Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2007

Preparando un genocidio: Bush y Aznar en Crawford

Yusuf Fernndez
elplural.com



La trascripcin del acta de Crawford, en la que se muestra la forma en la que el presidente de EEUU, George W. Bush, y su mascota fiel, el presidente de Gobierno espaol Jos Mara Aznar, planearon una guerra contra un pas indefenso que llevaba en ese momento una dcada sometido a las que la propia ex secretaria de Estado estadounidense Madeleine Albright calific de las sanciones ms duras de la historia, que costaron la vida a entre uno y dos millones de iraques- es probablemente uno de los episodios ms vergonzosos e indecentes de la historia reciente. Bush y Aznar estaban discutiendo ni ms ni menos que la manera menos gravosa de invadir ilegalmente un pas por razones econmicas y estratgicas y con una total indiferencia hacia el sufrimiento causado a su poblacin.

El acta viene a corroborar algo que ya era sabido: que el tema de las armas de destruccin masiva no fue ms que un pretexto y que no haba nada que Iraq pudiera hacer antes de la invasin para evitar la guerra. Los datos de que Iraq estaba cooperando activamente con los inspectores de la ONU, ofrecidos por su jefe Hans Blix, y de que aquellos no haban hallado ningn indicio de la existencia de tales armas fueron rechazados con desprecio por la Administracin Bush.

Durante la conversacin, Bush se muestra ms como el jefe de un grupo de gnsters que como el presidente responsable de una nacin. De ah las amenazas proferidas contra pases miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, como Mxico, Chile, Angola, Camern y Rusia, a los que se exigira que votasen a favor de una resolucin que aprobase la guerra o se atengan a las consecuencias. Afortunadamente, dichos pases no se dejaron intimidar y esto no slo salv su propio honor, sino tambin la propia legalidad internacional.

Aznar, por su parte, adopta una actitud pattica de obediencia hacia el amo (Nos ayudara ese texto para ser capaces de copatrocinarlo y ser sus coautores y conseguir que mucha gente lo patrocine)", aunque no exenta de nerviosismo. Necesitamos que nos ayudis con nuestra opinin pblica. Lo que estamos haciendo es un cambio muy profundo para Espaa y para los espaoles. Estamos cambiando la poltica que el pas haba seguido en los ltimos 200 aos, suplic Aznar. Esta ayuda consista en que Bush presionara lo suficiente para aprobar la mencionada resolucin en la ONU con el fin de intentar salvar la cara de Aznar y Blair ante sus propias opiniones pblicas. Dicha resolucin, pues, no se buscaba por razones de legalidad o respeto al Derecho Internacional, sino como una mera pantalla propagandstica.

Esta declaracin demuestra no slo que Aznar era plenamente consciente de que el pueblo espaol estaba totalmente en contra de la guerra, como demostraban todas las encuestas y las manifestaciones antiblicas que haban reunido a tres millones de personas en diversas ciudades de la geografa espaola una semana antes, sino que se dispona a participar en una guerra de agresin y en una gran matanza, algo en lo que Espaa no se haba visto inmersa desde al menos dos siglos antes. En este sentido, cabe sealar que Aznar no slo viol la legalidad internacional sino que manch el propio honor de Espaa, aunque ste se vio luego restaurado por las propias protestas en la calle contra la guerra y, sobre todo, por la humillante derrota sufrida por el partido deAznar en las elecciones del 14 de marzo de 2004.

El resultado de aquella conspiracin es evidente. Ms de un milln de iraques muertos en una guerra de agresin, dos millones de desplazados, la destruccin de la red educativa y sanitaria y la prdida de una parte irremplazable del patrimonio cultural de Iraq, incluyendo mltiples objetos procedentes de civilizaciones que se hallan entre las ms antiguas de la humanidad, como las de Ur, Babilonia, Asiria y otras. Un pas econmica y socialmente avanzado ha retrocedido muchas dcadas y se halla inmerso ahora en una dura guerra. Toda una generacin de nios iraques, segn la ONU, ha perdido su infancia y carece de la atencin y medios adecuados. A esto hay que aadir tambin la muerte, hasta el momento, de casi 3.800 soldados estadounidenses, 169 britnicos y muchos otros.

La publicacin de las actas de Crawford debera servir de base legal para iniciar el procesamiento de Bush y Aznar por el delito de conspiracin contra la paz, recogido en el Juicio de Nuremberg (1946-47). Es claro que en el caso de Bush habra que aadir tambin los delitos de crmenes de guerra y crmenes contra la humanidad. Ciertamente, el procesamiento de Bush y Aznar no servira para paliar el sufrimiento ocasionado a millones de iraques, pero demostrara al menos que valores como la justicia y la dignidad ocupan an un pequeo lugar en este mundo y que muchos ciudadanos de EEUU y Espaa no estn dispuestos admitir que se cometan tales crmenes en su nombre.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter