Portada :: Espaa :: Por una vivienda digna
(Argumentos para la lucha)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2007

La nueva norma intenta salvar el Boom
Ley del Suelo: soltar lastre

Isidro Lpez
Diagonal


En julio entraba en vigor la nueva Ley del Suelo del Gobierno del PSOE. Una normativa que, a pesar de los ataques recibidos desde la oposicin del PP, mantiene el modelo seguido por Aznar.

La Ley del Suelo se ha vendido, en los medios afines al Gobierno, como la intervencin legislativa de mayor carcter social y ecolgico de la legislatura. Frenar la especulacin, aplicar los principios de sostenibilidad y garantizar el acceso a la vivienda son los tres ejes en los que se ha querido situar esta Ley, en oposicin, siempre dentro de los medios, al dogmatismo neoliberal de la Ley del Suelo de 1997. Sin embargo, ms all del prestigio que le da a cualquier ley el ser atacada por Esperanza Aguirre y Jimnez Losantos, la Ley de Suelo tiene ms de continuacin del proyecto de 1997 de lo que podra parecer si tan slo se leen los titulares. De hecho, la Ley del Suelo junto al PEIT (Plan Estratgico de Infraestructuras y Transportes) son las dos apuestas del Gobierno para capear los aires recesivos que vienen.

Ocupacin de suelo


Antes de analizar el contenido de la Ley, quiz sea necesario describir brevemente qu han venido a significar el suelo y la vivienda para las administraciones pblicas espaolas en el ltimo decenio. El suelo es el factor de ms peso en los precios de la vivienda y adems, por ser una mercanca no producida, el ms sensible a las espirales de crecimiento de precios tan frecuentes en el mercado inmobiliario. En un contexto econmico en el que los salarios reales (salarios descontada la inflacin) llevan estancados o en retroceso desde hace 20 aos, el alza continuada de precios de la vivienda ha sido la principal fuente de crecimiento del consumo privado y sta ha sido una de las aportaciones ms dinmicas al crecimiento econmico espaol. Para que esto haya sucedido ha sido necesario que el crdito haya fluido hacia unas familias ms sometidas que nunca a los imperativos del capital financiero y que las inmobiliarias hayan dispuesto de todo el suelo urbanizable necesario para expandir este proceso. Los enormes costes sociales en forma de destruccin y despilfarro de recursos naturales que ha supuesto este modelo invasivo de ocupacin de suelo quedan fuera de las cuentas propiamente econmicas y slo podemos estimarlos por aproximaciones.

En este contexto, una bajada de los precios de la vivienda significa una cada del crecimiento econmico. Desgraciadamente, ningn gobierno, ni estatal ni local, ni de izquierdas ni de derechas, quiere or hablar de una ralentizacin econmica que sera deseable por muchos motivos. Las administraciones no tienen ningn inters en fijar las condiciones de una bajada sustancial y posterior estabilizacin de los precios de la vivienda, ni siquiera en franjas de mercado como la (VPO). Pero, lo quieran o no las administraciones pblicas, los precios de la vivienda van a bajar y estos son los que determinan el precio del suelo. El fin central de esta Ley del Suelo es sentar las bases de una bajada estratgica de los precios de la vivienda, que sea menos aguda y prolongada de lo que podra ser si no hubiera intervencin estatal, permita a nuevas franjas de poblacin acceder a la propiedad y abra posibilidades de mantener tasas de beneficio que mantengan la capacidad operativa de las grandes y medianas inmobiliarias y constructoras. Es decir, con esta ley se estn poniendo las bases de un nuevo boom inmobiliario, de igual o mayor destructividad social y ambiental.

A manos de los promotores


En la mayora de su texto esta Ley del Suelo es una recopilacin de artculos referentes al suelo que estaban dispersos hasta hoy. El punto novedoso y ncleo de la nueva Ley del Suelo, atae a los mecanismos de valoracin del suelo rstico. Hasta ahora los suelos rsticos cercanos a zonas urbanas o en expectativa de urbanizacin se valoraban en funcin de los precios esperados de las futuras viviendas que all se iban a construir. A partir de esta Ley, la valoracin de los terrenos rsticos se har a partir de su renta potencial (valor de su produccin real) como superficie rstica, pudindose multiplicar hasta por dos en funcin de las rentas de posicin (es decir, por cercana a una gran ciudad o a una infraestructura, etc). Para justificar esta medida se invoca la lucha contra la especulacin (en el sentido de retencin de suelo), pero en la prctica es una medida inspirada en los famosos agentes urbanizadores valencianos. Se trata de abaratar el suelo rstico y con ello dar el control del proceso urbanizador a los promotores frente a los propietarios de suelo.

Un mismo espritu


Ms all de la retrica del libre mercado, la caracterstica central de la ley de 1997, promovida por el PP, consista en poner todo el suelo posible en el mercado para disparar la oferta de viviendas y acelerar el ciclo de compraventas. En este sentido, la nueva ley va muy por delante de la anterior al eliminar la figura del propietario, entendido como traba a este proceso. El objetivo: al abaratar los costes del suelo rstico se eleva el margen de beneficio de la promocin inmobiliaria y esto atrae nuevos capitales tanto procedentes de otros sectores como de otros pases.

* Isidro Lpez. Observatorio Metropolitano


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter