Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2007

Ms de 10 mil mujeres mueren cada ao en Amrica Latina y el Caribe por abortos
28 de Septiembre: Da por la Despenalizacin del Aborto en Amrica Latina y el Caribe

Edurne Bengoetxea
Mugarik Gabe



Ms de 10 mil mujeres mueren cada ao en Amrica Latina y el Caribe por abortos mal practicados. La mayora de ellas pertenecen a los sectores de bajos recursos de la poblacin. As lo reconoce la "Campaa 28 de septiembre. Da por la Despenalizacin del Aborto", iniciativa de grupos feministas y organizaciones sociales en Latinoamrica y el Caribe. Esta campaa busca la construccin de una sociedad democrtica donde las mujeres decidan sobre sus cuerpos y sobre sus proyectos de vida.

Entre 40 y 60 millones de abortos inducidos ocurren en el mundo anualmente. De ellos unos 20 millones se realizan bajo condiciones y procedimientos inseguros y ocurren en su mayora en pases donde el aborto est prohibido, restringido o severamente castigado. La Organizacin Mundial de la Salud (OMS) concluye que un 95% ocurre en pases en vas de desarrollo. Para las mujeres latinoamericanas y del Caribe las restricciones sobre el aborto aumentan el riesgo de mortalidad, encarcelamiento y estigma social.

Este drama humano, de salud pblica y de trasgresin de derechos constituido por el aborto inseguro determin en 1990 que las mujeres del V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe decidieran establecer el 28 de septiembre como el Da por la Despenalizacin del Aborto en Amrica Latina y el Caribe, para afirmar la reivindicacin histrica de las mujeres por la libertad reproductiva y por el control del propio cuerpo. Desde entonces ms organizaciones de mujeres se han sumado a la campaa de presin para demandar la despenalizacin del aborto en esta regin. Hoy suman ms de 600.

La penalizacin del aborto atenta contra el disfrute de una serie de derechos humanos y ciudadanos de las mujeres, entre otros: el derecho a la vida; a la libertad y seguridad personales; a la salud; a la igualdad y a la no discriminacin; a la libertad de pensamiento, conciencia y religin; a controlar su propia fecundidad; a contar con servicios de salud reproductiva y el acceso al aborto seguro para responder a sus necesidades de salud; a los beneficios del progreso cientfico, etc.

Muchos de estos derechos estn consagrados en la Declaracin Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos, el Pacto Internacional de Derechos Econmicos, Sociales y Culturales, la Convencin Sobre la Eliminacin de Todas las Formas de Discriminacin contra la Mujer (CEDAW) y la Convencin Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convencin de Beln do Para). Y han sido explicitados en textos no vinculantes, pero de trascendencia histrica, como el Programa de Accin de la Conferencia Internacional sobre Poblacin y Desarrollo de El Cairo, y la Plataforma de Accin de la IV Conferencia Mundial de la Mujer de Beijing.

En Nicaragua este ao tambin se celebra este da, y con una necesidad an mas urgente si cabe que otros aos. El 26 de octubre del 2006 la Asamblea Nacional legislativa aprob una ley anulatoria del artculo 165 del Cdigo Penal de 1893, que estableca el Aborto Teraputico como figura legal. Por tanto, quienes incurran en l (mujeres y personal mdico) podrn ser castigados con 4 a 8 aos de prisin. La decisin se adopt en medio de una agitada campaa para las elecciones presidenciales del 5 de noviembre.

Desde hace ms de 100 aos se permita el aborto teraputico en Nicaragua, que contempla los casos de riesgo para la vida de la madre, daos irreversibles al embrin o feto, o cuando el embarazo es fruto de una violacin o incesto.

Para la OMS, el aborto teraputico debe estar autorizado por las legislaciones de los pases con el fin de evitar miles de muertes anualmente. De los 193 pases que conforman las Naciones Unidas, el 97% permiten el aborto teraputico para salvar la vida de las mujeres. Slo El Salvador, Chile, Filipinas, Somalia, El Vaticano y Nicaragua lo penalizan. Este dato demuestra claramente que el acceso al aborto teraputico es un principio universalmente aceptado que transciende diferencias culturales, credos religiosos e ideologas polticas. Es considerado internacionalmente como un servicio de salud especializado cuya finalidad es salvar la vida de las mujeres.

En el mundo existen distintos niveles de penalizacin del aborto, pero est demostrado que la existencia de ms o menos abortos no est en relacin a la penalizacin, pues hay pases donde la interrupcin del embarazo es totalmente permitida y sin embargo los abortos son una mnima proporcin.

La OMS ha determinado que la multiplicacin del aborto est asociada directamente a la falta de educacin sexual, al poco o nulo acceso a anticonceptivos, al dficit de una paternidad responsable y a las deficiencias en la atencin a la salud integral.

Condenamos la decisin tomada por el Estado nicaragense, no slo porque supone la vulneracin de los derechos humanos ms bsicos, as como del principio constitucional laico del pas, sino tambin por no haber tenido en cuenta las opiniones y criterios tcnicos de especialistas (profesionales de la medicina) ni de las principales afectadas (las mujeres), condenando de esta forma a la muerte a muchas mujeres y a dilemas ticos a profesionales de la medicina.

Condenamos tambin el no tener en cuenta la realidad alarmante de muchas mujeres nicaragenses. El 27% de todas las adolescentes del pas o estn embarazadas o ya han sido madres. Entre las vctimas de mortalidad materna, el 30% tiene menos de 19 aos. Casi una tercera parte de los nios y nias que nacen en el pas nacen de nias de entre 11 y 15 aos. Por no hablar de la lacra social de los abusos sexuales y el incesto, responsables de la gran mayora de estos embarazos.

Apoyamos la lucha del movimiento de mujeres y de organizaciones de mujeres, el Centro Nicaragense de Derechos Humanos, la Sociedad de Ginecologa y Obstetricia, la Universidad Nacional, Sociedades mdicas y Organismos que trabajan por la niez y por la salud de las mujeres, quienes siguen denunciando y trabajando por la reincorporacin del derecho al aborto teraputico.

Y estamos a favor de un debate amplio sobre el aborto, sacndolo del espacio srdido al que se le ha querido confinar, siendo conscientes de que se trata de un tema delicado y en el que se cruzan mltiples factores y diversidad de opiniones: derechos de la madre, derechos del padre, maternidad, paternidad, responsabilidad, obligacin, reproduccin, sexualidad, abuso sexual, violacin, mtodos anticonceptivos, creencias religiosas, conciencia, moral, asesinato, vida, muerte, libertad, derechos del no nacido, calidad de vida, culpabilizacin, estigmatizacin, pecado, destino natural de la mujer, control del cuerpo de la mujere, resignacin, opcin,

Porque para poder elegir hay que tener alternativas.

* Edurne Bengoetxea. Mugarik Gabe, ONGD www.mugarikgabe.org



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter