Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-10-2004

Estados Unidos: El dominio de una oligarqua

Charles-Andr Udry
alencontre.org


Todos los aos la revista Forbes publica la lista de los 400 americanos ms ricos. El nmero especial de Forbes acaba de salir. Y nos ofrece una primera indicacin: para entrar en el club de los 400 ms ricos es necesario disponer, al menos, de 750 millones de dlares. Son ellos los grandes beneficiarios de que el debate Bush-Kerry no pase de un gran teatro de sombras.

El poder de los proprietarios

El individuo ms rico contina siendo el propietario de Microsoft: Bill Gates. Su fortuna est estimada en 48 mil millones de dlares. Se trata de la fortuna lquida, descontadas todas las eventuales deudas. Lo que no es secundario para el fisco, aunque la creacin de una fundacin tenga una gran eficacia en el plano fiscal. Lo que Bill Gates sabe perfectamente: su fundacin compite con ciertos programas de las Naciones Unidas. Algunos profesores de Saint-Gall van a proponer, ciertamente, por una preocupacin de eficacia, privatizar las Naciones Unidas.

Tiene un lugar en esta lista la familia que controla el gigante de la distribucin Wal-Mart: los Walton. Cinco de sus miembros tienen derecho a esta inminente distincin. Sin embaro, un empleado de Wal-Mart, trabajando a tiempo completo, 15 mil dlares por ao. Mientras tanto, la poltica del gran distribuidor es de privilegiar el trabajo a tiempo parcial obligatorio, loq ue facilita la flexibilizacin. As, la gran mayora de los empleados no alcanza a recibir 11 mil dlares por ao; lo que est por abajo de la lnea de pobreza. Por otro lado, es necesario ser empleado al menos con dos aos en Wal-Mart para disponer de seguro de salud. Como la rotatividad es muy grande, solamente el 38% de los asalariados de Wal-Mart estn cubiertos por el seguro de salud ligado al contrato de trabajo. Esto sin decir que la caza a los sindicatos es una de las especialidades de la familia Walton.

Warrens Buffet, que dirige el clebre fondo de inversiones Berkshire Hathaway, est bien situado en la lista de Forbes: su fortuna es estimada en 41 mil millones. El se convirti en consejero del gobernador de California, Arnold Schwarzenegger; este estado gigantesco tiene un dficit de 40 mil millones de dlares, lo que fue una de las justificaciones para cortar brutalmente el presupuesto de las polticas sociales.

El propietario de Oracle, la empresa que edita sistemas operacionales para Internet, Lawrence Ellison, se encuentra en la 10 posio com 13,7 mil millones de dlares.

Rupert Murdoch est en 27 posicin, con 6,9 mil millones. El semanario Business Week describa recientemente el peso poltico-meditico de Murdoch: Sus programas de televisin cubren 5 continentes...El controla 175 diarios, includo el New York Post y el Times de Londres. En los Estados Unidos, l posee Twentieth Century Fox Studio, Fox Network y 35 estaciones de televisin que cubren 40% del pas. Sus canales de TV a cable incluyen a Fox News, en pleno crecimiento.... Segn Business Week, una familia de cada cinco, en algn momento del da, est conectada a una red perteneciente a Murdoch o a un producto de una de sus empresas. Murdoch es un adepto de la derecha del tipo ms duro. El juega un papel en la difusin del pensamiento neoconservador de Bush, cuyas elaboraciones se difunden entre otros medios a travs de la Weekly Standard, propiedad de Murdoch.

Otro miembro del grupo billonario se llama Michael Bloomberg, el alcalde de Nueva York, ligado estrechamente a Wall Street.

En otros trminos, Forbes describe una oligarqua que posee un peso socio-poltico muy superior a lo que algunos llaman clase poltica que, en lo esencial, no es mas que la representante de sus intereses en el Congreso norteamericano. Estos super-ricos, para utilizar una forma corriente en los Estados Unidos, concentran en sus manos un trilln de dlares. Es difcil concebir una suma tal. Para hacerlo tomemos un ejemplo. Segn los especialistas, el dficit del presupuesto federal norteamericano para 2004 ser de precupante: 422 mil millones. Es decir, la mitad de las fortunas de estas oligarquas.

Los rendimientos de los presidentes-directores de las empresas con acciones en la bolsa participan de la apropiacin concentrada del valor incrementado. Existe una estadstica del rendimiento medio de los presidentes-directores norteamericanos. Su evolucin es interesante. En 1989, este rendimiento representaba 71 veces el rendimiento medio de los trabajadores. En 2003, 185 veces ms. Segn la ltima publicacin del Economic Public Institute, The State Working Amrica 2004-2005, en 2003, un presidente-director tena que trabajar un da y medio para obtener la suma equivalente del rendimiento medio de un templeado que trabaja 52 semanas. Como dice el estudio citado: Solamente en un pas, Suiza, la retribucin de los presidentes-directores se aproxima, pero no llega al 50% del rendimiento de un presidente-director norteamericano.

Una bipolarizacin creciente

La acumulacin de riquezas en un polo de la sociedad remite a la pauperizacin del otro polo. En 2003, 12,5% de la poblacin norteamericana, o sea, 36 millones de personas, vivan abajo de la lnea de pobreza, es decir, no llegaban a recibir 18.660 dlares (anuales) para una familia de cuatro miembros. Mltiples institutos demuestran que esta lnea no tiene sentido si tomamos en cuenta la relacin entre las necesidades de una familia-tipo (el padrn de vida modesto usual) y sus rendimientos.

En 2000, el nmero de personas viviendo bajo la lnea de pobreza se situaba en 31,6 millones y en 2002 en 34,6 millones. Si tomamos como referencia un rendimiento de 37. 320 dlares, o sea, el doble del rendimiento de referencia para la pobreza, 87,2 millones de personas vivan con un rendimiento inferior a este monto en 2002.

Un mito muy difundido en otros pases: los norteamericanos seran un pueblo de accionistas. Pero, las ltimas encuestas indican que el 48% de las familias no disponen de ninguna accin, de ningn ttulo. A esto podemos sumar el 11,8% que no poseen ni 5 mil dlares en acciones.

La concentracin de la propiedad accionaria no para de crecer. As, el 1% de los accionistas ms ricos aumentaron en 30,1% su patrimonio entre 1980 y 2001.

La fortuna de la mayora de los asalariados reside ms que nada en la propiedad de sus casas, esto cuando no est totalmente hipotecada. Adems, la tasa de endeudamiento de las familias no cesa de crecer. En 2001, las familias que disponan de un rendimiento en la faja entre 40 y 90 mil dlares gastaban, en promedio, 16% de todo lo que reciban apenas para pagar sus deudas.

Igual de lo que ocurri en Suiza y en otros pases, la oligarqua financiera fue liberada de impuestos. La fundacin Citizen For Tax Justice public recientemente un informe titulado: Corporate Income Taxes in The Bush Years.

Este estudio muestra que, entre las 500 principales empresas norteamericanas clasificadas por Fortune, las 275 que haban declarado ganancias de manera consecutiva en el curso de 2001, 2002 e 2003 escaparon largamente a los impuestos del Estado Federal. De hecho, 82 de ellas no pagaron impuestos. Toda la legislacin fiscal tiende a reducir los impuestos sobre los super-ricos y las ganancias de las empresas.

As, el estudio citado constata, para el perodo fiscal 2002-2003, que los impuestos sobre las cuentas de las grandes empresas representan la participacin fiscal relativa ms baja desde la Segunda Guerra Mundial, a exepcin de un nico ao bajo el perodo Reagan. Los impuestos sobre las ganancias descienden.

En los Estados Unidos, como en otros pases, reina una consigna: no hay dinero suficiente para la salud, para los servicios sociales, etc. De hecho, por detrs de estos nmeros, surge de manera mas cruda que en el pasado, la brutalidad de las modalidades de apropiacin privada de plusvala producida por los asalariados. Es difcil de separar esta constatacin de la poltica de seguridad desarrollada en los Estados Unidos, de las campaas anti-sindicatos, de la despolitizacin sustancial de la sociedad ilustrada tanto por el contenido como por la forma del debate Bush-Kerry.

29 de septiembre 2004

* Economista marxista, militante del Movimiento Por el Socialismo y del movimiento de solidaridad con los derechos de los inmigrantes. Miembro de ATTAC (Suiza) y director de la revista l`encontre-La Breche. El artculo fue publicado en: www.alencontre.org

La traduccin al espaol es de Correspondencia de Prensa; al portugus es de Marxismo Revolucionario Atual: www.marxismorevolucionarioatual.org

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter