Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-09-2007

Con Ulf Hultberg, director de El clavel negro
Harald Edelstam, un hroe en el olvido

Pepe Violes
Semanario Liberacin, Suecia


 

En estos das comienza a exhibirse en toda Escandinavia la pelcula El clavel negro (Svarta nejlikan), un largometraje de ficcin sobre el embajador sueco Harald Edelstam, quien se desempeara en Chile durante el gobierno de Salvador Allende y que luego del golpe de estado de 1973 asumiera una valiente actitud solidaria salvando la vida de miles de personas perseguidas o apresadas por la dictadura de Augusto Pinochet y tambin silenciosamente ayudando a la resistencia armada.

 

 

La pelcula de ms de una hora de duracin ha sido dirigida por el director sueco Ulf Hultberg, quien adems es co-productor de la misma junto a sa Faringer, con quien ha desarrollado anteriormente otros filmes con temticas referidas a Amrica Latina, (en otras La hija del puma, 1994 y Street love, 2000).

 

 

Rodada casi en su totalidad en Santiago de Chile durante 2005, El clavel negro tiene en el papel del embajador Edelstam al reconocido actor sueco Michael Nyqvist y a un elenco internacional que integran los actores mexicanos Kate del Castillo, Lumi Cavazos y Daniel Gimnez-Cacho; los chilenos Christian Campos, Luis Gnecco, Ramn Nez, Pedro Vicua, Edgardo Bruna y Gabriela Aguilera entre otros; la sueca Lisa Werlinder; el actor dans Carsten Norgaard y el norteamericano Patrick Bergin. Para poder realizar la pelcula Hultberg y Faringer tuvieron que luchar contra mltiples dificultades entre otras el tener que recurrir a diferentes financiadores internacionales de Mxico, Espaa y Dinamarca.

 

Edelstam, un hroe que Suecia desconoce

 

 

Harald Edelstam naci en 1937 en una familia con antecedentes en la nobleza y fue reclutado siendo muy joven por la diplomacia sueca, primero para el servicio consular. Durante la segunda guerra mundial se desempe en las representaciones diplomticas suecas de Oslo y Berln. Su sobrenombre de Clavel negro se lo gan en Noruega ocupada por los nazis cuando por iniciativa propia se ocup de colaborar con la resistencia y ayudar a salvar judos.

 

 

Posteriormente ocup una secretara en la Cancillera sueca, siendo designado en 1958 consejero de la Embajada de Suecia en Viena. Luego en los aos 60 durante uno de los ms trgicos periodos del pas fue nombrado embajador en Indonesia y Guatemala. En el pas centroamericano Edelstam estableci una estrecha relacin con las fuerzas opositoras a la sanguinaria dictadura militar pro norteamericana de la poca y con figuras polticas como el posteriormente asesinado lder guerrillero Csar Montes.

 

 

En 1972 el gobierno de Olof Palme lo designa embajador en Chile, manteniendo Edelstam un claro compromiso y simpata por el proceso popular que haba iniciado el gobierno del presidente Salvador Allende.

 

 

Cuando se produce el golpe de estado de Pinochet en septiembre de 1973, Harald Edelstam comienza una instantnea labor de ayuda a cientos perseguidos polticos chilenos y exiliados latinoamericanos, abriendo las puertas de la Embajada de Suecia y asumiendo la representacin de los intereses diplomticos de Cuba -pas con el cual la dictadura militar rompe relaciones- dedicando das y noches en salvar vidas y darles refugio en ambas sedes diplomticas, al tiempo de convencer y presionar a otros colegas del cuerpo diplomtico extranjero de la necesidad de que tambin abrieran sus embajadas para refugiar a ms personas en peligro de vida.

 

 

Se calcula que Edelstam en esos pocos meses que van de septiembre a diciembre, cuando la dictadura lo declara persona non grata y lo expulsan del pas, le salv la vida a ms de mil personas, entre ellas a una cincuentena de exiliados uruguayos que estaban prisioneros en el Estadio Nacional y que seguramente sin su mediacin hubieran sido fusilados o desaparecidos.

 

 

Pero no fue eso solo lo que hizo Edelstam, fue ms all de lo que le marcaba formalmente su funcin, crey necesario adems usar su inmunidad diplomtica para ayudar a la resistencia popular chilena contra la brutal dictadura que haba derrocado a un gobierno elegido por el voto mayoritario de sus ciudadanos.

 

 

La intensa actividad desplegada por el embajador Edelstam como es obvio desat la ira de los militares fascistas, pero tambin una sorda oposicin en el mismo Ministerio de Relaciones Exteriores en Suecia, donde consideraron que l pona en riesgo los intereses del pas actuando en forma poco diplomtica. Al punto que indagaciones hechas por el propio director de la pelcula Ulf Hultberg, revela que Edelstam a su regreso de Chile fue conscientemente menospreciado por sus colegas de la Cancillera. Lo que motiv que durante un tiempo no fuera designado para otro pas, finalmente se le nombr embajador en Argelia, un cargo que nadie quera aceptar.

 

 

Quienes fuimos testigos de esos valientes y temerarios das de Harald en Santiago de Chile y a quien le debemos habernos salvado la vida, siempre seguir siendo inexcusable el manto de olvido que hasta ahora ha cubierto su figura y el poco reconocimiento pblico que en vida -como tampoco despus de su fallecimiento en 1989- se le ha concedido a este hroe contemporneo de Suecia.

 

 

Recuerdo s que a su regreso de Chile tras su expulsin, los exiliados polticos fuimos casi los nicos junto a los Chile kommitt quienes lo recibimos para agradecerle con mltiples actos realizados en los campamentos de refugiados. El otro merecido homenaje que Harald recibi en vida, se lo dio el gobierno y pueblo de Cuba cuando le invitaron para que estuviera presente en un gigantesco acto en solidaridad con Chile y de homenaje a Allende realizado en La Habana en 1974.

 

 

En ese sentido, esta pelcula tiene ese valor, el de sacar a Harald del olvido y mostrarlo en una dimensin histrica ms all de crticas que se le puedan hacer a la construccin del guin y a ciertos ingredientes melodramticos o policacos discutibles.

 

 

Un ejemplo de aquello por lo que un da Suecia se jug

 

 

Para Ulf Hultberg la pregunta no es porqu hizo una pelcula sobre la vida de Edelstam, sino porqu nadie lo se hizo antes.

 

 

-En la historia de Edelstam existen todos los elementos para hacer una pelcula con desarrollo dramtico y al mismo tiempo que haga pensar. En ese sentido la forma de El clavel negro es la de un thriller poltico, pero tambin trata de mostrar la compleja personalidad de Edelstam, sus propios fantasmas del pasado. Creo que Michael Nyqvist ha hecho un excelente trabajo actoral para esa reconstruccin de la personalidad de Edelstam, bastante diferente a los roles a los que estamos acostumbrados a verlo en otras pelculas, dice el director Hultberg.

 

 

Junto a conocidos y buenos actores de otros pases, incluyendo Chile, contamos con la ayuda de ms de mil extras chilenos para muchas escenas que rodamos en Santiago.

 

 

Fue muy emotivo para todos nosotros por ejemplo, filmar adentro mismo de los vestuarios del Estadio Nacional. Muchos de los baos y otros espacios usados como celdas estn intactos desde entonces. Y no fue fcil estar all sabiendo que aquellos recintos fueron justamente los lugares en donde dictadura tortur y asesin a tantos.

 

 

La pelcula se cierra con una entrevista televisiva de la poca al propio Edelstam sobre su actuacin como embajador en Chile. A mi pregunta de porqu no opt por el documental gnero en el cual Ulf Hultberg tiene una larga experiencia- para hacer esta pelcula sobre Edelstam, l me responde que la eleccin se debi al deseo de alcanzar un pblico mayor incluso a nivel internacional, tambin en haber optado por el ingls como idioma que en que est hablada la pelcula.

 

 

- Otro aspecto importante para m es, que tomar la historia de Edelstam es referirse tambin a Suecia y a su papel en el mundo. Algo que tiene mucha actualidad en la discusin y el debate de este momento pensando en los cambios que se han producido. La existencia de un diplomtico del tipo de Edelstam es un buen ejemplo de la posicin que Suecia tuvo internacionalmente, y que hoy se ha abandonado. Edelstam representa la solidaridad y el compromiso que haba en los aos 70 y 80, dice Hultberg.

Harald Edelstam es un gran olvidado en Suecia, ninguna plaqueta en la Cancillera que le recuerde, ninguna plaza o lugar pblico que lleve su nombre. En Chile pas al que salv a tantos una ctedra univesitaria en derechos humanos y una pequea chapita de bronce le recuerdan. Slo en Montevideo hay una plazuela que se llama Harald Edelstam, homenaje de los exiliados uruguayos que l en Chile salv de la muerte.

 

 

 

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter