la clara necesidad de una mayor responsabilidad, adems de mayores garantas, para asegurar que los esfuerzos por resolver los conflictos no tengan efectos contraproducentes de manera inadvertida.

Los embargos a las armas de las Naciones Unidas, que comprometen legalmente a todos los estados miembros, son violados extensamente de manera rutinaria e impune. Ejemplo de esto son las transferencias de armas encubiertas autorizadas por los gobiernos en el ao 2006 hacia el Lbano, Somalia, y Sudn.

Los mayores exportadores de armas pequeas y ligeras (aqullos con exportaciones anuales avaluadas en por lo menos USD 100 millones), de acuerdo a los datos disponibles en los estimados de 2004el ltimo ao para el que hay datos globales disponiblesfueron los Estados Unidos, Italia, Alemania, Brasil, Austria, Blgica, y China. Los mayores importadores (aqullos con importaciones anuales avaluadas en por lo menos USD100 millones) fueron los Estados Unidos, Alemania, Arabia Saudita, Egipto, Francia, y los Pases Bajos.

Segn el Barmetro de Transparencia del Comercio de Armas Pequeas de 2007, los exportadores principales con mayor ndice de transparencia fueron los Estados Unidos, Francia, Italia, Noruega, el Reino Unido y Alemania. Los pases con menores ndices de transparencia fueron Bulgaria, Corea del Norte, y Sudfrica.

Cuadro 3.1 Definicin de trminos clave

El mercado global de armas pequeas y ligeras, y sus municiones, puede ser representado como dos crculos superpuestos (ver figura 3.1). Las transferencias autorizadas se toman como aquellas que han sido autorizadas por lo menos por un gobierno. Las transferencias irresponsables (tambin llamadas transferencias en el mercado gris), son transferencias que han sido autorizadas por un gobierno, pero que de todas maneras son de dudosa legalidad, por lo menos en cuanto a lo que a la ley internacional atae (riesgo significativo de uso indebido), o irresponsables en algn otro sentido (riesgo significativo de desvo hacia receptores no autorizados). Las transferencias ilegales son denominadas tambin transferencias en el mercado negro. Ambos trminos se refieren a las transferencias que no han sido autorizadas por ningn gobierno. Las transferencias ilcitas incluyen tanto las irresponsables como las ilegales (mercados gris y negro). Las transferencias encubiertas son aqullas en las que los gobiernos esconden su participacin, dado que muchas veces (aunque no sea siempre el caso) son ilcitas.

Figura 3.1 Localizando las transferencias irresponsables




  • Crculo grande: transferencias autorizadas
  • Crculo pequeo: transferencias ilcitas
  • Interseccin: transferencias irresponsables / mercado gris
  • Campo en negro: transferencias ilegales / mercado negro
  • Campo en blanco: transferencias legales (autorizadas y responsables)

Barmetro de Transparencia del Comercio de Armas Pequeas de 2007: Notas

* Los exportadores principales son aquellos pases que exportaron por lo menos USD 10 millones en armas pequeas y ligeras, y su municin anualmente, de acuerdo con los datos de Comtrade ONU. El Barmetro de 2007 incluye a todos los pases que estuvieron entre los mayores exportadores por lo menos una vez en el periodo comprendido entre 2001 y 2004. Para los exportadores principales en el ao 2004, ver anexo 3 al presente captulo en la direccin <http://www.smallarmssurvey.org/yearb2007.html>; para 2003, ver el Small Arms Survey (2006, pp.68 73); para 2002, ver el Small Arms Survey

(2005, pp. 102 05; para 2001, ver el Small Arms Survey (2004, pp. 103 06). Sistema de puntuacin

(a) Puntualidad (total de 1.5 puntos, puntuacin basada nicamente en reportes de exportacin nacional de armas): un informe ha sido publicado dentro de los ltimos 24 meses (hasta el 31 de enero de 2007) (0.5 puntos); la informacin est disponible de manera oportuna (alternativamente: 1 punto si la informacin est disponible dentro de los seis ltimos meses del ao en cuestin, 0.5 puntos si ha sido dentro del ltimo ao).

(b) Accesibilidad (total de 2 puntos): la informacin est: disponible en Internet a travs de Comtrade ONU (1 punto); disponible en uno de los lenguajes oficiales de Naciones Unidas (0.5 puntos); de manera gratuita (0.5 puntos).

(c) Claridad (tota de 5 puntos): el informe incluye informacin acerca de las fuentes (1 punto); las armas pequeas y las armas ligeras se pueden distinguir claramente de otros tipos de armas (1 punto); la municin para armas pequeas y armas ligeras se distingue claramente de otros tipos de municin (1 punto); se incluyen descripciones detalladas de las armas (1 punto); el informe incluye informacin acerca de los usuarios finales (militares, policas, otras fuerzas de seguridad, civiles, minoristas civiles) (1 punto).

(d) Alcance (total de 6.5 puntos): el informe incluye: fuentes gubernamentales e industriales sobre las transacciones (1 punto); armas pequeas y ligeras civiles y militares (1.5 puntos); informacin relacionada con la re-exportacin (1 punto); informacin sobre las piezas de repuesto de las armas pequeas y ligeras (1 punto); informacin sobre las municiones de armas pequeas y ligeras (1 punto); compendios de las leyes y regulaciones de exportacin as como de los acuerdos internacionales (1 punto).

(e) Informacin sobre el suministro de armas (total de 4 puntos): datos separados por tipo de armas (valor del cargamento de armas [1 punto], cantidad de armas embarcadas [1 punto]), por pas y tipo de armas (valor del cargamento [1 punto], y cantidad de armas embarcadas [1 punto]).

(f) Informacin sobre licencias otorgadas (total de 4 puntos): datos separados por tipo de armas (valor de las armas autorizadas [1 punto], cantidad de armas autorizadas [1 punto]), y por pas y tipo de arma (valor de las armas autorizadas [1 punto], cantidad de armas armas autorizadas [1 punto]).

(g) Informacin sobre las licencias rechazadas (total de 2 puntos): datos separados por tipo de arma (valor de las licencias rechazadas [0.5 puntos], cantidad de armas con licencia rechazada [0.5 puntos]), y por pas y tipo de arma (valor de las licencias rechazadas [0.5 puntos], cantidad de armas con licencia rechazada [0.5 puntos]). Nota 1: el Barmetro se fundamenta en los datos ms recientes de cada pas sobre las exportaciones de armas (hasta el 31 de enero de 2007) y/o los datos aduaneros de 2004 de Comtrade ONU. No se incluyeron los reportes nacionales que fueron publicados antes de los 30 meses previos al 31 de enero de 2007. Nota 2: En los rubros (e), (f) y (g), no se obtienen puntos por el nmero de cargamentos o de licencias otorgadas o rechazadas, ya que tales datos no reflejan realmente la magnitud del comercio. Los datos son clasificados tipo de arma si la proporcin de armas pequeas y ligeras en el total del comercio de armas del pas ha sido identificada (X por ciento del valor total de las exportaciones corresponde a las armas pequeas y ligeras; una cantidad X de armas pequeas y ligeras fueron exportadas). Los datos son clasificados por pas y tipo de arma si existe informacin sobre los tipos de arma transferidas a estados individuales (X cantidad / el equivalente de X dlares en armas pequeas fue suministrado a un pas Y).

Nota 3: En los rubros (e), (f) y (g), tipo de armas designa categoras generales de armas (es decir, armas pequeas por oposicin a vehculos blindados o misiles aire-aire), y no tipos especficos de armas pequeas y ligeras (como fusiles de asalto por oposicin a fusiles de caza). Nota 4: el hecho de que el Barmetro se fundamente en dos fuentes, a saber, los datos de aduana (tal como se transmiten a Comtrade ONU) y los informes de las exportaciones nacionales de armas, facilita la labor a los estados que publican sus datos de ambas formas, ya que lo que no publican de una forma, lo pueden publicar de otra. Los puntos obtenidos por cada una de las fuentes se suman. Sin embargo, los puntos no se contabilizan dos veces (por ejemplo, si un pas transmite datos de aduana e informes de exportacin en uno de los idiomas de las Naciones Unidas, recibir slo un punto en el rubro Accesibilidad).

1 Espaa transmite sus informes de exportaciones de armas pequeas y ligeras a la OSCE como un anexo de su informe de exportaciones de armas. Dicho informe contiene informacin sobre las licencias otorgadas (volmenes por pas y tipo de arma) y el suministro de armas (volmenes por pas y tipo de arma), y abarca solo los pases de la OSCE; es decir, un nmero limitado de transacciones. Por consiguiente, Espaa ha obtenido solamente la mitad de la puntuacin bajo los rubros licencias y suministro. Otros estados publican sus informes OSCE independientemente de sus informes de exportaciones de armas. Estos no han sido tomados en cuenta en este Barmetro.

2 El informe nacional de exportacin de armas de Austria (Austria, 2006) es una re-publicacin de los datos sometidos a publicacin dentro del reporte anual de la Unin Europea, que cubre las exportaciones en 2004 (UE, 2005).

3 El informe nacional sobre exportaciones de armas ms reciente de Canad (Canad, 2003) se public ms de 30 meses antes de la fecha de corte para el Barmetro de 2007, y por tanto no se incluye.

4 El Barmetro de 2007 cubre los reportes previos a la independencia de Montenegro en junio de 2006 (BBC, 2006b).

5 Blgica no ha publicado ningn informe nacional de exportaciones de armas desde 2002, debido a la regionalizacin del control de las exportaciones en septiembre de 2003 (para mayor informacin, ver Wallonia, 2004, pp. 3 12). Por lo tanto, el puntaje se fundamenta nicamente en los datos suministrados por los servicios de aduana.

6 El informe nacional de exportaciones de armas ms reciente de Sudfrica (Sudfrica, 2003) se public ms de 30 meses antes de la fecha de corte para el Barmetro de 2007 y por lo tanto no ha sido incluido.

Fuentes: Australia (2006); Austria (2006); Bosnia-Herzegovina (2005); Repblica Checa (2005); Finlandia (2004); Francia (2005); Alemania (2006); Italia (2005); Pases Bajos (2005); NISAT (2007a,

2007b); Noruega (2006); Portugal (2006); Rumania (2005); Espaa (2006); Suecia (2006); Suiza (2006); Reino Unido (2006); Comtrade ONU (2007); Estados Unidos (2006)


Captulo 4 De vuelta a lo bsico: CONTROLES SOBRE LAS TRANSFERENCIAS EN UNA PERSPECTIVA GLOBAL (Resumen)

En diciembre de 2006, una gran mayora de estados miembro de las Naciones Unidas votaron por comenzar un proceso que pudiera resultar en la adopcin de un tratado vinculante de comercio de armas. Esto culmin un ao marcado por otros sucesos importantes, entre los cuales se encuentran la adopcin de la Declaracin de Ginebra sobre Violencia Armada y Desarrollo (Declaracin de Ginebra), y una gran decepcin, la Conferencia de Revisin del Programa de Accin de Naciones Unidas sobre Armas Pequeas y Ligeras (Conferencia de Revisin) de 2006. Aunque su enfoque se ha hecho ms concentrado despus del contratiempo de la Conferencia de Revisin, los estados miembros de las Naciones Unidas estn ahora atendiendo temas fundamentales.

De hecho, la mayor parte del comercio ilegal de armas depende del controlo falta del mismosobre las transferencias legales. Algunos de los retos clave en esta rea incluyen el esclarecimiento de las responsabilidades existentes; la toma de decisiones sobre si se debe o no, y cmo, tratar el tema de la transferencia de armas hacia actores no estatales, adems de desarrollar medios que permitan la implementacin efectiva de criterios para otorgar licencias de transferencia.

La primera parte del captulo cubre las actividades recientes a nivel global. Entre los factores ms importantes que han contribuido al fracaso de la Conferencia de Revisin en cuanto a la obtencin de resultados sustantivos, est la inhabilidad del proceso de las Naciones Unidas referente a las armas pequeas para poder incorporar problemticas que se encuentran fuera del paradigma tradicional sobre el control de las armas y el desarme. La sesin de la Primera Comisin de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2006 recogi algunos de los fragmentos dejados por la Conferencia de Revisin, adoptando un nmero de importantes resoluciones que permitieron, entre otras cosas, continuar con el proceso del Programa. Sin embargo, la sesin de la Comisin en 2006 confirm y ampli al mismo tiempo la tendencia reciente a no adoptar un consenso en favor de las resoluciones referentes a las armas pequeas.

El tema del control sobre la transferencia de armas ha escalado hasta el primer lugar de la agenda de las Naciones Unidas.

Naciones Unidas, organizacin que ha fijado los estndares a nivel global durante largo tiempo, ahora tiene competencia. En junio de 2006, 42 estados y 17 organizaciones internacionales y ONG de todas partes del mundo, adoptaron la Declaracin de Ginebra. Esto le imprime un sello ms complejoy potencialmente ms dinmicoa la actividad global referente a las armas pequeas. Sin embargo, el costo de esto es una mayor fragmentacin. Aunque en s mismo esto no representa problema, la fragmentacin del proceso global conlleva ciertos riesgos que incluyen posibles inconsistencias entre las medidas, adems de la posibilidad de que se olvide el marco de referencia universal, an dado por el Programa.

Por el momento, y a pesar de la prdida del consenso, los estados miembros de las Naciones Unidas estn trabajando en varios frentes, incluyendo a los controles sobre la transferencia. Aunque al principio la causa fue dirigida principalmente por la sociedad civil, el tema se est convirtiendo cada vez ms en la prioridad de los gobiernos. La segunda parte del captulo describe las ltimas iniciativas referentes al control de transferencias, y explora temas y retos clave en profundidad.

Responsabilidades existentes.

El pargrafo II.11 del Programa hace evidente que las decisiones referentes al otorgamiento de licencias nacionales de exportacin debe ser consistentes con las responsabilidades existentes de los estados bajo las leyes internacionales relevantes (UNGA, 2001b). Sin embargo, afloran las preguntas obvias de Cules son estas responsabilidades existentes? y Cules son las leyes internacionales relevantes? Los oficiales gubernamentales responsables del otorgamiento de licencias, junto con las legislaturas nacionales, necesitan una gua ms especfica que la que provee el pargrafo II.11. El captulo concluye que las obligaciones existentes de los estados en relacin a la transferencia de armas son extensas. Las normas legales vinculantes relevantes incluyen la limitacin directa a ciertos tipos de transferencia, as como el hecho de considerar a los estados como cmplices en las violaciones de las leyes internacionales cometidas con armas que se han transferido a pesar de los riesgos conocidos (o presumibles) de uso indebido.

Actores no estatales. El tema de la prohibicin de la transferencia de armas pequeas y ligeras hacia actores no estatales (ANEs) es an divisivo, tal como lo era cuando el programa de accin se adopt en julio de 2001. Qu son los ANEs? Esa pregunta aparentemente simple es la culpable de gran parte de la polarizacin referente al tema de los ANEs. Una serie de discusiones organizadas por el proyecto Biting the Bullet (BtB), localizado en el Reino Unido, entre los aos 2003 y 2005, ha ayudado a aclarar que nicamente los ANEs no autorizados para importar armas por el gobierno del pas en el que se localizan realmente constituyen una preocupacin seria.

Sin embargo, hay algunos gobiernos que aseguran que la transferencia de armas hacia ANEs no autorizados est justificada. Las discusiones organizadas por el BtB han considerado varias opciones para las polticas: (1) una prohibicin total de la transferencia hacia ANEs no autorizados; (2) la presuncin de la no transferencia dentro de un marco internacional que permita excepciones en casos difciles; y (3) un acercamiento al tema de la transferencia hacia ANEs a travs de sistemas y principios regulares de otorgamiento de licencias. Refirindose a casos en Ruanda y Afganistn, el captulo subraya la dificultad prctica del cumplimiento de criterios que puedan en ciertos casos constituir una justificacin para la excepcin de un caso difcil.

Las responsabilidades existentes de los estados bajo leyes internacionales relevantes son extensas.

El reto de la implementacin. Sin importar el resultado de las discusiones acerca de criterios globales, el reto crtico es la implementacin efectiva de dichos principios. Pautas que identifiquen factores a considerar al momento de decidir si autorizar o no una transferencia en particular, pueden ayudar a los estados a asegurar que dichas decisiones sean sistemticas, rigurosas y objetivas. El captulo presenta nuevas pautas desarrolladas por el Comit Internacional de la Cruz Roja, diseadas como ayuda a los estados en la evaluacin del cumplimiento de las normas que regulan la conducta del conflicto armado antes de cualquier transferencia de armas. Como parte de la conclusin, el captulo anota que los estados miembros de las Naciones Unidas deben considerar muchos factores antes de llegar a un acuerdo colectivo acerca de sus responsabilidades existentes. bajo leyes internacionales relevantes, como se requiere en el Programa de Accin. Esto incluye el riesgo de que el proceso de armas pequeas de las Naciones Unidas, recientemente reanudado, pueda fallar una vez ms si el enfoque actual en los acuerdos sobre los controles fundamentales de transferencia sea superficial.


Captulo 5-LA CIUDAD Y LAS ARMAS (Resumen)

La Ciudad y las Armas presenta informacin nueva y actualizada acerca de la produccin, las reservas, las transferencias, y las medidas pertinentes a las armas pequeas, incluyendo un enfoque especfico en los controles sobre la transferencia. Dada la declaracin de que hoy en da ms de la mitad de la poblacin del mundo reside en las ciudades, la seccin temtica de este ao explora el complejo problema de la violencia urbana a travs de casos de estudio en Burundi en Brasil, adems de incluir un ensayo en imgenes del galardonado fotgrafo de guerra Lucian Reed. En esta edicin tambin figuran captulos sobre las lecciones aprendidas acerca del rastreo de municiones desviadas en el norte de Uganda y Ro de Janeiro, la relacin entre los precios de las armas y el conflicto, y el papel de las armas pequeas en Sudn del Sur despus del conflicto.

El Small Arms Survey es producido anualmente por un equipo de investigadores basados en Ginebra, Suiza, y una red global de investigadores locales. Los hacedores de polticas, los diplomticos, y las ONGs han llegado a valorarlo como una fuente vital para identificar los problemas relacionados con las armas pequeas y las estrategias de reduccin de la violencia. El ex alcalde de Bogot, Colombia, Antanas Mockus (1995-1997 y 2000-2004), acerca del Small Arms Survey:

El Small Arms Survey 2007:La Ciudad y las Armas conecta los puntos entre los individuos y las organizaciones, cuyas acciones u omisiones afectan los niveles de violencia armada en los niveles municipal, nacional, regional, e internacional. Gracias a esto, y ya que nos recuerda que tenemos medios para mejorar la seguridad, esta publicacin es una lectura esencial para aquellos que se preocupan por mitigar el sufrimiento que causa la violencia armada a las familias y las comunidades en todo el mundo.

Hallazgos principales

Produccin, inventarios civiles, transferencias, y transparencia

Cada ao, entre 530,000 y 580,000 fusiles militares, fusiles de asalto, y carabinas se producen bajo licencia o como copias sin licencia, lo que representa entre 60 y 80% del total anual de la produccin.

Los estados propietarios de tecnologa original son muchos menos que aquellos que la adquieren.

Slo el 57% de las armas producidas por los compradores de tecnologa se producen bajo licencia.

En el mundo, hay por lo menos 875 millones de armas de fuego hoy en da, entre armas en manos de civiles, fuerzas pblicas, y militares.

Existen aproximadamente 650 millones de armas de fuego en manos de civiles en el mundoalrededor de 75% del total conocido. Los ciudadanos de Estados Unidos poseen alrededor de 270 millones de armas de fuego, con un promedio aproximado de 90 armas de fuego por cada 100 personas (ver grficos de AP anexos).

Por lo menos 60 estados realizaron lo que se podra considerar razonablemente como transferencias irresponsables de armas hacia 36 pases en el periodo comprendido entre 2002 y 2004.

El Barmetro de Transparencia del Comercia de Armas Pequeas de 2007 indica que la transferencia entre los mayores exportadores de armas pequeas y ligeras contina siendo pobre en muchos pases. Entre los ms transparentes se encuentran los Estados Unidos, Francia, Italia, Noruega, el Reino Unido y Alemania. Los menos transparentes son Bulgaria, Corea del Norte, y Sudfrica.

La urbanizacin a gran escala y sin control parece estar asociada con los incrementos en las tasas de violencia armada. La urbanizacin rpida generalmente est acompaada por niveles decrecientes de seguridad pblica, lo que presenta serios retos a la provisin de seguridad y justicia.

En el hemisferio sur, la naturaleza de la violencia urbana es en general tanto poltica como criminal, donde la violencia criminal est estructurada y organizada social y geogrficamente.

En Brasil, el homicidio por arma de fuego est correlacionado con la urbanizacin y la desigualdad social. En Brasil, los hombres tienen 17 veces ms probabilidades de ser vctimas de armas de fuego que las mujeres en las reas urbanas; la diferencia disminuye en las reas rurales.

Un factor de riesgo importante frente a la violencia armada en Brasil es ser joven (entre los 15 y los 29 aos de edad), estar fuera de la escuela y desempleado.

En trminos de seguridad humana, Bujumbura, capital de Burundi, se encuentra atrasada con respecto al resto del pas.

La violencia urbana despus del conflicto ha llevado a muchos de los residentes de Bujumbura a adquirir armas pequeas de defensa (armas de mano) para su propia proteccin. Lecciones de la investigacin en campo

Se estima que 100,000 armas pequeas y granadas se encuentran todava en circulacin en Burundi, despus de una guerra civil que dur 10 aos.

En Irak, la alta demanda de las personas que requieren armas para seguridad, crimen, o conflicto ha causado un incremento en el precio de un fusil bsico de asalto Kalashnikov con culata de madera, pasando de USD 80150 en 2003 a USD 400800 en

2006.

Los precios ms bajos en las armas conllevan un incremento en el riesgo de una guerra civil, independientemente de otros factores de riesgo.

El precio de los fusiles de asalto en los pases africanos se encuentra alrededor de USD 200 por debajo del promedio mundial.

En Karamoja, Uganda, existe evidencia de que algunos miembros de las fuerzas pblicas han transferido municin a los guerreros Karimojong, oponindose directamente a las constantes y sucesivas iniciativas de desarme.

En Ro de Janeiro, Brasil, existe evidencia de que la municin de las fuerzas pblicas est alimentando parte de la violencia armada extrema en la ciudad, a travs del comercio, la prdida, o el robo.

El Acuerdo Comprehensivo de Paz de 2005 en Sudn del Sur ha fallado en su intento de mejorar la seguridad para grandes segmentos de la poblacin.

En el estado de Lagos, en Sudn del Sur, 35% de los encuestados respondieron que ellos mismos o alguien en su hogar posean un arma de fuego.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter