Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2007

Un Banco para la integracin latinoamericana

Hedelberto Lpez Blanch
Rebelin


Como una institucin que sirva para ayudar al desarrollo de los pases latinoamericanos y que, a la par, sea un freno a los desmanes econmicos y sociales contra esos pueblos cometidos durante dcadas por el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), acaba de surgir en el reciente cnclave de Ro de Janeiro, el Banco del Sur (BS).
 
Result altamente halageo que en la reunin de los ministros de Economa y Finanzas de Venezuela, Argentina, Brasil, Ecuador, Bolivia, Uruguay y Paraguay, se alcanzara un consenso sobre el Acta Funcional de esa institucin, que oficialmente ver la luz cuando el prximo 3 de noviembre los presidentes de esas siete naciones se renan en Caracas, para rubricar su definitivo nacimiento.

An quedan cuestiones jurdicas, tcnicas y financieras por definir, como el capital que aportar cada pas. Se conoci que independientemente del aporte, cada miembro contar con un voto dentro del Consejo Administrativo (organismo mximo de decisin) y que la sede del Banco estar en Caracas, con subsedes en Buenos Aires y La Paz.

La idea fundamental ha sido la de contar con un organismo dirigido por las naciones de Amrica del Sur que no tenga que or ni cumplir las directivas impuestas a lo largo de la historia por los organismos financieros internacionales, dominados por las naciones desarrolladas en detrimento de las ms pobres.

Como es de suponer, la iniciativa no ha sido del agrado de los pases ricos y de las transnacionales que mediante los medios de comunicacin y del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), han tenido maniatados y controlados econmica y polticamente a la gran mayora de los pueblos del Tercer Mundo.   

Tras la reunin de Ro de Janeiro varios peridicos, controlados por el gran capital, iniciaron los ataques contra la nueva institucin tercermundista al tratar de sembrar la discordia entre los pases firmantes para que el Banco del Sur no llegue a un final feliz.

Les incomoda a esos medios de comunicacin capitalista, a Estados Unidos, a la Unin Europea, el BM y al FMI que el Banco del Sur encamine sus pasos a fomentar proyectos regionales de desarrollo e integracin, con respaldo a proyectos sociales prioritarios, en pases empobrecidos y con un dficit crnico de infraestructura.
En momentos de auge nacionalista y progresista que hoy vive Latinoamrica, el nacimiento de la nueva entidad financiera sudamericana representa tres importantes aristas para la regin: soberana financiera; mayor integracin para enfrentar las polticas econmicas de los poderosos en contra de las naciones menos desarrolladas, e independencia a la hora de encauzar sistemas polticos a favor de sus pueblos.

La idea inicial del BS fue presentada hace varios aos por el presidente venezolano Hugo Chvez Fras. Su homlogo argentino, Nstor Kirchner le dio un espaldarazo y posteriormente lo apoyaron Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay y Brasil.

BM, FMI, BID Y EL CONSENSO DE WASHINGTON

Un poco de historia resulta esencial. El FMI y el BM fueron creados en julio de 1944 durante las negociaciones de Breton Woods, en New Hampshire, al noreste de Estados Unidos. El primero, en teora, tena como motivo principal apoyar con crditos a los pases que sufran dificultades de pago, mientras el segundo ayudara a las naciones pobres, con prstamos favorables para inversiones en educacin, infraestructura y sanidad.

En la prctica y sobre todo en las dos ltimas dcadas, esos organismos financieros internacionales han agravado la pobreza de los pases que aceptan sus condiciones para hacer uso de los crditos otorgados.

En aos recientes, crisis profundas de incertidumbres econmicas han sacudido a Ecuador, Bolivia, Per, Mxico, Nicaragua, Brasil y Argentina, y sus pueblos se han rebelado contra las medidas neoliberales impuestas por los gobiernos a instancias de los acreedores financieros internacionales.

El caso ms grave fue el de Argentina, que durante toda una dcada se haba presentado como modelo de desarrollo neoliberal, y al derrumbarse econmicamente el pas oblig al FMI y al BM a hacerse por primera vez una autocrtica, aunque muy leve.

En 1989, las prcticas neoliberales y de privatizacin de las empresas pblicas iniciadas a fines de la dcada de 1970, tomaron fuerza inusitada tras el llamado Consenso de Washington que hasta la fecha marca las polticas de presin hacia las naciones del Tercer Mundo, signadas por los organismos financieros internacionales

Se le llam Consenso de Washington a la coincidencia de opiniones (que ya no era nada nuevo) entre los diseadores y gestores de la poltica internacional estadounidense y los organismos financieros internacionales, que por otra de esas coherencias tienen sus sedes en la capital norteamericana como el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Entre los acuerdos fundamentales a que llegaron los integrantes de aquel cnclave y que han regido las polticas financieras mundiales en los ltimos 15 aos, aparecen los siguientes: reduccin del papel del Estado en la economa; privatizacin de empresas estatales; eliminacin de los dficit pblicos y fijacin de polticas cambiarias realistas.

De esa forma, con inusitada prepotencia, Estados Unidos y esos tres bancos, se han arrogado el derecho y la potestad de dirigir las lneas econmicas de las naciones del orbe, y quienes se nieguen a seguirlas no podrn disponer de emprstitos o financiamientos para un hipottico desarrollo.

En la mayora de las ocasiones, los prstamos obtenidos tras denigrantes transacciones, se convierten en impagables pues a estos se suman los elevados impuestos que las dbiles economas de las naciones beneficiadas no pueden sufragar.

Este dato resulta elocuente: los pases sudamericanos reciben un 2,2 % de inters por los fondos que depositan en organismos financieros multilaterales y pagan tasas de hasta un 12 % por su deuda exterior de los crditos recibidos.

Es decir, la deuda con el organismo contina creciendo y los gobiernos se hacen ms dependientes de los emporios financieros, pues los socios estn obligados a aceptar y adoptar las medidas que se les impongan para poder tener acceso al capital extranjero.

De ah la importancia del BS, una institucin que en sus enunciados  prev ayudar al financiamiento de proyectos de desarrollo endgenos binacionales o multinacionales, y garantizar el ejercicio de los derechos humanos, sociales y culturales de sus poblaciones, como los servicios de salud, educacin y deportes.

El Banco del Sur es una alternativa al FMI, BM y Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y representa un fuerte golpe al hegemonismo financiero, econmico y poltico que han ejercido durante dcadas esas instituciones.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter