Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-09-2007

La doctrina del choque de Naomi Klein
El desastre como medio de imponer el libre mercado: Los Chicago Boys en Chile, el 11-S, la guerra en Iraq. Katrina en Nueva Orleans, la tortura...

Amy Goodman/Naomi Klein
DemocracyNow!

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


El golpe de Pinochet en Chile. La masacre de la Plaza Tiananmen. El colapso de la Unin Sovitica. El 11 de septiembre de 2001. La guerra contra Iraq. El tsunami asitico y el huracn Katrina. La galardonada periodista de investigacin Naomi Klein rene todos estos eventos que cambiaron el mundo en su nuevo libro: "The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism" [La doctrina del choque: El auge del capitalismo del desastre]. (Ms informacin en NaomiKlein.org.) En su primera entrevista por radio desde su publicacin, Klein se nos une en nuestro estudio en la estacin de bomberos durante una hora. Klein escribe: La historia del mercado libre contemporneo fue escrita en choques. Argumenta que Algunas de las violaciones de los derechos humanos ms infames de los ltimos treinta y cinco aos, que han tendido a ser vistas como actos sdicos realizados por regmenes antidemocrticos, fueron en realidad cometidas con la intencin deliberada de aterrorizar al pblico o fueron aprovechadas activamente para preparar el terreno para la introduccin de reformas radicales de libre mercado.

El economista Milton Friedman dijo una vez: Slo una crisis produce un verdadero cambio. Cuando esa crisis ocurre, las acciones que son emprendidas dependen de las ideas que existen por ah. Naomi Klein examina algunas de las ideas que considera ms peligrosas la economa friedmanita y denuncia cmo eventos catastrficos son extremadamente beneficiosos para las corporaciones y al mismo tiempo han permitido que los gobiernos impongan lo que ella llama el capitalismo del desastre.

Quiero comenzar transmitiendo pasajes de un breve documental co-escrito por Naomi Klein y el director de "Children of Men" Alfonso Cuarn. Es dirigido por el hijo de Cuarn, Jons. Tambin se llama "The Shock Doctrine" y fue estrenado la semana pasada en festivales de cine en Venecia y Toronto.

* Pelcula breve The Shock Doctrine, de Alfonso Cuarn y Naomi Klein, dirigida por Jons Cuarn.

- Haga clic para ver toda la pelcula [en ingls]

TRANSCRIPCIN NO EDITADA

NOTICIARIO: Los aos cuarenta han sido una dcada de progresos y desarrollos en la medicina y la psiquiatra. Los cientficos han desarrollado una nueva tecnologa para curar a adultos enfermos mentales. Con el uso de electrochoques, las mentes de pacientes enfermos son borradas, otorgndoles un nuevo comienzo. En esta pizarra vaca, los mdicos pasan a grabar una nueva personalidad saludable.

NAOMI KLEIN: Rehacer a la gente, darles choques para que obedezcan. sta es una historia sobre esa poderosa idea. En los aos cincuenta, atrajo la atencin de la CIA. La agencia financi una serie de experimentos. Con ellos produjo un manual secreto sobre cmo quebrantar a prisioneros. La clave fue el uso de choques para reducir a adultos a un estado infantil.

TEXTO: La siguiente narrativa ha sido seleccionada de los manuales de interrogatorios de la CIA de 1963 y 1983.

NARRATIVA: Es una hiptesis fundamental de este manual que se trata de tcnicas que son, esencialmente, mtodos para inducir la regresin de la personalidad. Hay un intervalo, que puede ser extremadamente breve, de animacin suspendida, una especie de choque psicolgico o parlisis. Los interrogadores experimentados reconocen este efecto cuando aparece y saben que en este momento la fuente est mucho ms abierta a la sugestin, mucho ms dispuesta a obtemperar de lo que estaba antes de experimentar el choque.

NAOMI KLEIN: Pero estas tcnicas no slo funcionan con individuos; pueden funcionar con sociedades enteras: un trauma colectivo, una guerra, un golpe, un desastre natural, un ataque terrorista, nos colocan a todos en un estado de choque. Y en el perodo subsiguiente, como el prisionero en la cmara de interrogatorio, tambin nosotros nos convertimos en infantiles, ms inclinados a seguir a dirigentes que pretenden protegernos.

Una persona que comprendi temprano este fenmeno fue el famoso economista de nuestra era, Milton Friedman. Friedman crea en una visin radical de la sociedad en la que los beneficios y el mercado impulsan todos los aspectos de la vida, desde las escuelas a la atencin sanitaria, incluso al ejrcito. Inst a abolir todas las protecciones comerciales, a desregular todos los precios y a eviscerar los servicios pblicos.

Estas ideas siempre han sido tremendamente impopulares, y es comprensible. Causan olas de desempleo, hacen aumentar desproporcionadamente los precios, y hacen que la vida sea ms precaria para millones de personas. Al no poder hacer que su agenda se impusiera democrticamente, Friedman y sus discpulos fueron atrados al poder del choque.

NARRATIVA: El sujeto debe ser bruscamente despertado y hay que vendarle de inmediato los ojos y colocarle esposas. Cuando son arrestados en esta situacin, la mayora de los sujetos experimentan intensos sentimientos de choque, inseguridad y estrs psicolgico. La idea es impedir que el sujeto descanse y se recupere del choque.

NAOMI KLEIN: Friedman comprendi que, igual como los prisioneros son ablandados para el interrogatorio por el choque de su captura, los desastres masivos podran servir para ablandarnos para su cruzada radical de libre-mercado. Aconsej a los polticos que de inmediato despus de una crisis, debieran imponer de una vez todas las polticas dolorosas, antes de que la gente pueda recuperarse. Llam este mtodo tratamiento de choque econmico. Yo lo llamo la doctrina del choque.

Si se vuelven a considerar los eventos icnicos de nuestra era, se encontrar detrs de muchos de ellos el funcionamiento de esta lgica. Es la historia secreta del libre mercado. No naci en la libertad y la democracia; naci en el choque.

NARRATIVA: El aislamiento, tanto fsico como psicolgico, debe ser mantenido desde el momento del arresto. La capacidad de resistencia es disminuida por la desorientacin. Los prisioneros deben mantener silencio en todo momento. Nunca se les debe permitir que hablen entre ellos.

NAOMI KLEIN: Hay una cosa ms que he aprendido en mis estudios de los estados de choque: el choque se pasa. Es, por definicin, un estado temporal. Y la mejor manera de mantenerse orientado, de resistir el choque, es saber lo que le est sucediendo a uno y por qu.

AMY GOODMAN: Me alegra que est con nosotros, Naomi. Por qu no comienza por hablar sobre lo que considera exactamente que es la doctrina del choque?

NAOMI KLEIN: Bueno, la doctrina del choque, como todas las doctrinas, es una filosofa de poder. Es una filosofa sobre cmo lograr sus propios objetivos polticos y econmicos. Y es una filosofa que sostiene que la mejor manera, la mejor oportunidad, para imponer ideas radicales de libre-mercado es en el perodo subsiguiente despus de un gran choque. Ahora bien, ese choque podra ser una catstrofe econmica. Podra ser un desastre natural. Podra ser un ataque terrorista. Podra ser una guerra. Pero la idea, como acabis de ver en la pelcula, es que esas crisis, esos desastres, esos choques ablandan a sociedades enteras. Las dislocan. La gente se desorienta. Y se abre una ventana, exactamente como la ventana en la cmara de interrogatorio. Y en esa ventana, se puede introducir lo que los economistas llaman la terapia de choque econmico. Es una especie de extrema ciruga de pases enteros. Es todo de una vez. No es, sabe, una reforma por aqu, otra reforma por all, sino el tipo de cambio radical que vimos en Rusia en los aos noventa, que Paul Bremer trat de imponer en Iraq despus de la invasin. De modo que eso es la doctrina del choque.

Y no significa que se pretenda que los derechistas en una poca contempornea sean los nicos que han explotado alguna vez una crisis, porque esta idea de explotar una crisis no es nica en cuanto a esta ideologa en particular. Los fascistas los han hecho. Los comunistas estatales lo han hecho. Pero se trata de un intento de comprender mejor la ideologa con la que vivimos, la ideologa dominante de nuestros das, que es la economa de mercado desinhibida.

AMY GOODMAN: Explique quin es Milton Friedman, al que arrostra enrgicamente en este libro.

NAOMI KLEIN: Bueno, arrostro a Milton Friedman porque es el smbolo de la historia que estoy tratando de cuestionar. Milton Friedman muri el ao pasado. Muri en 2006. Y cuando muri, vimos como lo describieron en tributos muy pomposos como si fuera probablemente el intelectual ms importante del perodo de la posguerra, no slo el economista ms importante, sino el intelectual ms importante. Y considero que se puede construir un argumento contundente en ese sentido. Fue consejero de Thatcher, de Nixon, de Reagan, del actual gobierno de Bush. Dio clases a Donald Rumsfeld en los primeros das de su carrera. Asesor a Pinochet en los aos setenta. Tambin asesor al Partido Comunista de China en el perodo clave de reforma a fines de los aos ochenta. As que tuvo una influencia enorme. Y habl el otro da con alguien quien lo describi como el Karl Marx del capitalismo. Y creo que no es una mala descripcin, aunque estoy segura de que a Marx no le habra gustado demasiado. Pero fue realmente un popularizador de estas ideas.

Tena una visin de la sociedad, en la que el nico papel aceptable para el Estado es implementar contratos y proteger fronteras. Todo lo dems debe ser abandonado por completo al mercado, sea la educacin, los parques nacionales, la oficina de correos, todo lo que podra producir un beneficio. Y realmente vio, supongo, que las compras la compra y la venta constituyen la forma ms elevada de democracia, la forma ms elevada de la libertad. Y su libro ms conocido fue Capitalism and Freedom [Capitalismo y libertad].

De modo que cuando muri el ao pasado, a todos nos sirvieron un recuento de la versin oficial de cmo esas ideas radicales de libre-mercado llegaron a dominar el mundo, cmo barrieron por la antigua Unin Sovitica, Latinoamrica, frica, cmo esas ideas triunfaron durante los ltimos treinta y cinco aos. Y me impresion tanto, porque yo estaba escribiendo este libro, que nunca habamos odo hablar de violencia, y nunca omos hablar de crisis, y nunca omos hablar de choques. Quiero decir, la historia oficial es que estas ideas triunfaron porque desebamos que as fuera, que el Muro de Berln cayera, y la gente exigi tener sus Big Macs junto con su democracia. Y la historia oficial del auge de esta ideologa pasa de Margaret Thatcher diciendo: No hay alternativa, a Francis Fukuyama diciendo: La historia ha terminado. El capitalismo y la libertad van mano en mano.

Y por lo tanto, lo que trato de hacer con este libro es contar la misma historia, las coyunturas cruciales en las que esta ideologa ha dado un salto adelante, pero reinserto la violencia, reinserto los choques, y digo que existe una relacin entre las masacres, entre las crisis, entre los grandes choques y golpes duros contra pases y la capacidad de imponer polticas que son realmente rechazadas por la vasta mayora de la gente de este planeta.

AMY GOODMAN: Naomi, usted habla de Milton Friedman. Expndalo a la Escuela de Chicago.

NAOMI KLEIN: Correcto. De modo que la influencia de Milton Friedman proviene de su papel como el popularizador real de lo que es conocido como la Escuela de Economa de Chicago. Ense en la Universidad de Chicago. Estudi, en realidad, en la Universidad de Chicago, y luego pas a ser profesor all mismo. Su mentor fue uno de los economistas ms radicales del libre mercado de nuestra poca, Friedrich von Hayek, quien tambin ense durante un tiempo en la Universidad de Chicago.

Y la Escuela de Economa de Chicago realmente representa esta contrarrevolucin contra el Estado de bienestar. En los aos cincuenta, Harvard y Yale y las 8 escuelas ms prestigiosas de EE.UU. tendan a estar dominadas por economistas keynesianos, gente como el difunto John Kenneth Galbraith, que crea enrgicamente que despus de la Gran Depresin, era crucial que la economa sirviera como una fuerza moderadora del mercado, que suavizara sus aristas. Y esto fue realmente el nacimiento del Nuevo Trato, del Estado de bienestar, todas esas cosas que actualmente hacen que el mercado sea menos brutal, sea alguna especie de sistema pblico de salud, seguro de desempleo, asistencia social, etc. Fue realmente el perodo de posguerra fue un perodo de tremendo crecimiento econmico y prosperidad en este pas y en todo el mundo, pero realmente afect los mrgenes de beneficio de la gente ms acaudalada en EE.UU., porque fue el perodo en el que la clase media realmente creci y explot.

As que la importancia del Departamento de Economa de la Universidad de Chicago es que realmente fue un instrumento de Wall Street, que financi muy, muy, considerablemente a la Universidad de Chicago. Walter Wriston, el jefe de Citibank, era muy amigo de Milton Friedman, y la Universidad de Chicago se convirti en una especie de zona cero de esta contrarrevolucin contra el keynesianismo y el Nuevo Trato para desmantelarlo. De modo que en los aos cincuenta y sesenta, fue visto como muy, muy, marginal en EE.UU., porque el gran gobierno y el Estado de bienestar y todas esas cosas que se han convertido en algo como palabrotas en nuestro lxico gracias a la Escuela de Chicago no tuvieron acceso a las salas del poder.

Pero eso comenz a cambiar. Comenz a cambiar cuando Nixon fue elegido, porque Nixon siempre estuvo muy unido a Milton Friedman, aunque Nixon decidi no abrazar esas polticas en el interior, porque se dio cuenta de que perdera la prxima eleccin. Y creo que aqu es donde se ve por primera vez la incompatibilidad de estas polticas de libre mercado con una democracia, con la paz, porque cuando Nixon fue elegido, Friedman fue introducido como asesor contrat a todo un grupo de economistas de la Escuela de Chicago. Y Milton Friedman escribe en sus memorias que pens que por fin haba llegado su hora. Los trajeron desde los mrgenes, y esta especie de grupo revolucionario de contrarrevolucionarios iba finalmente a desmantelar el Estado de bienestar en EE.UU. Y lo que sucedi en realidad es que Nixon, mir alrededor, consider los sondeos y se dio cuenta de que si haca lo que aconsejaba Milton Friedman, perdera con seguridad la prxima eleccin. Y por lo tanto, hizo lo peor posible, segn la Escuela de Chicago: imponer controles de salarios y precios.

Y la irona es que dos figuras clave de la Escuela de Chicago, Donald Rumsfeld, que haba estudiado con Friedman como una especie de supongo que en cierto modo fue como oyente a sus cursos; no estuvo matriculado como estudiante, pero describe su perodo como estudio a los pies de genios, y se describe como joven cachorro en la Universidad de Chicago y George Shultz fueron las dos personas que impusieron controles de salarios y precios bajo Nixon y cuando Nixon declar: Ahora somos todos keynesianos. As que para Friedman esto constituy una terrible traicin, y tambin lo hizo pensar en que tal vez no se poda imponer esas polticas en una democracia. Y Nixon dijo genialmente: Ahora somos todos keynesianos, pero la pega es que no impuso esas polticas en el interior del pas, porque le habran costado la prxima eleccin, y Nixon fue reelegido con un margen de un 60% despus de imponer controles de salarios y precios. Pero desat a la Escuela sobre Latinoamrica y convirti a Chile, bajo Augusto Pinochet, en un laboratorio para esas ideas radicales, que no eran compatibles con la democracia en EE.UU. pero infinitamente posibles bajo una dictadura en Latinoamrica.

AMY GOODMAN: Explique lo que ocurri en Chile.

NAOMI KLEIN: Bueno, creo que los televidentes y auditores de Democracy Now! conocen ese captulo en la historia, que fue que despus de la eleccin de Salvador Allende, la eleccin de un socialista democrtico, en 1970, hubo un complot para derrocarle. Nixon dijo genialmente: Que la economa grite. Y el complot tuvo numerosos elementos, un embargo, etc. y finalmente el apoyo para el golpe de Pinochet el 11 de septiembre de 1973. Y escuchamos hablar a menudo de los Chicago Boys en Chile, pero no escuchamos tantos detalles sobre quines fueron en realidad.

Y por lo tanto, lo que hago en el libro es volver a contar ese captulo de la historia, pero, para m, la agenda econmica del gobierno de Pinochet es mucho ms frente y centro, porque pienso que conocemos los abusos de los derechos humanos, sabemos las redadas realizadas por Pinochet, cmo llev a la gente a los estadios, las ejecuciones sumarias, la tortura. Sabemos algo menos sobre el programa econmico que impuso en la ventana de oportunidad que le brind el choque de ese golpe. Y es donde encaja en la tesis de la doctrina del choque.

Pienso que si se observa a Chile y por eso pas un buen tiempo en el libro observndolo y examinndolo vemos a Iraq. Vemos a Iraq actual. Vemos tantas similitudes entre la interseccin de una crisis manufacturada y la imposicin posterior inmediata de una terapia de choque econmico radical. De modo que pienso en la especie de paralelos entre el perodo de Paul Bremer en Iraq, cuando fue a Bagdad mientras la ciudad todava arda y simplemente ya sabe, llegu al programa en la poca hablando de como haba desgarrado toda la arquitectura econmica del pas y la haba convertido en este laboratorio de las polticas de libre mercado ms radicales posibles.

Bueno, en Chile, el 11 de septiembre de 1973, mientras los tanques rodaban por las calles de Santiago, mientras el palacio presidencial arda y Salvador Allende yaca muerto, hubo un grupo de as llamados Chicago Boys, que eran economistas chilenos que haban sido llevados a la Universidad de Chicago para estudiar con una beca total del gobierno de EE.UU. como parte de una estrategia deliberada para tratar de orientar hacia la derecha a Latinoamrica, despus de que se haba ido tan lejos hacia la izquierda. Fue un programa muy ideolgico financiado por el gobierno de EE.UU., parte de lo que el ex ministro de exteriores de Chile llama un proyecto de transferencia ideolgica deliberada, es decir, llevar a esos estudiantes a esa escuela muy extrema en la Universidad de Chicago e indoctrinarlos en un tipo de economa que era marginal en EE.UU. en la poca y luego enviarlos a casa como guerreros ideolgicos.

De modo que este grupo de economistas, que haban fracasado en el intento de ganar a los chilenos para sus puntos de vista cuando slo formaban parte de un debate abierto, se quedaron en vela toda esa noche, el 11 de septiembre de 1973, y fotocopiaron un documento llamado el ladrillo. Es conocido como El Ladrillo. Y lo que era, era el programa econmico para el gobierno de Pinochet. Y tiene esas sorprendentes similitudes, Amy, con la estrategia electoral de George Bush en 2000 la plataforma electoral. Habla de una sociedad de propiedad, de la privatizacin de la Seguridad Social, de escuelas por contrato, impuesto de tipo nico. Todo esto proviene directamente del guin de Milton Friedman. El documento estuvo en el escritorio de los generales el 12 de septiembre, cuando llegaron al trabajo el da despus del golpe, y fue el programa para el gobierno de Pinochet.

As que lo que hago en el libro es decir que estas dos cosas no constituyen una coincidencia. Cuando Pinochet muri tambin muri poco antes que Milton Friedman escuchamos o, en realidad, muri poco despus de Milton Friedman escuchamos esta narrativa en sitios como el Washington Post y el Wall Street Journal, que deca: Por cierto, desaprobamos sus violaciones de los derechos humanos, y haca como si hicieran gestos de desaprobacin ante las atrocidades que sabemos en Chile, pero en la economa fue sensacional, como si no hubiera conexin entre la revolucin de libre mercado que pudo imponer y las extraordinarias violaciones de los derechos humanos que tuvieron lugar al mismo tiempo. Y lo que hago en el libro, y lo que hacen muchos latinoamericanos en su trabajo, es conectar evidentemente las dos cosas y decir que habra sido imposible imponer este programa econmico sin la extraordinaria represin y la demolicin de la democracia.

AMY GOODMAN: Hablemos del choque en el sentido de la tortura. Es donde usted comienza diciendo: Vaco es hermoso. Hblenos de eso.

NAOMI KLEIN: Bueno, comienzo el libro estudiando dos laboratorios para la doctrina del choque. Como dije anteriormente, considero diferentes formas de choque. Uno es el choque econmico, y el otro es el choque corporal, los choques a la gente. Y no van siempre juntos, pero lo han estado en las coyunturas cruciales. Es el choque de la tortura.

As que uno de los laboratorios para esta doctrina fue la Universidad de Chicago en los aos cincuenta, cuando todos esos economistas latinoamericanos fueron entrenados para convertirse en terapeutas del choque econmico. Otro y no se trata de una especie de grandiosa conspiracin, de que todo haya sido planificado, pero hubo otra escuela, que sirvi como una especie diferente de laboratorio del choque, que fue la Universidad McGill en los aos cincuenta. La Universidad McGill fue el zona cero para los experimentos que la CIA financi para comprender cmo bsicamente cmo torturar.

Quiero decir, fue llamado control de la mente en la poca o lavado de cerebros en la poca, pero ahora comprendemos, gracias al trabajo de gente como Alfred McCoy, quien ha estado invitado en su programa, que lo que investigaban realmente en los aos cincuenta bajo el programa MK-ULTRA, cuando hubo esos experimentos en electrochoques extremos, LSD, PCP, extrema privacin sensorial, sobrecarga sensorial, que lo que realmente se desarrollaba era el manual que ahora podemos ver utilizado en Guantnamo y Abu Ghraib. Es un manual para deshacer personalidades, para la regresin total de personalidades, y la creacin de esa ventana de oportunidad en la que las personas son muy sugestionables, como vimos en la pelcula. As que McGill, en parte porque creo que la CIA consideraba que era ms fcil realizar esos experimentos fuera de EE.UU.

AMY GOODMAN: McGill en Montreal.

NAOMI KLEIN: McGill en Montreal. En aquel entonces, el jefe de psiquiatra era un individuo llamado Ewen Cameron. En realidad se trataba de un ciudadano estadounidense. Fue anteriormente jefe de la Asociacin Psiquitrica Estadounidense, lo que creo que es bastante relevante en cuanto a los debates que tienen lugar ahora mismo sobre las complicidades en la profesin psiquitrica con las actuales tcnicas de interrogatorio. Ewen Cameron era jefe de la Asociacin Psiquitrica Estadounidense. Fue a McGill para ser jefe de psiquiatra y para dirigir un hospital llamado el Allan Memorial Hospital, que era un hospital psiquitrico.

Recibi financiamiento de la CIA, y convirti el Allan Memorial Hospital en su laboratorio extraordinario para lo que ahora consideramos tcnicas alternativas de interrogatorio. Dosific a sus pacientes con esos extraos ccteles de drogas, como LSD y PCP. Los hizo dormir, en una especie de estado comatoso hasta durante un mes. Puso a algunos de sus pacientes en una privacin sensorial extrema, y la intencin era que perdieran la idea del tiempo y el espacio.

Y lo que crea Ewen Cameron, o por lo menos lo que deca que crea, era que toda enfermedad mental es aprendida ms tarde en la vida, que esos eran patrones que se establecan ms adelante en la vida. Era un psiclogo conductual. Y as, en lugar de llegar a la raz de esos problemas y de tratar de comprenderlos, crea que la manera de tratar la enfermedad mental era tomar a pacientes adultos y reducirlos a un estado infantil. Y es un hecho bien conocido y era bien conocido en la poca que uno de los efectos colaterales de la terapia de electrochoque era la prdida de la memoria. Y esto era algo que era considerado, realmente, como un problema por la mayora de los doctores, porque los pacientes eran tratados, pueden haber informado sobre algunos resultados positivos, pero olvidaban toda clase de cosas sobre su vida. Ewen Cameron estudi esta investigacin y pens: Aj!, esto es bueno, porque crea que eran los patrones que eran establecidos ms adelante en la vida, que si poda hacer volver a los pacientes a un estado infantil, antes de que incluso poseyeran el lenguaje, antes de que supieran quienes eran, entonces esencialmente poda volver a criarlos, y entonces podra convertirlos en personas sanas. As que sta es la idea que atrajo la atencin de la CIA, esta idea de inducir deliberadamente una regresin extrema.

AMY GOODMAN: Hable de la mujer a la que visit en la casa de reposo, que haba pasado por esto.

NAOMI KLEIN: S. Comienzo el libro con el perfil de una mujer llamada Gail Kastner. Gail Kastner fue una de las pacientes de Ewen Cameron. Y le sobre ella porque demand con xito al gobierno canadiense, que tambin financi a Ewen Cameron. Le sobre su proceso, que acababa de lograr una importante victoria: recibi una indemnizacin porque haba sido utilizada como conejillo de Indias en esos experimentos sin su conocimiento.

As que la llam, en realidad obtuve su nmero de la gua telefnica. Y primero se mostr extremadamente reticente de hablar. Dijo que odiaba a los periodistas, y que le era muy difcil hablar al respecto, porque volvera a vivir todas esas experiencias. Y yo dije, bueno ella dijo: De qu quiere que hable? Y yo dije: Bueno, acabo de volver de Iraq y fue en 2004 y siento como que algo le ha sido hecho a usted, la filosofa de lo que le hicieron a usted, tiene algo que ver con lo que vi en Iraq, que fue ese deseo de dejar en blanco a un pas y volver a comenzar de cero. E incluso pienso que algo de lo que vemos en Guantnamo con ese intento de imponer una regresin a los prisioneros mediante la privacin sensorial y rehacerlos se relaciona tambin con lo que le sucedi a usted. Y hubo una larga pausa. Y dijo: Bueno, venga a verme.

As que vol a Montreal, y pasamos el da hablando, y comparti su historia conmigo. Habla de sus sueos elctricos, es decir, no posee muchos recuerdos de lo que le sucedi en este perodo, porque sufri un choque tan extraordinario y borr su memoria. Regres al punto en el que chupaba su pulgar, orinaba en el suelo, no saba quin era, y no tena ningn recuerdo de eso, ningn recuerdo de que hubiera sido hospitalizada. Slo se dio cuenta, creo, veinte aos despus, cuando ley un artculo sobre un grupo de otros pacientes que haban demandado exitosamente a la CIA. Y extrajo unas pocas lneas en los artculos de la prensa regresin, prdida de lenguaje y pens: Un momento, esto me suena como si fuera yo. Me suena como lo que he odo decir sobre mi persona. Y as, fue y consult a su familia: Estuve alguna vez en el Allan Memorial Hospital? Y primero lo negaron, y luego lo admitieron. Pidi su archivo, y ley que, s, haba sido admitida por el doctor Ewen Cameron, y vio todos esos tratamientos extraordinarios a los que haba sido sometida.

AMY GOODMAN: Usted habl de Chile, hablemos de Iraq, de la privatizacin de la guerra en Iraq.

Hoy tenemos esta noticia urgente de Iraq. El gobierno iraqu dice que anula la licencia de la compaa de seguridad estadounidense Blackwater por su participacin en un tiroteo fatal en Bagdad el domingo. El portavoz del Ministerio del Interior, Abdul-Karim Khalaf, dijo que ocho civiles fueron muertos y trece heridos, cuando contratistas de seguridad, que se cree trabajan para Blackwater EE.UU. abrieron fuego en un vecindario predominantemente sun en el oeste de Bagdad. Khalaf dijo: Hemos anulado la licencia de Blackwater y les impedimos que trabajen en todo el territorio iraqu. Tambin pasaremos a los involucrados a las autoridades judiciales iraques. No qued en claro de inmediato si la medida contra Blackwater va a ser temporal o permanente. Naomi Klein, siga de ah.

NAOMI KLEIN: Bueno, es una noticia extraordinaria. Quiero decir, es realmente la primera vez que una de esas firmas mercenarias puede ser realmente considerada responsable. Sabe, como ha escrito Jeremy Scahill en su increble libro Blackwater: The Rise of the [World's] Most Powerful Mercenary Army, el verdadero problema es que no ha habido procesamientos. Esas compaas trabajan en esa zona absolutamente gris y, o son boy scouts y nada ha ido mal, lo que no corresponde en nada a lo que sabemos sobre la forma como se comportan en Iraq y al tipo de vdeos que hemos visto en lnea sobre sus ejercicios de tiro contra civiles iraques, o la ilegalidad y la inmunidad con la que trabajan las han protegido. As que si esto significa si el gobierno iraqu realmente va a expulsar a Blackwater de Iraq, podra ser realmente un hito en cuanto a someter a esas compaas a la ley y cuestionar toda la premisa de por qu se ha permitido que tenga lugar este nivel de privatizacin y de ilegalidad.

Pero, sabe, mencion que Donald Rumsfeld fue estudiante de Milton Friedman en los aos sesenta, realmente, y el hecho sobre Donald Rumsfeld es que realmente fue ms all que su mentor, porque Milton Friedman, como dije anteriormente, crea que el nico papel aceptable para el gobierno, era el mantenimiento del orden, eran las fuerzas armadas. Es lo nico que pensaba realmente que deba hacer el gobierno; todo lo dems deba ser privatizado. Donald Rumsfeld estudi con Friedman, lo vio como un mentor, celebraba su cumpleaos con l todos los aos, pero realmente llev el asunto un paso ms lejos, porque Rumsfeld crea que, realmente, el trabajo de mantenimiento del orden y del combate en la guerra tambin poda ser privatizado y subcontratado. Y lo dej bien claro.

Esta fue realmente su misin de transformacin, que pienso que no es comprendida realmente, lo radical que fue. Sabe, escuchamos esta frase, y escuchamos a Bush elogiando a Rumsfeld por su visin radical de la transformacin de las fuerzas armadas, y todo es esa especie de clichs que son difciles de comprender, pero si miramos lo que fue el historial de Rumsfeld, fue que sabe, escribo en el libro que lo que realmente hizo se trata de alguien quien, despus que dej el gobierno de Ford, pas un par de decenios trabajando en los negocios y realmente se consideraba un hombre de la nueva economa.

Y, es algo en lo que pienso que la investigacin que hice para No Logo realmente se entrecruza con esta etapa del capitalismo del desastre en el que estamos ahora mismo, porque Rumsfeld aprovech la revolucin en la percepcin de marcas de los aos noventa, en la proyeccin de marcas corporativos, en la que y de eso es lo que escrib en No Logo, en la que estaban todas esas compaas que solan producir productos y anunciaron con gran fanfarria que ya no producen productos, producen marcas, producen imgenes, y pueden dejar que otros, algo como contratistas inferiores, hagan el trabajo sucio de fabricar realmente cosas. Y esa fue la especie de revolucin en la subcontratacin, y se fue el paradigma de la corporacin hueca.

Rumsfeld proviene en mucho de esa tradicin. Y cuando se estableci como Secretario de Defensa, lleg como lo hace un nuevo director general de la nueva economa que va a realizar una de esas reestructuraciones radicales. Pero lo que hizo fue tomar esa filosofa de esta revolucin en el mundo corporativo y aplicarla a las fuerzas armadas. Y lo que supervis fue el ahuecamiento de las fuerzas armadas estadounidenses, en el que esencialmente el papel del ejrcito es crear la percepcin de marca, es mercadear, es proyectar la imagen de fuerza y dominacin en el globo pero subcontratando cada funcin, de la atencin sanitaria suministrando la atencin sanitaria a los soldados a la construccin de bases militares, que ya estaba ocurriendo durante el gobierno de Clinton, al papel extraordinario que Blackwater ha jugado y compaas como DynCorp, que como sabe, como ha informado Jeremy, participan realmente en combates.

AMY GOODMAN: Y, en realidad, Blackwater que trabaja con soldados de Pinochet, pero en Iraq.

NAOMI KLEIN: S, y quiero decir, esto es vemos esas capas de continuidad. Quiero decir, Paul Bremer fue asesor de Kissinger durante el gobierno de Nixon cuando el apoyo para Pinochet fue tan fuerte. As que existen todas esas capas de continuidad histrica. Y por eso, supongo, mi motivacin para escribir el libro fue no ha habido responsabilizacin por esos crmenes. Y en Latinoamrica, ha habido comisiones de la verdad, ha habido juicios. Los que estuvieron al centro de esta transformacin muy violenta, mucho de ellos han sido realmente responsabilizados. No todos, pero muchos de ellos han sido realmente responsabilizados, si no en los tribunales, por lo menos ciertamente en una profunda e importante discusin pblica de verdad y reconciliacin. Pero en este pas, eso nunca ocurri, a pesar de que ha habido mucha informacin maravillosa de investigacin. Y porque nunca ha habido alguna responsabilizacin, los mismos actores siguen realmente haciendo lo mismo ahora.

AMY GOODMAN: Hable, Naomi Klein, sobre la destruccin de Iraq. Hable sobre Choque y Pavor, la terapia econmica de choque de Paul Bremer, el choque de la tortura, as como la fusin de todas estas cosas en Iraq.

NAOMI KLEIN: S, bueno, como dijera, en Chile vemos esta frmula de triple choque y de tortura como imposicin de estas polticas. Y pienso que vemos la misma frmula de triple choque en Iraq. El primero fue la invasin, la invasin militar de choque-y-pavor de Iraq. Y si se lee el manual, el manual militar que explic la teora de choque-y-pavor mucha gente piensa en el tema slo como si se tratara de un montn de bombas, un montn de misiles, pero es realmente una doctrina psicolgica, que en s es un crimen de guerra, porque dice muy brutalmente que durante la primera Guerra del Golfo el objetivo fue atacar la infraestructura militar de Sadam; pero bajo una campaa de choque-y-pavor, el objetivo es la sociedad a escala mayor. Es una cita de la doctrina de choque-y-pavor.

Ahora, el ataque de sociedades a escala mayor es castigo colectivo, lo que constituye un crimen de guerra. No est permitido que los ejrcitos ataquen a las sociedades a escala mayor; slo est permitido que ataquen a los ejrcitos. As que esta fue la doctrina es de verdad bastante sorprendente, porque habla de habla de privacin sensorial a escala masiva. Habla de cegar, de cortar los sentidos, a toda una poblacin. Y lo vimos durante la invasin, el apagn de las luces, el corte de toda comunicacin, el enmudecimiento de los telfonos, y luego los saqueos, que no creo realmente que hayan formado parte de la estrategia, pero imagino que no hacer nada s form de alguna manera parte de la estrategia porque, por cierto, sabemos que hubo toda clase de advertencias de que haba que proteger los museos y las bibliotecas y no se hizo nada. Y luego tenemos la famosa declaracin de Donald Rumsfeld cuando fue confrontado con este hecho: Cosas pasan.

As que, fue, pienso fue esta idea porque el objetivo era, usando la famosa frase del columnista del New York Times, Thomas Friedman, no construir la nacin, sino crear la nacin, que es una idea extraordinariamente violenta, si uno se detiene y piensa en lo que significa crear una nacin en una nacin que ya existe, algo tiene que suceder a la nacin que ya estaba all, y hablamos de una cultura tan antigua como la civilizacin en s. De modo que pienso que porque esta fue su idea de que partiramos de cero y esta idea que es a menudo descrita en los medios de EE.UU. como idealista, de querer construir una nacin modelo en el corazn del mundo rabe que se extendera a los pases vecinos y llevara a una apertura, esta idea de construir una nacin modelo es tiene toda clase de ecos coloniales. Realmente no puede ser hecho sin algn tipo de limpieza. Y por lo tanto, pienso que la facilidad, el nivel de acomodamiento con los saqueos, con la borradura de la historia iraqu, tienen que ser vistos con la visin de: Bueno, recomenzamos de cero. As que todo lo que ya est all constituye slo un obstculo. As que lo cargamos en camiones y lo vendemos en Siria y Jordania, lo que de alguna manera facilita la tarea. Y por lo tanto, creo que vimos lo mismo a muchos, muchos niveles.

AMY GOODMAN: Naomi Klein, cmo encaja Abu Ghraib en este cuadro?

NAOMI KLEIN: Bueno, cito a Richard Armitage en el libro, diciendo que la teora, que la teora operativa en Iraq fue que los iraques quedaran tan desorientados por la guerra y por la cada de Sadam que seran fcilmente llevados del punto A al punto B. Ahora, como sabemos, no fue as. Y cuando Paul Bremer cuando lleg Paul Bremer e hizo su ciruga radical del pas, despidi a todo el servicio pblico iraqu a gran parte de la administracin iraqu, as como al ejrcito; declar que abra a Iraq a los negocios, las importaciones baratas inundaron el pas, las empresas iraques no pudieron competir. Ese primer verano, hubo una inmensa protesta pacfica ante la Zona Verde, y qued en claro que simplemente no iba a ser posible llevar a los iraques del punto A al punto B.

Y despus de eso, cuando apareci la primera resistencia armada en Iraq, la guerra fue llevada a las prisiones. Y esto tambin recuerda la visin de Donald Rumsfeld de ser esta especie de Secretario de Defensa director-general, porque, desde luego, como cualquier director general, escatim personal para la guerra. Y no estaba en la posicin, o la fuerza de ocupacin estadounidense no estaba en posicin, para encarar este dramtico error de clculo y esta especie de fantasa de que los iraques simplemente se comportaran y aceptaran esa terapia de choque econmico y este realmente este saqueo de su pas. As que cuando los iraques comenzaron a resistir, la represin de esa resistencia no pudo tener lugar en las calles, porque simplemente faltaba el poder personal.

As que hicieron redadas de personas y las llevaron a las crceles, y utilizaron la tortura, como fue utilizada en Latinoamrica, para enviar un mensaje a todo el pas. Y la tortura es siempre es tanto privada y pblica al mismo tiempo. Y esto vale no importa quin la est utilizando, el que para que la tortura funcione como un instrumento del terror estatal, no tiene que ver slo con lo que sucede entre un interrogador y un prisionero; se trata tambin de enviar un mensaje a la sociedad en general: esto es lo os suceder si os apartis de la lnea. Y creo que la tortura fue utilizada por la ocupacin de EE.UU. de esa manera, no slo para obtener informacin, sino como una advertencia al pas.

AMY GOODMAN: Naomi, Quiero terminar esta parte de nuestra conversacin realizando un viaje a la inversa. El presidente Bush acaba de ir del Bayou, de Nueva Orleans, a Bagdad. Volvamos atrs. Tanto usted como yo acabamos de estar en Nueva Orleans. Tambin la vi hace dos aos en Nueva Orleans, justo despus del huracn. Coloque en este marco a Katrina y la reaccin de EE.UU. ante el ahogamiento de la ciudad estadounidense.

NAOMI KLEIN: Bueno, Nueva Orleans es un ejemplo clsico de lo que llamo la doctrina del choque o capitalismo del desastre, porque hubo ese primer choque, que fue el ahogamiento de la ciudad. Y como sabe, ya que acaba de volver de Nueva Orleans, no fue no fue un desastre natural. Y la gran irona del caso es que realmente fue un desastre de esta misma ideologa de la que estamos hablando, el abandono sistemtico de la esfera pblica.

Y pienso, que cada vez vamos a ver esto, cuando hay veinticinco aos de continuo abandono de la infraestructura pblica, y el esqueleto del Estado el sistema de transporte, las carreteras, los diques son dbiles y frgiles. Y la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles ha calculado que poner en condiciones el esqueleto del Estado costara 1,5 billones de dlares, porque est tan debilitado: los puentes, las carreteras y los diques.

Y por lo tanto, lo que tenemos es una especie de tormenta perfecta, en la que el debilitado Estado frgil se entrecruza con un clima cada vez ms peor, el que dira que tambin forma parte de este mismo frenes ideolgico en busca de beneficios a corto plazo y crecimiento a corto plazo. Y cuando estos dos entran en colisin, viene un desastre. Y es lo que ocurri en Nueva Orleans. Los diques frgiles se entrecruzan con el mal tiempo, aunque ni siquiera fue tan malo. El huracn de Categora Cinco no lleg realmente al lugar.

Y pienso que, haciendo una digresin, ya que estamos en Nueva York, que otro ejemplo verdaderamente poderoso de lo que pas exactamente este verano cuando las estaciones de metro se inundaron fue todos se horrorizaron, porque no llovi tanto. Pero la infraestructura estaba tan debilitada por el continuo abandono. Y cul fue el titular en el New York Sun? Vendan los metros.

Primero se debilita la ideologa, crea el desastre, y luego ste es utilizado como excusa para terminar la tarea, para privatizarlo todo, y es lo que sucedi en Nueva Orleans. Inmediatamente despus que la ciudad se inund, hubo esa campaa ideolgica, la zona cero de la cual fue la Heritage Foundation en Washington, que siempre ha sido, supongo, el motor ms poderoso por esta visin radical de libre mercado: es una tragedia, pero tambin es una oportunidad para rehacer por completo el Estado, es decir eliminarlo, como una explosin de escuelas por contrato las escuelas pblicas no fueron reabiertas. Fueron convertidas en escuelas por contrato. El hospital pblico, como el Charity Hospital, sigue cerrado con tablas. La vivienda pblica y es el ejemplo ms dramtico esa horrible cita de un portavoz republicano: No pudimos eliminar los proyectos de vivienda, pero Dios lo hizo diez das despus de la ruptura de los diques. Es lo que quiero decir con la doctrina del choque, esa idea de aprovechar un desastre para imponer una privatizacin radical.

AMY GOODMAN: Naomi, al terminar esta hora, qu es lo que la horroriz ms al investigar la doctrina del choque?

NAOMI KLEIN: Me horroriz que hay por ah una reserva de literatura, que yo no saba que exista, donde los economistas la admiten. Y es lo que supongo que es lo que ms me excita en el libro es la cantidad de citas que tengo de propugnadores a muy alto nivel de la economa de libre mercado, todos desde Milton Friedman a John Williamson, quien es el hombre que acu la frase el Consenso de Washington, admitiendo entre ellos, no en pblico, sino entre ellos, en algo como documentos tecnocrticos, que nunca han podido imponer una ciruga radical de libre mercado si no hay una crisis en gran escala, es decir que la misma gente que propugna que el mito central de nuestra poca, que la democracia y el capitalismo van mano en mano, sabe que se trata de una mentira, y lo admite por escrito.

AMY GOODMAN: Bueno, gente, habr ms. Continuaremos ms adelante esta conversacin y la presentaremos en una transmisin ms adelante. Gracias, Naomi.

NAOMI KLEIN: Muchsimas gracias, Amy.

http://www.democracynow.org/article.pl?sid=07/09/17/1411235



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter