Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2007

USAID en Bolivia y Venezuela: la subversin silenciosa

Eva Golinger
Bolpress


El gobierno de Estados Unidos ha cas perfeccionado un mtodo de injerencia que logra penetrar e infiltrar todos los sectores de la sociedad civil en un pas de inters econmico y estratgico. En el caso de Venezuela, esta estrategia comenz a tomar forma en el ao 2002, con el aumento en financiamiento a sectores de la oposicin atravs de la National Endowment for Democracy (NED) y la apertura de una oficina de transicin (OTI) de la USAID en Caracas. Estos esfuerzos lograron consolidar un movimiento opositor en aquel momento, que a pesar de fracasar en el golpe de estado, alcanz causar daos severos a la industria petrolera y la economa nacional atravs de un sabotaje econmico y un "paro" de gerentes y empresarios.

Luego de una divisin en la oposicin, la estratgia reorient su enfoque principal hacia las comunidades de bajos recursos, los sectores chavistas, la comunicacin y las necesidades en el interior del pas. La embajada de EEUU en Caracas abri una seria de "cnsulados de satlite" (American Corners) en cinco estados del pas, logrando - sin la autorizacin del Ministerio de Relaciones Exteriores - tener una presencia oficial en regiones importantes para la visin energtica de Washington. Esos estados, Anzotegui, Bolvar, Lara, Monagas, y Nueva Esparta (Margarita), son ricos en petrleo, minerales y otros recursos naturales de los cuales Estados Unidos busca controlar. Estas sedes estadounidenses encontraron espacios dentro de asociaciones de abogados y alcaldas municipales de la oposicin, y siguen funcionando como centros de propaganda y conspiracin en contra de la revolucin bolivariana.

El trabajo de la USAID y su OTI en Venezuela ha protagonizado la profundizacin de la subversin contrarrevolucionaria en el pas. Hasta la fecha de junio 2007, ms de 360 "becas" han sido otorgadas a organizaciones sociales, partidos polticos, comunidades, y proyectos polticos en Venezuela atravs del la Development Alternatives, Inc. (DAI), empresa contratista de la USAID que abri una sede el sector El Rosal de Caracas en junio 2002. Desde el centro de Caracas, la DAI/USAID ha dado ms de 11.575.509.00 dlares a estos 360 grupos y proyectos en Venezuela bajo el programa, "Venezuela: Inciativas para la Construccin de Confianza" (VICC). La mayora de los programas financiados por la DAI se enfocan (segn sus materiales) en "el dilogo poltico, el debate pblico, la participacin ciudadana y el entrenamiento y capacitacin de lderes democrticos."

Organizaciones financiadas y participantes incluyen a Smate, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, la Alcalda de Chacao, Liderazgo y Visin, Los del Medio, Convive, Transparencia Internacional, Instituto Prensa y Sociedad, Queremos Elegir, la Universidad Metropolitana, y otros grupos generalmente vinculados con el sector opositor.

La USAID-OTI tambin financia a los partidos partidos polticos de la oposicin, como Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Accin Democrtica, COPEI, MAS, entre otros, atravs de los brazos internacionales de los partidos estadounidenses: el Instituto Republicano Internacional (IRI) y el Instituto Democrtico Nacional (NDI). Desde el ao 2002, ms de siete millones de dlares han sido invertidos en la "asistencia tcnica" a estos partidos opositores en Venezuela por parte de la USAID junto con IRI y NDI.

Los llamados "defensores de los derechos humanos" en Venezuela, u ONG (organizacin no gubermental), reciben gran parte de su financiamiento atravs de la Freedom House, otro contratista de la USAID-OTI en Venezuela. Freedom House ha patrocinado eventos como "Las Amenazas a la Libertad de Expresin del Siglo XXI, con la participacin de Marciel Granier, Presidente del canal de television golpista RCTV, junto con Karen Hughes, la Sub-secretaria de Estado para la Diplomacia Pblica y los Asuntos Pblicos (la oficina de propaganda del Departamento de Estado que supervisa la Voz de Amrica y otros medios propagandisticas de Washington)

Freedom House tambin financia a instituciones estadounidenses, como el Centro Internacional para el Conflicto No-Violento (ICNVC) que ensean las tcnicas de la "resistencia" de Gene Sharp, y han asesorado movimientos de jvenes y estudiantes en Serbia, Ucrania, Georgia, Bielarrusia y Venezuela. Su presidente del 2003-2005 fue James Woolsey, ex-Director de la CIA, y su actual presidente, Peter Ackerman, es un banquero multi-millonario que ha patrocinado los "cambios de regmenes" en Serbia, Ucrania y Georgia atravs del Instituto Albert Einstein y su ICNVC. El hijo de Ackerman particip en el masacre del pueblo iraqu en Fallujah.

El ltimo contratista de la USAID en Venezuela es la Fundacin del Desarrollo Pan-Americano (PADF), cuyo misin es "apoyar la sociedad civil". La PADF ha otorgado $937,079,00 a 14 ONGs venezolanas desde finales del 2006. Por ahora, los nombres de estes grupos se desconocen.

Los ltimos informes pblicos de la USAID destacan que en agosto del 2007, organizaron una conferencia con 50 alcaldes de todo el pas para tratar el tema de la "descentralizacin" y las "redes populares". Muy parecido parece este tema al proyecto que Leopoldo Lpez, alcalde opositor de Chacao, esta promoviendo actualmente. El programa de la USAID-OTI en Venezuela promete continuar con sus esfuerzos de "fortalecer la sociedad civil y los partidos polticos," "promover la descentralizacin y los consejos municipales" y "entrenar los defensores de los derechos humanos". Ya el congreso estadounidense ha aprobado $3.6 millones de dlares para esta oficina en Venezuela para el ao 2007-8, algo que indica que esta subversin seguir creciendo y amenazando la revolucin bolivariana.

Bolivia

Pero Venezuela no es el nico blanco de la subversin e injerencia estadounidense atravs de la USAID y su millones de dlares en financiamiento a movimientos opositores. En marzo del 2004, la USAID abri otra Oficina hacia las inciativas de una transicin (OTI) en Bolivia, para supuestamente ayudar "reducir las tensiones en zonas de conflicto social y apoyar al pas con la preparacin de los eventos electorales." En este caso, la USAID contrat a la empresa estadounidense, Casals & Associates, Inc. (C&A) para manejar los ms de 13.3 millones de dlares que ya han otorgado a 379 organizaciones, partidos polticos y proyectos en Bolivia. C&A juega el papel en Bolivia que hace la DAI en Venezuela, y tanto como la DAI, C&A es una empresa con grandes contratos con el Departamento de Defensa, el Ejrcito estadounidense, la Armada estadounidense, el Departamento de Energa, Broadcasting Board of Governance, la Voz de Amrica, la Oficina para Transmisiones (de propaganda) a Cuba, el Departamento de Seguridad Interior, el Departamento de Estado, y muchos ms. Hasta hoy, C&A ha trabajado ejecutando programas intervencionistas de las diferentes agencias de Washington en ms de 40 pises del mundo, incluyendo Albania, Armenia, Bolivia, Colombia, Repblica Dominicana, El Salvador, Guatemala, Madagascar, Malawi, Mxico, Nicaragua, Panam y Paraguay.

En Bolivia, la USAID-OTI ha enfocado sus esfuerzos para combatir e influir sobre la Asamblea Constituyente, y el separatismo de las regiones ricas en recursos naturales, como Santa Cruz y Cochabamba. La mayora de los 13.3 millones de dlares han sido dados a organizaciones y programas trabajando para "reforzar los gobiernos regionales", con la intencin de debilitar el gobierno nacional de Evo Morales; "crear enlaces entre grupos indgenas y estructuras democrticas"; "ofrecer oportunidades econmicos y desarrollo comunitaria"; "educacin cvica para lderes emergentes"; y "la difusin de informacin". Los nobles temas de estos programas indican que Washington esta buscando socavar el poder nacional de Evo Morales en Bolivia, penetrar e infiltrar las comunidades de indgenas, que son la mayora en el pas, promover el modelo capitalista, e influir sobre los medios de comunicacin, promoviendo propaganda pro-estadounidense, pro-capitalista y anti-socialista.

Abiertamente, el programa de la USAID-OTI en Bolivia apoya a la autonoma de ciertas regiones, como Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, promoviendo entonces el separatismo y la desestablizacin del pas y del gobierno de Evo Morales. Tambin la National Endowment for Democracya (NED), otro rgano financiero de Washington que promueve la subversin e injerencia en ms de 70 pases del mundo, incluyendo a Venezuela, esta financiando grupos en regiones como Santa Cruz, que abogan por el separatismo. El actual embajador estadounidense en Bolivia, Philip Goldberg, es experto en el tema del separtismo, habiendo sido jefe de la misin estadounidense en la ex-Yugoslavia que fue dividido en dos pases: Bosnia y Serbia, con la "ayuda" estadounidense.

El gobierno de Evo Morales ya ha denunciado pblicamente esta subversin atravs de la USAID en Bolivia, dando aviso al gobierno de Estados Unidos que tiene que obedecer las leyes del pas u optar por irse. "La puerta esta abierta", declar el vocero del gobierno bolivano en estos das, haciendo referencia a la injerencia estadounidense en su pas.

Sin embargo, Washington no se ir tan facilmente. Esta red de injerencia y subversin no sera tan sencilla de erradicar. El Presidente Chvez ha propuesta en su reforma constitucional un cambio al Artculo 67 que incluye una prohibicin del financiamiento a grupos con fines polticos y a las campaas polticas por parte de entidades pblicas o privadas del extranjero. Es esencial definir como se tratar el concepto de "fines polticos", porque en muchos casos, las ONG y grupos que trabajan por los derechos humanos intentarn evadir ser clasificados como organizaciones con motivos "polticos". Pero nadie puede negar que los derechos humanos es un tema fundamentalmente poltico, y es el terreno donde ms hoy en da se esconde la subversin de Washington, usando las ONG como un escudo.

Lo que si esta claro es la necesidad urgente de desarrollar estrategias para impedir y sacudir esta subversin en Venezuela, Bolivia y todos los pases hermanos hoy en da bajo la mira del imperio, y que luchan para expresar su propia voluntad y soberana.

Eva Golinger es abogada e investigadora sobre el tema de la injerencia de EEUU en Venezuela y Amrica Latina. Autora de los libros El Cdigo Chvez: Descifrando la intervencin de EEUU en Venezuela; y Bush vs. Chvez: La Guerra de Washington contra Venezuela. Los dos editados en espaol por Monte vila Editores.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter