Portada :: Economa :: Textos y documentos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2004

Transformacin desde lo local
Bajo la globalizacin, la idealizacin de lo local

scar Garca Jurado
Rebelin


La reestructuracin del sistema iniciada en los aos setenta ha trado consigo un proceso de globalizacin de la actividad econmica que se ha traducido en una creciente concentracin del poder econmico y poltico y de la riqueza a escala mundial. Al igual que en el espacio social, se ha construido un espacio territorial segmentado, con un grupo de territorios privilegiados e hiperactivos por un lado, y una mayora en situacin precaria y/o excluida por otro. En estos procesos juegan un papel trascendental el aumento del protagonismo de las grandes corporaciones transnacionales, lo que ha provocado un incremento en la concentracin del capital y, por tanto, del poder. Este hecho tiene como consecuencia que los territorios perifricos en los que se localizan estas grandes corporaciones experimenten una fuerte dependencia de capitales e intereses externos. A pesar de las anteriores evidencias, se asiste a una explosin de lo local, y surge y se afianza el cada vez ms popular Desarrollo Local (DL). Desde aproximadamente la segunda mitad de la dcada de los 80 del siglo XX, el DL se convierte en la nueva ortodoxia de la economa regional. Se introducen importantes cambios en la conformacin de la teora y poltica de desarrollo regional, prestando cada vez ms atencin y apoyo a pequeas iniciativas locales de desarrollo. Aparecen as los distritos industriales, cluster, medios innovadores o sistemas productivos locales. Las tesis del DL estn influenciadas por nuevas teoras sobre el actual modelo de acumulacin del capital. El modelo de especializacin flexible se ha convertido en un planteamiento paradigmtico que, partiendo de una supuesta segunda ruptura industrial, predice la sustitucin de la produccin en masa fordista, rgidamente estructurada, por un rgimen fundado en la especializacin flexible, cuya forma espacial sera el distrito industrial marshalliano. Se estara ante una indita forma de organizacin de la produccin que tiende a sustituir los principios fundamentales de la organizacin productiva en masa fordista por nuevas comunidades industriales. Las nuevas condiciones de produccin permitiran reconciliar competitividad y cooperacin, as como recuperar ciertas formas de produccin artesanal bajo la cual mejoraran las condiciones laborales. La localidad y la regin se convierten en mbitos privilegiados para la nueva etapa de acumulacin flexible. La reestructuracin productiva dara lugar a una reestructuracin de mbito territorial, en la que los distritos industriales, sistemas productivos locales, etc. se convertiran en los smbolos del nuevo orden. Algunos autores llegar a decir que, tal como ocurri en el siglo XIX, la regin se convertir de nuevo en una unidad de produccin integrada y las nuevas economas regionales pasarn a convertirse en territorios ampliamente autosuficientes. De estas fuentes, principalmente, se ha nutrido el modelo de DL, definido por Vzquez Barquero como la dinmica econmica de las ciudades y regiones, cuyo crecimiento y cambio estructural se organiza alrededor de la expansin de las actividades industriales utilizando el potencial de desarrollo existente en el territorio. La utilizacin del potencial de desarrollo existente en el territorio debe permitir encontrar una va de desarrollo propio a una comunidad local, siempre que la dinmica de aprendizaje de los actores locales les lleve a identificar lneas de inversin eficientes. Por tanto, el potencial de desarrollo existente en el territorio debe ser puesto en valor. Es decir, se debe llevar a cabo la total mercantilizacin del territorio, la puesta en venta de todo aquello que pueda ser susceptible de ser transaccionado, o la especializacin productiva territorial en aquello para lo que est ms dotado. Cualquier territorio ganar o perder en funcin del aprovechami ento que haga de los recursos propios y de la capacidad de respuesta y de adaptacin a los desafos de la competitividad. Junto a la movilizacin de los recursos disponibles en el rea o potencial de desarrollo endgeno, otro elemento esencial del DL es la supuesta capacidad de liderar el propio proceso de desarrollo por pequeas empresas locales. La reestructuracin provoca, para esta nueva ortodoxia, profundas alteraciones en las formas de organizacin de las empresas. De estas transformaciones son las pequeas empresas, aparentemente ms flexibles e integradas en el territorio, las que mejor se adaptan a los nuevos retos y estn llamadas a tener un papel protagonista en los procesos de desarrollo local. Todas estas hiptesis llevan a promover medidas de apoyo a este tipo de empresas y, en general, a fomentar la empresariabilidad o emprendimientos. Existe la idea implcita de que todos los territorios parten de condiciones iguales o, al menos, que la diferencia entre los distintos territorios no es determinante. Se trata, aparentemente, de una competencia entre productores autnomos e independientes donde no existen relaciones de poder, ni dinmicas de crecimiento acumulativo, ni economas de escala, ni situaciones de partida o nivel de desarrollo diferentes que condicionen el proceso de las distintas reas. El comportamiento de los individuos es el elemento ms relevante a la hora de explicar la evolucin social y econmica de un territorio. Por lo tanto, la posicin de los territorios en la divisin internacional del trabajo se debe, en ltima instancia, a las decisiones tomadas por los agentes econmicos individualmente considerados. De este modo, para estas tesis, el territorio se toma como un individuo con plena capacidad de decisin y, por lo tanto, se sitan ante el individualismo metodolgico propio de las aprox imaciones neoclsicas. En este caso, la unidad de anlisis es el territorio en cuestin, del mismo modo que para la economa convencional lo es la empresa o el consumidor. Por tanto, los factores estratgicos para generar la mejora o progreso sern internos a cada territorio por lo que cada espacio ser el responsable de su situacin econmica al disponer de los instrumentos capaces, en caso de su buen uso, de generar el ansiado desarrollo.

Nuevas polticas para alcanzar el paraso de siempre

Utilizando un conjunto de categoras como la flexibilidad, la produccin a pequea escala o la solidaridad y confianza, este nuevo escenario productivo se ha presentado como una va alternativa dada por las nuevas formas de comunidad industrial. Bajo la supuesta armona de las nuevas comunidades productivas, dicotomas previas como capital-trabajo o centro-periferia deben desaparecer pues todos los elementos, tengan la ascendencia social o territorial que tengan, encontrarn un ambiente favorable para sus intereses. La flexibilidad abrira las puertas al reinado de las pymes y la difusin espacial de la localizacin de las actividades. Por tanto, desde esta nueva ortodoxia, se promueve una nueva visin del progreso social y econmico. Todo ello lleva a pensar en un futuro feliz para las economas perifricas hasta entonces empobrecidas, guiadas por la especializacin flexible y los distritos industriales marshallianos. Nos proclaman, de nuevo, que las nuevas tec nologas u unas adecuadas polticas llevarn por el sendero del progreso y el desarrollo a los actores sociales y territoriales excluidos. De nuevo todos vamos en el mismo barco y el conflicto debe ser sustituido por el consenso. Para conseguir el ideal deseado es necesario plantear un conjunto de medidas de poltica econmica. Son los mecanismos de toma de decisiones los que se encuentran condicionados por la evolucin histrica, una determinada mentalidad, un desarrollo organizativo determinado, etc. Sobre estos factores se tiene la capacidad de incidir, por lo que la capacidad competitiva de los distintos espacios implicados en la reestructuracin depende, en gran medida, de la concurrencia en ellos de formas de organizacin e instituciones sociales que favorezcan el desarrollo de actividades productivas. Al catlogo de medidas que mejoran estos elementos, convertidas en el nuevo referente de la poltica de desarrollo, se le denomina polticas de Desarrollo Econmico Local. Los principales objetivos de las polticas de desarrollo local pueden resumirse en tres: a) conseguir el mayor aprovechamiento posible de los recursos endgenos de cada espacio; b) lograr la articulacin y concertacin entre las pequeas empresas locales, as como el resto de agentes socioeconmicos del territorio; y c) capitalizar en el mayor grado posible el territorio. Para lograr estos objetivos se proponen una serie de actuaciones concretas que los promueven. Entre ellas destacan: la movilizacin y el apoyo a las empresas locales; el anlisis e identificacin de recursos potenciales endgenos, segmentos posibles de mercados internacionales, posibilidades de financiacin existentes y bsqueda de lneas de financiacin apropiadas para pymes y microempresas; las actividades de creacin del entorno sociocultural innovador y la cultura empresarial; la valorizacin social del empresario como generador de riqueza; la creacin de instrumentos de tipo tradicional como los polgon os industriales y de nuevos instrumentos como los institutos y parques tecnolgicos, y los centros de empresas e innovacin; o la creacin y mejora de las infraestructuras de transportes y comunicaciones necesarias.Como se observa, se trata de un conjunto de polticas que tienen por fin el mantenimiento de la competitividad privada. De esta forma se sustituyen las polticas fiscales sociales progresivas por polticas de gasto de fuerte contenido productivista y privatista. El objetivo ya no es corregir las desigualdades ni impulsar un desarrollo con cierta autonoma e independencia de iniciativas. Estamos ante un localismo que utiliza los fondos pblicos esencialmente para facilitar la localizacin mercantil con los consiguientes efectos de privatizacin de las riquezas y socializacin de los costes. Se certifica poco a poco la muerte del Estado de Bienestar y se sustituye por otro cuyo agente a servir ya no es el ciudadano sino el llamado emprendedor. La centralizacin del capital y la descentralizacin del estado

Estas polticas conforman una estrategia para la accin desde las comunidades locales por lo que se estiman necesarios los procesos de descentralizacin poltica. La descentralizacin consiste en la traslacin de poder desde la administracin central a las administraciones territoriales. Mediante esos procesos, los territorios (localidades y regiones) podran asumir nuevas competencias en todo lo referido a las materias econmicas y, de ese modo, podran utilizar y poner en valor sus recursos para alcanzar el desarrollo. Los procesos de descentralizacin administrativa se convierten poco a poco en una condicin necesaria - y para algunos en suficiente - para lograr los objetivos de mejora de la comunidad local. El inters por la descentralizacin se inscribe en el marco de las consecuencias de las profundas transformaciones que han afectado al desarrollo del capitalismo mundial tras la crisis de los setenta. El avance de los procesos de transnacionalizacin llev a considerar al estado nacional como un factor perturbador para los respectivos procesos de acumulacin y crecimiento, lo que intensific el asedio para imponer su reforma. La receta ms frecuente sostenida en los medios adscritos a la ideologa neoliberal postula la ejecucin de una estrategia de modernizacin de los aparatos institucionales nacionales, que incluye como componentes centrales de la agenda respectiva la desburocratizacin, la privatizacin y la descentralizacin. Estos tres tipos de reforma tienen anlogos fundamentos y apuntan en lo esencial en la misma direccin: la descentralizacin del estado va aparejada con la centralizacin del capital.Estamos ante la combinacin de, por un lado, globalizacin econmica y cultural con, por otro lado, la localizacin poltica y de las propias polticas de intervencin estatal, lo que genera la creciente aparicin de espacios intermedios. En la creacin de estos espacios ha sido necesaria la intervencin del poder poltico y econmico de los estados nacionales. stos han reconstruido nichos espaciales adaptados a los dictmenes de una economa cada vez ms ligada a las grandes concentraciones de capitales transnacionales. De esta forma los estados nacionales han promovido la disminucin de los controles sociales y ecolgicos para los movimientos y los usos de los capitales. Por lo tanto, la remercantilizacin del territorio provocada por la globalizacin est induciendo un importante efecto fragmentador, efecto que convierte al territorio en simple plataforma que recibe el impacto de una actividad econmica. La descentralizacin del poder de toma de decisiones se ha convertido para ciertos grupos en el objetivo programtico inmediato. De esta forma el modelo de DL se ha centrado en la descentralizacin del poder poltico para dar lugar a un Estado nacional cada vez con menor capacidad de control social y ecolgico, de manera que el modelo concuerda claramente con la ideologa neoliberal imperante. El capital privado predominante, las grandes empresas multinacionales, se ve claramente reforzado con este tipo de polticas respecto a los agentes locales.Por otro lado, este tipo de reforma ha dado lugar a que las estructuras de poder de las clases dominantes se multipliquen territorialmente. En multitud de ocasiones, la descentralizacin permite que los grupos sociales dominantes en el mbito local utilicen su ahora incrementado poder en funcin de sus intereses, lo que ha redundado en resultados bastantes alejados de las buscadas transformaciones socioeconmicas de tendencia igualitaria. Debido a que cada vez ms actividades econmicas dependen de la eleccin que realice la administracin local, tanto por accin como por omisin, el clientelismo y la proteccin polticas encuentran un ambiente favorable para la realizacin de proyectos. La descentralizacin ha puesto a disposicin de las organizaciones locales de los partidos, o de un nuevo caudillismo personalista, una mayor cantidad de recursos que se han utilizado para favorecer su posicin como elemento central de la poltica local, aumentando la corrupcin y la arbitr ariedad.

El neoliberalismo territorial y la culpabilizacin de la vctima

Las falacias vuelven a aparecer en este considerado planteamiento alternativo. Todas las evidencias empricas remarcan la invalidez de todas las conclusiones que a partir de los modelos de especializacin flexible se han obtenido. El total alejamiento de la realidad y, a pesar de ello, su mantenimiento como modelo a seguir, slo puede tener explicacin en su funcionalidad para el mantenimiento del modelo socioeconmico imperante. Estamos, por tanto, ante planteamientos que avalan o legitiman las nuevas estrategias de acumulacin del capital en el plano de la teora y poltica territorial. La flexibilidad en el modelo productivo es paralela a la necesaria fragmentacin social y territorial y buscan el mismo objetivo: recuperar las tasas de beneficios para incrementar la acumulacin privada de capital. Romper al mximo el mbito de lo colectivo es necesario para alcanzar estos objetivos. Tanto el neoliberalismo poltico-ideolgico como el DL no son ms que instrumentos utilizados para producir esas rupturas y, de esta forma, facilitar las condiciones para incrementar la acumulacin de capital. Los conflictos pasan de ser verticales a ser horizontales. Del conflicto entre capital y trabajo, entre ricos y pobres - ya fueran individuos o territorios -, se pasa a conflictos entre iguales para aumentar la fragmentacin, tanto social como territorial. Si en lo social, una mayor fragmentacin propicia pasar de la lucha de clases o lucha de poder por la competencia entre individuos, en lo territorial se busca la fragmentacin a travs de un localismo que provoca competencia entre territorios con el mismo nivel de desarrollo. De esta forma los conflictos verticales o Norte-Sur son sustituidos por conflictos horizontales entre territorios del Sur. Al proponer como unidad de anlisis el territorio concreto (sistema productivo local, distrito industrial, etc.) se lleva a cabo la fragmentacin del espacio nacional o regional, y se produce la inevitable competencia entre los distintos territorios. De esta competencia la gran beneficiada es la gran empresa multinacional que localizar sus actividades all donde mejores condiciones reciba. Esas facilidades para mejorar la competencia del territorio siempre irn en detrimento de derechos sociales y/o normas de conservacin medioambiental. De este modo se deshace un poco ms el poder social del trabajo y la capacidad institucional de los territorios y las polticas regionales se convierten en financiadoras pblicas para la formacin de atractores de capital privado. De esta forma surge la economa de la puja territorial o neoliberalismo territorial impuesta por un mercado cada vez ms poderoso y una sociedad cada vez ms desinstucionalizada y vulnerable frente a los cada vez mayores recortes de los derechos sociales y territoriales. Se puede hablar de neoliberalismo territorial para describir la situacin segn la cual, los pueblos, ciudades o regiones estn abocados a la lucha entre ellas para atraer capitales que les permita el deseado desarrollo. La reestructuracin y la globalizacin en curso sirven para fortalecer las principales caractersticas del sistema capitalista por lo cual se crearn mayores desigualdades entre las personas y los territorios. Sin embargo, desde el discurso del DL, sern estas regiones empobrecidas por las propiedades estructurales de la economa de mercado las responsables de su situacin. Estamos ante la culpabilizacin de la vctima expresada de modo magistral por Eduardo Galeano cuando dice: Hasta hace 20 o 30 aos, la pobreza era fruto de injusticia (...) Ahora la pobreza es el justo castigo que la ineficiencia merece.

Lo local como campo para la lucha

Si el objetivo era alcanzar un desarrollo local en sentido limitado, es decir, como sinnimo de crecimiento econmico a travs de la mejora en la eficiencia productiva, determinadas experiencias pueden calificarse como positivas. Ahora bien si su finalidad era alcanzar un desarrollo local caracterizado por las mejoras en la eficiencia, equidad y equilibrio medioambiental, sus resultados son menos convincentes. Estamos ante la forma de entender el desarrollo como sinnimo de crecimiento econmico donde el nico objetivo es el ajuste estructural para ayudar al mercado a funcionar y generar crecimiento. Se olvida de la equidad, la justicia social y respecto medioambiental para perseguir, en palabras del Subcomandante Marcos, una modernidad arcaica. En definitiva, se pasa de la poltica regional distributiva y social, a otra microeconmica, productivista y privatista propia del neoliberalismo. Nos encontramos de esta forma con que el desarrollo local no es ms que el neolib eralismo llevado al campo de la economa y poltica regional. A pesar de todo, la izquierda institucional en multitud de territorios, entre ellos Andaluca, parece empearse en apoyar este tipo de estrategias. En el fondo, y en palabras de los autores griegos Hadjimichalis y Papamichos, intentan adaptar las condiciones de explotacin a las nuevas necesidades de flexibilidad sin cambiar aquellas. Siguiendo a estos autores griegos, pensamos que la alternativa desde la izquierda debera ser la bsqueda de nuevas relaciones sociales y nuevas formas de produccin y distribucin menos injustas socialmente y destructivas desde el punto de vista medioambiental. Se debera estar menos interesado en el desarrollo local en s mismo, que en la eliminacin de la vas reformistas de reproduccin de la estratificacin tnica y social. Esto significa transformar, no reformar, desde lo local, objetivo que nunca debera abandonarse a pesar de los mnimos apoyos existentes desde los partidos y pese a las dificultades que entraa la integracin de Andaluca en el proyecto neoliberal de la Europa del capital. Se trata de entender lo local como un campo para la lucha en donde sea posible organizarse y oponerse a las presiones derivadas de las estrategias de reestructuracin global.

Para leer ms. Con la idea de no interferir, y de esta forma facilitar la lectura, no se ha citado correctamente las fuentes. Han sido estas:

Delgado Cabeza, M. (1998) La globalizacin, nuevo orden o crisis del viejo? En desde el sur. Cuadernos de economa y poltica.

Piore, M. y Sabel, C. (1990) La segunda ruptura industrial. Madrid. Alianza.

Vzquez Barquero, A. (1999) Desarrollo, redes e innovacin. Lecciones sobre desarrollo endgeno. Ed. Pirmide.

De Mattos, C. (1990) La descentralizacin, una nueva panacea para impulsar el desarrollo local? Revista de Estudios Regionales. N 26.

Hadjimichalis y Papamichos (1990) Desarrollo local en el sur de Europa: hacia una nueva mitologa. Revista de estudios regionales. N 26.

Galeano, E. (1998) Patas Arriba. La escuela del mundo al revs. Ed. Siglo XXI.

Alonso, L.E. (1999) El discurso de la globalizacin y la nueva desigualdad regional. Revista de Estudios Regionales, N 54. Mrquez Guerrero, C. (1997) Autonoma poltica y defensa del inters regional: la poltica de desarrollo econmico.

scar Garca Jurado. Autonoma Sur, Grupo andaluz de estudios sociales





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter