Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2007

El BBVA posee ms de 25 sociedades en parasos fiscales

Vctor Astorga
Rebelin

En Suiza, las Islas Caimn, Antillas Holandesas... A pesar de lo declarado en sus campaas corporativas, el banco se sita entre las empresas con mayor actividad en zonas 'off-shore'.


En la historia econmica espaola queda la incgnita de hasta qu punto, cuando en 1999 decidieron fusionarse los bancos BBV y Argentaria, los directivos de este ltimo eran conscientes de la dimensin que alcanzaban las cuentas secretas del que sera su nuevo socio. El banco dentro del banco que posea el BBVA quedaba al descubierto aos ms tarde tras una investigacin de la Audiencia Nacional en 2002. En total, la caja B, abierta en 1987 en Jersey (Islas del Canal) y ampliada en 1991 en el paraso fiscal de Liechtenstein, sumaba unos 37.343 millones de pesetas (224 millones de euros) de los cuales 3.500 se invirtieron en 22 fondos de pensiones a nombre de ex consejeros del BBV, pertenecientes a la lite econmica del pas, entre quienes se inclua al entonces presidente, Emilio Ybarra.

Desde entonces, la asociacin mental de ideas entre BBVA y reas de dudosa reputacin fiscal ha sido un problema de imagen especialmente combatido por las campaas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) del banco. As, a propsito de estos parasos, en 2005 el director de la Responsabilidad Social del BBVA, Jos ngel Moreno, sealaba el compromiso de la direccin del BBVA de ir reduciendo nuestra presencia en los mismos.

Desde entonces, las cifras ponen en duda la puesta en prctica de ese compromiso. El pasado mes de mayo, la revista Capital sealaba una lista de 27 sociedades del BBVA con sede en conocidos parasos fiscales como Jersey o las Islas Caimn, o pases como Luxemburgo o Suiza, que ofrecen un trato fiscal bastante ventajoso. Con ello, junto a Telefnica y Repsol, el Bilbao Vizcaya Argentaria se sita entre las tres empresas espaolas del Ibex 35 con mayor presencia en estas reas.

Lejos de cualquier control

Sin preguntas sobre el origen del dinero, con legislaciones fiscales laxas, cuando no inexistentes, y lejos del control de las administraciones, las ventajas de mantener estas cuentas superan con creces el dao que pueda causar a la imagen del banco.

Ante estas prcticas tambin las autoridades espaolas miran hacia otro lado. Segn denunci en 2006 el Grupo de Accin Financiera Internacional, la legislacin no establece prohibicin alguna para mantener relaciones comerciales con las sociedades- pantalla. Tampoco el Gobierno espaol cuenta con una estimacin sobre las sociedades que sirven de pantalla a las empresas espaolas en parasos fiscales. El motivo de la falta de control lo explicaba la investigadora de Economa Bibiana Medialdea (DIAGONAL n 15): La funcin de los parasos fiscales no es una consecuencia indeseada del funcionamiento del sistema, vinculada con la delincuencia y el blanqueo de capitales. La existencia de los parasos fiscales es consustancial y necesaria para la lgica de las finanzas.

En esa lnea, el pasado marzo se haca visible cmo los pecados fiscales del BBVA no han de temer duras represalias judiciales. Despus de cinco aos la Audiencia Nacional resolva el escndalo de las cuentas secretas. El fallo del tribunal declar la nulidad de las actuaciones y el archivo del caso de las cuentas secretas por la inexistencia de perjudicados. Los s beneficiados, ex consejeros con fondos de pensiones millonarios procedentes de parasos fiscales, respiraron con alivio.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter