Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2007

Biocombustibles: agricultura al servicio del capital

Astrid Barnet
AIN


Los pases firmantes del Protocolo de Kyoto tienen que cumplir ciertas obligaciones en relacin con sus emisiones de gas carbnico, por lo que se han comprometido sustituir un 20 por ciento el uso de gasolina y diesel por otras fuentes sustentables hasta el ao 2020. No obstante estas medidas, encaminadas a reducir y eliminar el calentamiento de la atmsfera global durante los prximos 100 aos y a detener tambin el ascenso del nivel de los mares que amenaza a islas y zonas costeras bajas, estn surgiendo industrias, consultores y firmas especializadas que trabajan para convertir estas obligaciones en un gran negocio. Lo previsto para el futuro es que, aun cuando sean sustituidos los combustibles fsiles por otras formas de energa, las empresas petroleras seguiran teniendo un papel relevante. Entre los tipos de combustible identificados como alternativas al transporte motorizado estn: gas natural, hidrgeno, bio-combustibles, combustibles biomasas-a-lquidos (BTL) y gas licuado de petrleo.

En el caso de los biocombustibles -incluyen el etanol y el biodiesel obtenidos de cultivos agrcolas convencionales como oleaginosas, azcar o cereales--algunas naciones pertenecientes a la Unin Europea (UE) y Estados Unidos ya han establecido compromisos millonarios para utilizarlos de manera creciente como sustitutos de la gasolina y el diesel. Empero, es poco probable que Europa dedique sus suelos a este tipo de cultivos. En este nuevo escenario mundial, los pases subdesarrollados -en especial de Amrica Latina y frica--, tienen un papel importante y, a la vez, degradante: ellos entregan tierras frtiles y mano de obra barata, y se quedan con los llamados pasivos ambientales para el establecimiento de grandes plantaciones donde se refinaran los codiciados biocombustibles. Esto significa que el llamado Tercer Mundo se convertira en la fuente de abastecimiento de esta nueva industria.

Mas, contribuye este negocio al cuidado y preservacin del medio ambiente? Se dice que durante el crecimiento de las plantaciones, estas absorben el gas carbnico o CO2. Pero esto es cierto teniendo en cuenta la conformacin del suelo antes de establecerse la plantacin. Como esta nueva industria tiene planes de expandirse, est ocupando zonas con vegetacin primaria o secundaria, como sucede con las plantaciones de soya en Argentina y Paraguay, donde la soya reemplaza los bosques y los cultivos de viandas y hortalizas. Las predicciones para Brasil son ms alarmantes, pues este pas podra convertirse en el lder mundial en la sustitucin de los combustibles fsiles por fuentes de energa renovables, con todos los impactos que esto supone. Aunque en este coloso latinoamericano los biocombustibles han sido obtenidos hasta la fecha a partir de la caa de azcar, una creciente expansin del cultivo de la soya hara inevitable una sustitucin hacia esta siembra, lo que afectara a millones de pobladores, principalmente de la Amazonia. En estos casos el balance de absorcin de CO2 es sumamente negativo, pero, adems, en el momento en que se quema el biodiesel se vuelve a generar CO2 y otros gases que provocan el efecto invernadero. En Argentina se planea incrementar la produccin de soya a 100 millones de toneladas, lo que significar un altsimo costo ambiental y social para su pueblo, como son el incremento del despoblamiento rural, la creciente deforestacin y desertificacin de los suelos y, por consiguiente, una gran carga de hambre y de inequidad social. En suma, la nacin de Amrica Latina conocida histricamente como el "granero del mundo" se convertir en pocos aos en una "repblica sojera".

Esta es una agricultura al servicio del capital para alimentar autos de europeos y norteamericanos, por lo que urge buscar nuevas soluciones o alternativas ante este genocidio socio-ambiental que se avecina contra nuestros pueblos.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter