Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2007

Un misntropo en Ramadn (Acto I)

Layla Anwar
An Arab Woman Blues

Traducido del ingles por Sinfo Fernndez


Aoro tanto el mar.

El mar representa para m las aguas primigenias, la Prima Mater, el tero de la tierra, el origen de todos los seres vivientes.

Es intil intentar domesticar al mar. Se impone a s mismo con su calma, sus olas y sus corrientes subterrneas.

Por eso, cuando un amigo, amablemente, me organiz un corto viaje de un da a la costa, aprovech la oportunidad y con gran anticipacin me puse en camino.

Pensaba para m, sta es poca de Ramadn, el lugar estar o vaco o, como mucho, albergar a algn que otro turista raro, como yo

Casi no poda esperar para sentir la arena bajo mis pies y tan pronto como llegu me zambull en las aguas saladas como si de un bautismo se tratara, como si fuera un ritual de purificacin. Purificar el cuerpo, los sentidos y el alma de energas negativas, del exceso de equipaje que he venido cargando

Tal y como esperaba, la playa estaba virtualmente vaca. Eleg un lugar a la sombra xtasis, era un puro xtasis.

Una hora despus, dos parejas rusas, de constitucin gruesa, se sentaron justo enfrente de m, obstruyendo mi visin con su masa voluminosa. Un poco demasiado cerca para poder sentirme bien. Despus de todo, la playa estaba vaca, por qu tenan que ponerse all?

La rusa Dasha, de talla XXL, movi entonces su tumbona hasta el diminuto lugar con sombra que yo ocupaba. Su pareja, Ivn el Terrible, se enroll el traje de bao entre las nalgas convirtindolo en un tanga. Quera asegurarse de que su ruso culo consiguiera, justo bajo mi nariz, una exposicin completa al sol.

Cualquiera que viaje regularmente por estas playas tursticas de Oriente Medio, sabe bien que el turista ruso medio es conocido por su brusquedad, su falta de consideracin hacia los dems, especialmente si son rabes, por su arrogancia y por su comportamiento de nuevo rico. Nuestros visitantes no eran una excepcin.

Media hora despus, otras dos parejas vinieron y se sentaron a mi derecha Mucho ms cerca de lo necesario. Eran israeles, ashkenazis (1), para ser ms precisa.

Bien, nadie, absolutamente nadie, supera a los horteras nuevos ricos israeles. Una de las mujeres llevaba un vestido con manchas de leopardo, un traje de bao con el mismo estampado, un sombrero de leopardo y, por supuesto, una bolsa de leopardo que iba muy bien con el resto del conjunto. Ms toda la joyera dorada.

Pareca como si hubiera salido de alguna expedicin de caza por alguna selva y apareciera portando sus trofeos. Supongo que Israel puede ser considerado como una selva y los palestinos unas especies en vas de extincin.

Y si todo ese grotesco conjunto no fuera suficiente, iba mascando chicle de la forma ms vulgar. Pens que estaba sentada al lado de una vaca rumiante.

Ms tarde aprend varias cosas interesantes sobre los turistas israeles:

Y, por supuesto, este particular grupo era el tpico grupo ruidoso, arrogante, desagradable y desconsiderado con el personal que trabaja en la zona discutiendo hasta cada cntimo de la factura.

Un poco ms tarde, aterriz una pareja inglesa que tambin procedi a sentarse justo detrs de m. Yo pens para m: Nena, paciencia, veamos hasta donde llega tu gafe hoy. La rosada pareja inglesa tena el acento cockney (2) ms fuerte que he odo nunca. Continuamente estaban diciendo iyia!.

El britnico tatuado pidi cantidades industriales de cerveza, que su colega y l mismo tragaron a la velocidad del rayo, engullendo puados de frutos secos del plato y escupindolos de sus bocas como si nunca antes en toda su vida hubieran visto un pistacho.

As, pues, recapitulemos Cuatro rusos enfrente de m. Cuatro israeles a mi derecha. Dos ingleses chabacanos detrs de m, y yo esperando que sobreviniera la gran final antes de que bajara el teln. Y desde luego que sobrevino.

Poco despus, lleg una pareja estadounidense y se sent a mi izquierda. Casi me desmay. Tena el gafe, seguro.

El chico pareca uno de esos soldados que disfrutan de un breve descanso de la dura y cansada tarea de matar y su significativo adltere (una calificacin tpica polticamente correcta, no creen?, ven como aprendo?), su acompaante, era una cosa repugnante y chillona llamada mujer. Puedo afirmar sin exageracin alguna que el tono de su voz poda orse desde el final de la playa y quiz a travs de las fronteras

Si realmente quieren saber cmo sonaba, les invito a apretarse fuertemente las ventanas de la nariz y a hablar rpidamente con la voz ms alta que puedan conseguir.

Eso es, intntenlo S, as era exactamente.

Su compaero, cansado de su parloteo asesino, se coloc su Ipod, obviamente ignorando su incansable charla sobre el ltimo dulce de chocolate que se comi en casa de la tita Lou. Despus de un rato, al ver que estaba siendo manifiestamente ignorada, sac una novelucha de Danielle Steel; lea una lnea, paraba, y volva a parlotear

No les encantan esas intelectuales conversaciones estadounidenses?

Y si todo lo anterior no fuera suficiente, me toc, para rematar, el premio gordo. El barman de la playa decidi poner algo de msica. Adivinan lo que puso? Una horrible msica de banjo que hizo que Dolly Parton pareciera en comparacin una diva de la pera.

Y all estaba yo, cogida en una cacofona de indeseable hebreo, descaradamente reaccionario ruso, desdeoso ingls cockney y repugnante y estridente ingls estadounidense, toda una mezcla de lenguas coronadas por una especie de msica de banjo de Iowa Y all estaba yo, sentada en el corazn del Oriente Medio durante el Ramadn.

Senta una claustrofobia terrible que casi no me dejaba respirar Senta como si mil muros se estuvieran desplomando sobre m Reun mis cosas y escap hasta el rincn ms lejano de la playa, mirando ansiosamente tras de m, confiando en que toda esa turba ocupante no me siguiera

Le dije a uno de los camareros cuando me encaminaba hacia puerto seguro: Por amor de Dios, cambia esa msica No estamos en un campo de maz de Iowa. Lo que realmente me apeteca gritar, tan fuerte como fuera posible, era: Maldita sea, cambia esa msica yankee de mierda. Pero me contuve. Despus de todo, yo era la autntica extranjera all, no ellos. No hay problema, Madam, tengo a Celine Dion, contest. No puedo soportar a Celine Dion, pero cualquier cosa era mejor que aquello.

Finalmente me relaj un poco y escuch a la tmida Celine Dion atacando el tema de la pelcula Titanic, ya saben: el del naufragio.

Quien se senta naufragar era yo. Me reproch a m misma haberme metido en ese torturante proceso de observacin socio-poltica que me haba causado un inmenso ataque de ansiedad que estuvo casi a punto de ahogarme.

Sintiendo que mi corazn se tranquilizaba, me recost y trat de sacar a Celine Dion, y a aquella gente, de mi mente. Enchuf mi anticuado walkman y como no tena cintas, me puse a sintonizar la radio. Tropec con un boletn de noticias:

Mientras escuchaba el boletn de noticias, recib dos mensajes de texto: El primero era de Radhi y deca: Ellos han matado a tres (se refera a los estadounidenses y a las milicias de su barrio). No te preocupes, an estamos vivos.

El segundo era de Zayd: Esta noche, a las 9 en punto, visita, condolencias a X. Sobrino muerto disparo en su casa por tipos del Mahdi. No tardes. Disfruta!.

Suspir y cambi de emisora y escuch una vieja cancin tradicional iraqu, cantada en hebreo, seguida por una cancin tradicional palestina, cantada tambin en hebreo.

Para entonces, la playa estaba vaca. Supongo que los diversos huspedes se preparaban para otra suculenta Cena tipo Oriente Medio

Poda casi imaginarme al equipo del hotel inclinndose y gimoteando como en los buenos y viejos das coloniales

Entonces record lo que una anciana seora palestina me dijo hace pocos das: Cuando estaba en el instituto en Jerusaln, nuestro profesor de ingls nos deca: las nias educadas se sientan derechas, con la cabeza y la espalda estirada. Pero vosotras (palestinas) no necesitis aprenderlo realmente, slo nosotros (ingleses) tenemos derecho a esa postura.

Era hora de irme ya. Tena que hacer una visita de funeral y ech una ltima y larga mirada El sol desapareca lentamente bajo la lnea en que se unan el horizonte y el mar. El agua se ti de color azul plateado, brillando como si miles de diamantes flotaran en su superficie. Todo iba quedando envuelto de matices rosa, rojo, amarillo e ndigo.

Y en pocas horas, en cuanto amanezca, el mar y su costa sern testigos de un resplandeciente nuevo da de Ocupacin.

N. de la T.:

(1) ashkenazi: nombre dado a los judos que se asentaron en Europa central y oriental.

(2) cockney: lenguaje vulgar, chabacano, utilizado por la clase trabajadora de Londres, especialmente del Este de Londres.

Enlace texto original en ingls:

http://arabwomanblues.blogspot.com/2007/09/misanthrope-in-ramadan-act-i.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter